Critica López-Gatell difusión de mortandad

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, criticó a los medios de comunicación que difundieron la información sobre el exceso de mortalidad registrado en el país debido al Covid-19; sin embargo, ante la pregunta concreta de cuántas personas han fallecido por la enfermedad respiratoria, no dio una respuesta.

En Palacio Nacional, dijo que en las notas publicadas ayer por diferentes medios parecía que era la primera vez que la Secretaría de Salud (Ssa) difundía información con respecto al excedente de muertes en el país en comparación con años anteriores.

“Pareciera que por primera vez los medios se encontraron con esa información, sería útil que los medios dieran seguimiento de las cosas. Hay varios diarios que, reitero, están aquí sus lugares y podría ayudar que si están aquí o cómodamente sentados en su hogar viendo la conferencia, trabajen la noticia porque la incertidumbre proviene de una interpretación errónea de la información”, adujo el subsecretario.

Aun cuando al funcionario se le cuestionó si los 294 mil muertos por Covid que reporta el documento de exceso de mortalidad hasta el 13 de febrero es la totalidad de defunciones por el virus, no contestó y enfatizó que hoy (martes) la conferencia de prensa estará dedicada al tema.

Ayer, la Ssa informó que México sumó mil 292 nuevos contagios por Covid-19 con respecto al día anterior, para un total de 2 millones 227 mil 842, así como un alza de 203 defunciones, por lo que se contabilizan 201 mil 826.

José Luis Alomía, director General de Epidemiología de la Ssa, indicó que la ocupación hospitalaria a nivel nacional para camas generales es de 18% y que únicamente la Ciudad de México y Puebla son las entidades que tienen entre 30% y 49% de camas de este tipo ocupadas, mientras que en camas con ventilador la ocupación es de 22%; Chihuahua, de nuevo la capital del país, el Estado de México, Yucatán y Querétaro están entre 40% y 49% de ocupación, añadió.

López-Gatell precisó que ayer se vacunaron 177 mil 787 personas contra el Covid-19; a la fecha, refirió, se ha inmunizado a 7 millones 18 mil 449 mexicanos.

Detalló que 859 mil 733 profesionales de la salud han completado su esquema de inmunidad y 628 mil 405 ya recibieron la primera dosis del biológico, en tanto que 22 mil 934 docentes han sido vacunados con la primera dosis y 17 mil 626 ya tienen ambas.

A la fecha, 5 millones 347 mil 843 adultos mayores han sido vacunados con una dosis anti-Covid y 204 mil 908 ya tienen su esquema completo.

Despliegan dosis

El funcionario federal agregó que ayer salieron 3 millones de vacunas hacia los estados de la megalópolis, como parte de la decisión táctica de fortalecer la protección en las seis entidades con mayor densidad poblacional y movilidad, factores que incrementan los riesgos de una tercera ola en territorio nacional.

Acerca de la denuncia penal en su contra, realizada por el diputado panista Federico Döring, por “los delitos contra la salud pública y claro atentado hacia la humanidad”, fundamentada según el político en el artículo 159 del Código Penal, luego de que López-Gatell saliera a pasaer sin cubrebocas aun cuando seguía enfermo, el subsecretario afirmó que este tipo de denuncias solamente son una estrategia para obtener votos.

Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que tras vacunar a los 15 millones de adultos mayores contra el Covid-19, se inmunizará a todos los maestros y trabajadores educativos, tanto del sector público y privado, pues reconoció que urge regresar a clases presenciales. Dijo que se busca que antes de que finalice el ciclo escolar ya haya clases presenciales.

“Que se sepa que vamos de inmediato a iniciar la vacunación de maestras, maestros, los trabajadores de la educación, del sector público y del sector privado, porque necesitamos regresar a clases presenciales, urge regresar a clases presenciales, y va a incluir a escuelas públicas y privadas para que podamos antes de que finalice el ciclo escolar tener ya clases presenciales.

“Irnos preparando porque también necesitamos hacerle un reconocimiento, así como tenemos nuestros héroes y heroínas, que son los médicos y las enfermeras y los trabajadores de la salud que arriesgan su vida para salvar vidas, así también hacer un reconocimiento a padres de familia y, de manera especial, a las mamás que durante mucho tiempo han estado ayudando a sus hijos”, abundó.

Con información vía El Universal

TENDENCIAS: Así es como la BBC ‘lucha’ en la era de las ‘fake news’

Un grupo de investigadores de la Universidad de Zúrich publicó este año un estudio que compara la vulnerabilidad de 18 sociedades avanzadas a la desinformación en línea.

Los mejor defendidos, concluyeron, fueron los países nórdicos, liderados por Finlandia, con una puntuación de resistencia de +7, seguidos de Dinamarca con +5. Reino Unido ocupó el quinto lugar, con +4.

Mucho más crédulos fueron los europeos del sur. Grecia se marcó como -6, Italia como -5. Para algunos de nosotros, sin embargo, la conclusión más desalentadora de la encuesta fue que Estados Unidos, la economía más grande del mundo, ocupó el último lugar, con una puntuación de -11.

Los estadounidenses, dicen los investigadores, son los más propensos de todas las democracias desarrolladas a creer las noticias falsas, a tragarse las teorías de la conspiración. El país tiene «condiciones que favorecen una fácil difusión y exposición a la desinformación en línea».

No discutiremos aquí las manifestaciones de este fenómeno, relacionado con “elecciones amañadas” y tal. Mi atención se centra en por qué estos hallazgos deberían ser como son, considerando una institución que Reino Unido posee, pero la de Estados Unidos.

El estudio de Zúrich encontró una línea común entre las sociedades mejor informadas y menos engañadas: todas tienen servicios públicos de transmisión sólidos y responsables. Estos los hacen mucho menos vulnerables a las redes sociales mentirosas y las fuentes de noticias partidistas, de las cuales Fox News es la más notoria.

Reino Unido, por supuesto, tiene a la BBC. Más allá de su audiencia nacional, cuenta con un alcance global de 426 millones de espectadores y oyentes, para quienes su Servicio Mundial es una de las fuentes de noticias más confiables.

Muchos estadounidenses creen que la BBC es una emisora ​​estatal. En cambio, es un híbrido curioso, financiado mediante el pago de una licencia obligatoria por el derecho a ver y escuchar, complementado con un subsidio del Gobierno para cubrir los costos de su producción del Servicio Mundial.

Está controlado por la Junta de la BBC; mientras el primer ministro elige a su presidente, muestra una independencia que a menudo enfurece a Downing Street.

La British Broadcasting Corporation se fundó en 1922 como una empresa privada, y cinco años después se convirtió en una institución pública, regida por estatutos reales.

Hoy tiene una de las organizaciones internacionales de noticias más grandes, con 2 mil periodistas, 50 oficinas de noticias y un presupuesto cercano a los 500 millones de dólares.

En una encuesta de Ipsos MORI de 2019 que invitó a los británicos a elegir una sola fuente a la que acudir para obtener noticias imparciales, el 44 por ciento eligió la BBC; el 3 por ciento se mostró a favor del periódico Guardian, de tendencia izquierdista; solo el 1 por ciento cada uno, Al Jazeera y los periódicos de derecha Daily Mail y Sun.

Durante la pandemia de COVID-19, la audiencia de la BBC se ha disparado.

Y, sin embargo, sorprendentemente, la corporación tiembla sobre sus cimientos.

Está asediada por fuerzas formidables: políticos de derecha que ahora gobiernan Gran Bretaña; competencia por participación de audiencia de canales de transmisión como Netflix; y la disminución de los ingresos: en términos reales, sus ingresos se han reducido en un tercio durante la última década.

Un nuevo libro de dos investigadores de medios británicos, Patrick Barwise y Peter York, La guerra contra la BBC, afirma que Boris Johnson es «el primer ministro más hostil que jamás haya enfrentado la Corporación». Más allá de las objeciones ideológicas, tiene quejas personales, derivadas de sus informes anteriores sobre su extravagante vida amorosa.

Se podría suponer que, cuando una institución nacional imponente esté en peligro, la caballería iría al rescate de «los Beeb».

Sin embargo, esto no está sucediendo. Una serie de rivales, encabezados por órganos controlados por la familia Murdoch, que ha controlado tanto a Fox como a Sky, esperan que la BBC se reduzca enormemente.

Citan la competencia desleal ayudada por el estado, el sesgo de izquierda, la extravagancia desenfrenada de una institución que emplea a 22 mil personas a tiempo completo y que aún tiene un ingreso anual de más de 5 mil millones de dólares.

James Murdoch, el hijo menor del constructor del imperio mediático Rupert Murdoch, ha comparado a la BBC con Pravda. En una destacada conferencia de 2009, señaló: “Como predijo Orwell, permitir que el estado disfrute de un cuasimonopolio de la información es garantizar la manipulación y la distorsión (…). Sin embargo, tenemos un sistema en el que los medios patrocinados por el estado, la BBC en particular, crecen cada vez más dominante».

Muchos de los espectadores y oyentes de edad avanzada que dominan cada vez más sus audiencias se quejan de la supuesta rendición de la BBC a la cultura del despertar.

Ciertamente es cierto que sus jefes, aguijoneados por la ansiedad de ‘cortejar’ a los jóvenes y las minorías, han mostrado un desprecio políticamente imprudente por la sensibilidad y los intereses de su audiencia tradicional.

Esto está simbolizado por el reciente anuncio de la BBC de que planea gastar 124 millones de dólares en la diversificación racial y de género. Los jubilados se quejan de que esto no es por lo que pagan el dinero de su licencia, y tienen razón.

Ah, sí, la licencia. Este es un concepto tan ajeno a otras naciones, que merece una explicación. Alrededor del 95 por ciento de los hogares británicos pagan un cargo anual de 204 dólares por el derecho a ver los 10 canales de televisión nacionales de la BBC y escuchar sus 11 estaciones de radio nacionales. Los pobres y los mayores de 75 años se han librado desde 1998 del pago de la licencia.

La última exención se introdujo a instancias del Gobierno, como un ‘edulcorante’ para los votantes mayores, y fue pagada por el Tesoro. Pero hace cinco años, la carga se transfirió a la BBC. A medida que la población envejece, le está costando a la corporación casi 500 millones de dólares al año en ingresos perdidos.

En medio de la rabia de los ancianos, repetida en su nombre por líderes políticos y periódicos, la BBC ha insistido en retirar la concesión para mayores de 75 años.

La pelea es absurda, por supuesto. El británico medio accede a uno u otro de los medios de la BBC durante dos horas y media al día, por lo que paga poco más de 50 céntimos.

Para eso, obtienen una impresionante variedad de programas de noticias, junto con drama de calidad de Jane Austen y Charles Dickens, telenovelas, programas de concursos, comedias como Fleabag (y, en los últimos días, Monty Python Fawlty Towers), Strictly Come Dancing, documentales de historia, los obsesivos que miraron Great British Bake Off, la mejor programación infantil del mundo, y mucho más.

Deténgase ahí, dicen los críticos de la corporación: la mayor parte de esto también se puede hacer mediante canales comerciales o servicios de transmisión. Si se quiere permitir que la BBC sobreviva, debería renunciar a su papel en todo lo que no sea la radiodifusión de servicio público genuino, y ser financiada por suscripción o publicidad.

Dominic Cummings, hasta el mes pasado el jefe de gabinete de facto de Johnson, ha hecho campaña durante años para que la BBC se haga pedazos.

Según los informes, Cummings prohibió a los ministros aparecer en muchos programas de la empresa, alegando que tienen prejuicios contra el Gobierno. Donald Trump y él se meterían en una tormenta.

Los fanáticos que odian la BBC, de los cuales hay un número deprimente tanto entre los miembros conservadores del Parlamento como entre los editores de periódicos, se niegan a reconocer que ningún otro creador de contenido en el mundo se acerca a igualar el alcance y la calidad de la producción de la empresa.

Debo declarar aquí un interés, como colaborador desde hace mucho tiempo. En la década de 1960, trabajé como investigador júnior en su épica serie de televisión de 26 capítulos La Gran Guerra, que todavía recibe proyecciones regulares.

Más tarde trabajé como reportero de televisión para la Corporación, como la llamábamos, en muchos países, incluido Vietnam devastada por la guerra. Desde entonces, he sido un actor habitual en sus programas.

La BBC no es más perfecta que cualquier otra gran institución. Está sobrecargada de burócratas, cada vez más desesperados por ser vistos para satisfacer las demandas de la corrección política. Durante años he creído que podría reducirse despidiendo a miles de gerentes.

Cada pocos años, es convulsionado por un escándalo. En 2007, se extralimitó comprando una editorial por casi 200 millones de dólares, que se vio obligada a vender seis años después por menos de 80 millones de dólares. Sus enemigos preguntaron: ¿Qué estaba haciendo la BBC en materia de publicaciones? Esta fue una buena pregunta.

Hace ocho años, sufrió una vergonzosa vergüenza por las acusaciones de que uno de sus principales presentadores infantiles, Jimmy Savile, que había muerto en 2011, era un pedófilo en serie, y que los ejecutivos de la BBC lo habían ignorado y luego habían tratado de encubrir sus acciones.

Hay frecuentes disputas políticas, tituladas en los periódicos, cuando las emisoras de la compañía muestran un supuesto sesgo.

En mayo pasado, la presentadora de actualidad Emily Maitlis lanzó una rebatinga contra Cummings por su deliberado desafío a las reglas nacionales de bloqueo de COVID-19.

Los partidarios del Gobierno de Johnson arremetieron contra Maitlis y contra la BBC por complacer su perorata. Sus hechos eran impecables: el problema era que no se le debería haber permitido criticar al asesor clave del primer ministro en la televisión nacional.

Sin embargo, el mero hecho de que existan tales disputas por supuestos prejuicios contrasta fuertemente con los ataques diarios a la verdad que tienen lugar a través de muchos medios de radio y televisión estadounidenses. La radiodifusión de servicio público estadounidense es crónicamente débil y mal financiada.

La mayoría de los británicos, cuando se detienen a pensar, reconocen que su principal locutor es, en términos generales, justo, a menudo hasta el punto de la insinuación. Hay pocas dudas, en mi opinión, de todos modos, de que muchas emisoras de la BBC comparten un sesgo liberal privado, pero saben que no se les debe ver llevar esto al estudio.

En una encuesta nacional realizada hace dos años, el 22 por ciento de los encuestados dijeron que pensaban que la BBC estaba algo o muy sesgada hacia la izquierda; el 18 por ciento pensaba que la corporación estaba parcial o fuertemente sesgada hacia la derecha. Pero el 37 por ciento pensó que era «políticamente neutral o equilibrado».

No obstante, las presiones a las que se enfrenta la corporación aumentan sin cesar.

Los costos de talento, especialmente para actores y escritores, están siendo impulsados ​​por las billeteras abiertas de los servicios de transmisión. Los políticos de derecha no pierden la oportunidad de exprimir su financiación. Y cada vez más espectadores jóvenes abandonan la programación en vivo a favor del streaming.

En 2019, la televisión de la BBC tuvo una participación de audiencia del 31 por ciento frente al 33.4 por ciento de los canales comerciales ITV y Channel 4, y el 9.7 por ciento de Sky. Un poco más de británicos ahora ven Netflix que el canal uno insignia de la firma.

La radio de la BBC todavía juega un papel dominante, con 31.5 millones de oyentes habituales, pero la televisión está luchando, obstaculizada por la pérdida de deportes en los canales comerciales.

Hace cinco años, el entonces director general de la corporación, Tony Hall, expuso en un discurso a su personal: “La BBC se encuentra en una encrucijada. En un camino se encuentra una BBC de impacto y alcance reducidos en un mundo de gigantes globales (…) En el otro camino está una BBC fuerte que ayuda a unir al país en casa y a defenderlo en el extranjero».

Los defensores de la BBC buscan constantemente recordar al pueblo británico que les ofrece una ganga por menos dinero del que gastan Alemania y Japón en sus emisoras nacionales.

Sin embargo, muchas personas, no todas las enemigas de la corporación, argumentan que el modelo de licencia para ver y escuchar está roto; no puede sobrevivir en medio de un público en declive. Sería de poca ayuda para la empresa aceptar la publicidad, ya que esto produciría solo una parte de una torta comercial cada vez más pequeña.

Nadie volverá a crear una organización como la BBC, financiada de manera que refleje la sociedad elitista y paternalista en la que se fundó.

Su primer director general, Lord Reith, a quien conocía un poco, sirvió de 1922 a 1938 y creía descaradamente en dar al pueblo británico lo que era bueno para ellos, en lugar de lo que profesaban querer. Un poco de la ética reithiana todavía sobrevive en la Corporación, y algunos de nosotros pensamos que esto no es malo.

Muchos periódicos británicos, dominados por propietarios de derecha, instan a sus lectores a que la BBC es un derroche de fraude de izquierdas que extorsiona al público.

Con frecuencia me exasperan las locuras y deficiencias de Beeb, pero nunca dudo de que, si lo perdemos, Gran Bretaña será un lugar mucho más pobre y ocuparía un lugar mucho más bajo en una futura encuesta de la Universidad de Zúrich sobre la resistencia del público a las noticias falsas.

Ningún Gobierno, ni siquiera el nacionalista de derecha de Boris Johnson, pensaría en la abolición total. Pero los políticos se contentan con permitir que la BBC se atrofie, sufra la muerte por mil recortes económicos.

Si los extremistas alguna vez se salieran con la suya y obligaran a la corporación a convertirse en un servicio de suscripción, estaría condenado al fracaso, porque en ninguna parte suficientes personas pagarían suficiente dinero voluntariamente.

Más plausible es un cambio hacia la financiación a través de un impuesto obligatorio para todos los hogares, un sistema que funciona bien en Alemania. Sin embargo, no se puede confiar en que ningún gobierno imponga tal cambio sin reducir también los ingresos de la BBC.

Aunque confío con cautela en que la corporación sobrevivirá a mi vida, temo que sus enemigos, muchos de ellos enemigos de la libertad y la justicia, así como de los valores liberales, continuarán su campaña para destriparla.

En una época en la que la verdad libra una batalla vital contra la falsedad, incluso en la mayor democracia del mundo, un organismo público comprometido con la primera y reconocido como tal por los oyentes de todo el mundo es una joya.

Solo una nación que está luchando por definir su futuro y su identidad, como es Gran Bretaña hoy en vísperas del Brexit, podría hacer del futuro de la BBC, e incluso de su supervivencia, el foco de una controversia tan perniciosa.

Con información vía El Financiero