TENDENCIAS: 5G logra crecer durante 2020 lo que a 4G le tomó cuatro años

Entre septiembre del 2019 al tercer trimestre de este año, las suscripciones 5G llegaron a 225 millones en todo el mundo, reflejando un crecimiento que a las redes 4G LTE les llevó cuatro años alcanzar, revela un nuevo informe de 5G Americas con base en datos de Omdia.

Hasta lo que va de diciembre, se han contabilizado 229 millones de usuarios 5G (66% más respecto al trimestre anterior) y la organización prevé finalizar el 2020 con 236 millones de abonados.

A pesar de las dificultades impuestas por la pandemia de Covid-19 a las economías y la industria de telecomunicaciones, el reporte señala que no sólo han aumentado las suscripciones a la nueva tecnología, sino que han seguido incrementando los despliegues de redes 5G.

Un total de 143 redes de quinta generación ya se han implementado en el mundo a diciembre de este año, 29 más de las que estaban activas hasta septiembre. Y sólo en América Latina y el Caribe existen 11.

Para el final de este 2020, 5G Americas proyecta que habrá 180 redes comerciales de nueva generación y se expandirá aún más la disponibilidad de dispositivos con capacidad 5G, tanto para los usuarios finales como para la industria.

Mientras la tecnología de quinta generación sigue en ascenso, las redes 4G LTE también han crecido hasta 680, y 330 las LTE Advanced. Además, las conexiones llegaron a 5 mil 800 millones a septiembre pasado a nivel mundial.

Si bien la implementación de 5G ha tenido una adopción más lenta en la región latinoamericana, la Asociación advierte que las conexiones continuarán aumentando gracias a Brasil, y visualiza un panorama de mayor crecimiento futuro con las próximas asignaciones de espectro que se avecinan en Chile, República Dominicana y Perú.

Con información vía DPL News

El Gobierno creará una lista de proveedores seguros de 5G pero no vetará a Huawei

El Gobierno elaborará una lista de suministradores tecnológicos para las redes de la nueva telefonía móvil 5G que identificará el nivel de riesgo (bajo, medio o alto) de las compañías proveedoras, que podrán ver restringida su presencia en alguna parte o la totalidad de las redes de la nueva tecnología en función de la categoría en la que hayan sido incluidas. De esta forma, se descarta vetar a priori a ninguna firma tecnológica y, en particular, a la china Huawei, como han hecho otros países bajo la presión de Estados Unidos.

Así se recoge en el anteproyecto de la Ley de Ciberseguridad 5G, que se prevé aprobar este verano, y que obligará a los operadores a realizar un análisis de gestión de riesgos cada dos años y a la Administración, al menos cada seis, para fijar los requisitos de ciberseguridad específicos para el despliegue y la explotación de redes de 5G.PUBLICIDAD

El anteproyecto busca desarrollar la llamada telefonía móvil de quinta generación en España en un entorno de confianza que permita al país situarse en una posición avanzada en esta nueva tecnología que cambiará no solo el mundo de las comunicaciones sino el entorno industrial gracias a sus aplicaciones instantáneas a distancia, según han informado este lunes fuentes de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones.

Con esta ley, el Gobierno español sortea de forma diplomática el posible veto a Huawei, ya que el anteproyecto no establece “vetos apriorísticos” a ningún operador, y dependerá del nivel de riesgo en que se categorice al fabricante chino para decidir en cada momento sobre la idoneidad de contratar sus redes y equipos para el despliegue del 5G, según las fuentes citadas de la Administración.

Estados Unidos ha presionado fuertemente a los países aliados para que veten como proveedor tecnológico a Huawei, empresa a la que acusa de poner al servicio de la dictadura china y del Partido Comunista gobernante en el país asiático las redes de 5G desplegadas en todo el mundo con fines de espionaje industrial y militar. Unas acusaciones que ha negado reiteradamente el gigante chino acusando a su vez a la Administración estadounidense de falta de pruebas. La UE decidió dar libertad a los países miembros para que adoptaran una postura al respecto. Algunos como Reino Unido adoptaron la postura más drástica prohibiendo contratar con Huawei.Otros como Alemania y Francia han optado por comprometerse a una vigilancia estricta de la firma asiática pero sin postular su veto expresamente. Una solución muy similar a la que quiere adoptar el Gobierno español.PUBLICIDAD

La propuesta de norma incluye principalmente medidas destinadas a los operadores de redes y servicios 5G, pero también a suministradores, fabricantes y a determinados usuarios corporativos que el texto identifica, así como los procedimientos que se deben seguir en el ámbito público para garantizar la seguridad en el despliegue.

Los operadores de redes (Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil, Euskaltel y otros) deberán analizar su dependencia en la cadena de suministros y estarán obligados a elaborar e informar de la ejecución de una estrategia de diversificación de suministradores, teniendo que adoptar medidas para limitar la dependencia de un solo suministrador y restricciones para los proveedores que sean calificados de alto riesgo.

Por su parte, el Gobierno adoptará, por Real Decreto, el Esquema de Seguridad de Redes y Servicios 5G, con el cual se realizará un tratamiento integral de la seguridad en las redes y servicios 5G nacionales. Dentro del esquema, se priorizarán los riesgos y las medidas para mitigarlos que deberán tener en cuenta los operadores.

Para la elaboración del mismo se tendrán en cuenta los análisis realizados por los operadores, incluyendo las vulnerabilidades de la cadena de suministros. El borrador establece de modo transparente los factores a considerar en el análisis de la cadena de suministros, desde la garantía técnica de funcionamiento y protección frente a ataques, hasta la limitación de su exposición a injerencias de terceros, según las mismas fuentes.

Análisis de riesgo

En función del análisis de riesgos de la cadena de suministros, y previo informe del Consejo de Seguridad Nacional, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital podrá promover un Acuerdo del Consejo de Ministros para calificar el nivel de riesgo (bajo, medio o alto) de los distintos suministradores.

Una vez se decida la inclusión de un suministrador en una de las categorías fijadas, esto tendrá consecuencias para dicha compañía en un proceso posterior en el que, en función del riesgo correspondiente, se podría ver excluido de una parte o de la totalidad de la red 5G, según fuentes de la Secretaría de Estado.

Para evaluar el nivel de riesgo de un operador se realizarán dos tipos de análisis, uno que abordará cuestiones puramente técnicas y otro dedicado a identificar riesgos adicionales, como pueden ser la estructura de la sociedad o la capacidad de injerencia de un Gobierno extranjero en la empresa.

El anteproyecto realiza la traslación al marco legal español de las medidas estratégicas, técnicas y de apoyo para mitigar los riesgos de seguridad, contenidas en la llamada caja de herramientas (tool box) consensuada entre los Estados Miembros de la Unión Europea. La caja de herramientas identifica las principales amenazas y sus fuentes, los activos más sensibles, las principales vulnerabilidades y una serie de riesgos estratégicos en el despliegue de redes 5G.

Con información de El País

IFT: Cae 55 por ciento recaudación en telecomunicaciones

En el tercer trimestre de este año, los ingresos que obtiene el sector público derivados del cobro por el uso del espectro radioeléctrico y otros trámites, cayeron 55 por ciento.

En medio de la pandemia por coronavirus que afectó la economía nacional, la recaudación del sector de telecomunicaciones fue de mil 584 millones de pesos, lo que significa que se dejaron de captar mil 949 millones menos en comparación con el mismo trimestre del año pasado, de acuerdo con el tercer informe de actividades del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

En el informe destaca la presentación de la Calculadora de probabilidades de uso de las TIC y actividades por Internet en México 3.0, herramienta interactiva que muestra la probabilidad de que una persona utilice alguna tecnología de la información y la comunicación (TIC) o realice actividades por Internet.

Entre los cambios más relevantes de esta versión se encuentran la inclusión de actividades de capacitación o educación, el consumo de contenidos audiovisuales gratuitos y las ventas en línea; y se modifican los grupos de edad para tener un mejor panorama sobre la información de los niños, niñas y adultos mayores.

Durante el tercer trimestre de 2020, también se puso a disposición del público la herramienta Conozco mi consumo, que permite a los usuarios de servicios de televisión de paga y de telefonía e Internet, fijos y móviles, ingresar el perfil de consumo, calcular y comparar en una sola plataforma los planes y tarifas ofrecidos por los operadores en su localidad, de acuerdo con sus necesidades de consumo mensuales, su ubicación geográfica y su presupuesto.

Además, entre julio y septiembre de 2020 el Instituto brindó asesoría a un total de 26 mil 184 usuarios a través de los distintos medios disponibles, incluyendo 8 mil 715 inconformidades ingresadas en el sistema Soy Usuario.

Con información de El Heraldo de México Adrián Arias

Empresas apoyan propuesta de ley para retirar cableado de calles en CDMX

Las empresas del sector de telecomunicaciones coinciden con el proyecto de Ley para el retiro de la infraestructura aérea, que plantea aprovechar el subsuelo de la  Ciudad de México para quitar el cableado de los postes de los servicios de telefonía, internet y TV de paga.

En un comunicado conjunto, la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti), la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y la Asociación de InternetMX (AIMX) propusieron mesas de diálogo con las autoridades para abordar este tema, a fin de que esta Ley contribuya a la protección civil y la mejora urbana.

“Es necesario encontrar el mayor equilibrio posible entre la conectividad, el acceso a las telecomunicaciones, a la información y la comunicación —esenciales en esta pandemia—, cuidando lo relacionado a la protección civil e imagen urbana, así como en inversiones y presupuestos de los operadores de telecomunicaciones, anteponiendo siempre los beneficios a los usuarios finales”, destacan las organizaciones.

Para llegar a un acuerdo, proponen mesas de trabajo con el gobierno y el Congreso de la Ciudad de México, donde se tomen en cuenta la experiencia y conocimiento de la industria.

Lo anerior porque, de aprobarse la Ley, “impactaría negativamente la forma en que el sector ofrece sus servicios integrales de telecomunicaciones a los habitantes de la ciudad (telefonía, tv por cable e internet fijo, principalmente)”.

Con información de El Universal Carla Martínez

Prevé GSMA más acuerdos como el de AT&T–Telefónica en México por 5G

En América Latina se generarán más acuerdos de compartición de espectro como el que ocurrió en México con AT&T y Telefónica, debido al desarrollo de redes 5G, aseveró Matthew Iji, analista de GSMA Intelligence.

El especialista afirmó que las inversiones para desarrollar redes 5G son muy altas, por lo que será necesario que los operadores lleguen a acuerdos de compartición de espectro e infraestructura.

En México, Telefónica devolvió el espectro que poseía debido al alto costo, y por ello alcanzó un acuerdo para utilizar el espectro de AT&T y así continuar con sus servicios móviles.

“Telefónica y AT&T llegaron a un acuerdo y, conforme el 5G empiece a extender su uso, veremos que habrá más acuerdos a futuro en la región y en el mundo”, comentó Matthew Iji durante el foro GSMA Thrive Latin America.

James Jonier, analista de GSMA, hizo un llamado para que las autoridades de América Latina trabajen en políticas públicas que eliminen barreras al despliegue de la nueva generación de redes móviles.

Y es que, de acuerdo con proyecciones de la propia GSMA, América Latina será de las regiones con menor adopción de 5G para 2025, pues apenas tendrá alrededor de 62 millones de conexiones de esta tecnología, lo que representa el 9 por ciento del total en el mundo.

América del Norte será la región con más conexiones 5G dentro de cinco años al alcanzar 218 millones de accesos, es decir, el 51 por ciento del total, seguido por Europa con 233 millones, que serán el 34 por ciento.

James Joiner enlistó cuatro acciones de política pública que urge se adopten en América Latina: la primera es la actualización de marcos regulatorios con objetivos consistentes de conectividad; fomentar el diálogo entre actores mediante congresos con reguladores y el sector privado; crear políticas fiscales que impulsen las inversiones; y crear políticas para cerrar la brecha digital.

Ambos analistas destacaron la importancia del desarrollo de las tecnologías móviles para la región.

“En 2019, el ecosistema móvil generó el 7 por ciento del PIB de América Latina, una contribución de 421 mil millones de valor económico y alrededor de 1.4 millones de empleos”, apuntó James Joiner.

Con Información de DPLnews

La lógica de Internet

Internet ha sido disruptivo no sólo porque lo transforma todo sino porque nos obliga a pensar diferente y a hacer las cosas distinto.

En Internet las organizaciones son menos importantes que las personas. En el mundo físico existen edificios emblemáticos de instituciones, empresas o arquitectos. En Internet existen espacios creados por individuos que resuelven las necesidades reales de las personas. En el mundo analógico dominan los grandes paradigmas; en Internet se solucionan problemas o búsquedas concretas con una palabra clave, una pregunta o un tutorial.

Los usuarios somos quienes decidimos qué queremos ver y consumir; también cómo, cuándo y dónde hacerlo. A eso se le llama “libertad”.

La radio y la TV son extremadamente eficientes para hacer llegar un mensaje a millones de personas y hogares. Pero son pasmosamente limitadas para conducir millones de contenidos a un solo individuo. Eso es exactamente lo que puede hacer Internet. A diferencia de la televisión o la radio, no existe un programador que decide y planea los contenidos, casi siempre en función de una popularidad que nace de la escasez, sino más bien un organizador de la información.

Ese ha sido parte del éxito de Google, pero en general de todos los algoritmos que se programan y aprenden en función de lo que las personas buscan, no de lo que les ofrece un programador o editor. Las empresas de Internet explotan el conocimiento y los intereses de los usuarios -no de los especialistas- y los convierten en resultados de búsqueda.

A diferencia de lo que se cree, el secreto de Internet no sólo radica en mostrar “lo más visto”; la clave radica en hacer todo accesible, ayudar a los usuarios a encontrarlo y ofrecerles recomendaciones. A diferencia de las empresas que las mueve el legítimo lucro, las personas suben contenidos a Internet y responden dudas de otros usuarios porque los mueve algo más que el afán de dinero. Quieren ayudar y hacer cosas de manera desinteresada para aliviar a otra persona el trabajo.

Los aficionados comparten lo que saben hacer y sus talentos sin esperar dinero a cambio, sin pretender el éxito comercial y masivo y sin creerse estrellas del espectáculo. Hay mejores exponentes de los ritmos dancísticos en TikTok que en los improvisados y acartonados segmentos de los programas misceláneos de la TV. 

Escasez vs. abundancia. Durante décadas hemos sido rehenes de las industrias de los medios de comunicación porque han sabido explotar la escasez e incluso provocarla artificialmente mediante prácticas monopólicas: pocos contenidos muy atractivos, muy populares, que gustan mucho a las mayorías, con grandes éxitos de venta en horarios y formatos muy delimitados. Así han prosperado los éxitos de taquilla, los deportes de masas o los programas de TV en horario estelar.

Su máxima ha sido (heredada del pensamiento burocrático del Estado) que información es poder. Quien tiene información (el gobierno, los medios, los intelectuales, los periodistas, los médicos) tiene poder e influencia. Por eso la prensa y la televisión han sido tan importantes en siglos y décadas recientes porque saben jerarquizar la información y ofrecen lo importante, lo destacado, lo mediático, es decir, lo que imponen los medios.

Pero Internet hace explotar las estrecheces que impone la escasez. En la red lo que domina es la abundancia y el poder lo asumen los usuarios, al tiempo que se les escapa de las manos a los actores tradicionales. Lo más interesante es que esa proliferación cada día mayor no ha sido creada por las organizaciones o los medios sino por las personas. La diversidad que tanta falta hace en los medios de comunicación es la principal cualidad cultural de Internet.

Los medios más comprometidos con sus audiencias buscan incrementar en la medida de sus limitadas posibilidades la oferta y las opciones de contenidos. Netflix llegó y la multiplicó. Y en Internet la diversidad es exponencial y las opciones infinitas. Los medios serán cada vez menos masivos y el mercado de nichos y las comunidades son cada vez más importantes.

El informe 2019 de Televisa indica que la principal productora de contenidos en español generó más de 88 mil horas de contenidos para televisión abierta y de paga ese año. Parece mucho pero si lo comparamos con lo que producen los usuarios la “contribución” de la televisora sólo una mota de polvo en el universo de Internet. Cada minuto se suben a YouTube 500 horas de video. En 60 minutos alcanzan 30 mil horas. En un día ya son 720 mil horas de video. Sin mencionar los contenidos generados por los usuarios en Instagram, Facebook o TikTok.

Para hablar, promocionar o ejercer la crítica profesional de los contenidos de los medios y las expresiones del arte y la cultura se requieren otros medios, muchas veces propiedad de las propias empresas mediáticas. En Internet existen recomendaciones, mucho más eficaces y demoledoras que el juicio de cualquier experto.

Si queremos comprar un producto en Amazon, conviene leer las reseñas y/o recomendaciones verificadas de los usuarios. Confiamos en el criterio de personas reales que compraron o probaron el producto, no en la impostada y exagerada reseña de un conductor de televisión pagado para hacer el infomercial. De ahí lo escandaloso que resultan las reseñas positivas y negativas falsas en tiendas como Amazon, una estrategia de los vendedores para incrementar sus ventas o destruir las de sus competidores. 

Definitivamente, más es mejor. Hoy donde hay más es en Internet. Los medios han perdido la oportunidad de darle a sus audiencias lo que realmente desean. Ahora esos usuarios buscan y encuentran porque saben que las empresas de Internet y sus algoritmos se enfocan en la personalización. Su vocación consiste en medir y no en suponer. Fomentan que el trabajo de decir qué quieren lo haga el propio usuario. Compartir y no controlar es la premisa de la red. Lo mejor está por aparecer en la barra del navegador…

El novelista estadounidense David Foster Wallace lo explica de forma insuperable: “la televisión no es vulgar y lasciva porque la gente que compone la audiencia es vulgar y lasciva. La televisión es así simplemente porque las personas suelen ser muy similares en sus intereses vulgares y lascivos, y ampliamente diferentes en sus intereses refinados, estéticos y nobles.”

*El autor es presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi). Twitter: @beltmondi

Con información de Proceso Jorge Bravo

Presentan irregularidades, empresas encargadas de la explotación de fibra óptica de CFE: ASF

De acuerdo con la auditoría de cumplimiento 2019-6-90UJB-19-1379-2020, la empresa Syncom International presentó  en  ceros sus declaraciones anuales correspondientes  a  2018  y  2019,  “aun  cuando  recibió    4 millones 149 mil 200  pesos , en diciembre  de  2019″ como anticipo, por parte  de  la Comision Federal de Electricidad”.

Asimismo, el máximo órgano fiscalizador reportó  que Telnet  Azteca registró a un  sólo  trabajador ante el IMSS,  a pesar de que esta empresa  fue  creada el  8  de  junio  de  2018,  y de que  tiene un  contrato con la CFE por “la entrega de  bienes  en  nueve regiones  del  país”.

Por todo esto, la ASF pidió al SAT auditar  ambas empresas, con el  fin  de  constatar  el  cumplimiento  de  sus  obligaciones  fiscales.

A inicios de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se explotarían los más de 43 mil kilómetros de red de fibra óptica de la CFE, con el fin de benificiar y conectar a 40 millones de mexicanos.

Para ello, se asignaron 45 contratos multilanuales por 871 millones 432 mil 700 pesos a cinco empresas: Prysmian Cables y Sistemas de México, Humbrall, Telnet  Azteca, Syncom International y Estevez.JorServicios.

Y es que, hasta el momento, la red de fibra óptica de la empresa productiva del Estado beneficia a 55 millones de personas de 281 localidades de todo el país.

Con información de Contralinea

Necedades digitales en tiempos de pandemia

Hay dos cosas que ya sabíamos que iban a ocurrir: el repunte (todavía falta el rebrote) de casos de coronavirus en México y que el gobierno de la Cuarta Transformación buscaría obtener ingresos por cualquier vía. En ambos casos la economía digital puede ser una alternativa para reactivar la economía. En ambas situaciones la 4T optó por castigar al sector digital.

La pandemia y su larguísima cuarentena generó una economía de confinamiento. La única forma de que las actividades productivas siguieran avanzando era a través de internet. El confinamiento conectado ya era de por sí suficientemente excluyente, porque 30% de la población o 40 millones de mexicanos no tenían acceso a la conectividad, o los trabajos informales los obligaba a salir y ponerse en riesgo. Aún así no había alternativa: había que trabajar y estudiar y entretenernos en casa.

Ya sabíamos que no estábamos preparados para enfrentar la pandemia, pero es inaudito que sigamos sin estarlo. Han transcurrido ocho meses de pandemia, casi 1 millón de contagios, casi 90 mil muertos oficiales, 30 millones de estudiantes recibiendo pésimos contenidos educativos por la televisión abierta y la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional de la Presidencia de la República no ha planteado un plan emergente para acelerar la digitalización de México.

Sabemos que faltan semanas, quizá meses de confinamiento, y que la vacuna todavía tardará en desarrollarse, producirse, distribuirse y aplicarse a la población. Durante ese tiempo la población seguirá confinada y requerirá estar equipada con tecnología y conectada a internet. Según la consultora NDP, debido a la pandemia de enero a agosto de 2020 las ventas de laptops y computadoras de escritorio crecieron 53% y 14%, respectivamente, cuando ese mercado venía declinando.

En su afán de obtener ingresos adicionales que resuelvan los gastos extraordinarios que ha tenido por el covid-19, el gobierno ha tomado medidas tan impopulares como irracionales. Desapareció la Subsecretaría de Comunicaciones responsable de la política pública de inclusión digital. Sí, cuando más conectados necesitamos estar y cuanto más urgente es una política digital para que la población acceda a servicios de telecomunicaciones, a la 4T se le ocurre salir con la guadaña y desaparecer subsecretarías.

La 4T y Morena en el Congreso también optaron por eliminar los fideicomisos. No es que no debieran revisarse las reglas de operación de esos instrumentos financieros, sino que con un hacha le quita dinerito a artistas, creadores, investigadores, científicos y muchos más de forma indiscriminada.

México tiene una de las penetraciones de telefonía móvil más bajas de América Latina: apenas 93% (sólo por arriba de Venezuela y Cuba con 72 y 47%, respectivamente), cuando países como Costa Rica tiene 170 dispositivos por cada 100 habitantes o Chile con una teledensidad de 134%.

La Secretaría de Hacienda piensa que es una buena idea incrementar el costo por el uso del espectro radioeléctrico, en lugar de estimular una mayor cobertura y adopción de tecnologías y servicios móviles que permita una mayor recaudación por el consumo de servicios de telecomunicaciones.

En la revisión de la iniciativa de la Ley Federal de Derechos, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados ajustó a la inflación las cuotas para la banda de 800 MHz, donde se encuentran usuarios móviles 3G. A diferencia de la exorbitante iniciativa de Hacienda, la propuesta de los diputados es que el pago por los derechos para esa banda de cobertura nacional se incremente 7% de la inflación para 2021.

No es un triunfo, sino la clásica estrategia de incrementar mucho el precio del espectro para que sólo quede en un aumento “razonable”. Tal y como la ajustaron los diputados, la banda de 800 MHz preserva las cuotas que ya han puesto en aprietos a varios operadores de telecomunicaciones, al grado de preferir devolver las frecuencias que pagar los elevados derechos espectrales. No hay cambio ni mejoría, sólo no es exorbitante como lo había propuesto Hacienda.

Tan es así que los diputados no han tocado los derechos por el uso de la banda de 600 MHz que se licitará en 2021 ni el costo de la banda de 3.5 GHz. Ambas frecuencias son idóneas para el futuro despliegue de las redes móviles de quinta generación (5G). La banda de 600 MHz es para cobertura y la de 3.5 GHz para capacidad en ciudades densamente pobladas. El costo de ambas bandas que prevalece en la iniciativa hacendaria (aún intocada por los legisladores) sigue siendo restrictivo para la inversión y el despliegue de las redes de nueva generación.

La Secretaría de Hacienda ya logró que a partir de junio de 2020 las plataformas y servicios digitales residentes en el extranjero paguen impuestos, pero ahora quiere bloquear las aplicaciones y sus servicios si incurren en omisiones fiscales. Si las apps no se inscriben ante el Registro Federal de Contribuyentes, no designan a un representante legal, si no tienen un domicilio en México o no pagan el IVA y el ISR, se bloqueará el acceso a internet a sus servicios.

Sí, el mejor mecanismo de control que encontró Hacienda mientras estamos confinados en casa utilizando cada vez más aplicaciones, plataformas y servicios digitales es bloquearlos si no cumplen con sus obligaciones fiscales. La medida claramente atenta contra la libertad de expresión y contra los derechos fundamentales de acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, a la cultura, la educación, la salud y una internet abierta.

A la imperiosa necesidad del gobierno de obtener recursos fiscales se suman un conjunto de acciones contra uno de los sectores que más ha ayudado a la población y a muchos negocios a enfrentar el confinamiento desde los hogares y el trabajo remoto, y que más podría contribuir a la recuperación en las inciertas semanas o meses de pandemia que aún nos faltan.

El autor de este texto es presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).

Con información de Proceso Jorge Bravo

IFT advierte riesgos para desarrollo de México si no se apoya la tecnología 5G

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) defiende el tema de los costos de derechos que se pagan por el uso del espectro pues la falta de recursos públicos no debe afectar el desarrollo del país y la llegada de nuevas tecnologías.

“No podemos permitir que una situación grave, de escasez de recursos en las finanzas públicas, comprometa el desarrollo del país a largo plazo”, destacó Adolfo Cuevas, presidente del IFT.

Para que el 5G sea una realidad en México se deben comprometer el sector público y privado a hacer lo necesario y suficiente para apoyar esta tecnología y que se traduzca en beneficios para todos los mexicanos, subrayó Cuevas durante un foro sobre 5G organizado por el instituto.

“No hacerlo puede ser tan grave que comprometa la posibilidad de la inserción de México en nuevos estados de desarrollo y que limite e impida el bienestar para los mexicanos”.

Eso es lo que está detrás de la discusión sobre el costo del espectro, no es algo meramente coyuntural, es algo de mucho fondo y para mucho tiempo, destacó el presidente del IFT.

“No tomar el 5G a tiempo puede ser tan absurdo como hace un siglo haber decidido que la energía eléctrica no debía entrar en México que podíamos esperar cinco o 10 años”.

Sóstenes Díaz, comisionado del IFT, comentó que el regulador lleva a cabo las gestiones necesarias para reducir el cobro por el aprovechamiento del espectro.

De acuerdo con el comisionado “un peso de inversión en zonas donde no existe cobertura tiene un rendimiento marginal mayor que un peso que va a la recaudación”.

Con información de El Universal Carla Martínez

Redes 5G deben ser para todos y no sólo para quienes puedan pagar: IFT

Las redes móviles de quinta generación, mejor conocidas como 5G, deben desarrollarse en México para que cualquier persona pueda acceder a ellas y no sólo aquellos que tienen la capacidad económica, aseguró Adolfo Cuevas, presidente interino del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El comisionado del órgano regulador mexicano comentó que las nuevas redes son lo que hace 100 años fue la electricidad, por lo que todos deben acceder a éstas para que haya un verdadero desarrollo.

Durante su participación en el foro “Redes de Nueva Generación y Perspectivas de la Red 5G”, organizado por el propio IFT, Adolfo Cuevas advirtió que México, como economía y sociedad, podría quedar fuera del desarrollo si no impulsa las redes 5G.

Dijo que detrás de la discusión del precio del espectro está el desarrollo de México.

“No hacer lo necesario y suficiente para que 5G sea una realidad en México, una realidad amplia, y que no se sitúe sólo en los nichos más rentables de demandas de consumo elevado o de consumo en sectores muy particulares, sino que sea una tecnología que beneficie a todos, tiene que llevarnos a comprometernos todos en el aparato público y en el sector privado a hacer lo necesario. Y lo necesario y suficiente es que tenemos que apoyar al 5G para que brinde esos beneficios de que es capaz, a todos los mexicanos.

“No hacerlo puede ser tan grave que comprometa la posibilidad de la inserción de México en nuevos estadios de desarrollo y que impida el bienestar para los mexicanos. Eso es lo que está detrás de la discusión sobre el costo del espectro, no es algo meramente coyuntural, es algo de mucho fondo y para mucho tiempo”, advirtió Cuevas.

El comisionado Sóstenes Díaz comentó que es por ello que el IFT impulsa la discusión del costo del espectro ante diversas autoridades incumbentes, pues las redes 5G van a necesitar una mayor cantidad de espectro.

Díaz hizo un llamado para crear un Plan Nacional Digital que pueda aprovechar a las nuevas tecnologías en el desarrollo de México.

“El Instituto ha hecho muchas gestiones para disminuir los pagos de derechos, para que se recaude, pero al mismo tiempo se eficiente el desarrollo del sector. Como IFT creemos que un peso de inversión en zonas sin cobertura tiene un rendimiento mayor que un peso que va a recaudación.

“Es necesario un Plan Nacional Digital que permita tomar ventaja de las nuevas tecnologías para reducir la pobreza e impulsar el bienestar de la población. Transitar a la era digital ya no es un asunto de aspiración”, comentó Sóstenes Díaz.

Con información de DPLnews