PERSPECTIVA_ El cambio de actitud de los trabajadores y la escasez laboral

Una de las mayores restricciones que enfrenta la recuperación económica, en algunas partes del país, es la escasez de mano de obra. Es un problema mundial que también contribuye al incremento de precios que ahora sufrimos y que los bancos centrales buscan resolver provocando una recesión global. En el caso de México es común ver en las ciudades que toda clase de empresas publican sus vacantes laborales sin obtener respuesta, lo que les ocasiona pérdida de pedidos o penalizaciones por no cumplirlos a tiempo. En esta entrega analizamos el impacto reciente que la escasez de mano de obra ha tenido en la producción nacional, lo que ha causado un crecimiento desmedido de las importaciones, y abordamos los cambios en las actitudes de los trabajadores, que los mantienen alejados del mercado laboral formal.

En un artículo de Greg Ip, publicado en el Wall Street Journal del 21 de septiembre, y titulado “Las actitudes cambiantes de los trabajadores endurecen el mercado laboral” se hace una recapitulación de cómo la pandemia causada por el virus chino Covid-19, alteró las condiciones de trabajo y el ingreso que muchos colaboradores están dispuestos a aceptar. Si bien dicho artículo está escrito para lo que sucede en los Estados Unidos, me parece que tiene mucha aplicabilidad a lo que también pasa en México, por lo que en seguida plasmaré algunos de los puntos más relevantes y agregaré opiniones personales respecto al caso mexicano.

El artículo comienza señalando que el término “mercado laboral” no hace justicia a la compleja relación entre los trabajadores y sus puestos de trabajo. A diferencia de los bienes y servicios ordinarios, como losas de acero o tazas de café, a los trabajadores si les importa cómo los tratan, además de que tienen otras opciones de cosas que hacer con su tiempo, además de trabajar.

Esto se ha vuelto evidente a partir de algunos acontecimientos laborales recientes. Hace unos días, en Puebla, el Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (Sitiavw) aceptó la propuesta de incremento contractual presentado por la empresa Volkswagen de 11%; 9% directo al salario y 2% en prestaciones. De esta manera se conjuró la huelga que había estado amenazando. Por otra parte, la Mesa Técnica Tripartita que permitió levantar la huelga estallada por el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana en julio, no ha logrado establecer un acuerdo entre los telefonistas y Teléfonos de México, por lo que podría volver la posibilidad de huelga, pero en febrero o marzo de 2023. Hace un mes, en Lázaro Cárdenas, Michoacán, más de mil mineros integrados al sindicato que a nivel nacional dirige Napoleón Gómez Urrutia comenzaron una huelga en la planta de Fertinal, propiedad de Petróleos Mexicanos (Pemex), luego que no alcanzaron acuerdos sobre el reparto de utilidades y violaciones al contrato colectivo de trabajo.

Estos ejemplos, y muchos más, sugieren que las actitudes y el balance de poder de negociación por parte de los trabajadores han cambiado de manera importante en los últimos años. El efecto es hacer que la mano de obra sea más escasa y más cara de lo que muestran los indicadores económicos ordinarios.

Por supuesto, las actitudes hacia el trabajo han evolucionado de manera gradual desde el siglo pasado, lo que refleja actitudes sociales cambiantes, como los esfuerzos por erradicar el trabajo infantil, los derechos de las madres a quedarse en casa tras dar a luz y si los empleadores deben ofrecer pagar las horas extras, brindar prestaciones para la atención médica u otros beneficios.

La pandemia de Covid-19 podría haber catalizado, de manera similar, una reevaluación de lo que los trabajadores están dispuestos a hacer, por cuántas horas y con qué salario. Si bien esto consiste principalmente en evidencia anecdótica de lo que en Estados Unidos se ha denominado la “gran renuncia” o la “renuncia silenciosa”, algunas evidencias empíricas en México apuntan en la misma dirección.

De acuerdo con Greg Ip, varios factores pueden erosionar la voluntad de las personas a trabajar. En primer lugar, las alternativas de qué hacer con el tiempo pueden volverse más atractivas, como el estar con la familia o realizar actividades de ocio. La libertad que genera el trabajar desde casa puede haber resultado tan agradable que algunos trabajadores preferirían renunciar antes que volver a encerrarse en una fábrica u oficina. En el caso de México, los apoyos que da el gobierno federal a través de sus programas asistencialistas pueden haber facilitado esta decisión para algunos; otros, puede ser, que simplemente ahora valoran menos el dinero o se acostumbraron a vivir con menos.

En segundo lugar, el trabajo mismo puede haberse vuelto más desagradable. El virus chino Covid-19 ha hecho que para algunos el trabajo en persona sea más riesgoso, mientras que las vacantes y el ausentismo han aumentado la carga de quienes si se presentan a trabajar. Es decir, supongamos que hay una planta mediana con 500 trabajadores y en ella hay ausentismo del 5% en un determinado día, pues resulta que ahora entre 475 personas tienen que hacer el trabajo de 500 por la misma paga. Muchos no están dispuestos a aceptar esto.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

5G impulsa el mercado laboral: generó 65% más ofertas de trabajo TIC

Un nuevo estudio de GlobalData revela cómo 5G está impulsando el mercado laboral. De enero a julio, esta nueva tecnología generó un 65 por ciento más de empleos en el sector de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

El número de ofertas de trabajo relacionadas con 5G pasó de 5 mil 265 en enero de este año a 8 mil 667 en julio de 2022 en un total de 175 empresas, como Ericsson, American Tower, Deutsche Telekom y China Telecom, señala el informe de la consultora.

La cantidad de trabajos activos vinculados a las redes de quinta generación también ha incrementado. Hasta julio, había 14 mil 045 puestos activos, mientras que a principios de año existían 9 mil 609 empleos activos.

A medida que las compañías avanzan en el desarrollo del ecosistema 5G, se están abriendo nuevas oportunidades de trabajo. Sherla Sriprada, analista de GlobalData, explica que varias empresas tecnológicas buscan contratar ingenieros e ingenieras para implementar nuevos casos de uso 5G.

Las compañías TIC están desembolsando importantes inversiones para construir el nuevo ecosistema de infraestructura, soluciones, productos y servicios 5G, lo cual demanda nuevas y más posiciones de trabajo.

“Para trabajos como administración de redes, pruebas y desarrollo de software, es probable que las empresas contraten expertos en áreas como desarrollo de infraestructura, equipos, operaciones de redes y servicios de espectro”, agregó.

Ericsson, por ejemplo, anunció en el primer trimestre de 2022 que aumentaría su inversión para, entre otras cosas, aumentar su capacidad de producción vinculada a 5G. El desembolso de la compañía para desarrollar soluciones y aplicaciones, e incluso la para la creación de un departamento dedicado a habilitar microservicios, exige a su vez contratar a personal especializado, como desarrolladores y arquitectos de antenas 5G, para llevar a cabo estas tareas.

American Tower comenzó el año pasado las primeras etapas de la modernización de la infraestructura, con el objetivo de responder a las necesidades del despliegue de redes 5G por parte de los operadores. Esto implica que requerirá más personal para aumentar sus despliegues.

Otras compañías como Vodafone Idea están contratando expertos para explorar casos de uso como la movilidad inteligente o automóviles conectadosApple busca perfiles para el diseño de la capa de protocolos 5G, arquitectos de sistemas, especialistas en tendencias de redes y casos de uso 5G e incluso 6G.

Nokia abrió un laboratorio de incubación industrial 5G en Australia, por lo que busca ingenieros de tecnología para el desarrollo de nuevos productos y servicios, mientras que los operadores también están ofertando posiciones para personal que se encargue del despliegue de las redes.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Ni generación de cristal ni ninis, “reconozcan nuestro potencial laboral”, exigen jóvenes

La edad, la forma de vestir y los tatuajes son los principales motivos de exclusión laboral contra la población joven, así como la condición económica, su lugar de vivienda y la complexión corporal, señala la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno.

“Ser joven no es sinónimo de irresponsabilidad”, reprochó María Fernanda Torres Sánchez, de la organización Servicios la Juventud (Seraj). “No somos ninis ni generación de cristal ni generación de mazapán. Las etiquetas son falsas pero su efecto es real”, dice un grupo de jóvenes que ha lanzado una campaña contra los prejuicios que les impide conseguir trabajo.

En México, de cada 100 jóvenes que buscan empleo, 19 no lo obtienen. Mientras que para las personas adultas esa cifra es de 11 de cada 100. Entre los múltiples factores que provocan que la tasa de desempleo juvenil sea mayor a la de trabajadoras y trabajadores en edad adulta, están las etiquetas .

Los estigmas, prejuicios y etiquetas producen exclusión y “son una forma de violencia que le abre la puerta a más violencia”, señaló la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno en conferencia de prensa virtual para presentar la campaña, con motivo delDía Internacional de la Juventud que se conmemora el 12 de agosto.

De acuerdo con Brenda Martínez, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, fue la filósofa Montserrat Nebrera quien llamó “generación de cristal” a los hijos y las hijas “de una generación trabajadora y luchadora, la Generación X, que además, vivió en una época de carencia”.

Las personas nacidas después del año 2000, “especialmente quienes nacieron a partir de 2010”, han cargado con una etiqueta de fragilidad. Esa generación “surge en el seno de una crianza respetuosa, con apego”, explica en el número 3 de la revista ¡Goooya!, de la UNAM.

“¿Educar con respeto, amor y apego es malo?, ¿es mejor educar con gritos, golpes y desinterés? Esa visión pasada, y hasta machista, está viviendo procesos de transformación y cambio”, señala en el artículo Los doce estereotipos de la Generación de cristal. Por eso se critica a quienes no aceptan malos tratos, malas condiciones de trabajo y, al contrario, pretenden desnormalizar los distintos tipos de violencias en todos los espacios, incluido el laboral.

“La generación de cristal es la generación de la libertad, del cambio, de la evolución, vienen de padres que empezaron a darse cuenta que repetir moldes está mal”, concluye.

“No digo que vengo de Ecatepec”

La edad, la forma de vestir y los tatuajes son los principales motivos de exclusión contra esta población, señaló María Fernanda Torres. Pero también otras circunstancias como la condición económica, su lugar de vivienda y la complexión corporal.

“Hemos trabajado con jóvenes de Ecatepec, Estado de México; de la alcaldía Cuauhtémoc, de la Ciudad de México, y de Monterrey, Nuevo León, y nos han comentado que en las entrevistas de trabajo prefieren no decir los lugares de donde son oriundos”, detalló la especialista.

La razón para no mencionar el lugar donde viven cuando se les pregunta es porque “esto ha derivado que los reclutadores no continúen con el proceso de selección, como si sus competencias dependieran de eso”.

Desde la Alianza han recabado testimonios de jóvenes a quienes les han negado el empleo porque llevaban el cabello pintado de algún color “no convencional”, o porque tienen tatuajes y perforaciones. “Todos estos elementos que componen parte de nuestra identidad se ven comprometidos para encontrar un empleo”.

Según la Encuesta Nacional de Discriminación (Enadis), el 40% de la población justifica llamar a la policía cuando un grupo de jóvenes se ha reunido en una esquina y el 60% está de acuerdo en que la mayoría de las personas jóvenes son irresponsables.

Mujer y joven, mayor exclusión

“Si dejáramos atrás las etiquetas discriminatorias y reconociéramos el potencial que la generación de jóvenes representa para el desarrollo del país” la historia sería otra, dice María Fernanda Torres. “En México vivimos más de 32 millones de personas jóvenes, la mayoría con una escolaridad superior a la de nuestros padres”.

Pese a ello, 7.5 millones de jóvenes no tienen empleo. Y de quienes sí han conseguido uno, 10.8 millones no tienen ingreso suficiente para lo más básico y 9.4 millones carecen de acceso a salud y seguridad social, agregó.

“Para las mujeres jóvenes la exclusión es aún peor: 24 de cada 100 están desempleadas, o sea, hay más 1.8 millones de mujeres que no consiguen trabajo”, apuntó Jaqueline García Cordero, coordinadora de Desarrollo de Líderes Jóvenes en Youth Build México.

“Además, hay 3.7 millones de mujeres jóvenes que ni siquiera tienen la oportunidad de salir a buscar un trabajo remunerado o continuar sus estudios por realizar tareas domésticas o de cuidados en su casa, sin remuneración”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Alta demanda sin cubrir de profesionales con perfil digital

La escasez de profesionales con un perfil digital es un dato importante que deben tener en mente los jóvenes que quieren estudiar una carrera o incluso quienes buscan una segunda profesión, pues un desarrollador de software, ingeniero cloud o un científico de datos puede tener mayor probabilidad de colocarse en el mercado laboral y más oportunidades de crecimiento profesional.

Los empleos asociados con el mundo digital se han posicionado como un “segundo aire” para un gran número de profesionales que decidieron abandonar un empleo relacionado con una carrera “tradicional”, por las ventajas y oportunidades que presenta el entorno digital, destacó la plataforma de talento remoto Turing.

La industria de la tecnología ha superado la crisis macroeconómica en los últimos años, y ha sabido lidiar con el impacto de la inflación, impuestos crecientes y cambios regulatorios, al punto de mantener su crecimiento en términos de ingresos, usuarios y nuevos productos o aplicaciones, pero existen dos factores que podrían complicar su situación.

“Las compañías del sector coinciden en que este crecimiento se verá frenado por dos factores: la falta de nuevos talentos especializados y la escasa oferta académica orientada al entorno digital en las universidades tradicionales, especialmente en regiones como América Latina”.

Ante la automatización y el crecimiento exponencial de la transformación digital, Turing enlistó algunas razones que pueden motivar a los estudiantes que elegirán una carrera, así como profesionales que busquen cambiar su perfil, a elegir una del mundo digital.

Una de ellas, es una inserción laboral con mayor rapidez, puesto que el talento en Tecnologías de la Información (IT) es uno de los que tiene mayor demanda en el mercado laboral, tanto el que cuenta con poca experiencia como el senior.

Este sector ofrece mejores remuneraciones, incluso por encima del promedio en comparación con muchos otros. Por ejemplo, scientists, desarrolladores de software o ingenieros en la nube perciben el doble o casi el triple, respecto al salario mensual promedio que recibe un profesional en áreas como la contaduría, medicina general o periodismo.

En el caso de las y los profesionales digitales que inician su carrera, estudios recientes revelaron que su sueldo mensual puede superar los 15 mil pesos.

La flexibilidad y el trabajo remoto es otra de las ventajas que pueden tomarse en cuenta. Los “empleados digitales” pueden trabajar desde casa y desde cualquier parte del mundo, accediendo a ofertas laborales sin importar su ciudad de residencia, al mismo tiempo que gozan de autonomía en el trabajo que les permite conseguir un mejor equilibrio entre la vida personal y laboral.

Las carreras del mundo digital tienen como opción una educación y capacitación no tradicional, es decir, que a diferencia de una licenciatura o ingeniería que dura de cuatro a seis años, se puede optar por cursos y certificaciones online que duran entre tres y 12 meses, agilizando su inserción al mercado laboral.

También ofrecen mayores oportunidades de crecimiento profesional, debido a que casi todos los empleos digitales están enfocados en mejorar procesos, obtener resultados con rapidez y agilizar la gestión de actividades; diversidad e inclusión, pues ha democratizado la conformación de equipos multiculturales, impulsando el intercambio cultural y de buenas prácticas laborales entre colegas de diversas regiones a través del trabajo remoto.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

TENDENCIAS_ Nueva ola de Covid e inflación, riesgos de corto plazo para la creación de empleo

Después de hilar tres meses de creación de puestos de trabajo, el mercado laboral reportó una caída de medio millón de plazas en mayo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). En el corto plazo, el entorno de generación de oportunidades de trabajo se percibe aún más desafiante por diversos factores que podrían afectar el crecimiento en los niveles de ocupación.

Para Juan Carlos Alderete, director ejecutivo de Análisis Económico y Estrategia Financiera de Mercados de Banorte, la primera señal de riesgo es la nueva ola de Covid-19 en nuestro país, dado las afectaciones en los niveles de empleo que se han observado en picos anteriores. Aunque el especialista apuntó que el avance de la vacunación, la evidencia de síntomas menores y un aumento estable en los casos pueden matizar el impacto de este nueva alza de contagios en el mercado laboral.

“Como tal, esto puede actuar sólo como un lastre relativo en términos de ganancias adicionales en empleo, sin causar totalmente una pérdida de plazas”, opinó Juan Carlos Alderete.

Para Marcos Daniel Arias Novelo, el pronóstico de saldo positivo en el corto plazo también es reservado. El analista económico de Monex consideró que “la economía se enfrenta a un cambio de tendencia y será difícil que los resultados de los próximos meses sean tan buenos como se dieron hasta abril”.

Desde la óptica de Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, aunque el alza de contagios sigue posicionándose como factor de riesgo para el mercado laboral, la generación de empleo podría verse afectada en mayor medida por la alta inflación.

“La alta inflación merma la capacidad de consumo, las personas compran menos y eso también genera en las empresas cierta cautela e incertidumbre. Por otro lado, la inflación productor sigue estando en niveles elevados, mucho más que la inflación al consumidor, y eso termina también afectando la generación de empleo”, explicó la especialista.

En ello coincidió Juan Carlos Alderete, pues la inflación sigue afectando tanto el costo de los insumos para los productores como el ingreso de los consumidores, lo que puede ocasionar un efecto negativo en la producción y, por lo tanto, en el empleo.

En un punto de vista positivo, el especialista confía que “después de este periodo, debería prevalecer el apoyo de la recuperación general, lo que ayudaría a consolidar las condiciones de empleo y probablemente generaría ganancias adicionales durante el resto del año”.

EU, factor que no hay que perder de vista

En el corto plazo, los factores externos siguen como riesgo latente para el mercado laboral. “A la incertidumbre también se agrega la posibilidad de una recesión económica en Estados Unidos”, expuso Gabriela Siller.

La opinión de Juan Carlos Alderete es similar, las señales en Estados Unidos son negativas y apuntan a una recesión, lo que contrasta con el panorama de la manufactura en China, donde a pesar del impacto del confinamiento por el alza en contagios de Covid-19, hay un escenario favorable. En ese sentido, las señales de actividad económica son mixtas.

¿Qué está pasando en Estados Unidos? Carlos Serrano, economista en Jefe de BBVA México, explicó que “las recesiones ocurren porque las tasas de interés de corto plazo de la Fed determinan el nivel de todas las tasas en la economía: el alza de tasas de la Fed implica mayores tasas para el crédito a las empresas, para los créditos hipotecarios y los de consumo”.

Esto implica que las personas compran menos bienes porque el crédito se encarece, las empresas toman menos deudas y reducen su inversión. Con una inflación del 8.6% y una tasa de desempleo de 3.6% es probable que la Fed mantenga el ciclo de subidas en las tasas de interés. “Una recesión en Estados Unidos es el escenario más probable y ello implicaría una desaceleración del crecimiento en México”, señaló el especialista.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

TENDENCIAS_ A dos años de pandemia, inactividad laboral duplica avance del empleo

Por cada persona adicional que se ha sumado al mercado laboral tras el impacto de la pandemia, dos más han salido de una ocupación, están inactivas y se encuentran desalentadas para encontrar empleo, revelan datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Mientras que para el primer trimestre del año el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reporta 733,000 personas ocupadas más que antes del impacto de la emergencia sanitaria por Covid-19, en el mismo tiempo, la población inactiva laboralmente aumentó en 1.8 millones de personas.

De esta manera, la Población No Económicamente Activa (PNEA) clasificada como “disponible” abarca ya 7.5 millones de personas, lo que implica un aumento de 32.4% en dos años. En este renglón se encuentran quienes no tienen empleo, pero tampoco lo están buscando porque consideran que no hay condiciones óptimas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha advertido que el “aumento de la inactividad laboral es una de las principales consecuencias en la actual crisis laboral”, un aspecto que puede dificultar aún más la recuperación del empleo.  En ese sentido, el organismo internacional ha subrayado que impulsar el retorno al mercado del trabajo desde la inactividad es más complejo que hacerlo desde la desocupación.

El crecimiento de la inactividad en el mercado de trabajo mexicano explica el por qué la tasa de participación laboral, que en el arranque de este año se ubicó en 58%, se mantiene 1.7 puntos porcentuales por debajo de su nivel prepandemia, es decir, no ha logrado recuperarse a pesar de que la población ocupada reporta puestos de trabajo adicionales a los que tenía en el cuarto trimestre de 2019, período previo a las afectaciones de la emergencia sanitaria por la Covid-19.

Entre otros efectos, el aumento de los “disponibles” de la PNEA también incide en que el desempleo extendido (15%), el cual contempla a los desempleados y a los inactivos, esté 2.4 puntos porcentuales por arriba de su dimensión previa al impacto de la pandemia, a pesar de que la tasa de desocupación (3.4%) está cercana a su nivel observado antes de la emergencia sanitaria.

A decir de especialistas consultados, la inactividad refleja que a pesar de que la ocupación ya reporta ganancias adicionales a lo observado antes de la pandemia, hay pendientes para que más personas se incorporen a una actividad económica.

“Aunque estamos creciendo en ocupación, no estamos siendo exitosos para lograr que todas las personas se incorporen al mercado laboral, como estudiantes que se gradúan de la universidad o de estudios de nivel medio superior. Creo que esa es la principal llamada de atención que nos hace el seguimiento de esta tendencia”, señaló Katia Guzmán, coordinadora de Datos de la organización México ¿Cómo Vamos?

De acuerdo con la OIT, en economías como la mexicana, el crecimiento de la inactividad laboral tiene un impacto en las políticas públicas, ya que se requiere un mayor esfuerzo para que las personas retornen a la fuerza laboral.

Desde la óptica de Carlos Ramírez, director de Desarrollo de Negocios de Integralia Consultores, el incremento de los también denominados “desalentados” puede explicarse por dos factores: el primero puede estar sujeto al incremento en la demanda de cuidados que impactó en mayor medida a las mujeres; la segunda, por el deterioro de las condiciones de trabajo.

Inactividad, una respuesta a la precariedad 

Durante el 2009, año de la crisis financiera global, los disponibles de la PNEA crecieron en 231,556 personas, pero a partir del 2010 se observó un descenso paulatino con un repunte a finales de ese mismo año, para alcanzar las 6.2 millones de personas en esa condición, una cifra que, aunque tuvo niveles cercanos en los años posteriores, nunca rebasó ese umbral sino hasta el tercer trimestre de 2020, cuando anotó el máximo histórico de 10.7 millones de personas.

Carlos Ramírez opinó que esto es muestra de que a diferencia de dicha crisis financiera global, con la actual pandemia la inactividad laboral ha tenido una recuperación más lenta. “Aunque hemos visto una mejoría en general en los indicadores del mercado laboral, estos datos confirman que no se ha alcanzado una plena recuperación. Como que hay una herida que quedó ahí y no ha terminado de cerrar”.

En ese sentido, el especialista consideró que el nivel de inactividad laboral responde en buena medida a la precarización del empleo, lo que se refleja en el desaliento para buscar una oportunidad laboral ante las dificultades de encontrar ofertas atractivas. 

Como muestra de este deterioro, la población subocupada que concentra a quienes tienen un trabajo con jornadas reducidas y la necesidad de ofrecer más tiempo en el mercado laboral, abarcó a 5 millones de personas en el primer trimestre de 2022, aunque este renglón se ha venido reduciendo en los últimos meses, se mantiene en un nivel de 801,481 personas más de las observadas previo a la emergencia sanitaria.

Para Katia Guzmán, el crecimiento de la población desalentada está relacionado con “las condiciones de entrada del mercado laboral”. Este fenómeno, apuntó la especialista, era más sencillo de explicar durante los meses más críticos de la pandemia porque las mujeres son las más propensas a salir de la fuerza laboral en emergencias por la falta de infraestructura de cuidados.

“Lo que sucede en períodos posteriores, como ahora que estamos a dos años de ese gran golpe económico, es que nos cuesta más trabajo reincorporarnos al mercado laboral”, expuso la especialista.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

PERSPECTIVA_ ¿Estás satisfecho con tu empleo? La mitad de los trabajadores en México no lo está

Debido a factores como el salario, las oportunidades de crecimiento, la conciliación entre la vida laboral y personal, y la confianza en la empresa, sólo el 53% de los trabajadores en México está satisfecho con su empleo actual, de acuerdo el Índice de Confianza Laboral de PageGroup.

“La opinión que tenemos de los empleados, es que hoy hay más cantidad de personas que están abiertas a una nueva oportunidad. Pero también hay un gran porcentaje que tiene seguridad en su empleo, el 40% está seguro que de no habrá ningún movimiento o ninguna liquidación”, señaló en entrevista Jorge Guerrero, director en Michael Page.

En términos generales, el nivel de satisfacción de los trabajadores en México es está a la par de Colombia y ligeramente por arriba de Brasil, Chile y Argentina, economías que también integran el Índice. Perú es el país mejor calificado con 58% de los encuestados que asegura estar conforme con su empleo.

Los resultados de nuestro país en el análisis se explican porque 5 de cada 10 empleados está satisfecho con su salario actual. Sólo 23% afirma sentirse insatisfecho con su remuneración y el resto, tiene una postura neutral.

Sin embargo, en la opinión de los propios trabajadores, nuestro país tiene áreas de oportunidades en otros temas como el desarrollo y crecimiento profesional, las cuales han tomado más relevancia en los últimos años entre el paquete de elementos que las personas valoran más al momento den aceptar una oferta.

En cuanto a sus oportunidades de promoción en una empresa, sólo 30% de la fuerza laboral en nuestro país está satisfecha. Pero la insatisfacción alcanza a 4 de cada 10 encuestados. Aunque la proporción es relativamente alta, Brasil, Chile y Argentina son los países con mayor queja por la falta de desarrollo profesional y movilidad ascendente dentro de su organización.

“Un tema que juega un rol importante es el de desarrollo interno, pero ya no sólo hablamos de una promoción, sino de capacitaciones en determinadas áreas, aprendizaje constante por medio de e-learning. Las personas están buscando constantemente aprender cosas nuevas”, expuso Jorge Guerrero.

En ese sentido, el especialista consideró que las oportunidades de desarrollo serán fundamentales para la retención de talento y es una apuesta que ya no pueden ignorar las organizaciones, es un pilar de la satisfacción de las personas en las empresas. “Puedes estar en la misma posición, pero si tienes una capacitación en la que tú ves un crecimiento gradual a nivel personal y profesional, te puedes quedar. Pero si no ves este crecimiento, aunque te cambien de posición, te vas a mover”.

El reto de la conciliación vida-trabajo

La conciliación entre el trabajo y la vida personal es otro aspecto en el que México presenta un pendiente para mejorar el nivel de satisfacción de su fuerza laboral. Junto con Brasil, nuestro país lidera en niveles de insatisfacción por la falta de equilibrio entre ambos mundos.

Esta percepción de los trabajadores explica que el 38% de los encuestados esté dispuesto a buscar nuevas oportunidades laborales que garanticen un mejor balance de vida-trabajo, con lo cual México se ubica sólo por debajo de Colombia (41%) con el mayor nivel de personas considerando la movilidad para encontrar un equilibrio entre lo laboral y personal.

“Las personas sienten que trabajan más horas y que pasan más tiempo en el trabajo que en la vida personal. Son datos interesantes para entender la cultura de México y sobre todo, lo que pueden hacer las empresas para cambiar esto”, apuntó Jorge Guerrero.

La búsqueda de conciliación vida-trabajo es el tercer motivante entre los trabajadores en México para valorar nuevas ofertas de empleo, sólo por debajo del desarrollo de habilidades y mejoría salarial, lo que también indica un margen de mejora en esta asignatura.

Jorge Guerrero puntualizó que conocer la satisfacción de los trabajadores es un aspecto importante para las empresas porque ayuda en la toma de decisiones y a detectar qué se debe fortalecer al interior de las organizaciones.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

TENDENCIAS_ 4 factores que explican la demanda de nuevas habilidades en el mercado laboral

De acuerdo con el Foro Económico Mundial (WEF), para el 2025 la automatización y digitalización habrá creado 85 millones de nuevos empleos en todo el mundo. La adopción de tecnología en las empresas es quizá la principal responsable de la reconfiguración del mundo del trabajo y está transformando las competencias que necesita la fuerza laboral para adaptarse a las nuevas dinámicas.

Pero la automatización no es el único factor que está transformando las competencias de alta demanda en la fuerza laboral, la pandemia y sus efectos en el mercado de trabajo también han incidido en el terreno que han ganado algunas habilidades frente a otras.

El reporte de Habilidades para el trabajo 2022 de Coursera identifica al menos cuatro factores que explican la relevancia que están tomando algunas competencias que han tenido un crecimiento de hasta 76% en el interés de las personas por desarrollaras. Estos elementos son:

  1. La pandemia. El impacto de la crisis sanitaria por la Covid-19 en la salud mental de los trabajadores ha demandado mayor empatía en las organizaciones, con un énfasis en la habilidad de comunicación efectiva para construir espacios de trabajo con un enfoque en el cuidado de las personas.
  2. Trabajo híbrido. La aceleración del trabajo remoto y la implementación de esquemas laborales que mezclan días de oficina y teletrabajo está posicionando competencias como la capacidad de colaboración, la comunicación y la autogestión entre las capacidades que debe desarrollar la fuerza laboral.
  3. Automatización de tareas. La transformación de los puestos de trabajo repetitivos por la adopción de tecnología está demandando una fuerza de trabajo con competencias como la creatividad, resolución de problemas complejos o la innovación, pero también está aumentando la necesidad de personas con habilidades técnicas como la inteligencia artificial o el análisis de datos.
  4. Economía digital. La digitalización de la economía, como el caso del aumento del comercio electrónico, por citar un ejemplo, ha impulsado el crecimiento en el interés por desarrollar competencias digitales como el diseño de producto o experiencias.

“El futuro no está exento de desafíos. Riesgos para la economía y el éxito personal provienen de la creciente automatización, los requisitos de habilidades que cambian rápidamente y la mano de obra deficiente. Adoptar la tecnología y su capacidad para democratizar el acceso a nuevos roles y nutrir las nuevas habilidades digitales y humanas que sustentan esas carreras, será vital para superar estos riesgos”, expone Coursera en su informe.

El estudio El estado de las habilidades de Degreed, refiere que en México el 56% de la fuerza laboral considera que la pandemia por la Covid-19 aceleró la necesidad de desarrollar nuevas competencias. En ese sentido, un 32% opina que sus habilidades se volverán obsoletas en los próximos 12 meses y otro 43% percibe que esto pasará en los próximos tres años.

Las competencias más demandadas

La transformación del mercado, impulsada por la irrupción de la automatización, la implementación del trabajo híbrido, los efectos de la pandemia en la salud mental y la gig economy, está cambiando las competencias que requiere la fuerza laboral para adaptarse a un entorno cada vez más cambiante.

Según el estudio de Coursera, las habilidades con mayor crecimiento en el mercado en el arranque de 2022 son:

» Competencias digitales

  1. Diseño de productos – 71%
  2. Trazo de datos – 69%
  3. Diseño de experiencia del usuario – 54%
  4. Visualización de estadísticas – 50%
  5. Estrategias de seguridad – 45%
  6. Infraestructura en la nube – 42%
  7. Sistemas de cadenas de suministro – 41%
  8. Manejo de redes sociales – 41%
  9. Gestión de operaciones – 38%
  10. Gestión de procesos de negocio – 37%

“El diseño de productos encabeza nuestra clasificación de las habilidades digitales de más rápido crecimiento en el año, con diseño de experiencia de usuario en tercer lugar. Ambas habilidades hablan del valor creciente que las empresas están apostando por las interacciones digitales en 2021 y 2022 y la necesidad de diferenciarse en mercados saturados”, se destaca en el informe.

» Habilidades blandas

  1. Comunicación – 46%
  2. Gestión del Cambio – 36%
  3. Desarrollo Profesional – 21%
  4. Narración – 18%
  5. Planificación – 17%
  6. Influencia – 17%
  7. Toma de decisiones – 15%
  8. Resolución de problemas – 11%
  9. Desarrollo de Personas – 10%
  10. Recursos Humanos – 9%

Estas habilidades, se refiere en el reporte, no son menos valiosas que las competencias técnicas y tampoco son más fáciles de desarrollar. “Necesitamos habilidades humanas para hacer uso eficaz y ético de las competencias digitales, así como crear los marcos y tecnologías a través de los cuales surgen y evolucionan las habilidades digitales”.

El estudio concluye en la necesidad de las alianzas entre instituciones académicas y empresas para habilitar a la fuerza laboral con las competencias necesarias para un mundo cambiante y, en consecuencia, cumplir con la promesa de un mejor futuro del trabajo.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

El mercado laboral de EU, con datos mixtos

Con un nivel de creación de puestos de trabajo decepcionante en diciembre y al mismo tiempo una fuerte caída del desempleo, el mercado laboral de Estados Unidos terminó 2021 con una nota mixta, lo que refleja los desafíos que le esperan al presidente Joe Biden durante este año de elecciones de mitad de periodo.

La economía más grande del mundo creó 199,000 puestos de trabajo en diciembre, lejos de los 440,000 que esperaban los analistas, con la tasa de participación en el mercado laboral sin cambios en 61.9 por ciento.

Estas cifras son aún más decepcionantes dado que los datos se recopilaron antes de que la variante Ómicron del Covid-19 se extendiera por todo el país como un reguero de pólvora, provocando el cierre de teatros, cines, restaurantes, fábricas e incluso escuelas e imponiendo cuarentenas a cientos de miles de personas por día.

Sin embargo, al mismo tiempo la tasa de desempleo continuó descendiendo a fines del 2021, más de lo esperado, cayendo a 3.9% (-0.3 puntos porcentuales), acercándose así a su nivel anterior a la pandemia de 3.5 por ciento.

“El plan económico funciona y hace que Estados Unidos vuelva al trabajo”, dijo Biden desde la Casa Blanca.

Analistas dijeron que el informe era lo suficientemente sólido como para mantener a la Reserva Federal encaminada a subir las tasas de interés en su reunión de marzo. Los futuros de fondos federales muestran una probabilidad de alrededor de 90% de un alza de 25 puntos base para marzo y más de tres alzas para fin de año.

Analistas explicaron que el hecho de que se crearan menos puestos a pesar de la pronunciada caída del desempleo puede deberse al aumento del número de trabajadores por cuenta propia aún no contabilizados en las estadísticas.

Los ojos están puestos en la Fed, cuyos funcionarios parecen decididos a enfrentar el aumento de precios elevando las tasas de interés lo antes posible, con el riesgo de desacelerar el crecimiento y, por tanto, el empleo.

“En el contexto de una situación sanitaria que se deteriora rápidamente, la calma de la actividad económica en el primer trimestre obligará al presidente de la Fed a caminar sobre la cuerda floja en futuras reuniones”, resumió Gregory Daco, economista de Oxford Economics.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

¿La variante ómicron afectará los empleos?

La recuperación del mercado laboral mexicano para 2022 luce incierta pues aún podría verse afectada por una cuarta ola de COVID-19.

“Para los próximos meses el panorama luce incierto debido a que la nueva variante ómicron ha puesto a los gobiernos en alerta a nivel global, con las cifras de contagio alcanzando nuevos máximos”, consideró Gabriela Siller, directora de análisis económico de banco Base.

Añadió que “en México no se han reforzado las medidas sanitarias existentes y no se espera que se suspendan actividades económicas. Sin embargo, la actividad económica podría verse afectada por medidas voluntarias por parte de los consumidores o de la iniciativa privada”.

Por su parte, Ricardo Aguilar Abe, economista en jefe del Grupo Financiero Invex, dijo que “el principal riesgo que podría enfrentar el empleo en el corto plazo son nuevas restricciones a la movilidad por un aumento de casos de COVID-19 en México, debido a la llegada de la variante”.

En este sentido, agregó que “por el momento no se observa un repunte en los casos, y las autoridades han reiterado que no habrá paros de actividad hasta no contar con más información sobre el impacto de la nueva cepa”.

Mete freno

Los reportes del mercado laboral muestran que el empleo sigue en recuperación, pero a un menor ritmo. La tasa de desocupación se ubicó en noviembre en 3.8 por ciento, y fue la más baja desde marzo del año anterior. En el caso de las mujeres, la tasa fue de 4.1 por ciento, y de 3.7 por ciento en los hombres.

Con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la población ocupada registró un incremento de 3.6 millones personas de enero a noviembre del 2021, para ubicarse en los 56.5 millones.

Aunque la población con trabajo va en aumento, la calidad de la recuperación no ha sido óptima. Del total de las personas ocupadas, el 52.75 por ciento fueron informales.

En cuanto al nivel de ingresos, se integraron más empleos que perciben entre uno hasta 2 salarios mínimos con 1.4 millones, seguido de los que ganan hasta un salario mínimo con 1.2 millones. Por el contrario, los que perciben hasta 3 salarios fueron lo que más se perdieron. Casi una cuarta parte de los trabajadores en el país, el 23.4%, trabajan por cuenta propia.

El 67.2% del total son subordinados, y 5.2% son empleadores. Poco más de la mitad de ocupados en el país, el 55.6%, son informales, equivalen a 29.6 millones, contra 44.4% de formales, que representan 23.1 millones.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO