Estos son los horarios y la programación de la SEP para las clases por televisión

La Secretaría de Educación Pública dio a conocer los horarios en que serán transmitidas las clases por televisión para el ciclo escolar 2020-2021.

En voz del secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, la dependencia federal dispuso de los siguientes horarios para el programa “Aprende en casa II” para las clases que iniciarán el próximo 24 de agosto.

Los canales que serán utilizados para la transmisión de clases serán el 3.2, de Imagen Televisión; 5.2, de Televisa; 6.3, de Grupo Multimedios; 7.3, de TV Azteca; y los públicos 11.2, del Instituto Politécnico Nacional, y el 14.2, del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano.

Las clases de preescolar serán transmitidas en tres diferentes horarios de lunes a viernes: de 8:00 a 9:00 horas en los canales 11.2 y 5.2; de 15:00 a 16:00 horas por el 3.2; y de 17:30 a 18:30 horas por el 10.2, aunque esta última opción sólo estará disponible en la Ciudad de México.

Las clases de primaria serán transmitidas a través de los canales 11.2, 5.2, 7.3 y 10.2 (esta opción sólo para la Ciudad de México) y se dividirán de acuerdo con el grado, es decir, los de 1er. grado podrán ver sus clases de 9:00 a 11:30 por el 11.2 y 5.2; y de 12:00 a 15:30 horas por el 7.3, además de las 18:30 a 21:00 horas en el 10.2.

Los de 2do. de primaria las verán de las 11:00 a 13:30 por el 11.2 y 5.2; y de 15:00 a 17:30 por el 7.3; así como la opción del 10.2 de 20:30 a 23:00 horas.

En tanto, a los de 3ro. de primaria les corresponderá de 13:30 a 17:00 por el 11.2 y 5.2; de 17:30 a las 20:00 por el 7.3; y en la opción de 10.2 de 7:30 a 10:00 horas.

Por otra parte, los alumnos de 4to. grado de primaria podrán ver sus clases de 16:30 a 19:00 horas por el 11.2 y el 5.2; de 19:30 a 22:00 horas por el 7.3, y en la opción del 10.2 de 9:30 a 12:00 horas.

Para los de 5to. año de primaria sus clases serán transmitidas de 19:00 a 21:30 horas por el 11.2 y 5.2; de 7:30 a 10:00 por el 7.3M y en la opción del 10.2 de 12:00 a 15:30 horas.

Finalmente, los de 6to. año de primaria verán sus clases de 21:00 a 23:30 horas por el 11.2 y el 5.2; de 9:30 a 12:00 por el 7.3; o en la opción del 10.2 de 15:00 a 17:30 horas.

En lo que respecta a las clases de educación secundaria, se usarán los canales 3.2 y 6.3, y los horarios también se dividirán de acuerdo con el grado.

Los de 1ero. de secundaria verán sus clases por el 3.2 de 16:00 a 19:00 horas o de 21:30 hasta la medianoche.

los de 2do. de secundaria les corresponderá de 8:00 a 11:00 horas y de 18:30 a 21:30 horas, también por el 3.2.

Finalmente, los de 3ero. de secundaria verán sus clases de 10:30 horas a 13:30 por el 3.2 o de 15:00 a 18:00 horas por el 6.3.

Otros detalles

La Secretaría de Educación Pública dispuso de una transmisión especial para madres, padres y/o tutores las cuales podrán ver de lunes a viernes en cuatro horarios distintos: de 7:30 a 8:00 horas por el 11.2 o 5.2; de 13:30 a 14:00 horas por el 3.2; de 22:00 a 22:30 por el 7.3; y de 23:00 a 23:30 por el 10.2 (esta última opción estará disponible sólo para la Ciudad de México.

Además de los canales de televisión abierta, el secretario Esteban Moctezuma dio a conocer que las compañías de televisión restringida TotalPlay, Star Tv, Sky, Dish e IZZI también transmitirán las clases.

En tanto, el titular de la SEP precisó que se respetarán los cuatro husos horarios de México, es decir, que las clases serán transmitidas de acuerdo con la hora de cada ciudad.

Por otra parte, las autoridades informaron también que los medios públicos de diversos estados se sumarán a la transmisión de las clases, los cuales pueden apreciarse en esta imagen:

Con información de Proceso

México enciende la televisión educativa para evitar el rezago escolar

Ciudad de México, 14 ago (Sputnik).- La televisión pública y privada de México se preparan para tener un papel central en la educación a distancia en el ciclo escolar 2020-21 que comienza el 24 de agosto. Destacados expertos en educación aún tienen dudas importantes sobre la forma cómo se aplicará en firma masiva un sistema diseñado hace más de 40 años, que educaron a través de las pantallas televisivas a generaciones que ahora son adultas.

El secretario (ministro) de Educación, Esteban Moctezuma, explicó que más de 30 millones de estudiantes reiniciarán sus clases la última semana de este mes, pero que mientras la contingencia sanitaria se mantenga las actividades escolares se realizarán a distancia.

El regreso a clases se hará a distancia, “ya sea por televisión, Internet o radio”, anunció la semana pasada el funcionario.

La programación de televisión educativa se difundirá a través de las emisoras públicas y las cuatro cadenas privadas del país.

Esas compañías recibirán el equivalente a más de 20 millones de dólares como compensación, precisó Moctezuma, al presentar la decisión junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Más de 4.550 programas de televisión y 640 de radio en español y más de 20 lenguas indígenas serán transmitidos en el próximo año escolar.

La adjudicación del millonario contrato que incluye a las dos grandes cadenas nacionales, Televisa y TvAzteca, y otras dos medianas, Imagen y Milenio, concentran la mayor parte de frecuencias de televisión todo el país.

REGRESO DE GIGANTES

Los dos gigantes televisivos integran dos poderosos conglomerados económicos del país, que han gozado de tratos preferentes de parte de gobiernos anteriores.

Ese detalle causó cierto escozor entre los críticos, porque el anuncio se hizo después de que los presidentes de esas corporaciones acompañaran a López Obrador en su primer viaje internacional a una cena ofrecida por el presidente de EEUU, Donald Trump, en la Casa Blanca a comienzos de julio.

Moctezuma salió al paso esgrimiendo que el uso de la televisión se hizo evidente en la Encuesta Nacional sobre Uso de Tecnologías en la Educación de 2019, una herramienta demoscópica producida por un organismo estatal.

La revelación es sorprendente: nueve de cada diez mexicanos tienen acceso a las transmisiones televisivas, mientras que solo cuatro de cada diez tienen algún acceso a Internet.

DE VUELTA AL SIGLO XX

La experiencia de televisión educativa no es nueva en México: apareció en 1968, cuando el Gobierno comenzó a utilizarla como parte de una estrategia para cerrar las brechas educativas.

Guadalupe Martínez, doctora en pedagogía de amplia experiencia y autora de una investigación sobre educación a distancia, consultada por Sputnik, dijo que “hay una ventaja en cuanto a la experiencia que tiene México en televisión educativa y cultural”.

Esa acumulación de conocimiento “se puede observar en las producciones para la Telesecundaria, el Telebachillerato, el Canal Once, Canal 22 y TV UNAM”, canal de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Solo en 2019, un total de 18.743 instituciones educativas del país brindaban programas de educación a 1,5 millones de estudiantes, apoyadas en estas plataformas de televisión.

Por su parte, Alfredo Díaz, director comisionado de Telesecundaria en el poblado de Buenavista, Michoacán (sur), dijo a Sputnik que en ese estado con costa al Pacífico, la experiencia ha sido positiva, aunque los recursos de las familias no son siempre los mejores.

Desde el inicio de la pandemia de covid-19 “sólo el 20 por ciento de los estudiantes tuvo un cumplimiento del 100 por ciento de las actividades, el 60 por ciento cumplió con apenas una tercera parte”, indicó.

El especialista es responsable de casi un centenar de alumnos que atienden sus cursos por televisión, quienes combinan las transmisiones con labores agrícolas, en el cultivo de tomates y pepinos.

“Muchas veces, el problema es que un estudiante no tiene saldo en su celular para los resultados de enviar sus actividades”, señala el experto.

Antes de la pandemia, sus alumnos se turnaban para acudir una vez por semana a recibir tutorías, entregar sus deberes y recibir material de apoyo, pero incluso estas actividades se han visto suspendidas debido al distanciamiento social.

CUANDO MÁS ES MENOS

La doctora Martínez, quien trabaja en el Centro de Investigación Educativa Hidalgo, señala que el problema es que muchos jóvenes maestros conocen mejor actividades pedagógicas en línea o digitales, e incluso mecanismos más simples como un vídeo en YouTube, que son muy diferentes en su manejo al de una sola emisión educativa.

“Tendrán que ser más propositivos”, señala la experta en pedagogía a distancia y formación de maestros.

El caso más preocupante será el de los alumnos de primaria, considera Juan Carlos Silas, investigador del Departamento de Sicología y Educación de un centro jesuita de estudios superiores en Guadalajara (suroeste).

“Un niño pequeño escucha o ve un programa y algo aprenderá, pero eso es muy distante a un aprendizaje más activo o por descubrimiento”, indicó a Sputnik el experto del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de esa ciudad, capital de Jalisco.

En suma, la actual programación de televisión educativa está pensada para suplir las carencias de cobertura, más que de calidad en educación. (Sputnik)

¿La hora de López-Gatell?

El viernes, la diputada morenista Simey Olvera pidió al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que la conferencia diaria de la Secretaría de Salud sobre el coronavirus se vuelva algo similar a la Hora Nacional. Olvera dijo que desde hace unos meses no ha tenido respuesta a su solicitud de contar con “La Hora Nacional del Dr. López-Gatell”, algo que afirma va a beneficiar a los radioescuchas. De acuerdo con Olvera, “la gente no se sienta a ver la televisión, pero el radio ahí está en los municipios”. Durante la reunión entre diputados y comisionados del IFT, la legisladora tampoco tuvo respuesta a su solicitud, quizá porque la Hora Nacional depende de la Secretaría de Gobernación. Está por verse si, en la otra ventanilla, tiene éxito.

RELEVO EN EL BID, COMPLICADO

La ventaja de Estados Unidos en la elección del nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con 30% de los votos, y considerando las intenciones de Donald Trump de imponer a su candidato, Mauricio Claver Carone, provocaron que un grupo de intelectuales propusiera aplazar el proceso. Josep Borrell, en calidad de alto representante de la Unión Europea, se pronunció en el mismo sentido, y Chile, con un poder de voto de 3%, lo secundó, así como México, con 7.2%. Lo malo es que Claver cuenta con el apoyo de Colombia, con 3%; Ecuador, 0.6%; Uruguay, 1.2%, y Paraguay, Honduras y Haití, con 0.4%. Será crucial la postura de Brasil y Argentina, con 11.3%, para elegir al sucesor de Luis Alberto Moreno.

APOYO A PEQUEÑAS EMPRESAS

Como parte de la reactivación económica de la Ciudad de México por la pandemia, nos cuentan que las Tiendas Superissste van a vender productos elaborados por micro y pequeñas empresas establecidas en la ciudad. Esto se logró por un convenio entre la Secretaría de Desarrollo Económico de la CDMX, de Fadlala Akabani, y el ISSSTE, de Luis Antonio Ramírez Pineda. Los pequeños empresarios van a acceder a cuatro macrotiendas y otras 20 tiendas Superissste. Por lo pronto, 73 empresas pudieron entrar como proveedoras, y el gobierno capitalino las apoyó para tener código de barras, sello NOM e información nutrimental en sus empaques.

Con información de El Universal

SEP pagará 450 millones de pesos a Televisa, TV Azteca, Imagen y Milenio


El acuerdo entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) con Televisa, TV Azteca, Imagen y Milenio para transmitir los contenidos de aprendizaje para el próximo ciclo escolar le costará al gobierno federal 450 millones de pesos. 

La inversión cubre únicamente los gastos de operación y los derivados de utilizar 24 horas del día cada uno de los canales que las empresas pusieron a disposición para transmitir los contenidos educativos en los niveles preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, que beneficiarán a 30 millones de estudiantes. 

A partir de los gastos derivados del Acuerdo por la Educación, se calculó el costo unitario de 15 pesos (IVA incluido) por cada alumno regular inscrito en el ciclo escolar 2020-2021, quienes serán beneficiarios de los contenidos del programa académico que se implementará por televisión del 24 de agosto al 18 de diciembre de 2020, lo que representa 12 centavos al día por alumno,

indicó el gobierno en un comunicado.

El lunes, durante la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, se dio a conocer que el nuevo ciclo escolar iniciará a distancia, debido a que no existen las condiciones para hacerlo de manera presencial, por lo que se acordó con las cuatro televisoras que transmitirán contenidos educativos para los diferentes grados de educación.

“Las televisoras se comprometieron a brindar el servicio de distribución, difusión y transmisión de contenidos visuales educativos sin fines de lucro a través de los canales multiplexados con que cuentan”, agregó el gobierno.

El regreso a las escuelas solo será posible cuando el semáforo epidemiológico esté en verde, destacó el titular de la SEP, Esteban Moctezuma.

Con información de El CEO

Complica regreso a clases que haya 14 millones sin TV

El 11% de los hogares en las zonas rurales del país —alrededor de 14 millones de personas— no cuentan con un aparato de televisión para acceder a la señal y la programación, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales 2018 del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Un segmento de esta población, particularmente los niños y jóvenes, tendrá el desafío de reanudar el ciclo escolar 2020-2021 de educación básica, luego de que este lunes el gobierno federal y las televisoras convinieran la transmisión de clases por esa vía.

Del restante 89% de los hogares que sí cuentan con el aparato en estas áreas, más de la mitad (54%) tienen acceso a televisión abierta; 41% tienen el servicio de paga y sólo 5% cuentan con ambos, mostró la información
del organismo.

Sobresale que 38% de los que tienen el servicio de TV de paga lo obtuvieron porque no reciben o cuentan con una señal abierta. Mientras que 68% de los hogares que mencionaron no tener este sistema se debió al precio.

Múltiples problemas

Fabiola Peña, especialista en telecomunicaciones, señaló que en radiodifusión se presenta una problemática parecida a lo que sucede con el acceso a internet y a dispositivos para la conectividad, por lo que sugiere se concrete una política pública que contemple diversas soluciones de educación a distancia.

“Hay que entender que existen distintas realidades y para solventar este tema de la educación en línea”, destacó.

Peña consideró que es loable implementar estrategias adicionales y diversificar las formas de intentar acceder al ejercicio del derecho que es la educación; sin embargo, como se ha visto anteriormente, no existe una solución única.

“Tenemos que reconocer y generar una modificación para incluir a las personas que no tienen acceso a los medios radiodifundidos para integrarlos”.

El trabajo a distancia implica reconocer los distintos “Méxicos” que existen y hablar de 11% de hogares sin televisor debe motivar a que se investigue cómo se puede llegar a ellos.

“Hay una tendencia natural a generar una sola solución y se debe reconocer que la diversificación empieza por el hecho de un tema económico, pues hay pobreza extrema, pobreza y deficiencia de ejercer los derechos derivado del tema financiero”, destacó la experta en temas
de telecomunicaciones.

El gobierno federal tuvo cuatro meses para desarrollar una plataforma en internet para que hubiera contenidos e interactividad y la educación fuera lo más semejante a una relación de enseñanza-aprendizaje como si se estuviera en el aula, comenta Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

“Estamos descubriendo que ni siquiera la televisión llega a todos los hogares y que, varios, sobre todo en el ámbito rural, posiblemente no reciban estos contenidos del nuevo ciclo escolar”, destacó. No sólo internet no es universal, la televisión tampoco lo es, puntualizó.

De acuerdo con la información del Instituto Federal de Telecomunicaciones, el porcentaje de hogares a escala nacional que cuenta con una pantalla de televisión es de 93%.

Se disparan acciones

Este martes, las dos televisoras comerciales más grandes del país cerraron con ganancias en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) después de que se dio a conocer la alianza con la Secretaría de Educación Pública (SEP) para llevar contenidos educativos en canales de multiprogramación.

Televisa registró un aumento de 11.10% en sus acciones, cuyo precio fue de 28.42 pesos, mientras que TV Azteca cerró con un avance de 7.06%, con una cotización de 0.3640 pesos.

Con información de El Universal Carla Martínez

Concesionarios podrán ampliar el número de canales, aprueba el IFT

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) permitirá a los concesionarios de televisión extender el número de canales que tienen por concesión para dar soporte a la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el nuevo ciclo escolar.

El aval se dio desde el 20 de abril cuando el pleno del organismo relajó las medidas para que las televisoras tuvieran canales adicionales para transmitir contenidos educativos en el contexto de la contingencia sanitaria por el Covid-19 y estará vigente hasta que las autoridades federal decidan el regreso pleno a clases presenciales, de acuerdo con información del IFT.

Mediante la multiprogramación –herramienta introducida en 2015– los concesionarios privados y públicos de televisión abierta como Televisa, Tv Azteca, Canal Once del Instituto Politécnico Nacional o el 22 de la Secretaría de Cultura pueden pedir el aval del IFT para extender a cuatro los canales por señal.

Así, con la llegada de la televisión digital –a la que tienen acceso 96 por ciento de los hogares con televisión en México, según la más reciente Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares– cada canal de la vieja televisión analógica aumentó la capacidad de sumar tres señales.

Es decir, antes por cada seis megaheartz se podía transmitir un sólo canal, con el paso a la televisión digital la capacidad de canales aumentó hasta cuatro por el mismo ancho de banda de espectro radioeléctrico, todo depende de la calidad de emisión, establece la información oficial.

Si bien el IFT dio a las televisoras la opción de extender los canales para la venta de publicidad y rentarlos sin costo adicional, no hubo cambios en las concesiones, mismas que se montan en el espectro radioeléctrico, un bien público nacional.

Esa es la herramienta de la que se hará el gobierno federal para, por lo pronto, tener seis canales que den soporte al sistema educativo en el marco de la nueva normalidad y por la que además se pagará a los concesionarios una cuota social para la operación.

Hasta el momento, el IFT reporta que 49 concesionarios entre los que se encuentran medios estatales y las televisoras privadas cuentan con acceso a multiprogramación. Entre el 29 de mayo y el 13 de julio, el organismo dio aval a Cadena Tres I acceso a la multiprogramación; y a Multimedios la inclusión de un nuevo canal.

Con información de La Jornada

Formatos digitales y radio han librado mejor el impacto del Covid-19

En un año atípico, marcado por la contingencia sanitaria, los formatos digitales y la radio han cobrado gran relevancia en las empresas de comunicación. La gente está ávida de información, cifras, datos, descubrimientos para combatir las enfermedades, y mientras más información y más precisa les ofrezca un medio, se volverá el referente.

Así explica Franco Carreño, director general de El Heraldo Media Group, el entorno que viven los medios de comunicación en el país ante el impacto del Covid-19 en la actividad económica.

El 2020 ha sido un año atípico, y la pausa obligada por el coronavirus lo ha agudizado. “Vivimos un periodo inédito, incluido el periodismo. Tenemos un gobierno muy activo en su forma de comunicar; los horarios han cambiado, han surgido temas de interés general, como el Covid, y todo eso ha cambiado la sinergia de lo que se venía haciendo de manera tradicional. Eso implica un nuevo reto para comunicar y, por otro lado, se ha potencializado la comunicación de la gente a través de las redes para allegarse información”.

Como ha ocurrido en todas las empresas a raíz de la pandemia, adaptarse a trabajar a distancia ha sido un reto personal y profesional para todos, aunque las herramientas tecnológicas son ahora muy útiles, refiere Carreño, quien prefiere mirar el lado positivo ante la circunstancia.

Con un modelo multiplataforma, “nuestra división impresa se ha ido consolidando y en los últimos meses han tenido un repunte importante la parte digital y la radio, mientras en televisión —que es más costoso y difícil de producir actualmente— se trabaja para posicionarnos en el mercado”, explica.

“Donde más ha crecido es en lo digital, pero es complementario, pues se nutre con muchos de los contenidos que generan el resto de sus plataformas. Actualmente, de acuerdo con los últimos datos de Comscore, el registro es de aproximadamente 23 millones de usuarios, y el grupo se encuentra entre los cuatro más importantes en medios a nivel nacional”, puntualiza el directivo.

Para hacer convivir y dar rentabilidad a sus divisiones, “hemos tratado de adecuarnos a las diferentes audiencias. Tenemos una más madura, que es la que ya conocía el Heraldo de México, con plumas reconocidas, y hemos adaptado ese producto a las nuevas realidades e incorporando nuevos valores, que hacen aportaciones a la oferta de contenidos en el resto de las plataformas”.

Reconoce que la viabilidad financiera es un reto “para todos, no sólo para las empresas de medios. Hay que salir a buscar los recursos, ser más eficientes en los gastos internos; quedarse sólo con lo necesario sin descuidar el recurso humano”. Sobre las expectativas, Carreño manifiesta confianza. “El ser humano, y sobre todo el periodista, es resiliente, se adapta a todo. Vamos a superar este periodo, pero debemos tener una gran disciplina en los horarios, en respetar el tiempo de las personas, en los horarios de las personas”.

Con información de El Economista Hugo Valenzuela

Los medios no se destruyen, solo se transforman

El debate mediático se ha agudizado derivado de los efectos de la pandemia, desde la critica por la reactivación hacia una “nueva normalidad”, hasta el mensaje de negación que se promueve por medio de estos. El contenido de los mensajes es la parte que provoca una mayor desinformación social. El neoliberalismo también utiliza a los medios de comunicación, de hecho, los dueños y comunicadores actuales defienden a capa y espada este modelo económico y de gobierno, por ello, los ataques a la actual administración.

Valdría la pena analizar lo que actualmente esta ocurriendo en el espectro mediático, las intenciones y fines que persiguen los contenidos que se insertan en los periódicos y noticieros de radio y televisión, así como, en revistas de entretenimiento, independientemente del formato en el que se publiquen (programas de radio, televisión o contenidos impresos de espectáculos y comedia, por ejemplo) pues todos los contenidos asociados a intereses dependientes de los regímenes anteriores, están conjuntando esfuerzos para influir en la opinión pública y cimentar su postura a partir del fenómeno de la comunicación.

Es indudable que la Covid-19 afectó de forma considerable al modelo capitalista neoliberal, generando una crisis independiente de la predicción de los mercados monetarios o de cualquier análisis financiero de alguna calificadora, dejando en un limbo estructural el modelo con que se extendía la globalización económica, política y social produciendo un desequilibrio del contexto geopolítico y financiero del planeta; sin embargo, los medios tradicionales se han aferrado a la etapa anterior a la pandemia, fingiendo la posible e idéntica reestructuración del modelo, aspecto que se ve muy complicado de recuperar, por lo que, se vuelve indispensable evaluar y buscar una alternativa viable a la nueva normalidad que inevitablemente tendremos que vivir.

Es necesario tomar en cuenta a los medios y redes sociales digitales, que han sido un factor enriquecedor y que, en cierta forma han sido un contrapeso informativo a los medios tradicionales. La infraestructura de telecomunicaciones ha permitido que los medios y redes sociales digitales puedan tener una penetración informativa y de opinión social profunda, en donde cualquiera, de manera democrática y en libre expresión, puede emitir su opinión o análisis de la realidad actual, así como, acceder a distintos contenidos de entretenimiento, haciendo que la crisis de los medios se agudice y se trastoquen sus intereses económicos.

Aunque no todo es color de rosa, ya que las noticias falsas (fake news) tienen una mayor facilidad de viralización por medio de la red y con la factibilidad del anonimato que permiten en muchas ocasiones las redes sociales, las noticias falsas cuentan con un campo fértil para una mejor propagación. La difamación, los insultos y muchas veces la falta de rigor informativo o manipulación de los acontecimientos, son algunos puntos malos con los que cargan los medios y redes sociales digitales; sin embargo, la facilidad con la que se puede tener acceso a información, estudios, libros, cultura, música, nos da motivos para fortalecer el desarrollo en infraestructura e informativo que proporciona la red, además de contar con la pluralidad suficiente para poder elegir un formato informativo o de entretenimiento acorde a las necesidades de nosotros los usuarios.

Es natural que la información libre sea incomoda, que el periodismo sin compromisos se convierta en la piedra en el zapato de actores políticos, pero también la libertad de expresión puede confundirse fácilmente con la irresponsabilidad. Sin embargo, la regulación de las redes no puede ser una opción, dicho otra manera, el ejercicio de la libre expresión no puede regularse.

Tenemos el reciente caso de lo ocurrido entre Trump y la red social Twitter: en este asunto, la red social fundada por Jack Dorssey antepuso un mensaje a los tuits de Trump, señalando la posibilidad de que se tratase de noticias falsas y que enarbolaban la violencia. La respuesta del mandatario estadounidense fue la de intentar cerrar la plataforma, pero hasta el momento ha quedado en una orden ejecutiva en referencia a una especie de regulación de las redes sociales, ya que, según el presidente de los Estados Unidos, por sobre todas las cosas está la libertad de expresión y es verdad, pero, en el caso del mandatario, se trata de que, por medio de Twitter se ha dedicado a enviar mensajes racistas, amenazas de lanzar bombas nucleares y demás tuits relacionados con las amenazas y bravuconerías que le caracterizan.

Twitter ha dado a conocer que sus políticas de convivencia comunitaria son bastante estrictas, independientemente de quien este detrás de las cuentas, sin embargo, la censura a modo de intereses políticos ha reaccionado en su versión más rancia. Este tema ha despertado un debate sobre los contenidos de las plataformas y redes sociales digitales, si la regulación de las mismas es necesaria o si solamente se trata de generar un control de todo lo que se plasma o simplemente, los políticos no soportan la critica o ser corregidos.

Es innegable que las redes sociales han adquirido un poder mediático significativo, pero los usuarios siguen siendo los responsables de la emisión de sus contenidos y mensajes, así las redes se desligan de los efectos mediáticos y sociales de los contenidos que llenan sus plataformas, eso es lo que Trump sostenía: en el caso de los medios tradicionales, estos deben de sufrir las consecuencias de los mensajes emitidos por medio de estos y que las redes no, la cosa aquí es que los medios tradicionales tienen línea editorial, es decir, que sus conductores, guionistas, escritores, periodistas y demás colaboradores se dedican a promocionar al medio para el que laboran y en la mayoría de las ocasiones se deben a los intereses que dicho medio representa o enaltece, sean cuales sean los intereses de los dueños de dichos medios de comunicación y las plataformas solamente prestan el espacio virtual, sin línea editorial, para que los usuarios cuelguen sus propios contenidos.

Históricamente, los medios de comunicación han adoptado la tarea de mantener a la opinión pública controlada, pero en estos tiempos de la digitalización, la opinión de los ciudadanos tiene muchos medios y cuenta con herramientas especiales para hacer valer su punto de vista sobre su realidad, sin dejarse manipular por los medios tradicionales, pero hay casos como nuestro país, donde la misma ley o regulación permiten el sesgo digital y la permanencia de la televisión, ya que el diseño de esta ley de telecomunicaciones y radiodifusión, fue realizada en tiempos del autoritarismo más profundo que ha visto este país, de cuando el gobierno se comportaba como un gerente de discoteca cediéndole y complaciendo al cliente con el que tiene los mayores intereses mercantiles.

La Covid-19 ha sido un disruptor de la vida tal y como la llevábamos, tal y como la concebíamos y definitivamente, también ha venido a ser el detonador del cambio profundo del sistema político, social, económico y mediático. El discurso de la realidad será completamente modificado conforme nos vayamos adaptando a una nueva normalidad inevitablemente. Cada día con mayor frecuencia, las telecomunicaciones y la digitalización, así como las nuevas tecnologías derivadas de estas, formarán parte fundamental de nuestra existencia.

La evolución es parte fundamental de la vida, de las tecnologías, de la política, de la economía, de todo en general. Invariablemente, las ciencias y las tecnologías son parte de esta constante e imparable evolución derivada de la creatividad humana. Como alguna vez lo planteó el físico y químico  Antoine Lavoisier, nada se destruye, todo se transforma y en el entendimiento de una nueva realidad y transformación social, política y económica, los medios no pueden ser la excepción y por más que se nieguen, tendrán que transformarse.

Israel Quiñones – @IsraelQDigital

Prensa STRM