¿Qué acordaron AMLO y Joe Biden sobre la inflación y la propuesta de visas de trabajo?

Los acuerdos alcanzados por el presidente Andrés Manuel López Obrador y su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, se concentran en mitigar la inflación en México y frenar el flujo migratorio hacia los Estados Unidos, dos asuntos que han alcanzado niveles récords en lo que va de este 2022.

Especialistas en relaciones internacionales consultadas por La-Lista señalaron que el mensaje de los presidentes ante los medios de comunicación, previo a su reunión privada en la Casa Blanca, se llevó a cabo en medio de un clima tenso, pero eso no ha impedido que ambos países busquen soluciones a dos temas centrales: la inflación y la migración.

Luego de la reunión entre López Obrador y Joe Biden, los gobiernos de México y Estados Unidos emitieron un comunicado conjunto donde confirmaron que tomarán acciones para mitigar la inflación.

“El aumento acelerado de la inflación representa una amenaza directa para el bienestar de las familias en ambos países y requiere acciones robustas, inmediatas y concertadas. Por tal motivo, hemos acordado combatir de forma conjunta la inflación acelerando la facilitación del comercio bilateral y reduciendo los costos comerciales”, señala el comunicado de prensa.

Durante su mensaje a los medios de comunicación, López Obrador planteó tres propuestas al gobierno estadounidense que buscan el fortalecimiento de la economía y el consumo de la población: reducir las importaciones con terceros países y producir más bienes locales, eliminar los aranceles de los alimentos y fomentar la inversión en la generación de energías.

Durante junio de 2022 la inflación en México incrementó 7.99%, su punto más alto en los últimos 21 años de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Esto se ha reflejado en el encarecimiento de la canasta básica, productos como el huevo, la fruta y la verdura resultan más caros ahora para los compradores.

Estados Unidos no es ajeno al problema inflacionario. Medios de comunicación de ese país reportaron que el precio de los productos incrementó un 8.6% durante el mes de mayo, su punto más alto en los últimos 40 años.

Las acciones para ‘ordenar’ el flujo migratorio y la generación de visas

Disminuir el flujo migratorio hacia los Estados Unidos es otro de los objetivos de ambos gobiernos. Para atender este asunto el presidente López Obrador propuso que el gobierno de Biden emita más visas temporales de trabajo, algo parecido al Programa Brasero que operó entre 1942 y 1964 para regularizar temporalmente la estancia de trabajadores mexicanos en el norte.

Ante los medios de comunicación, el presidente López Obrador insistió que es necesario “regularizar y dar certidumbre a migrantes que desde hace varios años trabajan honradamente y contribuyen al desarrollo de esta gran nación”.

Carlos Heredia, integrante del Instituto Mexico del Wilson Center, dijo a La-Lista que el flujo migratorio hacia los Estados Unidos ha alcanzado niveles récord este año. Además, México ha recibido 58 mil 642 solicitudes de refugio entre enero y junio de 2022, mientras que en el mismo lapso del año pasado fueron 51 mil 36.

“Estoy de acuerdo con el planteamiento de México, hay una verdad de perogrullo en que la forma de abordar la migración es regularizarla paulatinamente“, señala Heredia, y añade que lo ideal sería una estrategia de “migración circular”, es decir, que los migrantes residan en su país de origen y puedan volver a trabajar a Estados Unidos cuando lo prefieran, sin problemas.

“Esa es la propuesta que debería de tener mayor probabilidad de éxito si dejamos de ver la migración estrictamente como un asunto policiaco criminal, que es donde se ha confinado hasta ahora, y empezamos a ver la migración como un asunto de sinergia y de apoyo mutuo entre México y Estados Unidos”, agrega Heredia.

Iliana Rodríguez, internacionalista del Tec de Monterrey, dijo a La-Lista que el tema de los visados puede ser algo importante de cara al presupuesto millonario que liberó el Congreso (de Estados Unidos) para los próximos años y para generar una infraestructura moderna en los Estados Unidos seguramente se requerirá este tipo de visados.

“Los países siempre han tenido unilateralmente la capacidad de entregar visados temporales, por supuesto que Estados Unidos lo tiene, pero lo que no tenemos es una medida sistemática de generación a la luz de un convenio internacional bilateral que promueva determinado número de visas para fomentar esta mano de obra calificada“, dijo.

Horas más tarde, en su comunicado conjunto, ambos países confirmaron que el Diálogo Económico de Alto Nivel que se llevará a cabo en septiembre, donde se discutirá el esfuerzo por fomentar un entorno que fomente la inversión para ayudar a generar más y mejores empleos para las personas en ambos países y confirmaron esfuerzos para crear “una fuerza laboral más inclusiva, mejor educadamás competitiva y mejor capacitada para satisfacer las necesidades de la economía del siglo XXI.”

Brenda Estefan, internacionalista de la Universidad Iberoamericana, sugirió que se tienen que aumentar las vías de migración dentro del marco de la ley estadounidense.

“Está claro que la mano de obra en ciertos sectores de la industria estadounidense está escaseando, por lo que plantear un incremento de las visas temporales de trabajo es adecuado”, dijo la especialista.

Heredia considera que los temas propuestos por López Obrador a Joe Biden aún serán revisados en una próxima reunión con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre.

“La relación bilateral tiene los cauces por la que discurren, tienen que entrar a los canales oficiales, canal de la relación bilateral y también el canal que incluye a Canadá y que se van a reunir en noviembre”, opina Heredia.

CON INFORMACIÓN VÌA LA LISTA/THE GUARDIAN

Los trabajadores salen a enfrentar la inflación y la precarización laboral

Nos llegan noticias de todo el mundo sobre la crisis, la guerra, la inflación… pero lo importante es que la clase trabajadora de Estados Unidos, Europa y América Latina, empieza a dar pelea para ganarle a la inflación y a la precarización del trabajo. Acá te lo contamos.

En el Reino Unido empezó la mayor huelga de los últimos 30 años. 50.000 ferroviarios arrancaron un paro de 3 días por salarios, y se sumaron los trabajadores del subte de Londres. Recibieron el apoyo de grupos ecologistas y varios aeroportuarios ya votaron ir a huelga.

Bélgica tuvo su cuarta huelga general y más de 70.000 manifestantes y trabajadores del subte, aeronáuticos, portuarios, postales, de comercio y recolectores de residuos hicieron sentir su fuerza en las calles al grito de “Bloqueen los precios, no los salarios”.

En Francia, trabajadores del aeropuerto efectivos y tercerizados de 800 empresas hicieron una huelga histórica que unificó a más de 90.000 trabajadores en este sector clave.

En Italia, los pilotos y tripulantes de avión hicieron paro por mejoras salariales y condiciones de trabajo.

En Estados Unidos, donde es muy difícil tener sindicatos, la juventud precarizada está peleando para organizarse en empresas como Starbucks, Apple y Amazon. En algunos lugares ya lo lograron.
Esta ola de sindicalización se suma a las luchas que las trabajadoras de la salud y la educación vienen dando desde la pandemia.

En Ecuador, estudiantes confluyen en las calles con el movimiento de indígenas campesinos contra las políticas de ajuste impulsadas por el FMI. Están movilizados hace más de 10 días resistiendo la represión del gobierno.

Los empresarios, con la complicidad de los Gobiernos, aumentan sus ganancias con las crisis y la guerra a costa del pueblo trabajador. Estas luchas pueden ser una inspiración para trabajadoras y trabajadores de todo el mundo.

CON INFORMACIÓN VÍA LA IZQUIERDA DIARIO

Inflación no frenó la reducción de la pobreza laboral en el arranque del año

Los ingresos laborales, en resistencia. Hasta ahora, las ganancias y los salarios de las personas trabajadoras han aguantado los golpes de la inflación pues, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la pobreza laboral disminuyó de 40.3 a 38.8% entre el cierre del 2021 y el primer trimestre de este año.

En el comparativo anual se observa una mejora mayor, al inicio de 2021 el 42% de la población estaba en pobreza laboral. El decremento de 3.2 puntos porcentuales en un año se debe al aumento del salario mínimo y la recuperación tanto del empleo como del turismo, dice en entrevista José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Coneval.

No obstante la mejoría, hay un pero: esa disminución, a 38.8%, aún no alcanza para llegar al nivel registrado antes de la pandemia, que fue de 36.6% en el primer trimestre de 2020. Es decir, en la actualidad hay 3.7 millones más de personas que no pueden adquirir una canasta básica de alimentos con los ingresos provenientes de un empleo que hace dos años. El universo total en esta condición es de 49.7 millones de personas.

Este martes, el Coneval dio a conocer su reporte trimestral del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), un indicador que mide si los ingresos provenientes del empleo alcanzan para costear la canasta alimentaria. El informe destaca que el descenso “se presentó a pesar del contexto en que la inflación general anual promedio del primer trimestre de 2022 se ubicó en 7.3%”, o sea, 3.3 puntos porcentuales más que en 2021.

El otro “pero” de este reporte alentador es que sigue habiendo una importante brecha de ingresos entre mujeres y hombres. Los hombres ocupados reportaron un ingreso laboral mensual de 7,169 pesos; las mujeres, de 5,763 pesos. Ellos ganan 1.2 veces más.

“Las mexicanas ganan 1,400 pesos menos que los mexicanos”, ante el incremento de precios generales o de alimentos, ellas están en una mayor vulnerabilidad, señala el titular del Coneval. “Es un pendiente no sólo de esta administración, sino de las previas”.

Los tres factores detrás de la mejora

La pobreza laboral alcanzó su mayor nivel en el tercer trimestre de 2020, cuando afectó al 46% de la población en México. La reducción de los salarios, los despidos y las pocas oportunidades para que la gente saliera a vender o proporcionar un servicio arrastraron a muchas personas a la precariedad.

Pero una trayectoria positiva, combinada con factores negativos, ha resultado en la disminución de la pobreza laboral, apunta José Nabor Cruz. “El haber continuado con la política de incremento al salario mínimo” fue benéfico. Aunque sus efectos se observan principalmente en el primer trimestre y luego se disipan, reconoce. 

Aun así, eso ocasionó que el ingreso laboral per cápita “por primera vez, después de dos años” se sitúe en niveles por arriba de lo que se reportaba antes de la pandemia en el ámbito rural y urbano. A inicios de 2020, la cifra era de menos de 2,800 pesos por persona, para el primer trimestre de 2021 bajó a 2,671 pesos y en el arranque de 2022 subió a 2,850 pesos. De esta manera, “el poder adquisitivo del ingreso laboral real promedio registró un incremento de 3.8%”.

El aumento en la ocupación es el segundo gran factor. En el periodo reportado, más de 3.1 millones de personas lograron colocarse en un puesto de trabajo o se han generado su propia fuente de ingresos.

Y hay una tercera circunstancia, “a pesar de ser regional”, Quintana Roo y Baja California “las dos entidades con los mayores incrementos de pobreza laboral” a causa de la pandemia se han recuperado casi por completo, dice el funcionario.

Por ejemplo, antes de la covid-19, el 30% de la población de la entidad sureña estaba en pobreza laboral y para el tercer trimestre de 2020 creció a 52 por ciento. Sin embargo, este año bajó a 31 por ciento. “Son entidades que dependen altamente de la actividad turística y que ya están por arriba del empleo y del ingreso laboral prepandemia”.

Perspectivas nacionales e internacionales

De manera general, entre hombres y mujeres, formales e informales, el ingreso laboral real promedio de la población ocupada fue de 6,611 pesos al mes en el primer trimestre del año. En cambio, a finales de 2021, el Coneval reportó que fue 6,284 pesos.

Al desagregar esos datos, el organismo informó que quienes laboran en situación de formalidad reportaron un ingreso laboral mensual de 9,305 pesos. Esa cifra es aproximadamente el doble de quienes trabajan en la informalidad, que ganan 4,623 pesos al mes.

“En la informalidad no hay una buena recuperación como lo hemos tenido en la formalidad, es una agenda pendiente en la economía”.

Y el efecto de la reforma de outsourcing fue “muy tenue”. Su impacto positivo era esperado “entre el segundo y tercer trimestre del año pasado, pero fue cuando tuvimos la primera gran ola inflacionaria y el avance se diluyó por el golpe tan fuerte” de la subida de precios, explica José Nabor Cruz. “Pudiera ser que a mediano plazo sea otro de los motores en esta baja relevante, pero eso nos tocará verlo”.

Otro elemento que no hay que perder la vista es la inflación, que detuvo su ascenso en 7.58% en la primera quincena de mayo y podría bajar a 5.5% a final del año, prevé el secretario ejecutivo del Coneval. Los precios de alimentos como el limón y la cebolla tienen una tendencia a la baja, dice.

El paquete de medidas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, como la tasa cero a la importación de granos “puede beneficiar a que los precios de esos productos disminuyan hacia el segundo y tercer trimestre”.

Pero “los focos de alerta siguen en el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania”. De continuar, detalla, mantendrá el costo el alto precio del petróleo “y eso presiona los costos de la gasolina y el gas LP, aunque ha habido una cierta estabilidad por las políticas del gobierno federal. Habrá que ver qué viene en los siguientes meses”.

Además, agrega, las vacaciones de verano traen una buena entrada por el turismo. “En la perspectiva, hay más variables positivas que negativas, al final del año podríamos retornar al 36.6% de pobreza laboral” que se reportaba antes de la pandemia.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Alza de precios en marzo motiva revisiones al alza en expectativas de inflación: BofA

La inflación observada en marzo es sólo una muestra del primer impacto que tendrá en todas las economías del mundo el alza mundial de precios de alimentos y combustibles, advirtieron economistas de Bank of America Securities (BofA Securities).

“Creemos que no hemos visto lo peor de la inflación y por tanto enfrentaremos bancos centrales más agresivos y mayores presiones sociales, sobre todo en economías emergentes de América Latina”.

En un nuevo análisis, revisaron al alza sus previsiones de inflación para Brasil, Chile y México, siendo las previstas para esta última economía, las más moderadas de apenas un cuarto de punto.

Ahora, anticipan que la economía dirigida por Jair Bolsonaro  presentará una variación de 8% tras llegar a un máximo de 11.5% en abril. La nueva previsión de cierre de año es mayor al 6.5% previo.

Para Chile, esperan una fluctuación de 7.5% para fin de año, mayor a 6.5% de un inicio.

Para México esperan una variación anual de 6.5% al cierre del año frente al 6.2% estimado todavía el mes anterior. De acuerdo con los expertos de BofA Securities, “la combinación de un bajo estímulo fiscal y un banco central relativamente creíble han moderado las sorpresas inflacionarias”.

Tras advertir que ningún banco central quiere volver a los años 70, cuando la inflación regional generó altos costos, destacaron que las autoridades monetarias tienen claro que la lucha por reducir la escalada de precios también desalentó el crecimiento de la siguiente década.

Salarios Mínimos

Al interior del análisis, Unsurprising inflation surprises,detallan que los gobiernos han tratado de contener el impacto de la inflación a través de políticas no convencionales como subsidios a los combustibles y exenciones de impuestos para alimentos específicos.

Pero también han buscado aumentos del salario mínimo para brindar apoyo a la población, lo que puede generar una presión adicional sobre la inflación, pues los incrementos generalizados de salarios alimentan presión en la economía”, refirieron.

En cambio, los choques de precios de alimentos generan efectos limitados, consignaron.

“Creemos que la inflación de marzo sólo muestra el impacto de primer orden de la alta inflación de alimentos y combustibles”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

La inflación en Europa vuelve a batir récord en marzo por la guerra en Ucrania

El índice de inflación en la zona euro registró de nuevo un récord en marzo, al situarse en 7.5% interanual, según Eurostat, en un contexto de guerra en Ucrania que catapultó los precios de la energía.

En febrero, la inflación había sido de 5.9% para los 19 países que adoptaron la moneda única, una cifra que representaba ya el nivel más alto registrado por la oficina de estadísticas europea desde que empezó a medir los precios al consumidor para esa zona en enero de 1997.

Desde noviembre, la inflación bate récord tras récord en los países del euro.

El alza de los precios al consumidor continúa alimentado por la disparada de los precios del petróleo, el gas y la electricidad de manera aún más marcada que antes.

Las tarifas de la energía aumentaron un 44.7% interanual en marzo, tras +32% en febrero.

Todos los componentes del índice se ven afectados.

El aumento de los precios de los alimentos (incluyendo el alcohol y el tabaco) se aceleró el mes pasado, a 5%, tras 4.2% en febrero.

Los bienes industriales se encarecieron 3,4% interanual en marzo (+3.1% el mes anterior). Los precios de los servicios no aumentaron tanto (+2.7% en marzo, contra +2.5% en febrero).

Rompecabezas para el BCE 

La aceleración de la inflación alimenta una crisis social en Europa, ya que muchos hogares tienen cada vez más problemas para llegar a fin de mes.

También es un rompecabezas para el Banco Central Europeo (BCE), encargado de velar por la estabilidad de los precios.

El récord de inflación, muy por encima de su objetivo del 2% anual, refuerza la presión para que la institución apriete sin demora su política monetaria acomodaticia y, por tanto, aumente sus tipos de interés oficiales.

Partidario de la ortodoxia monetaria, el presidente del Banco Central alemán, Joachim Nagel, llamó el viernes a la institución a «no dejar pasar la oportunidad de tomar las contramedidas oportunas» para frenar la subida de los precios.

Pero una política demasiado estricta podría detener el crecimiento, que apenas se ha recuperado de las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

La guerra en Ucrania iniciada el 24 de febrero por Rusia «aumenta la inflación y reduce el crecimiento simultáneamente», destacó el miércoles la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

El 10 de marzo, el BCE redujo su previsión de crecimiento del producto Interior Bruto (PIB) en la zona del euro para este año al 3.7% (frente al 4.2% anterior).

Al mismo tiempo, aumentó su pronóstico de inflación al 5.1% (frente al 3.2%).

Rusia es el principal proveedor de gas de la UE y el segundo exportador mundial de petróleo.

Pero también es, como Ucrania, una gran potencia agrícola. Ambos representan juntos 30% de las exportaciones de trigo a nivel mundial.

Las tensiones e incertidumbres en la oferta han provocado la subida de los precios de las materias primas en los mercados mundiales en los últimos meses.

Descrita el año pasado como un fenómeno provisional, la inflación va a durar al menos otro año.

Se basa «principalmente en los precios de la energía y de la alimentación», constata Bert Colijn, analista para el banco ING, que espera un nuevo importante aumento el mes próximo.

«¿Lo peor quedó atrás? Podemos dudarlo», afirma.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

AMLO: se establecerá control de precios en los alimentos si la inflación no baja

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el jueves que si la inflación local sigue alta se establecerán controles de precios para alimentos.

La inflación general del país se ubicó en un 7.29% a tasa anual en la primera quincena de marzo y la subyacente en 6.68%, su nivel más alto desde junio de 2001.

«Hemos podido controlar la inflación, que se nos salga de control por completo, por el manejo en los precios de los combustibles y lo mismo vamos a hacer en el caso de los alimentos si se prolonga la inflación o si se mantiene alta», dijo el mandatario en su conferencia mañanera.

López Obrador no dio más detalles sobre el anuncio, pero el Banco de México (Banxico) ha subido su tasa clave de interés sostenidamente en un intento por frenar la inflación, que ha sido calificada como muy alta por directivos del ente así como por otros funcionarios de Hacienda.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Países de la OCDE, con inflaciones máximas de 20 años

La inflación entre los 38 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) registró una variación anual de 6.6% en el 2021, el registro más alto observado en 20 años.

El incremento fue impulsado por los precios de energéticos que registraron una fluctuación anual de 25.6% en promedio, que fue también la tasa más alta desde 1981.

En tanto, los precios de los alimentos arrojaron un repunte promedio anual de 6.8% entre los integrantes de la organización.

La presión al alza en la inflación durante el 2021 se presentó en todos los países miembros, pero con variantes

En tres de los integrantes de la OCDE se observaron fluctuaciones de doble dígito en la inflación general, donde el líder fue Turquía, con una variación de 36.1% anual.

Cerca de ellos se ubicó Estonia que se anotó una escalada de 12.1% en su registro de precios así como Lituania, que lidió con un incremento generalizado de 10.6 por ciento.

Cerca de ellos, se ubicaron Polonia, con un registro general de los precios de 8.6%; Latvia que alcanzó una fluctuación de 7.9% en su indicador general y México junto con Hungría, compartió el sexto lugar de las inflaciones más altas de la OCDE, al coincidir en una variación de 7.4 por ciento.

El secretario General de la Organización, Mathias Cormann, dijo esta misma semana que los economistas de la entidad anticipan que el proceso de desaceleración de la inflación mundial tomará de 12 a 18 meses.

Este lapso es estimado en función del tiempo que tomará el control de la pandemia y el alivio en el flujo normal de las cadenas de suministro, detalló en videoconferencia.

También incorpora el tiempo que puede tomar a los bancos centrales llevar sus políticas monetarias de una fase expansiva a una normalización.

Al desagregar la información, se observa que la inflación de alimentos de México es una de las tres más altas de los miembros, al ubicarse en 10.8% anual, debajo del líder turco que alcanzó variación de 27.3% en el mismo rubro y Colombia, que registró una variación de 15.3 por ciento anual.

Entre las economías del G7, la inflación general fue de 5.6% en el 2021, y la variación para los precios de alimentos en general ascendió a 5.3% anual, mientras la de energéticos a 25.7 por ciento.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

México, quinto país donde más han encarecido los alimentos

La inflación en las economías más grandes de América Latina se ha disparado en el año y lleva como principal vector el encarecimiento de los alimentos, cuyos precios han aumentado hasta 18 por ciento desde enero de 2020, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre las economías que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México destaca como el quinto país donde más se han encarecido los alimentos. El incremento de 8.4 por ciento que se registra en los precios de la comida, sólo es superado por Rusia, Colombia, Turquía y Argentina.

En un análisis enfocado a América Latina, el FMI detalló que en el primer año de la pandemia la inflación media en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú –las economías más grandes de la región– estaba por debajo del promedio de otros mercados emergentes. Sin embargo, en octubre fue más alta, con un promedio interanual de 8 por ciento.

Los principales bancos centrales de la región han elevado sus tasas de interés sin que la actividad económica se haya recuperado por completo. De acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales, Brasil es dónde más rígida se ha vuelto la política monetaria, seguido de Chile. México ha ido al contrario porque la pandemia cimbró cuando dicha referencia estaba en 6.5 por ciento.

La carga más pesada

Al final, “la región se enfrenta a difíciles disyuntivas y tiene que encontrar un punto de equilibrio entre las inciertas perspectivas inflacionarias, con niveles de empleo aún muy inferiores a los observados antes de la pandemia, y una recuperación desigual del mercado de trabajo”, detalló el FMI.

La inflación por sí misma es un tema, pero ahora recargada en la comida redobla las preocupaciones. En América Latina los precios de los alimentos representan casi una cuarta parte de la cesta de consumo medio; por ello, en los hogares que se recuperan de la crisis del coronavirus, esta carestía deja menos recursos para gastar en otras necesidades básicas.

Al final, “la carga es más pesada para los hogares de bajo ingreso, que destinan una mayor proporción de sus ingresos a alimentos”.

El análisis del FMI estima que las presiones inflacionarias son temporales y la inflación a mediano plazo probablemente regresará a los niveles fijados como meta por los bancos centrales, pero al final no hay certezas. “El shock de la pandemia es peculiar y resulta difícil determinar su impacto en los precios de las materias primas, los cuellos de botella de la oferta y los crecientes costos de transporte”.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Productores enfrentaron un alza en los precios de 8.59%

En octubre, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los precios al productor repuntaron, esto como consecuencia de los llamados “cuellos de botella” que se han generado en las cadenas de valor a nivel global en los últimos meses, así como por el incremento de algunas materias primas, de acuerdo con analistas.

El Índice Nacional de Precios al Productor (INPP), incluyendo petróleo, tuvo un avance mensual de 1.49%, mientras que a tasa anual se aceleró de 7.07% que registró en septiembre a 8.59% en octubre.

Con ello, el INPP reportó la tasa más alta de la que se tiene registro para cualquier mes desde junio del 2018, cuando los precios se encarecieron 9.22% anual.

“Los precios al productor volvieron a incrementarse, reflejando los cuellos de botella en cadenas globales de valor y alzas en los precios de las materias primas, como petróleo, cobre y trigo, entre otras”, señaló Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

En este sentido, James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, señaló que esto ha sido la tendencia en los últimos meses –a nivel mundial– ante la dificultad que han tenido los productores para conseguir insumos o bienes intermedios, que son incorporados a sus procesos de producción.

En este sentido, el Inegi reportó que el Índice de Mercancías y Servicios de Uso Intermedio, incluyendo petróleo, mostró un alza mensual de 2.31%, mientras que en comparación anual el aumento fue de 12.63 por ciento.

En tanto, el Índice de Mercancías y Servicios de Uso Final, incluyendo petróleo, presentó un crecimiento de 1.17% mensual, mientras que a tasa anual aumentó 7.05 por ciento.

Presión para sector industrial

Por sector de actividad económica, se observó que la mayor presión se dio en las actividades secundarias, es decir, el sector industrial, en donde los productores enfrentaron un alza de precios de 11.52 por ciento.

Dentro de este rubro, fue la minería la que registró una mayor inflación, con un aumento de 46.08%, seguida de la construcción, con 15.24 por ciento. En el caso de las industrias manufactureras, el aumento de los precios fue de 8.04 por ciento.

En el caso de las actividades primarias, que engloban a la agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, el aumento en los precios al productor fue de 10.58 por ciento.

En el caso del sector terciario, que se refiere a los servicios que se prestan en el país, la inflación registrada fue mucho menor en comparación con las otras actividades económicas.

Los productores que se dedican a las actividades terciarias enfrentaron un incremento de precios de 2.87% en comparación con octubre del año pasado.

El servicio en donde se observó un mayor incremento fue el de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, con una inflación de 5.06%, mientras que los servicios de salud y de asistencia social tuvieron un aumento de 2.16 por ciento.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

México | Aumentan arriba de inflación los servicios de internet

El acceso a Internet, medular para ciertos trabajos y la educación durante el último año, es el que más se ha encarecido entre el grupo de telecomunicaciones y también lo ha hecho por arriba de la inflación general.

Datos del Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT) muestran que durante entre marzo del año pasado y mayo último, los servicios de Internet se encarecieron 6.71 por ciento, por arriba del 5.22 por ciento que lo hizo el índice nacional de precios al consumidor.

Sólo la última semana, de manera unilateral y sin detallar el porqué del alza, Izzi –la empresa de Internet de Televisa– informó a sus usuarios que incrementaría el costo de sus servicios hasta 5.4 por ciento, además de aumentar 15 pesos en otras aplicaciones.

Semanas atrás la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informó que la zona logró concretar la conexión a Internet de dos tercios de su población en medio de la contingencia por Covid-19. Sin embargo, 40 millones de hogares no tienen acceso.

En México, 71 por ciento del quintil de hogares con mayores recursos cuenta con conexión, mientras el otro quinto de la población más pobre se queda en 11 por ciento; mientras sólo 17 por ciento puede teletrabajar.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS