México, quinto país donde más han encarecido los alimentos

La inflación en las economías más grandes de América Latina se ha disparado en el año y lleva como principal vector el encarecimiento de los alimentos, cuyos precios han aumentado hasta 18 por ciento desde enero de 2020, advirtió el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre las economías que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México destaca como el quinto país donde más se han encarecido los alimentos. El incremento de 8.4 por ciento que se registra en los precios de la comida, sólo es superado por Rusia, Colombia, Turquía y Argentina.

En un análisis enfocado a América Latina, el FMI detalló que en el primer año de la pandemia la inflación media en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú –las economías más grandes de la región– estaba por debajo del promedio de otros mercados emergentes. Sin embargo, en octubre fue más alta, con un promedio interanual de 8 por ciento.

Los principales bancos centrales de la región han elevado sus tasas de interés sin que la actividad económica se haya recuperado por completo. De acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales, Brasil es dónde más rígida se ha vuelto la política monetaria, seguido de Chile. México ha ido al contrario porque la pandemia cimbró cuando dicha referencia estaba en 6.5 por ciento.

La carga más pesada

Al final, “la región se enfrenta a difíciles disyuntivas y tiene que encontrar un punto de equilibrio entre las inciertas perspectivas inflacionarias, con niveles de empleo aún muy inferiores a los observados antes de la pandemia, y una recuperación desigual del mercado de trabajo”, detalló el FMI.

La inflación por sí misma es un tema, pero ahora recargada en la comida redobla las preocupaciones. En América Latina los precios de los alimentos representan casi una cuarta parte de la cesta de consumo medio; por ello, en los hogares que se recuperan de la crisis del coronavirus, esta carestía deja menos recursos para gastar en otras necesidades básicas.

Al final, “la carga es más pesada para los hogares de bajo ingreso, que destinan una mayor proporción de sus ingresos a alimentos”.

El análisis del FMI estima que las presiones inflacionarias son temporales y la inflación a mediano plazo probablemente regresará a los niveles fijados como meta por los bancos centrales, pero al final no hay certezas. “El shock de la pandemia es peculiar y resulta difícil determinar su impacto en los precios de las materias primas, los cuellos de botella de la oferta y los crecientes costos de transporte”.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Productores enfrentaron un alza en los precios de 8.59%

En octubre, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los precios al productor repuntaron, esto como consecuencia de los llamados “cuellos de botella” que se han generado en las cadenas de valor a nivel global en los últimos meses, así como por el incremento de algunas materias primas, de acuerdo con analistas.

El Índice Nacional de Precios al Productor (INPP), incluyendo petróleo, tuvo un avance mensual de 1.49%, mientras que a tasa anual se aceleró de 7.07% que registró en septiembre a 8.59% en octubre.

Con ello, el INPP reportó la tasa más alta de la que se tiene registro para cualquier mes desde junio del 2018, cuando los precios se encarecieron 9.22% anual.

“Los precios al productor volvieron a incrementarse, reflejando los cuellos de botella en cadenas globales de valor y alzas en los precios de las materias primas, como petróleo, cobre y trigo, entre otras”, señaló Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

En este sentido, James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco, señaló que esto ha sido la tendencia en los últimos meses –a nivel mundial– ante la dificultad que han tenido los productores para conseguir insumos o bienes intermedios, que son incorporados a sus procesos de producción.

En este sentido, el Inegi reportó que el Índice de Mercancías y Servicios de Uso Intermedio, incluyendo petróleo, mostró un alza mensual de 2.31%, mientras que en comparación anual el aumento fue de 12.63 por ciento.

En tanto, el Índice de Mercancías y Servicios de Uso Final, incluyendo petróleo, presentó un crecimiento de 1.17% mensual, mientras que a tasa anual aumentó 7.05 por ciento.

Presión para sector industrial

Por sector de actividad económica, se observó que la mayor presión se dio en las actividades secundarias, es decir, el sector industrial, en donde los productores enfrentaron un alza de precios de 11.52 por ciento.

Dentro de este rubro, fue la minería la que registró una mayor inflación, con un aumento de 46.08%, seguida de la construcción, con 15.24 por ciento. En el caso de las industrias manufactureras, el aumento de los precios fue de 8.04 por ciento.

En el caso de las actividades primarias, que engloban a la agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza, el aumento en los precios al productor fue de 10.58 por ciento.

En el caso del sector terciario, que se refiere a los servicios que se prestan en el país, la inflación registrada fue mucho menor en comparación con las otras actividades económicas.

Los productores que se dedican a las actividades terciarias enfrentaron un incremento de precios de 2.87% en comparación con octubre del año pasado.

El servicio en donde se observó un mayor incremento fue el de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, con una inflación de 5.06%, mientras que los servicios de salud y de asistencia social tuvieron un aumento de 2.16 por ciento.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

México | Aumentan arriba de inflación los servicios de internet

El acceso a Internet, medular para ciertos trabajos y la educación durante el último año, es el que más se ha encarecido entre el grupo de telecomunicaciones y también lo ha hecho por arriba de la inflación general.

Datos del Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT) muestran que durante entre marzo del año pasado y mayo último, los servicios de Internet se encarecieron 6.71 por ciento, por arriba del 5.22 por ciento que lo hizo el índice nacional de precios al consumidor.

Sólo la última semana, de manera unilateral y sin detallar el porqué del alza, Izzi –la empresa de Internet de Televisa– informó a sus usuarios que incrementaría el costo de sus servicios hasta 5.4 por ciento, además de aumentar 15 pesos en otras aplicaciones.

Semanas atrás la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) informó que la zona logró concretar la conexión a Internet de dos tercios de su población en medio de la contingencia por Covid-19. Sin embargo, 40 millones de hogares no tienen acceso.

En México, 71 por ciento del quintil de hogares con mayores recursos cuenta con conexión, mientras el otro quinto de la población más pobre se queda en 11 por ciento; mientras sólo 17 por ciento puede teletrabajar.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Inflación, en su punto más alto en 27 meses: Inegi

El alza en energéticos y productos agropecuarios llevaron al mayor encarecimiento de precios en 27 meses. La inflación en marzo fue de 4.67 por ciento, la más alta desde diciembre de 2018, mostró el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los incrementos mensuales de 5.21 por ciento en el gas LP doméstico, de 2.08 en la gasolina de bajo octanaje, de 8.05 por ciento en el huevo, de 2.88 en la tortilla de maíz y de 5.95 en la gasolina de alto octanaje fueron los que más contribuyeron al resultado de la inflación en marzo.

El incremento del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) respecto de febrero fue de 0.83 por ciento, el mayor para un mes similar desde 1999. Se debe sobre todo al aumento de precios en los productos más propensos a variar.

El alza rebasa los pronósticos de la encuesta de Banco de México, que asumía un aumento de 0.63 por ciento, mientras los de Citibanamex y Bloomberg se encontraban alrededor de 0.8 a 0.82 por ciento.

El Inegi muestra que el componente subyacente del INPC aumentó 0.54 por ciento, en él se agrupan bienes y servicios que se consideran menos expuestos a la volatilidad, como los alimentos empaquetados y otras mercancías, la vivienda y la educación; mientras el no subyacente lo hizo 1.69 por ciento. A tasa anual aumentaron 4.12 y 6.13 por ciento, respectivamente.

No habrá más baja de tasas

La inflación de marzo resultó fuera del rango objetivo del Banco de México, que es una media de 3 por ciento en un rango que va de 2 a 4 por ciento. De acuerdo con lo ya previsto por el organismo, el INPC llegaría a su punto más alto de 2021 en abril.

En comentarios previos a la publicación del informe, Ramsé Gutiérrez, vicepresidente senior de Franklin Templeton México, explicó que era de esperar una inflación por arriba de 4 por ciento y esto hace menos probable que Banco de México pueda disminuir su tasa de referencia en lo que resta de 2021.

El resultado de marzo se debe por un lado a que con la recuperación económica global están aumentando los precios de los energéticos y metales industriales y, por otro, a la base de comparación –marzo a mayo de 2020– cuando se tuvieron decrementos en el INPC.

“A futuro, los pronósticos de inflación más optimistas prevén que el chipote de inflación terminaría en junio o julio, pero al menos uno de cada cuatro especialistas prevén que este chipote (la inflación fuera del rango objetivo) durará hasta marzo de 2022”, consideró.

Con información vía La Jornada

Gobierno federal establece que salarios mínimos nunca estarán por debajo de la inflación

El Diario Oficial de la Federación (DOF) publicó este martes el decreto del Congreso de la Unión que reforma el artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo, con el objetivo de establecer que la fijación anual de los salarios mínimos, o su revisión, nunca estará por debajo de la inflación observada durante el periodo de su vigencia transcurrido.

Las reformas a los párrafos primero, segundo y tercero y se adiciona un párrafo cuarto al artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo, entrarán en vigor este miércoles 31 de marzo.

La modificación también realiza cambios al mismo artículo en materia de inclusión e igualdad, por lo que sustituye diversos términos.

La reforma establece que el “salario mínimo es la cantidad menor que debe recibir en efectivo la persona trabajadora por los servicios prestados en una jornada de trabajo”.

Asimismo, deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de una o un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de las y los hijos.

“Se considera de utilidad social el establecimiento de instituciones y medidas que protejan la capacidad adquisitiva del salario y faciliten el acceso de toda persona trabajadora a la obtención de satisfactores”.

Por último, indica que la fijación anual de los salarios mínimos, o la revisión de los mismos, nunca estará por debajo de la inflación observada durante el periodo de su vigencia transcurrido”.

En el segundo artículo transitorio se derogan todas las disposiciones que se opongan al decreto.

Con información vía EL Economista

Precios de gasolina y gas LP aceleraron la inflación a 3.76% en febrero

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que la inflación a los consumidores registró en febrero su segundo mes consecutivo de incrementos, lo cual de acuerdo con analistas se debió a las alzas que han presentado los precios de los energéticos, como la gasolina y el gas dómestico LP.

El reporte del Inegi mostró que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un incremento mensual de 0.63% durante el segundo mes del año, para una inflación a tasa anual de 3.76%, su mayor nivel desde octubre pasado cuando registró una tasa de 4.09 por ciento.

El mercado esperaba la aceleración de la inflación debido al incremento en los precios de los energéticos y de algunas mercancías. Un sondeo de Reuters arrojó que los especialistas esperaban una inflación anual de 3.72 por ciento.

“La inflación anual fue la mayor en cuatro lecturas, reflejando fuertes presiones en los energéticos, al interior del índice no subyacente, que es volátil. La inflación subyacente se aceleró poco, pero sigue elevada y con un desempeño mixto al interior: debilidad en los servicios y presiones en las mercancías”, dijo Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico y Financiero de Ve por Más (Bx+).

Por su parte Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, explicó que existen cuatro riesgos para la inflación en el corto plazo. El primero de ellos es la reciente volatilidad en el tipo de cambio.

También está el incremento en los precios internacionales del petróleo, aumento en los precios de los granos —particularmente el maíz y el trigo— así como el incremento en los precios de los metales industriales.

“Debido a las persistentes presiones inflacionarias y a los riesgos al alza sobre la inflación en el largo plazo, se percibe un menor espacio para recortes adicionales a la tasa de interés. Por lo anterior, la expectativa de mayor probabilidad ahora es de solo un recorte adicional de 25 puntos base para cerrar el año con una tasa de referencia de 3.75”, agregó Siller.

Presión en no subyacente

La lectura del reporte mostró que, si bien la inflación subyacente se ubicó en 3.43% anual, dentro de este rubro los precios de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno tuvieron un repunte significativo que presiona al índice en general.

En enero pasado, este componente presentó una tasa de 2.62%, la cual repuntó a 5.50% en febrero, lo que se explicó por el incremento de 6.83% en los precios de los energéticos.

En el último mes, el precio internacional del petróleo ha visto aumentos significativos tras su caída en el 2020 a causa del impacto del Covid-19. Ante ello, los precios de las gasolinas y el gas LP han registrados incrementos.

En las tarifas autorizadas por el gobierno, el aumento fue de 2.38 por ciento. Con ello, el rubro de energéticos y tarifas promedió un alza anual de 5.50 por ciento.

Los productos agropecuarios, por su parte, presentaron una tasa de 0.66%, la cual se dio por la caída de 8.57% de los precios de las frutas y verduras, mientras que los pecuarios aumentaron 9.01 por ciento.

Ligero avance

Por su parte, la inflación subyacente que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles, registró un ligero avance para ubicarse en 3.87% desde 3.84% previo.

“La inflación subyacente se aceleró poco y se mantiene elevada y con heterogeneidad al interior. El confinamiento comenzó a relajarse en algunas entidades, pero fue insuficiente para evitar que por un lado, los servicios se volvieran a debilitar, probando que el rebote de enero fue pasajero, y por el otro, que las mercancías se aceleraran y vieran su mayor variación en ocho meses, pues su consumo tiende a favorecerse durante los confinamientos”, indicó Alejandro Saldaña.

Al interior, las mercancías registraron un aumento de precios de 5.54%, el cual se presentó por la presión que ejercieron los incrementos de 6.34% de los alimentos, bebidas y tabaco, y de las mercancías no alimenticias que presentaron una tasa de 4.66 por ciento.

En el caso del sector terciario, la inflación en febrero fue de 2.06 por ciento. Al detalle se observa que los servicios de vivienda aumentaron 1.85% anual, los de educación 1.16% y otros servicios 2.44 por ciento.

Con información vía El Economista

Subirá el precio de la tortilla a partir del 1º de diciembre

A partir del 1º de diciembre el costo de la tortilla en los más de 110 mil negocios del país subirá un peso por kilo en promedio, a raíz de las alzas de precios de mano de obra, agua, maíz, combustibles, transporte, papel y refacciones, entre otros.

El presidente del Consejo Nacional de la Tortilla, Homero López García, dijo que este ajuste se hará después de contener las alzas en los insumos que empezaron a principios de año. En entrevista, reveló que la productora de harina de maíz más grande del país aumentará en 650 pesos el precio de la tonelada.

Dijo que el precio de los energéticos subió de 4 a 6 por ciento; las refacciones, en su mayoría importadas, aumentaron de 20 a 30 por ciento; el costo de papel de grado alimentario, que se elabora con celulosa importada, creció 20 por ciento y los fletes 8 por ciento.

Otro impacto es el de los comercializadores del maíz que también han subido los precios, porque ni siquiera es el productor sino el coyotaje persistente. Detalló que la industria de la tortilla genera unos 500 mil empleos directos e igual número de indirectos, por lo que al menos un millón de familias dependen de este segmento productivo.

López García pidió al gobierno ser más consciente y dar apoyos a los pequeños agricultores, como se hace con los grandes monopolios que acaparan cosechas y elaboran harina de maíz. Se deben blindar las cadena de producción de maíz blanco para elaborar tortillas, dijo.

Recordó que China anunció que en 2021 comprará en los mercados internacionales más de 100 mil toneladas de maíz, lo que podría presionar los precios de esta materia prima. Propuso crear una secretaría de la alimentación en la que se integraría a un sistema de investigadores para que den a conocer las bondades del maíz que se cultiva en diferentes regiones del país.

Además, en el contexto de la pandemia, se podría apoyar a los campesinos con mejores precios para sus cosechas y subsidiar algunos productos para hacerlos más accesible para las clases desprotegidas.

Con información vía La Jornada