México | Televisa-Univisión, el nuevo gigante de contenidos que deja ‘cabos sueltos’

El banderazo que dio el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sobre la adquisición del negocio de contenidos de Grupo Televisa por parte de Univisión, si bien no prevé efectos contrarios a la competencia sí genera algunas dudas sobre la concentración en la parte de radiodifusión.

La preponderancia en radiodifusión, que integra la TV abierta y al tener Televisa un nuevo socio en un segmento de negocio, es pertinente saber cómo quedó la estructura tras la operación comentó Jorge Bravo, director general de Digital, Policy & Law Group.

Dicha autorización abarca las plataformas de televisión restringida, TV abierta y otros canales de distribución como internet y los Over The Top (OTT), de acuerdo con el reporte del regulador antimonopolios de telecomunicaciones.

Para el especialista, la principal inquietud es sobre en  quién recaerá ahora la regulación de los contenidos, si sigue siendo sobre Televisa o será sobre Univision, considerando la preponderancia de la televisora mexicana.

En su opinión, habría que analizar cuáles son las implicaciones regulatorias de preponderancia y de cualquier otro tipo dada la operación, más allá de la competencia, que es a lo que se limitó el criterio del IFT.

De acuerdo con un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, Univisión pagará a Grupo Televisa 3,000 millones de dólares en efectivo, cederá 750 millones de dólares de sus acciones ordinarias y otros 750 millones de sus acciones preferenciales de la serie B. El resto saldrá de otras contraprestaciones comerciales.

Apuesta con respuesta

La fusión se da en un momento de férrea competencia en contenidos audiovisuales, que no se limita a las producciones de TV abierta comercial y TV de paga, pues ya alcanza al contenido por internet, tanto de paga en plataformas como Netflix como en servicios gratuitos como YouTube.

Univisión adquiere la división de Contenidos de Televisa ante los fallidos intentos de ésta por recuperar audiencia perdida ante otras opciones de contenidos, incluyendo las plataformas, dijo Ramiro Tovar Landa, consultor en Regulación Económica y Política de Competencia. La fusión, además, facilita la oferta de Univisión de contenidos para la audiencia latina en Estados Unidos.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Streaming de video, de tú a tú con TV de paga

La oferta de streaming de video en México tiene un precio promedio de 134 pesos al mes, de manera que adquirir el paquete más económico de televisión de paga de 239 pesos mensuales de Dish equivale a tener alrededor de dos servicios de televisión a través de internet.

Mientras el streaming brinda series y películas para consumir desde dispositivos con acceso a internet sin importar hora ni lugar, la televisión de paga tiene una oferta lineal.

“Desde el lado de la demanda varios consumidores tienen una diversidad de estos modelos a la mano, son usuarios de las plataformas en el día a día y no sólo de una de estas plataformas sino de varias que existen”, indicó Radamés Camargo, analista del sector en The Competitive Intelligence Unit (CIU).

El servicio más barato de televisión de paga por internet u OTT (Over The Top) es el Plan Premium de Blim de Televisa, con un precio de 109 pesos al mes, aunque cuenta con una versión gratuita donde los contenidos incluyen publicidad.

La televisora lanzará un nuevo servicio de streaming en alianza con Univision.

En segundo sitio se encuentra el servicio de Claro Video de América Móvil, con un costo de 115 pesos mensuales.

Entre la oferta de OTT’s extranjeros se encuentra HBO Max, que llegará el próximo mes al mercado mexicano, con un precio de 149 pesos mensuales y competirá con Netflix, cuyo paquete básico vale 139 pesos al mes, y con Disney+, con costo de 159 pesos mensuales.

Competencia feroz

Radamés Camargo, analista en The Competitive Intelligence Unit (CIU), comentó que se han dado anuncios relevantes de la llegada de empresas a la “guerra del streaming”.

“Diversos estudios cinematográficos están consolidando sus activos creativos, estas propiedades artísticas y creativas para fortalecer su posición competitiva en el mercado”, dijo Camargo.

Es una estrategia que lleva en ciernes una década, desde la compra de Marvel por parte de Disney, pero en los últimos meses se ha visto mucha información sobre estas consolidaciones.

Hay jugadores que de origen nacieron como distribuidores de contenidos o empresas de telecomunicaciones y que ahora tienen brazos consolidados de contenidos audiovisuales.

Sobre la entrada de HBO Max al mercado mexicano, Camargo mencionó que es un jugador que usará la modalidad con anuncios, bajando un poco el precio de la suscripción mensual para dar oportunidad a los usuarios de acceder a la plataforma.

Sobre el negocio de renta mensual como en ls servicios de Netflix, Claro Video, Blim, Amazon Prime y HBO Max, el analista destacó que hay cada vez más jugadores porque asegura ingresos de manera rápida.

CON INFORMACIÓN VÍA EL UNIVERSAL

Gasto mundial en telecomunicaciones se mantuvo por el balance de pros y contras del confinamiento

La pandemia funcionó como fuerte catalizador del gasto en servicios de telecomunicaciones a nivel mundial en 2020. Por un lado, empujó el consumo como en el segmento hogar por el confinamiento, y por el otro lo contrajo, por una reducción del poder adquisitivo de las personas. La balanza se equilibró y el año terminó con un gasto de 1.53 billones de dólares, lo mismo que lo informado un año atrás.

En los primeros seis meses del año, el contexto trajo como consecuencia una fuerte baja. IDC encontró en los estrictos bloqueos impuestos por distintos gobiernos y un pesimismo generalizado que llevó a un menor gasto en productos y servicios no esenciales, la respuesta a esta caída. Luego, la demanda se recuperó de la mano de un “optimismo renovado” y la llegada de las primeras vacunas.

En la división por región, se observa que en las Américas el gasto fue de 583 mil millones de dólares en 2020, un 0.7 por ciento más que los 579 mil millones de dólares informados un año atrás. En Europa, Oriente Medio y África (EMEA) la cifra cayó 0.8 por ciento interanual hasta 467 mil millones de dólares, mientras que en Asia-Pacífico se mantuvo en 482 mil millones de dólares.

El segmento de Internet fijo se convirtió en el tipo de conectividad más relevante. Hubo más deserción en el apartado de voz fijo y el gasto móvil cayó levemente por una renovación más lenta de acuerdos contractuales, al tiempo que la migración de TV tradicional a OTTs se aceleró. Las empresas usaron menos sus servicios pero, de todas formas, la mayoría los mantuvo por tener contratos a largo plazo.

Sobre lo que viene, el informe pronostica que la conectividad se convertirá en un activo todavía más relevante para personas y corporaciones, lo que se agrega a que el sector superó con creces las pruebas a los que lo sometió la Covid-19 y sus consecuencias. Se prevé, en este contexto, un crecimiento en distintos apartados que redundará en un incremento de 0.7 por ciento en el gasto en 2021 hasta 1.54 billones de dólares.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Pandemia elevó el gasto en servicios de telecomunicaciones

¿El home office y las clases virtuales terminaron por incrementar el costo de su paquete de Internet? De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) esto podría considerarse como algo habitual, ya que con la llegada de la pandemia, los hogares mexicanos tuvieron que ampliar el ancho de banda y, en consecuencia, pagaron más por su servicio de Internet. En algunos casos también se incrementó el pago por la televisión por cable y el teléfono fijo. Todo ello independientemente del single, doble o triple play que las compañías de telecomunicaciones ofrecen a sus usuarios.

De acuerdo con el reporte Contratación y Patrones de Consumo de los Usuarios de Servicios de Telecomunicaciones Fijas Antes y Durante la Pandemia ocasionada por la Covid-19, publicado por el organismo autónomo, los mexicanos al buscar más velocidad en su Internet y más canales en su televisión, tuvieron que pagar una cantidad mayor.

“Debido al mayor número de usuarios que contratan sus servicios empaquetados, mayores velocidades y más canales, aumentó el monto promedio mensual que pagan por el servicio de Internet fijo (de 453 a 482 pesos) y Televisión de paga (de 348 a 430 pesos)”, especifica el reporte.

De acuerdo con datos del reporte, sin importar la modalidad de contratación, a finales del 2020, los usuarios de Internet fijo realizaron un pago mensual promedio de 482 pesos, lo cual representa un incremento de 39 pesos respecto a diciembre de 2018, que se ubicó en 443 pesos.

En cuanto a la televisión de paga, el organismo detalló que para finales del 2020, los usuarios de dicho servicio realizaron un pago mensual promedio de 430 pesos, el incremento fue de 102 pesos comparado con diciembre del 2018 cuando los usuarios pagaron en promedio 328 pesos, ello sin importar la forma de contratación.

La telefonía fija fue el servicio que tuvo un menor impacto en el bolsillo de los consumidores mexicanos. En diciembre pasado los usuarios de telefonía fija pagaron mensualmente en promedio 494 pesos, mientras que en diciembre del 2018 el pago que realizaron fue por 488 pesos, el incremento fue de seis pesos.

De acuerdo con las cifras arrojadas por el IFT, a finales del 2020, 38.4% de los usuarios mencionó utilizar el Internet fijo para la escuela y 20.6% para el trabajo, en tanto en el periodo de julio-agosto del 2019, estas cifras se encontraban en 20.4 y 17.4%, respectivamente.

Transacciones bancarias y compras en línea despegan

El reporte también detalla las principales actividades que realizaron los usuarios de Internet fijo en el periodo 2018-2020, entre las que destacan las transacciones bancarias, las compras por Internet y las videollamadas a través de redes sociales como Whatsapp, Skype o FaceTime.

En el primer caso, las cifras muestran que en diciembre del 2018 apenas 10.6% de los usuarios realizaba transacciones bancarias, para diciembre del 2020 se ubicó en 29.9 por ciento.

Las compras en línea registraron en diciembre del 2018  que 8.9% de los usuarios las usaban, para diciembre pasado fue 28.6 por ciento.

Respecto a las videollamadas, la actividad ya mantenía un alza en diciembre del 2018 con 54.6% de los usuarios de Internet fijo; para diciembre del 2020 y en el escenario de la pandemia donde las juntas de trabajo y clases optaron por este medio llevaron a una cifra de 75.7 por ciento.

Servicios OTT también cobraron fuerza

El reporte del IFT también arrojó que los servicios Over The Top (OTT) también presentaron un aumento en el porcentaje de usuarios con una cuenta, al pasar de 27.8% a 39.4 por ciento.

Entre las plataformas más mencionadas por los usuarios destacan Netflix (90.8%), Claro Video (11.0%), Blim (9.0%), Amazon Prime (7.3%), Disney+ (2.2%) y Apple TV (1.7 por ciento).

“A finales del 2020, 39.4% de los usuarios de Internet fijo mencionaron que poseen alguna cuenta que les permita ver contenidos por Internet como películas, series o documentales”, agrega el reporte.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Netflix y Amazon quitarían hasta 50% de su catálogo por cuota en México

Los catálogos de contenidos en Netflix, Amazon y otras que ofrecen servicios de video por streaming están en riesgo de reducirse en México.

La iniciativa de Ley Federal de Cinematografía y Audiovisual del Senador Ricardo Monreal, en la que las plataformas digitales reservarán el 15 por ciento de su catálogo a producciones nacionales, hará que las plataformas existentes reduzcan su catálogo para poder cumplir con la cuota.

Andrés Aradillas, investigador en Economía de la Universidad de Pensilvania, aseguró en un conversatorio organizado por ConsumoTIC, que si Netflix incorporara todas las producciones hechas en México entre 2015 y 2019 –que son 474 títulos– para cumplir con la ley, deberá eliminar de su plataforma el 20 por ciento de su contenido.

En el caso de Amazon Prime Video la consecuencia sería más drástica, ya que tendría que eliminar el 50 por ciento de su contenido actual para poder cumplir con la regla de que el 15 por ciento del total de su catálogo sea de producciones mexicanas.

El investigador advirtió que en caso de que dicha iniciativa de ley prospere, no afectaría únicamente en la eliminación de contenido, sino incluso algunas compañías de streaming seguramente decidirán salir del mercado mexicano.

“Los datos son claros, esta imposición de cuota de 15 por ciento tiene que ver con el número de títulos que tendrían que incorporarse, por ejemplo, en el caso de iTunes y Google Play vemos que aun si incorporaran un número de títulos mexicanos equivalente al total de películas estrenadas entre 2015 a 2019, (…) tendrían que reducir sus catálogos en un 25 por ciento para poder satisfacer esta cuota mínima de 15 por ciento.

Videocine el mayor beneficiario

De acuerdo con la investigación realizada por Andrés Aradillas, la productora y distribuidora mexicana que sería más beneficiada por la nueva ley sería Videocine, de Grupo Televisa, ya que esta concentra el 70 por ciento de las producciones y distribución mexicanas.

Incluso, dijo que podría ocurrir que el mercado se concentre aún más y Videocine suba su participación al 80 por ciento, debido a que las plataformas digitales buscarán las producciones más taquilleras y estas son las de Videocine, ya que las independientes son muy poco conocidas.

Además, aseveró que la fusión de contenido entre Televisa y Univision hará que Videocine gane aún más participación porque naturalmente esta sería la distribuidora.

En cambio, el investigador aseguró que las pequeñas producciones no tendrán incentivos para continuar su camino y quedarán relegadas.

“Mi principal preocupación serían los pequeños productores nacionales, pues el efecto de esta fusión tendría la concentración de Videocine al tener exclusividad para distribuir en México las (producciones) de Univision-Televisa. Va a traer mayor concentración y presentar más obstáculos.

“La presencia de plataformas digitales en México es una oportunidad única para ayudar a pequeños productores, en lugar de cuotas, diseñar incentivos bajo los cuales se puedan acercar los pequeños productores con las plataformas, concursos o mecanismos mediante los cuales las plataformas pudieran evaluar y conocer el contenido que se produce en México y en un momento dado incorporarlas en sus catálogos”, afirmó Aradillas.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Empresas de Internet amenazan con denunciar violación al T-MEC de México si se aprueba cuota de catálogo de obras nacionales

La Asociación Latinoamericana de Internet (ALAI) advirtió del inicio de arbitrajes internacionales contra México por violaciones al Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) si se aprueba el proyecto de Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual que establece una cuota de catálogo del 15% de obras nacionales.

Sissi de la Peña, vocera de ALAI, dijo a El Heraldo de México que el establecimiento de cuotas viola los capítulos de Telecomunicaciones y de Comercio Digital del T-MEC, que establece que ninguna de las partes otorgará un trato favorable a un producto digital.

Dado que ni Estados Unidos ni Canadá han planteado algo similar, ALAI advirtió que podría iniciar arbitraje contra México por trato discriminatorio ya que la organización considera que la aplicación de cuotas obstaculizaría el intercambio comercial.

La iniciativa regulatoria fue presentada por el senador oficialista Ricardo Monreal del partido Morena. En el artículo 20 de la propuesta indica que “las plataformas digitales reservarán 15% de su catálogo para producciones cinematográficas y audiovisuales nacionales, cuya producción no exceda 25 años atrás”.

Además, establece que las obras “deberán ser producidas por productor nacional que no sea controlado por la plataforma digital” y que para “promover la visualización del catálogo de obras cinematográficas y audiovisuales nacionales… deberán generar algoritmos necesarios para asegurar la promoción que se hace al usuario final en todas las ventanas, segmentos y canales de comunicación en los cuales se ofertan las obras”.

El incumplimiento con la cuota de catálogo conllevaría multas económicas.

Con información vía Observacom/El Heraldo de México

TENDENCIAS. Las plataformas de streaming rivalizan en Estados Unidos, pero en México la TV abierta y de paga es lo más accesible

El estreno de “Wonder Woman 1984” —en diciembre de 2020— a través de HBO Max atrajo más suscriptores a ese servicio. Durante el último trimestre de 2020 fue la plataforma que atrajo a más usuarios nuevos. Pero Disney Plus se coronó con la preferencia de los consumidores de streaming.

Primero, esta plataforma de contenidos tuvo un fuerte inicio de año. En Estados Unidos sumó 33% de participación entre los usuarios de video por suscripción de enero a marzo. Luego, su ritmo de crecimiento en nuevos suscriptores bajó a 13% en promedio el resto del año.

Ese fuerte impulso inicial es lo que mantiene a esta oferta de streaming con el 18.3% de participación en suscripciones en ese país. Sin embargo, la competencia es muy reñida.

Por ejemplo, otras plataformas le siguen de cerca. Ese es el caso de Prime Video, que tuvo 17% de los usuarios; Hulu consiguió el 13.2% y Netflix, 12.5%. En tanto, HBO Max cerró 2020 con 12% de participación. En total, Estados Unidos cerró el año pasado con 233 millones de suscriptores a este tipo de plataformas, según Kantar.

La competencia entre plataformas de streaming va cerrada

Además, la competencia entre las plataformas de streaming por suscripción continuará y no hay —entre ellos— rival pequeño. Por ejemplo, Hulu fue la que más usuarios atrajo de octubre a diciembre, de acuerdo con datos de Kantar.

“En lugar de depender de títulos clave para atraer nuevos clientes, Hulu está ganándolos a través de una poderosa combinación de ser percibido como una excelente relación calidad-precio y tener una gran variedad de series de televisión”, según la empresa británica de investigación de mercados.

Otros servicios como Peacock de NBC también van acumulando usuarios. Para este servicio, la participación de usuarios fue de 4.4%. Mientras que Apple TV Plus logró 6.2% de participación en clientes.

Los suscriptores mexicanos de streaming tendrán una disyuntiva en 2021

Sin embargo, el panorama puede ser diferente en México. Dado que la caída de la economía fue la peor desde 1932 y el desempleo se situó en 3.1% en diciembre, según cifras del Inegi, esto afecta la decisión de mantener las plataformas de video por suscripción.

“La pandemia ya hizo su parte y sí crecieron las suscripciones. Pero ahora se deben sostener y ahí entra el poder adquisitivo de los consumidores”, dice Jorge Bravo, director general de Digital Policy & Law.

Datos de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU) señalan que México tuvo 10.6 millones de suscriptores a plataformas de video por suscripción al cierre de septiembre. “La televisión abierta y de paga continúan siendo el medio de entretenimiento más accesible para los mexicanos” si se comparan con los servicios de streaming, dijo Gonzalo Rojon, socio director de CIU, en su espacio de opinión.

Por ello, para que las suscripciones a plataformas de streaming crezcan en México, la recuperación del empleo será un factor a considerar.

Con información vía Business Insider

En pandemia: cine y redes, lo más consumido; conciertos, museos y teatro no jalan

La crisis sanitaria modificó el mapa de los hábitos y el consumo cultural en México, pues se incrementó y diversificó el consumo en línea. Sin embargo, el cine se mantuvo como una de las actividades culturales de preferencia entre los mexicanos, pues previo a la pandemia tenía un 68% de consumidores y tras la pandemia creció a 73%. 

Antes del Covid-19, del confinamiento y del cierre de la infraestructura cultural, las tres principales actividades culturales que se realizaban eran ir al cine, museos y conciertos; mientras que las menos frecuentes eran la visita a bibliotecas, galerías y ferias de arte, sitios arqueológicos y presentaciones de danza. 

A partir de marzo del año pasado, los mexicanos optaron por dedicar su tiempo libre a consultar redes sociales (principalmente WhatsApp y Facebook), ver películas o series y tomar cursos o talleres en línea; la oferta digital de teatro, museos y presentaciones de danza, pese a que se consumió en línea más que antes, fueron las menos interesantes para el público.

Del teatro en línea, 87.4% no lo vio o lo vio menos de una hora; las visitas a museos a través de Internet no recibieron atención por parte de 64.9% o lo hicieron menos de una hora: 23.5%, lo que da un total de 88.4%. 

Un tercer rubro de manifiesto desinterés fueron las presentaciones de danza/ baile en línea con 85.1% que no lo vio. Y en cuanto a los conciertos, en la presencialidad iban el 32%, pero apreciarlos en línea un 49% dijo no haberlos visto.

En cuanto a prácticas culturales, las más realizadas son leer (49%), tomar fotografías o videos (24 %) y escribir (22 %). Las menos ejercidas son danza (5.4%), hacer artesanías (5 %) y hacer teatro (4.9%). Además, de un total de 20 actividades, los encuestados respondieron que sus prácticas más comunes son escuchar música, ver videos musicales en línea y socializar en línea; las menos realizadas son escuchar audiolibros y asistir a reuniones culturales en línea. 

Estos son algunos de los resultados de la Encuesta Nacional sobre Hábitos y Consumo Cultural 2020 que la Coordinación de Difusión Cultural UNAM realizó con el fin de obtener información útil para la toma de decisiones de instituciones, agentes culturales, creadoras y creadores, a partir del impacto que la pandemia del Covid-19 ha tenido en este sector.

En conferencia de prensa Juan Meliá, titular de la Dirección de Teatro UNAM, impulsor de la encuesta que fue coordinada por Julia Isabel Flores, desde el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM), informó que el sondeo fue contestado en línea por 8 mil 780 personas de las 32 entidades de la República Mexicana, entre el 9 y el 20 de octubre de 2020, pero el 75% se concentró en Ciudad de México y en el Estado de México. 

Si bien se buscó una amplia representatividad, Meliá subrayó que las personas que respondieron fueron los que están interesados en las actividades culturales.

Mientras que Flores reconoció que las personas que respondieron son, en términos generales, de clase media, con acceso a Internet y con estudios de nivel medio y superior. 

Pese a ello, el estudio es, hasta ahora, el único que ha investigado los efectos de la suspensión y reclusión de la vida cultural en los públicos y en sus prácticas culturales. 

El cuestionario fue dividido en seis tópicos: intereses y prácticas culturales de los participantes; hábitos y actividades desarrolladas durante la pandemia; participación y consumo de actividades culturales en línea; estado de ánimo e inquietud sobre protocolos sanitarios en las actividades presenciales; perspectivas de participación en las actividades culturales hacia los próximos meses, e información sociodemográfica de las personas encuestadas.

Fue contestada en su mayoría por mujeres (62.7% de la población encuestada), jóvenes de 15 a 19 años (32.4%), estudiantes (52.1%), y personas con estudios universitarios (63%). Del total, 48.7% radica en la Ciudad de México y 51.3% en otros estados del país. 

En la interpretación de los resultados participaron el doctor Eduardo Nivón Bolán, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM); Jorge A. González, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH- UNAM), la maestra Cinthya García Leyva, directora de la Casa del Lago UNAM, y Flores. 

Los expertos coincidieron en que los resultados de esta encuesta son un punto de partida que permite conocer el comportamiento de las audiencias en la situación actual, e imaginar algunas de las acciones que las instituciones y los gestores culturales pueden poner en práctica en un futuro inmediato.

“Una de las conclusiones más importantes es que el consumo se diversificó, los intereses de las audiencia se ampliaron. Por ejemplo, antes de la pandemia el 23% iban al teatro y el 14% veían teatro en línea. Ya en confinamiento, el consumo de transmisiones de teatro aumentaron al 28%. Con la danza pasó lo mismo, antes iban a 11.3% y en línea la veía un 28%, con la pandemia creció a 35%. En el balance de este periodo va a tener que reconocerse la paradoja de que las actuales condiciones de confinamiento y el estallido de la difusión cultural digital han contribuido a incrementar el consumo cultural y, paralelamente, la crisis sanitaria ha provocado el derrumbamiento del tipo tradicional de oferta cultural que en algunos terrenos difícilmente se va a recuperar”, dijo Nivón.

¿Qué consumen los mexicanos?

De acuerdo con la Encuesta, lo más consumido es: Cine y/o cortometrajes en línea (79.1%). Tutoriales o podcasts sobre arte y cultura (44.3%). 
En tercer lugar están los Cursos/talleres en línea (44.3%).

Además, la consulta de redes sociales fue la actividad que alcanzó mayor tiempo de dedicación: 33.4% (más de 10 horas a la semana 14.2%, y entre 5 y 9:59 horas 19.2%). Sin embargo, es una actividad difícil de precisar en qué consiste con exactitud. A esta actividad se entregaron más mujeres, de entre 20 a 29 años, universitarias o con educación media, de ingresos medios, aunque también lo hicieron personas sin empleo con mayor presencia de residentes de la Ciudad de México. 

Una de las actividades más apreciadas, como ir a los museos, era de interés para 52.7% de las y los entrevistados, y las visitas en línea a museos y exposiciones de arte las realizaba 33.7%, pero durante la pandemia sólo lo hizo 28.8%. 

Además, otros de los resultados más reveladores es que de un total de 20 actividades, los encuestados respondieron que escuchar música, ver videos musicales en línea y socializar en línea fueron las más recurrentes; por el contrario, las menos realizadas fueron escuchar audiolibros y asistir a reuniones culturales en línea. 

Entre las redes más usadas se encuentran WhatsApp y Facebook con el 97.9% y 91.5% cada una. Y es a través de las redes sociales en donde los encuestados se enteraron de la oferta cultural, mientras que los medios impresos —periódicos, revistas y folletos— solamente son un recurso de información para 24%, en promedio.
 Mientras que el dispositivo con Internet más usado es el teléfono móvil con 79.3%.

En este sentido, García Leyva consideró necesario comprender que existe una pluralidad de conectividades y la inmediatez con la que se reciben los contenidos y es que el público joven está acostumbrado a herramientas de “aceleración y brevedad” como las stories y los tuits. Además, los jóvenes también indicaron que preferían ver contenidos que no duraran más de una hora. 

“¿Será que hay ciertas disciplinas que requieren modificar su naturaleza a partir de esta nueva mediación o será que se volverá al contacto colectivo y físico? La encuesta también nos arroja una tendencia a la brevedad y tendremos que reflexionar sobre esto y sobre nuestro quehacer”, dijo. 

Datos

8 mil 780 PERSONAS de todo el país contestaron la Encuesta de la UNAM entre el 9 y el 20 de octubre de 2020.

49% DE LOS ENCUESTADOS prefiere leer, como primera práctica cultural; le sigue tomar fotos o videos (24.1%) y escribir (22.2%).

5.4% DE LOS ENCUESTADOS prefiere la danza; hacer artesanías (5.1%) y hacer teatro (4.9%), son las prácticas culturales menos ejercidas.

Frases

“La pandemia provocó el derrumbamiento del tipo tradicional de oferta cultural que en algunos terrenos difícilmente se va a recuperar “. Eduardo Nivón. Investigador UAM.

“¿Será que hay ciertas disciplinas que requieren modificar su naturaleza a partir de esta nueva mediación o será que se volverá al contacto colectivo?”Cinthya García Leyva. Directora de la Casa del Lago.

Con información vía El Universal

TENDENCIAS. Netflix llegó a 200 millones de suscriptores

Netflix ya no recaudará deuda para financiar su fiebre de gastos en programas de televisión y películas y podría comenzar a regresar dinero a los accionistas a través de recompras, lo que marca un hito en la evolución de la compañía, tras reportar que superó los 200 millones de suscriptores. 

Desde 2011, cuando Netflix hizo el salto a la programación original con House of Cards, el pionero de streaming de video financió la adquisición de contenido a través de bonos de alto rendimiento, ya que buscaba construir un catálogo atractivo. 

Las últimas cifras trimestrales de Netflix, que se presentaron el martes pasado, destacan lo exitosa que ha sido la estrategia: el gigante del streaming llegó a casi 204 millones de suscriptores a finales de 2020, dijo, después de sumar 37 millones de clientes de paga el año pasado. 

Alrededor de 8.5 millones de esas personas se sumaron en el trimestre que terminó en diciembre, en gran medida gracias a la pandemia. 

La compañía deleitó a los inversionistas en los últimos años a pesar de gastar miles de millones de dólares en efectivo. En la última década, Netflix pidió prestados más de 16 mil millones de dólares (mdd) en deuda mientras buscaba construir un fondo de reserva de contenido. Durante ese tiempo, la valoración de sus acciones creció a más de 200 mil mdd. 

Netflix prometió que a medida que captara más clientes y subiera los precios de suscripción, ya no necesitaría recaudar deuda basura para alimentar su gasto en contenido. La tesis funcionó y se mantuvo a la delantera en la carrera por los suscriptores. Su rival más feroz, Disney Plus, tiene apenas 87 millones de suscriptores.

Con información vía Milenio

En México, ingresos por servicios OTT, como Netflix, alcanzarán los mil 400 mdd en 2024

En México, los ingresos de los servicios de video en línea (también conocidos como Over The Top, OTT) al cierre de 2019 alcanzaron la cifra de los 700 millones de dólares y esta cifra llegará podría sobrepasar los mil 400 millones de dólares en 2024, según cifras de Statista.

Respecto a las suscripciones, 84 por ciento de los usuarios a un servicio OTT están en Netflix, según una encuesta de finales de 2020 del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Los servicios que siguen a Netflix en número de suscriptores son: YouTube con 82.5 por ciento; Amazon Prime Video con 45 por ciento; Claro Video con 28,5 por ciento; HBO Go con 17,5 por ciento; Blim con 12 por ciento y los servicios más recientes Apple TV+ y Disney+ cuentan con 5,5 por ciento de los usuarios de OTT, según cifras de Statista.

Las películas son el formato de contenido favorito entre los suscriptores mexicanos refirió el 84 por ciento de los usuarios de estas plataformas, seguido de las series con un 74 por ciento de preferencia, según los hallazgos de Statista.

Según la firma de análisis de mercados especializada en telecomunicaciones, Dataxis, México es el mercado líder de América Latina en OTT SVOD (Ad-Supported Video On Demand) como Netflix o Amazon Prime Video debido a la combinación de tres factores: tuvo una competencia de banda ultra ancha temprana; es el país de habla hispana más grande y el primer mercado latinoamericano donde se lanzan OTT internacionales, además de contar con fuertes grupos de medios y telecomunicaciones locales (Televisa, Azteca, América Móvil) con estrategias OTT.

En el reporte 2020 sobre OTT y video en México, Dataxis informó que “Netflix sigue siendo líder, pero ClarovideoAmazon Prime Video y Blim de Televisa han tomado más del 30 por ciento de la participación de mercado, más que en cualquier otro país de la región”.

En América Latina, la penetración bruta de SVOD alcanzará el 37,9 por ciento de los hogares con TV para 2025, frente al 22.5 por ciento en 2019, según la consultora ResearchAndMarkets.

Esto debido a que hay una particularidad en el mercado de servicios OTT, ya que una persona puede estar suscrita a diferentes servicios de streaming simultáneamente sin cancelar el primero. Esto no ocurre, por ejemplo, con un usuario que contrata un servicio de televisión por cable, difícilmente contrata el servicio de un competidor.

Con información vía Milenio