Teletrabajo, subcontratación, justicia laboral y libertad sindical, otras de las reformas avaladas en 65 Legislatura

Leyes en materia laboral relacionadas con teletrabajo, subcontratación, justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva, son otras de las reformas que fueron avaladas durante la 65 Legislatura, destacó la Cámara de Diputados.
 
A través de un comunicado, recordaron que el 8 de diciembre de 2020 se avaló la reforma al artículo 311 y se adicionó el Capítulo XII Bis de la Ley Federal del Trabajo, denominado “Teletrabajo”, para establecer que no se requiere la presencia física del empleado en el centro de trabajo, modalidad que se incrementó durante la pandemia y que formará parte del contrato colectivo de trabajo, que en su caso exista entre sindicatos y empresas.

 El 13 de abril de 2021, se avalaron las reformas a las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social, entre otras, para regular la subcontratación laboral.
 
«Con ello, se prohíbe la subcontratación de personal, entendiéndose ésta cuando una persona física o moral proporcione o ponga a disposición a trabajadores propios en beneficio de otra, con el fin de proteger los derechos laborales y de seguridad social de los trabajadores vinculados por una relación de trabajo; asimismo, garantiza el cumplimiento de las obligaciones fiscales y la erradicación de malas prácticas en la implementación de esta figura», señala el comunicado.
 
Por otra parte, el 11 de abril de 2019 las y los diputados aprobaron reformar las leyes Federal del Trabajo, Orgánica del Poder Judicial de la Federación, Federal de la Defensoría Pública, del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, y del Seguro Social, en materia de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.​
 
«Se incluyó que el trabajo exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta, así como el reconocimiento a las diferencias entre hombres y mujeres para obtener su igualdad ante la ley. Debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida digna y la salud para las y los trabajadores y sus familiares dependientes. Incorpora los conceptos de Autoridad Conciliadora, Autoridad Registral y Centro de Conciliación», explicaron.
 
Además, cuando un convenio entre el trabajador y el patrón sea celebrado sin la intervención de las autoridades, se considerará susceptible para reclamar su nulidad ante el Tribunal. Se publicó en el DOF el 1 de mayo 2019.
 
Finalmente, el 30 de abril de 2019 se aprobaron modificaciones a la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, para establecer que el trabajador «ejercerá en todo momento su libertad de adhesión o separación en un sindicato, a nadie se le puede obligar a formar parte de un sindicato, a no formar parte de él o a permanecer en el mismo», mientras que el 29 de octubre de 2019 se avaló expedir la Ley Orgánica del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que establece la organización y funcionamiento de este organismo descentralizado federal.

CON INFORMACIÓN VÍA EL UNIVERSAL

México presenta avances de reforma laboral ante EU y Canadá a un año del T-MEC

México mostró este miércoles a las ministras de Comercio de Estados Unidos y de Canadá los avances de la reforma laboral mexicana al cumplirse el primer aniversario del nuevo tratado de libre comercio de Norteamérica (T-MEC), el cual impuso la libertad sindical dentro de las empresas mexicanas.

“Es un acompañamiento, no es una vigilancia. Somos adultos y compartimos el camino en beneficio de trabajadores, la democracia sindical y las empresas”, aclaró en una rueda de prensa conjunta la Secretaria mexicana de Economía, Tatiana Cloutier.

El pasado 1 de julio se cumplió el primer aniversario de la entrada en vigor del T-MEC, que reemplazó el TLCAN de 1994, y para celebrar la efeméride estuvieron este miércoles en México la representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Katherine Tai, y la Ministra canadiense de Comercio Internacional, Mary Ng.

IMPLEMENTAR LA LIBERTAD SINDICAL

Junto a su homóloga mexicana, se reunieron en Ciudad de México con emprendedores, las principales patronales del país, representantes del sector agrícola y visitaron el Centro Federal de Conciliación Laboral para entrevistarse con jueces laborales.

Según dijo Clouthier, Estados Unidos y Canadá dan un “acompañamiento” a México para “una implementación correcta, rápida y expedita” de la reforma laboral mexicana de 2019, que estableció el voto libre y secreto de los representantes sindicales.

Esta fue una de las exigencias principales del Partido Demócrata estadounidense, que durante meses paralizó la aprobación del T-MEC.

De hecho, en su visita de hace un mes a México, la Vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, quien como Senadora se opuso al tratado, prometió una asistencia técnica de 130 millones de dólares para implementar la legislación laboral.

La actual representante comercial de Estados Unidos recordó que participó en la negociación del T-MEC y que se logró “un mejor acuerdo” que el TLCAN porque se incluyeron temas laborales, medioambientales, de propiedad intelectual y de medicamentos.

“Hay que cumplir con las promesas que hicimos, por ejemplo una política centrada en el trabajador y el sindicato, que es algo muy importante del acuerdo en lo que estamos trabajando”, dijo Tai.

ABORDAN CONTROVERSIAS LABORALES

En este sentido, varios sindicatos de Estados Unidos presentaron en mayo la primera queja laboral en México bajo el nuevo tratado comercial en la que critica que se les negara representación sindical independiente a unos trabajadores de la planta de automoción Tridonex en la fronteriza ciudad de Matamoros, en el estado de Tamaulipas.

También pidieron revisar conflictos laborales similares en la planta de General Motors (GM) en Silao, en el central estado de Guanajuato.

Tai explicó que los mecanismos de controversias del T-MEC son “muy rápidos” y que están trabajando “intensamente” para abordar estos conflictos y “reforzar la reforma laboral” mexicana.

“Quiero reconocer al Gobierno de México por identificar irregularidades en el voto sindical de esta planta desde el inicio”, expresó la estadounidense.

Cuestionada sobre la política energética del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que prioriza a las empresas estatales en detrimento de la inversión pública privada y extranjera, Tai contestó que ninguna de las tres ministras son “tímidas” y que no dudan en expresarse sus “inquietudes”.

“He sido abogada comercial 20 años y la regla número uno es no ignorar una violación, y como representantes comerciales, menos”, expresó.

Para abordar el tema energético, la ministra canadiense anunció que el jueves se reunirá con la secretaria mexicana de Energía, Rocío Nahle. “Continuaremos trabajando en este asunto”, explicó Ng.

UNA RECUPERACIÓN INCLUYENTE

El T-MEC, que engloba un flujo comercial de más de 1.2 billones de dólares, fue aprobado tras unas espinosas negociaciones iniciadas luego de que el entonces Presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara con suprimir el TLCAN.

Pero la pandemia de COVID-19, que impactó a la economía y provocó cierres de fronteras, empañó su puesta en marcha hace un año.

Por ello, la Ministra canadiense hizo énfasis en que el tratado debe servir para “crear oportunidades inclusivas a todos los miembros de la sociedad” tras la pandemia.

La Secretaria mexicana le tomó el guante y se comprometió a buscar mecanismos “para fortalecer a las pequeñas y medianas empresas encabezadas por mujeres y grupos que han quedado atrás, como los indígenas”.

CON INFORMACIÓN VÍA SIN EMBARGO MX

Empresas, sindicatos y trabajadores, principales actores en implementación del T-MEC: STPS

Gracias al anexo 23-A del T-MEC, los derechos de los trabajadores ya no se vulneran, puesto que se busca la competitividad laboral pero no a su costa, ni de los bajos salarios o de la precarización de las condiciones laborales, afirmó la titular del Trabajo y Previsión Social.

En el Conversatorio “El Gobierno de México y la Implementación del T-MEC”, que organizó la Secretaría de Economía y en el que participaron además los titulares de Agricultura y de la Semarnat, Luisa María Alcalde Luján, dijo también:

Una de las características más importantes del T-MEC, a diferencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que se enfocaba más en material mercantil, es que se centra mucho más en el tema laboral.

En su implementación, a un año de su puesta en vigor, se busca avanzar para tener mejores condiciones laborales a través de la formalidad y de una reforma laboral que sirva para adecuarse a las nuevas realidades del país.

Señaló que se transita a un nuevo modelo laboral totalmente distinto, donde los trabajadores sean el centro del mismo.

De la Reforma Laboral, comentó que se trata de una de las más importantes de los últimos 100 años, “pues su implementación permite que los sindicatos jueguen un rol fundamental, garantiza la democracia sindical para que las y los trabajadores elijan de manera pacífica, directa y libre a sus representantes y tengan certeza de que fueron ellos quienes los eligieron”.

Resaltó que se avanza en los registros federales donde los sindicatos establecen reglas democráticas, pero no solamente sobre cómo elegir, sino que se trata de obligaciones en materia de transparencia, de rendición de cuentas y, quizás lo más importante

“En el centro de la libertad y la democracia sindical está la posibilidad de tener negociación colectiva auténtica”.

Sostuvo la secretaria Alcalde Luján en este Conversatorio, que el corazón de la Reforma Laboral “implica que haya equilibrio y que cuando se revisen los salarios cada año y los contratos internos cada dos años, se tenga la certeza y la certidumbre de que ambas partes están bien representadas; que los empresarios van a negociar, pero también los sindicatos representan y velan por los intereses de los trabajadores».

Refirió que también se avanza en el cambio de modelo de justicia. Se cierran las juntas de conciliación y arbitraje y se abre un modelo más cercano a los trabajadores y a los empresarios.

Comentó que en las primeras ocho entidades federativas donde ya se puso en marcha el nuevo modelo de justicia, se abrieron los Centros de Conciliación y los Tribunales laborales pasaron a formar parte del Poder Judicial.

Detalló que a través de los juicios orales se reducen los conflictos. Antaño el promedio de duración para resolver un juicio era de 6 años. Pero ahora, en las 8 entidades donde se opera el nuevo modelo, se logró que el 70% de las controversias se resuelvan a través de la conciliación.

Y el otro 30% que llega a los Tribunales laborales se tarda no más de tres meses en resolverse los conflictos.

La titular de la STPS, manifestó su beneplácito de que “aún frente a la pandemia del Covid-19, el empuje del T-MEC es fundamental porque será el empuje para empezar a construir sociedades más igualitarias, más justas, en donde se respeten los derechos de los unos y los otros”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

STPS: legitimación de contratos, sin injerencia patronal

Para evitar quejas por violación de la libertad sindical y negociación colectiva ante los gobiernos de Estados Unidos Canadá, tal y lo establece el T-MEClas organizaciones sindicales deben realizar la legitimación de su contrato colectivo de trabajo, y lo patrones deben tener claro que no puede haber injerencia en el proceso democrático que realicen para ello los sindicatos.

Así lo dijo Esteban Martínez Mejía, titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral, durante la mesa de trabajo virtual con los agremiados de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA), en donde destacó que la democracia sindical plena es a través del voto personal, libre, directo y secreto.

El gran riesgo al cual nos podemos enfrentar es que no se realicen los procesos democráticos como lo establece la Ley y que ello dé pie a algún tipo de queja por violación de la libertad sindical y negociación colectiva”.

Detalló que se mantiene un intenso trabajo para impulsar el cumplimiento de la reforma laboral con todos los sectores, no sólo porque hay plazos establecidos, sino porque el incumplimiento de lo señalado por el Capítulo Laboral del T-MEC puede repercutir en las relaciones comerciales de México.

Martínez Mejía señaló que si bien la legitimación de los contratos colectivos de trabajo la deben realizar los sindicatos, los empleadores tienen un papel en este proceso que es importante que conozcan, así como los parámetros que deben observar evitando el principio de no injerencia marcado por los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la propia legislación, esto para evitar quejas internacionales derivadas de la operación del T-MEC.

“Puede ser que no se trate de una violación flagrante, sino que haya un incumplimiento de las nuevas normas, de los nuevos estándares, y que no sean conscientes de ello tanto sindicatos como empleadores. Por ejemplo, es vital no obligar a un trabajador a que se afilie a un sindicato al momento de su contratación”, expresó.

Recordó que este proceso surgió de la necesidad de depurar los contratos colectivos de protección (sin incluir a los trabajadores) que fueron una realidad en gobiernos anteriores y que ascienden a 580,000 depositados en el ámbito federal y local, y se estima que sólo cerca del 10 al 15% podrían ser legitimados. Esto es que entre 460 y 520,000 contratos que no se revisan y están inactivos que es el reflejo de la enorme simulación que existió en el mundo del trabajo”.

Explicó los pasos a seguir del Protocolo de LCCT que incluyen el registro en la plataforma www.legitimacioncontratoscolectivos.stps.gob.mx en donde se llenarán los requisitos solicitados para que se emita la papelería necesaria, previo a la consulta, el empleador deberá entregar un ejemplar impreso al sindicato del CCT, se designa una Comisión que organiza la elección y la STPS verifica su realización y posteriormente emite el acta del resultado.

Finalmente, Esteban Martínez destacó la importancia de mantener un acercamiento con la AMIA y propuso a su presidente Ejecutivo, José Guillermo Zozaya Délano, continuar con las mesas de trabajo e impulsar una hoja de ruta para identificar el universo de contratos que existen, número de centros de trabajo y trabajadores que cubren y garantizar la cobertura en la verificación y la logística necesaria.

Con información vía El Economista