MUNDO LABORAL_ El 59% de los países de Iberoamérica carece de leyes que garanticen la igualdad salarial

Más de la mitad de los países iberoamericanos (59%) no cuenta en su legislación con normativa que responda al objetivo de igual remuneración entre hombres y mujeres por trabajo de igual valor, según el informe ‘Avances y Retos Legislativos en Materia de Autonomía y Empoderamiento Económico de la Mujer’ elaborado por la Secretaría General Iberoamericana (Segib) y ONU Mujeres.

En la misma línea, el informe destaca que un 64% de los países de Iberoamérica todavía cuenta con leyes que restringen la libertad de elección de empleo de las mujeres, lo que mantiene cierta segregación en el ámbito ocupacional.

«A pesar de los renovados esfuerzos y compromisos, el avance continúa siendo insuficiente, dado que aún persisten demasiadas brechas, a menudo sancionadas por la existencia de leyes y políticas discriminatorias o la ausencia de protecciones legales», explica el estudio en el que Segib y ONU Mujeres han trabajado desde 2018.

De esta forma, una de las medidas que se proponen en el informe es «poner fin» a la discriminación salarial, a través de la introducción o ampliación del principio de igual remuneración. «Es fundamental para el empoderamiento de las mujeres», explica.

Un 77% de los países desprotege a las trabajadoras domésticas

En cuanto al trabajo doméstico, un 77% de los países de la región no cuenta con legislación necesaria para proteger los derechos de las trabajadoras domésticas y un 27% cuenta con textos con disposiciones discriminatorias en su legislación en cuanto al reconocimiento de este tipo de trabajo.

Por su parte, el trabajo de cuidados no está reconocido en muchos países y los permisos de maternidad no llegan al mínimo de 14 semanas exigido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un 27% de los países iberoamericanos. Además, los permisos de paternidad son inferiores a los 15 días en un 96% de los países e incluso en tres de ellos no hay ningún tipo de permiso de paternidad.

En este sentido, el informe apuesta por «promover medidas» que supongan la equiparación de las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas al resto de trabajadores, así como adoptar textos legales que subrayen el pleno reconocimiento de este trabajo. Sobre los permisos de paternidad, ONU Mujeres y Segib instan a los países a «revisar» las normas, abogando por una mayor corresponsabilidad de los varones.

El informe ha cobrado especial importancia en el contexto actual, ya que el Covid-19 ha impactado «de forma más pronunciada» entre las mujeres, percibiendo un incremento en la carga de trabajo. «Su menor participación laboral, sus mayores tasas de temporalidad y subempleo, así como su mayor concentración en empleos informales y en sectores dañados por la pandemia, sitúa a las mujeres en peores condiciones para afrontar la actual crisis», recoge el informe.

CON INFORMACIÓN VÍA LA NACION

Mujeres exigen un alto a la violencia que padecen

Desde el 2015 y hasta enero de este 2022 se han registrado 5,790 víctimas de feminicidio en México, la expresión más grave de violencia contras las mujeres, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Año con año las cifras de víctimas no han dejado de crecer: para el 2015 fueron 427 mujeres las asesinadas sólo por su condición de género.

Para el 2016 fueron 647; en el 2017, 766; para el 2018 sumaron 917; en el 2019, 973; en el 2020, 978; y en el 2021, 1,006. Mientras que para enero de este año se registraron 76 casos.

Si se comparan las cifras de feminicidio, entre el 2015 y el 2021, hay un alza de 121.6% en el número de víctimas.

Niñas y adolescentes

De los feminicidios registrados de manera oficial del 2015 a enero de 2022, en al menos 576 casos se trataron de niñas y adolescentes que han sido asesinadas en México por el simple hecho de ser mujeres, lo que equivale a 9.9% del total de los feminicidios registrados en el mismo periodo. 

El feminicidio infantil, definido en la ley como la muerte de una niña o adolescente menor de 18 años, provocada por una relación de subordinación o superioridad, o por un estado de indefensión, desprotección real o incapacidad que imposibilite su defensa, mantienen una tendencia al alza.

Durante el 2015, a nivel nacional se registraron 50 feminicidios infantiles, cifra que se elevó a 55 para el 2016; 66 para un año después; 83 en el 2018; 95 para el 2019; 115 en el 2020 y 107 para finales del 2021. Tan sólo en el primer mes del año se han registrado ya cinco feminicidios de mujeres menores de edad. Lo anterior se traduce en un incrementó de 114% entre el 2015 y 2021.

En tanto, los datos indican que los últimos tres años han sido los más mortíferos para las niñas mexicanas, ya que del 2019 al 2021 se han registrado 55% de los casos (317)

Omisiones en tipificación

Del total de los feminicidios registrados en los últimos siete años y un mes, 12.8% se cometieron con armas de fuego; mientras que otro 15.4% fueron con algún arma blanca. 

Sin embargo, se advierte que dicho delito en México no siempre es tipificado como feminicidio cuando se trata de menores de edad, pues estudios indican que existe una falsa concepción respecto a las causales, ya que se considera que un elemento indispensable para la tipificación del delito consiste en el supuesto de intimidad.

Es decir, que el sujeto activo debe ser un hombre con quien la víctima haya tenido una relación o vínculo íntimo, como por ejemplo el marido, exmarido, compañero, novio, exnovio, amante o con quien procreó un hijo o hija.

Mientras que expertas como Patricia Olamendi, de la organización Nosotras Tenemos Otros Datos explica que los tipos de feminicidio son: íntimo, no íntimo, infantil, familiar, por conexión, sexual sistémico desorganizado, sexual sistémico organizado, prostitución o por ocupaciones estigmatizadas, por trata, por tráfico, transfóbico, lesbofóbico, racista o por mutilación genital femenina.

Del 2015 a enero del 2022 se han registrado cerca de 7,694 asesinatos de niñas y adolescentes en México, de los cuales únicamente 7.4% se tipifica como feminicidio. 

Un estudio de la ONU-Mujeres en el 2018 sobre Violencia y Feminicidio en Niñas y Adolescentes en México, señala que cuando las mujeres crecen, sus factores de riesgo aumentan fuera de la familia. En casos de niñas hasta los 10, el feminicidio es perpetrado de manera recurrente por un familiar del círculo más cercano, mientras que los perpetradores de las adolescentes de 11 a 17 años pueden, con mayor frecuencia, ser su pareja sentimental, o incluso un desconocido, con fines principalmente sexuales.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Una de cada 3 mujeres vive con violencia; alerta de la ONU

Un tercio de las mujeres del planeta es víctima de violencia física o sexual, generalmente desde que es muy joven, informaron la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONU Mujeres.

Lo más alarmante es que el fenómeno no ha retrocedido en los últimos diez años”, expresó Naciones Unidas en un comunicado difundido con motivo del Día Internacional de la Mujer, conmemorado el martes pasado.

Las informaciones disponibles muestran que los ataques físicos o sexuales perpetrados por una pareja son el tipo de violencia más frecuente contra las mujeres, agregó el organismo.

A los niños se les debería enseñar en las escuelas sobre la necesidad del respeto mutuo en las relaciones y el consentimiento en el sexo, coincidieron funcionarios de los organismos internacionales.

Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora de ONU Mujeres, llamó a todos los gobiernos a hacer frente a esta problema “de forma decidida”.

Mlambo exigió aumentar aumentando la protección a las mujeres y fomentar el empoderamiento.

La violencia contra las mujeres es endémica en cada país y cultura y causa daño a millones de mujeres y sus familias, lo cual ha sido exacerbado por la pandemia de covid-19”, aseguró el director general de OMS, Tedros
Adhanom Ghebreyesus.

ONU Mujeres afirmó que el esposo o pareja es el perpetrador más común de las agresiones.

Además, un número desproporcionado de víctimas se encuentra en los segmentos más pobres de las poblaciones, indicó.

Es posible que las cifras definitivas sean mucho mayores debido a que buena parte de losabusos sexuales no se reportan, por ser un delito sumamente estigmatizado.

Estos números son muy impactantes y realmente son el tipo de llamado de advertencia porque los gobiernos deberían estar haciendo mucho más para evitar esta clase de violencia”, dijo Claudia García-Moreno, experta mexicana del departamento de salud reproductiva de la OMS.

El organismo global alertó de las consecuencias de la violencia doméstica, en especial en la salud y bienestar de las mujeres durante mucho tiempo después de ocurrida, incluso toda la vida.

Los daños incluyen lesiones físicas, depresión, ansiedad, embarazos no deseados y enfermedades sexuales transmisibles, entre otros, agregó.

Para evitar la violencia, la OMS y ONU Mujeres consideran urgente combatir las desigualdades económicas y sociales sistémicas, ampliar el acceso a la educación e impulsar el acceso equitativo al empleo.

MEDIDAS

Acciones a escala global para que los países hagan frente a todas las formas de violencia contra las mujeres, según ONU Mujeres:

Políticas sólidas que transformen las relaciones de género, que abarquen el cuidado de los niños y la igualdad salarial.

Leyes a favor de la igualdad de género.

Fortalecimiento del sistema sanitario para garantizar que las víctimas tengan acceso a asistencia básica y otros servicios cuando sea necesario.

Intervenciones en las escuelas que cuestionen las actitudes y creencias discriminatorias contra las mujeres, incluida la educación sexual integral.

Inversiones específicas en estrategias de prevención sostenibles y eficaces.

Mayor recopilación de datos e inversiones para realizar encuestas de calidad y obtener mejores mediciones de las diferentes formas de violencia que sufren las mujeres, entre ellas las más marginadas.

-Con información de Verónica Mondragón vía Excélsior

Con la pandemia, la carga laboral de las mujeres aumentó

El Covid-19 ha impactado severamente la vida de las mujeres de América Latina. Los resultados de una encuesta hecha por la Organización de Naciones Unidas muestran los niveles de vulnerabilidad en México, Chile y Colombia, pues han perdido empleos e ingresos y se ha incrementado el tiempo que dedican al trabajo no remunerado, lo cual ha causado problemas emocionales.

En conferencia virtual convocada por la oficina regional para América Latina y el Caribe de ONU-Mujeres, se dio a conocer lo que arrojó el estudio en las tres naciones.

En México, 47 por ciento de las entrevistadas perdió su empleo o cerró su negocio como consecuencia de la crisis sanitaria, mientras 75 por ciento realiza una actividad laboral por cuenta propia y ha bajado el numero de horas que dedican al trabajo remunerado.

La mayoría, 65 por ciento, son el principal sostén económico de su familia y habitan con niños menores a 12 años, pero por la falta de ingresos han dejado de pagar el alquiler o la hipoteca de su hogar.

El tiempo que las mujeres mexicanas destinan al trabajo y cuidados es incluso tres veces superior al que realizaban los hombres antes del Covid-19. A esas horas de labor no remunerada se han sumado, de acuerdo con el estudio de ONU-Mujeres, tiempo como facilitadoras de educación a distancia, “tarea para la que no tenían ninguna preparación” y deben realizar al mismo tiempo de las demás.

Los datos refieren que 64 por ciento de las encuestadas declararon que con la pandemia aumentó la participación de su pareja en las tareas del hogar, pero 57 por ciento manifestaron que se han generado problemas de convivencia en casa.

Las consecuencias no sólo son materiales, pues 25 por ciento ha experimentado una o más de cuatro situaciones emocionales negativas por el coronavirus, la más frecuente, con 62 por ciento de los casos, es la tristeza.

Belén Sanz, titular de ONU-Mujeres en México, indicó que los efectos de la pandemia ha sido más devastadores entre ellas que en los hombres. Los resultados de los estudios reflejan situaciones muy similares entre las de Colombia y Chile.

En conferencia por separado, diversas organizaciones civiles y la cátedra Unesco de derechos humanos de la UNAM informaron que el Estado mexicano no ha cumplido con las recomendaciones del Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, de la ONU.

Con información vía La Jornada