El nuevo modelo laboral, enorme esperanza para concretar un México moderno: OIT

La entrada en vigor de la primera fase del nuevo modelo laboral representa un avance no sólo para los derechos de los mexicanos en esta materia, sino también es un adelanto para esta región del mundo, indicó ayer Pedro Américo Furtado de Oliveira, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba.

Al estar respaldado por organizaciones sindicales y empleadores, el nuevo sistema da una enorme esperanza para concretar un México moderno en este tema, subrayó el representante de ese organismo dependiente de Naciones Unidas.

Furtado de Oliveira, uno de los invitados al acto realizado el miércoles en Palacio Nacional con el que entró en funcionamiento el nuevo modelo, que se aplica ya en ocho entidades, sostuvo que esto representa un hito cuyo precedente más cercano podría ser la serie de avances en derechos laborales ocurridos tras la Revolución Mexicana.

Aunque recordó que la reciente reforma laboral se desprende en parte de los acuerdos pactados en el contexto del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sostuvo que el espíritu de la nueva legislación materializa al mismo tiempo los compromisos asumidos por el país en la Declaración de 1998 de la OIT.

En particular, la reforma cumple con los compromisos en materia de negociación colectiva, libertad sindical, eliminación de condiciones precarias de trabajo, en especial con las personas trabajadoras del hogar, y la erradicación de la discriminación en el empleo, señaló.

Si bien será un proceso de implementación gradual, Furtado de Oliveira insistió en que los distintos sectores harán un nuevo paradigma, en el que la OIT en México los acompañará.

Con información vía La Jornada

El 44% del empleo en México está en riesgo alto por la pandemia: OIT

La organización también advierte que la tasa de desempleo podría llegar este año a 11.7% de la población económicamente activa, equivalente a 6 millones de personas.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que en México 44% del empleo total tiene un alto riesgo de verse afectado por la pandemia, es decir, cerca de 24 millones de trabajadores mexicanos; incluso advierte que la tasa de desempleo podría llegar este año a 11.7% de la población económicamente activa, equivalente a 6 millones de personas.

Al presentar el informe “México y la crisis de la Covid-19 en el mundo del trabajo: respuestas y desafíos”, la OIT señaló que las consecuencias de la crisis se sintieron sobre todo a partir del mes de abril y el shock sobre la actividad económica mexicana afectó un mercado laboral ya debilitado por brechas en materia de acceso y calidad del empleo. 

Asimismo, destaca que México tardó 6 años para empezar a recuperarse de la crisis de 2008-2009 en términos de empleo formal e informal; no obstante, considera que en 2020, frente a la pandemia especialistas internacionales y nacionales concuerdan que es muy probable que la economía mexicana sea fuertemente afectada, con una importante repercusión en el empleo.

En los primeros meses de la pandemia se observó una salida masiva de personas de la fuerza laboral y la pérdida de millones de empleos formales e informales.

Durante la pandemia la ocupación informal (en sector informal y sector formal) descendió hasta un 47.7% lo que supone una baja histórica, causada no por la formalización sino por una importante pérdida de trabajos informales.

La OIT documentó un aumento progresivo en la actividad económica a partir de junio y con ello un retorno a espacios de trabajo, pero aún no ocurre una recuperación integral del empleo y persisten desafíos para su recuperación.  Estos efectos podrían empeorar en el mediano plazo.

Con información de María Del Pilar Martínez vía El Economista