Conflicto en GM Silao, el puente entre el viejo y el nuevo sistema laboral

Llegó el día: personal de General Motors (GM) en Silao, Guanajuato, votará para legitimar, o no, su contrato colectivo de trabajo (CCT). Es el segundo intento. La historia parece muy local, pero es en realidad “un caso paradigmático, crucial” para el mundo del trabajo en México, como lo describe Graciela Bensusán, profesora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Más allá de los resultados de la consulta, la manera en la que ésta se desarrolle mostrará que “el pasado no es posible en el futuro”, dice la especialista en entrevista aludiendo al viejo “esquema corporativo, autoritario, de control vertical”, que operan no sólo sindicatos, sino empresas. Para la investigadora, los procesos de legitimación de los CCT son “el puente entre el viejo y el nuevo modelo laboral”.

Enrique Larios, presidente del Colegio de Profesores de Derecho del Trabajo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), encuentra un antiguo refrán para expresarse: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”, ironiza. Lo que ocurre en la armadora es un mensaje para otras empresas y sindicatos, advierte.

En abril pasado, más de 6,000 trabajadoras y trabajadores de GM Silao fueron convocados por el Sindicato Miguel Trujillo López a votar por el CCT. Ese contrato fue negociado por dicha organización gremial, la cual pertenece a la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Uno de los grandes objetivos de la reforma a la Constitución en 2017 y a la Ley Federal del Trabajo (LFT) en 2019 fue el reconocimiento de la libertad sindical y la negociación colectiva. “Devolver el sindicato a los trabajadores” y quitarlo de las manos de las dirigencias, como lo explica Enrique Larios.

Las dirigencias sindicales están ahora obligadas a poner consideración de todos sus agremiados el contrato que negociaron con los empleadores. Es decir, a legitimarlo.

Dudas antes de la votación

En el proceso para la legitimación del CCT en la planta de GM en Silao estaban hace unos meses, pero la votación fue suspendida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) luego de dar cuenta de la quema de boletas. Pero también de otras irregularidades, como la presión del sindicato y de la propia automotriz para que el voto fuera por el “sí”.

Por esos hechos, el 12 de mayo el gobierno de Estados Unidos presentó una queja contra GM Silao, mediante el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (MLRR), por la probable violación a los derechos sindicales. Ese instrumento de resolución de controversias está contemplado en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El MLRR es una forma de garantizar la transición democrática, pues en México había mucha resistencia, explica Graciela Bensusán, quien también forma parte de los panelistas laborales mexicanos para controversias bajo el T-MEC. La democratización en el mundo laboral es algo que se había pedido desde hace más de siete décadas. En los años 50, el movimiento ferrocarrilero, o en los 70, el movimiento de insurgencia sindical, son algunos de esos momentos importantes.

Con la ayuda de “los amigos del norte”, pero también de un gobierno federal en México que tiene un claro compromiso con la democracia y la libertad sindical, finalmente se logró, expresa.

El 8 de julio, el gobierno estadounidense informó los resultados de las negociaciones con la empresa y el gobierno mexicano para solucionar el conflicto. En el documento Curso de remediación para abordar la denegación de derechos en relación con el proceso de legitimación en General Motors en Silao acordado entre los Estados Unidos y México se detallan los 20 compromisos para las autoridades de nuestro país y la armadora estadounidense. Entre ellos, las condiciones en las que se repondría la consulta.

La votación se realizará a este martes 17 y miércoles 18. Y lo que verdaderamente “está en pugna es el derecho de los trabajadores a sindicalizarse”, en GM y en otras empresas, señala Enrique Larios, integrantes del panel laboral del T-MEC.

Para Patricia Juan Pineda, asesora legal de la disidencia sindical en GM, en los días previos no se dieron las mejores condiciones. La empresa decretó un paro técnico debido a la falta de insumos para armar los autos, como los chips. Éstos llegan desde Estados Unidos, pero una nueva ola de contagios de covid-19 frenó el suministro.

El CCT permite, ante este tipo de circunstancias, que GM mande al personal a casa a cuenta de sus vacaciones. Esta situación “obstaculizó la comunicación entre los trabajadores”, en un momento en el que deben informarse y discutir sobre las condiciones laborales que establece su contrato, indica.

Por otro lado, el acuerdo señala que el lugar donde se lleve a cabo la consulta debe tener condiciones de “seguridad, accesibilidad y neutralidad”, indica el plan de remediación. “Pero al hacerlas dentro de la planta, no se cumple con la garantía de neutralidad”, asegura la abogada laboral.

También era “vital que la convocatoria indicara clara y expresamente que el conteo de votos se realizará al final de la jornada, por todo lo que ocurrió la vez anterior”. Una de las denuncias de la disidencia es que los delegados sindicales abrieron las urnas desde el primer día para saber la tendencia de la votación. Al darse cuenta que no les favorecía, quemaron los votos que decían “No” al contrato colectivo.

Tal parece que están dadas las condiciones para un proceso equitativo, personal del Instituto Nacional Electoral (INE) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) observarán su ejecución, considera. Además de que desde hace algunos días hay presencia de verificadores e inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), recuerda.

Ahora lo que se espera es que la empresa y el sindicato “estén a la altura”.

Un camino desconocido: La democracia

Los sindicatos de todo el país tienen hasta mayo de 2023 para legitimar sus CCT. Pero “Guanajuato es una plaza muy conservadora, la parte patronal no está acostumbrada a la democracia y le regatea a los trabajadores el derecho de resolver sus problemas sindicales. Por eso hacen sus propios sindicatos, o bien, corrompen a los ya conformados para tenerlos controlados”, sostiene Enrique Larios.

“Lo que pasa en Silao es que los patrones no quieren ceder la facilidad de seguir contratando trabajadores con un sindicato como la CTM, una organización corrompida”. Pero el mensaje es para el resto de las organizaciones gremiales y de las empresas, dice.

En diciembre de 2018, la Confederación Sindical Internacional (CSI) expulsó de sus filas a la CTM y a la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) por considerar que actúan en contra de los derechos de las personas trabajadoras. Este diario buscó la postura de la CTM y el Sindicato Miguel Trujillo López para este reportaje, sin embargo, no respondieron.

El proceso de legitimación de los CCT representa la transición a la democracia y al Estado de derecho en el mundo del trabajo, opina Graciela Bensusán. Por eso el caso de GM es emblemático, apunta. Se trata de ese puente, insiste, para pasar a un modelo democrático, participativo, transparente, de rendición de cuentas que ayudará a poner fin a la corrupción en el mundo laboral.

Ese mundo está integrado también por empresas que operan con esquemas ilegales de outsourcing y que funcionaban al amparo de dirigencias corrompidas, agrega. O de compañías que ofrecen salarios indignos, México tiene “el ingreso más bajo de la región, sino es que del mundo. La distribución del Producto Interno Bruto (PIB) es de las más desiguales, 30% para los trabajadores y 70% para los empleadores”.

Por supuesto, es algo sistémico, la legitimación de contratos es sólo una parte, pondera. “Las empresas deben entender que no se puede garantizar la gobernabilidad en el mundo del trabajo por los viejos métodos. Ahora es la inclusión, el consenso, la negociación transparente y abierta con los sindicatos el método para conseguir la paz laboral”.

Lo que está a punto de suceder en Silao, un municipio de Guanajuato, en el Bajío, “nos tiene que enseñar a todos los actores que el pasado con las formas viejas de control debe desaparecer. Este caso, bien llevado, mostrará que ésta es la forma de transitar a la vía democrática”. Y esa forma es la institucional, concluye.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

Tras 23 años sin elección sindical, empleados de subsidiaria española votarán por CCT

Luego de 23 años de no elegir a su representación sindical, trabajadores de la empresa Servicios Corporativos Marítimos –subsidiaria de la firma española Corporativo Boluda Corporación Marítima– votarán este jueves para decidir si avalan o no el contrato colectivo de trabajo vigente, cuya titularidad pertenece a un sindicato afiliado a la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Tras una orden que emitió la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), en el marco del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), la Orden Mexicana de Profesionales Marítimos y Portuarios Similares y Conexos disputará la titularidad del contrato al Sindicato de Obreros y Empleados de Transportes Comunicaciones y Similares de la República Mexicana.

Para ello, se estableció que las votaciones se realizarán a partir de las 7 de la mañana en los puertos de Ensenada, Guaymas, Mazatlán, Salina Cruz, Manzanillo, Altamira y Coatzacoalcos, donde podrán votar alrededor de 300 marinos mercantes.

En conferencia de prensa, Antonio Rodríguez Fritz, secretario de Trabajo y Conflictos de la Orden, señaló que las votaciones de hoy son cruciales y decisivas, porque los trabajadores decidirán qué organización sindical los representará.

Denunció que la empresa española ha incurrido en una serie de violaciones a los derechos de los trabajadores que laboran en las embarcaciones, como acoso laboral, jornadas de hasta 18 horas, contratos donde les prohíben sindicalizarse, además de contratación vía outsourcing por la empresa Servicios Corporativos Marítimos.

Rodríguez Fritz señaló que la empresa presentó un padrón “amañado, que no va acorde con la realidad e intentó engañar a la autoridad laboral”, al presentar a trabajadores de confianza para votar y adicionalmente ubicó a empleados en otro puerto para negarles prácticamente su derecho a decidir.

Ante esta situación, no descartó que si este día se detectan más irregularidades, el caso “podría escalar a una queja bajo el mecanismo laboral del T-MEC, por la violación de sus derechos” relativos a la libertad sindical.

Añadió que si bien en México, “algunos sindicatos se quejan de que no quieren las reformas que fueron implementadas en la Ley Federal del Trabajo, que no quieren el capítulo laboral del T-MEC y que haya observadores extranjeros”, en el caso de la Orden, afirmó, “queremos lo contrario”.

“Queremos que haya democracia, no en el papel, no en palabras, que se practique y se ejercite. No nos asusta una regla que diga que los sindicatos tienen que ser democráticos ni la solidaridad internacional”, subrayó.

En la jornada de votación participarán como observadores Jeffery Hermanson, representante en México de la AFL-CIO, y Don Marcus, Presidente Internacional del Sindicato International Organization of Masters, Mates and Pilots de los Estados Unidos, quienes participaron en la conferencia de prensa. Los resultados preliminares podrían darse este mismo jueves, una vez que concluyan las votaciones, y sólo quedaría esperar a que la JFCA oficialice los resultados.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

STPS vigilará diario clima sindical en GM-Silao hasta votación

A partir de mañana, 15 de julio, inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) acudirán diariamente a la planta de General Motors, en Silao, Guanajuato, a supervisar el proceso de la nueva consulta para legitimar el contrato colectivo de trabajo en la planta, misma que deberá llevarse a cabo antes del 10 de agosto próximo.

Las autoridades mexicanas acordaron lo anterior con sus pares estadounidenses como parte de una serie de compromisos para solventar la queja interpuesta por el gobierno de Estados Unidos por la violación de los derechos sindicales de los trabajadores de la planta, en una primera votación realizada en abril pasado.

La STPS, a través de su cuerpo de inspectores, investigará proactivamente y verificará las condiciones alrededor de la consulta. Esto incluye identificar, documentar y tomar acciones para corregir cualquier desinformación, intimidación o represalia (en contra de los trabajadores) … los inspectores estarán presentes en la fábrica diariamente a partir del 15 de julio”, establece el documento del curso de remediación, donde se consignaron los compromisos de México.

El documento establece también que el número de inspectores se incrementará progresivamente al acercarse la fecha de la nueva votación, empezando con aproximadamente ocho inspectores durante la primera semana hasta llegar a 32 inspectores la semana de la votación, en agosto.

Entre sus funciones, los inspectores deberán entrevistar trabajadores de forma aleatoria para asegurarse que el ambiente en la planta está libre de coerción e intimidación.

La semana pasada México y Estados Unidos anunciaron que habían formulado un curso de remediación que incluye la reposición de la votación para legitimar el contrato que detenta actualmente el sindicato Miguel Trujillo López (afiliado a la CTM), pero ahora con la presencia de observadores de organismos como la OIT.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Trabajo perfila cambios para evitar quejas de EU

Con el fin de que las quejas laborales por parte de Estados Unidos hacia México no sigan multiplicándose en el T-MEC, el gobierno mexicano reveló que trabaja en adecuaciones con los sindicados del país para que estén alineados a las nuevas disposiciones del acuerdo comercial en beneficio de los trabajadores.

Durante su participación en la primera Reunión del Consejo Laboral del T-MEC, el titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral de la Secretaría del Trabajo (STPS)Esteban Martínez, señaló que todos los instrumentos legales sobre todo el protocolo de legitimación, son métodos que tienen que estar actualizándose continuamente.

Explicó que “la experiencia que tuvimos en el caso de la legitimación de General Motors, en Silao, demostró la necesidad de seguir robusteciendo este instrumento y acompañarlo con otros. Se está preparando un manual de organización y procedimientos en materia de verificación; también están los lineamientos para presentar inconformidades y se está diseñando un sistema tecnológico para que las verificaciones (sindicales) sean mucho más asertivas, eficientes y brinden certeza sobre los resultados”.

La STPS emitió un protocolo en el que se deben basar los sindicatos para realizar las consultas de legitimación de contratos colectivos, por lo que los cambios que las autoridades buscan realizar son exclusivamente para evitar que se generen irregularidades como lo sucedido en la planta de Silao, Guanajuato, donde EU acusó a la empresa en México de incumplir el T-MEC.

Martínez detalló que en el caso específico de los protocolos de consultas para los sindicatos, sí se está pensando hacer adecuaciones como dar mayores facultades de verificación a los inspectores laborales y permitirles hacer libremente entrevistas a los trabajadores, a los representantes del sindicato y que incluso participen notarios en el proceso para tener mayor información.

Detalló que por la experiencia de Silao se prohíben los recuentos parciales de votos al momento de elegir un nuevo líder sindical, además de que el escrutinio y cómputo de una consulta se hará al final de todo el proceso sin importar que la consulta haya sucedido en muchos días o en diferentes puntos del país. 

Voz a la base

Martínez señaló que el mejor mecanismo que establece la reforma laboral y que el propio T-MEC contiene para acabar con los contratos de protección, es la legitimización de los contratos colectivos, que son una fórmula de depuración de todo lo viejo para que solo los contratos nuevos sean respaldados y puedan seguir existiendo.

“Esto se logra a través de la consulta a los trabajadores si están de acuerdo o no con su contrato colectivo, y ellos a través del voto libre deciden si lo aprueban o rechazan. Sabemos que hay muchos retos para que sindicatos locales legitimen sus colectivos, esto se debe a la pandemia que impidió hacer asambleas y la falta de información”, concluyó.

Cooperación económica

Durante su participación en la reunión del consejo laboral del T-MEC, la directora de la División de Asuntos Internacionales del Departamento de Trabajo de EUThea M. Lee, señaló que la idea de apoyar la organización de los sindicatos es esencial, por lo que trabajan con México para asegurarse de que tenga las herramientas para implementar la reforma laboral a través de la cooperación técnica y otros programas.

“Estamos dando fondos a un programa que se llama Fortaleciendo los Recursos de los Trabajadores para Robustecer sus Derechos Laborales, con una inversión de 10 millones de dólares”, destacó Lee.

El director general de Asuntos Laborales Internacionales de CanadáRakesh Patry, afirmó que su país “se ha comprometido a invertir 20 millones de dólares para apoyar la reforma laboral en México, para seguir con el trabajo y asegurarnos de que los trabajadores reciban los beneficios, ya que eso es esencial para cumplir con el tratado”.

Por separado se realizó la primera sesión ordinaria del comité nacional de facilitación del comercio, que fue inaugurada por la subsecretaria de Comercio Exterior de EconomíaLuz María de la Mora.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Critican trabajadores de GM-Silao a STPS por ampliar plazo a gremio

Trabajadores activos y despedidos de la planta automotriz General Motors (GM) en Silao, Guanajuato, consideraron “inverosímil” la decisión de la autoridad laboral de otorgar un plazo más al sindicato cetemista Miguel Trujillo López para que reponga el proceso de legitimación del contrato colectivo, que se extendió al 20 de agosto “sin aplicar una sola sanción por sus reiterados incumplimientos y abusos”.

En entrevista, empleados de la armadora –que solicitaron no ser identificados por temor a represalias– lamentaron que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) “no haya aplicado algún tipo de sanción”, toda vez que desde que canceló las votaciones en abril pasado, el “sindicato tiene en marcha una campaña de intimidación y coacción del voto, que es precisamente lo que pidió no se hiciera en su comunicado del 11 de mayo, y ahora nuevamente” en su acuerdo de ejecución.

Por “irregularidades graves”, como la destrucción de material electoral, la dependencia canceló y posteriormente ordenó al sindicato reponer la consulta “en un plazo improrrogable de 30 días naturales”, que venció el pasado 11 de junio.

Según fuentes oficiales laborales, el sindicato que encabeza Tereso Medina solicitó la nueva prórroga ese mismo día, debido a que, argumentó, los paros técnicos en la empresa “complicarían contar con toda la base trabajadora” para realizar una nueva votación.

Ahora, la representación sindical deberá reponer a más tardar el 20 de agosto el proceso en condiciones de “seguridad y accesibilidad para que las y los trabajadores voten de forma personal, libre, directa y secreta, sin coacción ni intimidación de ningún tipo”. De lo contrario, advirtió la STPS, el contrato colectivo de trabajo se dará por terminado “conservando” los derechos de los empleados.

En este sentido, trabajadores solicitaron a la dependencia la presencia de supervisores “para que verifiquen que no haya hostigamiento laboral, porque en más de un mes han tratado de aleccionarnos de que si no votamos a favor del contrato colectivo la empresa se va del país, además de que rifó 15 automóviles y otorgó bonos de 5 mil pesos”.

Al respecto, Héctor de la Cueva, asesor de los trabajadores de la automotriz y coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical, consideró que la actitud de la autoridad laboral ante los obreros “fue omisa”, ya que venían solicitando desde hace tiempo información de la nueva consulta “y resulta que informó una semana después de que venció el plazo anterior que el sindicato solicitó uno nuevo, dejando muchas interrogantes en el aire”.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

SNTSS inicia legitimación de su Contrato Colectivo de Trabajo

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) lleva a cabo del 14 al 21 de junio el proceso de legitimación de su Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), donde 446 mil trabajadores emitirán su voto personal, libre, directo y secreto para decidir si avalan o no sus condiciones laborales.

El sufragio ser realizará de 8 a 20 horas, en los 32 estados de la República Mexicana, incluyendo la Ciudad de México. Los puntos de elección se encuentran distribuidos entre las seis zonas regionales del país; la Zona Norte Uno, comprende Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora; respecto de la Zona Norte Dos, se compone por las entidades de Nuevo León, Coahuila, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

La Zona Centro Uno, integrada por los estados de Guerrero, Morelos, Querétaro, Estado de México y Ciudad de México; con relación a la Zona Centro Dos, la integran los estados de Jalisco, Aguascalientes, Colima, Guanajuato, Michoacán y Nayarit.

En referencia a la Zona Sur Uno, la integran los estados de Veracruz, Hidalgo, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala y, por último, la Zona Sur Dos, la conforman Yucatán, Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco.

El proceso de consulta lo organizó el propio Sindicato conforme lo marca la Ley Federal del Trabajo, verificado por el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), que en conjunto con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y sus homologas a nivel estatal, han dispuesto de más de 681 inspectores del trabajo para tener cobertura en los centros de votación determinados.

Lo anterior a fin de que el personal verificador e inspección vigilen que las consultas se lleven a cabo cumpliendo lo que establece la propia normatividad, referente a la emisión del voto personal, secreto, libre y directo, al escrutinio y cómputo de votos, con el objeto de garantizar los principios de seguridad, certeza, transparencia y confiabilidad

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA