IFT a López Obrador: Presidencia no puede otorgar concesiones de telecomunicación y la de Telmex se prorrogó en 2016

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) negó que el jefe del Ejecutivo federal, por estos días Andrés Manuel López Obrador, esté facultado constitucionalmente para intervenir en la renovación o revocación de la concesión de Teléfonos de México (Telmex), empresa privatizada en el año de 1990 a favor del empresario Carlos Slim Helú y de un grupo de inversionistas mexicanos y extranjeros.

El IFT es la única autoridad sectorial y autónoma facultada por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para entregar o negar concesiones de espectro y para la operación de redes públicas de telecomunicaciones en México, como es el caso de Telmex.

El pronunciamiento del regulador de telecomunicaciones y radiodifusión derivó de un comentario lanzado en la mañana de este jueves por el presidente Andrés Manuel López Obrador, respecto a que su gobierno revalidaría la concesión de Telmex en el año 2023, siempre que esa empresa se comprometa a generar beneficios para la nación:

“A ver qué hacemos (…) Revocamos la concesión y el Estado se hace cargo o, que es lo que yo pienso, se mantiene la concesión buscando que haya compromisos en beneficio de la población, ya sea en tarifas o que se amplíe la red para que tengamos internet todos, para llegar a un acuerdo. Eso es lo que va a estar en cuestión”, declaró el presidente por la mañana.

El comentario del presidente mexicano también derivó de una mala lectura que semanas atrás hizo la revista política Proceso acerca de la vigencia de la concesión de Telmex y de las atribuciones legales del Poder Ejecutivo y del IFT en cuanto la renovación o cancelación de concesiones de telecomunicaciones. El semanario Proceso presumió que el futuro de Telmex estaba en las manos de López Obrador, que en su cruzada contra el neoliberalismo, quitaría la concesión de la empresa a sus actuales dueños en el primer trimestre del año 2023.

Inmediatamente, el IFT desmintió la publicación de la revista y aclaró que la concesión de Teléfonos de México para operar una red pública de telecomunicaciones en el país se prorrogó en el año 2016, conforme los criterios legales que a su vez establece la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), vigente desde el 2013.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones recordó que la concesión de Telmex fue prorrogada desde diciembre de 2016 y que la nueva vigencia comenzará desde el miércoles 11 de marzo del 2026.

La autoridad reguladora afirmó además que entregaría el nuevo título de concesión de Telmex en los primeros tres meses del 2023, porque entonces, en el año 2016, no se conocía con certeza cómo serían las condiciones del mercado mexicano de telecomunicaciones en el 2023, ni el ambiente tecnológico y tampoco cómo, para ese año del 2023, habrían resultadolas regulaciones asimétricas que el mismo IFT impuso a Telmex y otras empresas del grupo económico América Móvil en marzo del 2014 con la meta de generar un mercado más equilibrado en cuanto competencia, cobertura, calidad y asequibilidad de servicios para los mexicanos. Por todo ello, es que en el 2016 no entregó un título de concesión con los criterios y condiciones aplicables para Telmex en los siguientes treinta años.

“Desde el pasado 1 de diciembre de 2016, el IFT resolvió, conforme a sus atribuciones constitucionales, aprobar la solicitud de la prórroga de concesión presentada por Telmex, tras acreditar que se cumplieron los supuestos previstos en la LFTR para este procedimiento (…) En la resolución se determinó que será hasta el primer trimestre del 2023 cuando el IFT entregue el título de concesión a la empresa”, dijo el regulador.

“Esta decisión se tomó al considerar que, ante el dinamismo del mercado de las telecomunicaciones y el hecho de que Telmex está sujeta a regulación asimétrica por ser parte del agente económico preponderante en el sector de las telecomunicaciones, en 2016 no se tenía la certeza de cómo evolucionarían las condiciones del mercado y los efectos que generaría la citada regulación asimétrica en los siguientes años”, aclaró.

En apego al artículo 28, párrafo decimoséptimo, de la Constitución, fue que el IFT revalidó la concesión de Telmex por 30 años más, y también con base en el artículo 15, fracción IV, de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión .

“En aras de abonar a la certeza jurídica en el sector de las telecomunicaciones, se hace pertinente dejar claro que lo expresado por el ciudadano presidente Andrés Manuel López Obrador no corresponde a los hechos ni al marco legal aplicable, toda vez que la solicitud de prórroga ya fue resuelta y no hay posibilidad de negarla, por lo que lo único que está pendiente es la entrega del título de concesión, previo establecimiento de condiciones por el IFT”.

“El IFT es un órgano técnico, con autonomía constitucional, que lo aleja de decisiones de carácter político; y actúa siempre con absoluto respeto de las facultades y el trabajo de otras autoridades”, agregó el Instituto Federal de Telecomunicaciones, autoridad que en todo lo que va del actual gobierno federal ha sido objeto de recortes presupuestales y objetivo también para ser fusionada con otras instancias de gobierno.

Con información de El Economista

Y Mucha información, poca comprensión: un nuevo tipo de analfabetismo

Nicholas Carr, uno de los autores más críticos sobre el efecto de Internet en nuestra mente, plantea en una entrevista reciente en el diario español El País, que cuando nos conectamos “intercambiamos profundidad por amplitud, contemplación por estimulación”, creando desbalances y sesgos en la información que procesamos, con repercusiones individuales y colectivas importantes.

Las redes sociales responden a un diseño industrial de manejo de la información, que privilegia la cantidad y la velocidad de “transmisión” de esta, por sobre la calidad, diseño que se alinea a los principios de eficiencia del cerebro. No obstante, estas no son las condiciones que el cerebro requiere para procesar los fragmentos de información que recoge y convertirlos en conocimiento, estimulando un pensamiento profundo y crítico. La evidencia es abundante: la forma en que navegamos por las redes fomenta un pensamiento superficial, y no promueve el pensamiento conceptual. Paradójicamente, los medios digitales, fuentes vastas de información, no nos están ayudando a conocer más o mejor.

Recordemos que las redes sociales fueron creadas para conversaciones superficiales, sin embargo, hoy, por una mezcla de “pereza personal y manipulación empresarial”, se han convertido en el espacio para el debate público de todos los temas, sustanciales o banales. Políticos, agencias publicitarias (incluyendo las redes), y cualquier grupo interesado en promover su agenda particular, aprovechan este diseño para exaltar “la emoción sobre la razón y el pensamiento grupal por encima del crítico” (de nuevo Carr). Así, las redes actualmente son un fecundo (y barato) medio de propaganda y desinformación.

Las tecnologías no tienen vuelta atrás en la sociedad, y sin duda han demostrado su enorme potencial, pero es fundamental entender a qué nos enfrentamos, para orientar el uso adecuado de estas poderosas herramientas. La gente más joven es especialmente vulnerable pues aún no ha terminado de desarrollar su pensamiento crítico y las herramientas de la lógica para discernir. Incluso la población adulta debe ser guiada hacia un uso de las tecnologías que estimule la construcción de conocimiento y disminuya el riesgo de manipulación.

CON INFORMACIÓN{ON VÍA EL FINANCIERO EN COSTA RICA

Altán Redes enfrenta problemas para reducir brecha digital en México

Han transcurrido tres años desde que Altán Redes encendió la primera antena de la Red Compartida con la que el gobierno federal esperaba conectar a 92.2% de los mexicanos en 2024. Pero los problemas financieros que actualmente atraviesa la empresa ponen en riesgo el proyecto de conectividad en el país, además de que podría afectar los planes de cobertura de varios Operadores Móviles Virtuales (OMV) “colgados” de este sistema. 

Sin recursos económicos suficientes para cumplir con los compromisos de cobertura social y los objetivos comerciales, será difícil terminar con la brecha digital en el país en tres años como se había planeado, señala Salvador Álvarez, CEO de Altán Redes, por lo que la empresa de telecomunicaciones pidió una extensión de cuatro años, hasta 2028, para concretar la meta de cobertura. 

De acuerdo con los especialistas consultados, el problema serio de Altán Redes está en cumplir con la meta en el tiempo pactado, ya que los impactos de la pandemia en el sector telecomunicaciones, la economía que se recuperará 6% este año y la posibilidad de que no se agreguen nuevos contratos a los 83 existentes, alejarían cada vez más el objetivo de la empresa. 

Los analistas se cuestionan también si es buen momento de que México replantee la Red Compartida, ya que su fracaso será un golpe a la Reforma de Telecomunicaciones de 2013 y al plan de conectividad del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

Para Jorge Bravo, analista senior de Digital Policy & Lay, empresa especia- lizada en la estrategia de telecomunicaciones, señala que más que autorizar y extender (los plazos de cobertura) tendría que analizarse la viabilidad del proyecto en su totalidad. “Tuvo debilidades desde su concepción, principalmente porque su modelo híbrido no es rentable”. 

Problemas de origen 

La empresa público-privada nació durante el sexenio de Enrique Peña Nieto con una vocación social, pero con identidad comercial. Elena Estavillo, directora del Centro-i para la Sociedad del Futuro, explica que a la compañía se le asignaron obligaciones de cobertura en áreas que no son rentables, lo que implica una carga financiera importante. 

“Se trata de un modelo híbrido muy difícil de armar, con muchísimos requisitos por cumplir. El problema de Altán es que se está convirtiendo en un parche y no en una solución real. La empresa ya emitió una señal de alarma para que le ayuden a generar ingresos, esto es un riesgo para sus objetivos sociales, al final quien va a pagar es el usuario”, dice Estavillo. 

La empresa ya emitió una señal de alarma para que le ayuden a generar ingresos, esto es un riesgo para sus objetivos sociales, al final quien va a pagar es el usuario”, dice Estavillo. 

Los problemas financieros de Altán Redes no extrañan a los especialistas. “Ya podíamos anticiparlo. Desde hace algunos años, la empresa había estado batallando para mantener el ritmo con el que inició, quizá la señal más evidente de esta caída fue cuando hace algunos meses solicitó ampliar sus tiempos en la cobertura”, refiere Michel Hernández, director general del Observatorio de Telecomunicaciones de México (Observatel). 

Y sostiene que los problemas de administración en la empresa, el abandono en políticas de digitalización y conectividad del país, y la falta de certidumbre para las inversiones, aunado a la crisis sanitaria, profundizaron los problemas de la firma. 

De acuerdo con el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), la empresa registra una cobertura de 61.1% de la población, que equivale a 68.7 millones de personas. El restante 30.54%, que representa a 34.9 millones dehabitantes tendrían cobertura dentro de siete años con la propuesta que el consorcio presentó en abril. 

El nuevo plan contempla mantener una cobertura de 70% entre 2021 y 2025 para después incrementarla a 85% en 2026 y a 92.2% para enero de 2028. Altán calcula llegar a 5.2 millones de usuarios este año; sin embargo, el proyecto original consideraba dar servicio a 19 millones de personas en 2021. 

El ajuste es por el retraso comercial, que deja un hueco de 25,267 millones de pesos (mdp) en el financiamiento. Hoy, la empresa mexicana brinda servicio a más de 3.1 millones de clientes mensuales a través de 83 OMV, que utilizan la infraestructura 4.5G LTE bajo el espectro de 700 MHz, una banda que Altán tiene concesionada para su explotación por 20 años y que es una de las mejores para ampliar coberturas por su naturaleza de alcance. 

“Siempre dije que el proyecto era una mala idea”, afirma Bravo, también presidente de la Asociación de Derecho a la Información (Amedi), y señala que la falla principal es que nunca tomó en cuenta que la naturaleza de la industria de las telecomunicaciones es intensiva en capital. 

Además, se apropió una banda muy valiosa, la de 700MHz, para un solo proyecto. “Hoy está subutilizada, por lo tanto no ha cumplido su objetivo social, que es cerrar la brecha digital”, dice. El analista explica que esta banda pudo haber sido utilizada por los operadores de telecomunicaciones que hay en el mercado (AT&T, Telcel y Movistar), quienes se opusieron a que se le entregara al proyecto de la Red Compartida sin licitación. 

“De haber dado un bloque a cada uno de ellos, hoy tendríamos mejor conectividad”, asegura. Por su parte, Rolando Alamilla, gerente de investigación de mercado en The CIU, dice que “es el espectro más importante que tenemos, sobre el cual 5G correrá de forma adecuada. Por eso, el hecho de que Altán tenga estos problemas representa un golpe para todos en general”. 

Los afectados 

La decisión de ampliar cuatro años la meta de cobertura de Altán afectará los objetivos de cobertura de OMV como Izzi Móvil, Bait, YoTeleco+, entre otros, que son clientes de la Red Compartida. Actualmente 83 OMV están con Altán Redes, los cuales tendrían que modificar su plan de inversión, así como su expansión de servicios, ya que su modelo de negocio e incremento de servicios se ciñen a la cobertura de la Red Compartida. 

“El riesgo es a futuro, y sin duda lo hay, porque se subieron (los OMV) pensando en los compromisos que tiene Altán de despliegue, mismos que se verán retrasados y eso afecta tanto al modelo de negocio de la propia Red como a los de los Operadores Móviles Virtuales”, dice Jorge Bravo, de Amedi. 

Por su parte, Michel Hernández, de Observatel, asevera que el aplazamiento de cobertura de la red de banda ancha móvil mayorista afectará a las localidades desconectadas, principalmente los Pueblos Mágicos, en un momento en donde la integración a las TICs es prioritaria. 

Además, podría afectar a CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, ya que el presidente, Andrés Manuel López Obrador se apoya de la Red Compartida para lograr su objetivo de cerrar la brecha digital. 

“CFE Telecom no tiene las condiciones para cubrir zonas en las que Altán no está, y si Altán no las cubre, mucho menos lo va a hacer CFE con las condiciones que tenemos hoy. Me parece que se retrasará muchísimo cualquier objetivo”, asegura el directivo de Observatel. 

A esto hay que añadirle los factores externos como la incertidumbre para las inversiones en el sector y la falta de rumbo claro en materia de política digital, que terminaron por abatir a la compañía. La semana pasada, el consorcio obtuvo la autorización del Juzgado Civil de la Ciudad de México para iniciar el proceso de concurso mercantil que busca la renegociación de la deuda de Altán con sus acreedores ante la falta de liquidez y garantizar la continuidad del proyecto. 

“Hemos solicitado el concurso mercantil por dos razones: para poder fondear la compañía, pues ya se había aprobado un aumento de capital hace dos meses (70 millones de dólares más para este año) que todavía no hemos podido materializar; y la segunda, con el fin garantizar la continuidad de la operación y el despliegue de cobertura social”, explica Salvador Álvarez, CEO de Altán Redes. 

De acuerdo con Álvarez, la deuda asciende a los 17,000 mdp con varios grupos de acreedores, como la banca de desarrollo mexicana y extranjera y proveedores de tecnología directamente vinculados al despliegue de la red, entre otros. 

Actualmente, el director de Altán Redes emana confianza. Aunque sabe que es difícil predecir cuánto tiempo le tomará salir a la compañía del estado en el que se encuentra y admite que eso dependerá de su capacidad para llegar a acuerdos con los acreedores. 

Por ahora, la empresa tiene que seguir generando ingresos para asegurar su recuperación, por lo que no puede cancelar ningún contrato y, de alguna forma, mantiene a los OMV vigentes en el mercado. 

Con información de Milenio

Altán Redes, empresa que despliega la Red Compartida, solicita concurso mercantil

Altán Redes, concesionario del proyecto público-privado de la Red Compartida, emprendió un proceso de concurso mercantil con el que pretende renegociar su deuda con los acreedores y asegurar con ello los despliegues de red móvil con tecnología 4G-LTE a los que se encuentra comprometida por contrato desde el 25 de enero del 2017 como empresa ganadora de un concurso de licitación internacional que se inició en el sexenio pasado, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

La empresa también quiere asegurar así sus planes de evolucionar su infraestructura ya instalada hacia tecnología de quinta generación (5G).

Altán, cuarto inversionista en las telecomunicaciones fijas y móviles de México al año 2019 con aproximadamente 1,000 millones de dólares  —el regulador IFT no ha desvelado todavía datos de la industria en cuanto inversión para el año 2020—, informó en la tarde del martes 13 de julio que un contexto económico y financiero global, así como una economía deprimida del consumidor mexicano, complica que pueda mantener su ritmo de inversión en la construcción o contratación de infraestructura y al mismo tiempo recuperar flujo de dinero para la reinversión y el pago de insumos a compañías fabricantes de tecnología, principalmente.

La finesa Nokia y la china Huawei son los principales proveedores de componentes para la operación de Altán Redes en todo México. Con la primera atiende el centro-norte del país, hasta la frontera con Estados Unidos, mientras que con la segunda, avanza con su red hasta la punta de Yucatán.

La empresa, que entre sus accionistas y respaldos se encuentran otras marcas de reconocimiento internacional como Morgan Stanley, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y operadores mexicanos como Megacable, aseguró en una comunicación que sus negociaciones con los acreedores avanzan de manera positiva para salvaguardar activos, empleos y asegurar también la cobertura con tecnología 4G-LTE Advanced (4.5G) con la que ya cubre a una población de 73 millones de mexicanos, incluidos aquí las 56 ciudades y regiones comerciales más relevantes del territorio nacional y 86,706 localidades consideradas como poco lucrativas para los operadores tradicionales.

“Ante los retos actuales a nivel global, Altán Redes, como otras empresas y como muchas iniciativas de infraestructura de esta magnitud, está en proceso para mejorar las condiciones financieras de la compañía (…) Altán se encuentra en negociaciones positivas con la mayoría de los acreedores para preservar el valor de la compañía, salvaguardar los activos, su operación y los empleos de sus colaboradores, en beneficio de todos sus grupos de interés”, dijo la operadora.

“De esta manera, Altán Redes solicitó iniciar un concurso mercantil, mecanismo con el cual continuará con el despliegue de su red y la operación del proyecto de telecomunicaciones de mayor relevancia en la historia del país, y que permitirá cerrar la brecha digital”, indicó.

Salvador Álvarez, director general de Altán Redes, aseguró que la Red Compartida, el nombre con el que se le conoce a la red móvil que construye, mantiene y administra Altán, cuenta con el respaldo del gobierno mexicano para que sus planes no naufraguen.

El gobierno mexicano ha hecho de la Red Compartida de Altán una opción para llevar cobertura “social”, por eso entre el 1 y 21 de octubre del 2019, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) empató los tiempos y las obligaciones de cobertura de Altán con los planes del gobierno de la 4T. De esta manera, el regulador modificó el título de concesión de Altán Redes para que tenga un año más para cumplir sus objetivos de cobertura, a cambio de que en ese plazo sume el mayor número posible de pueblos desconectados y no los deje para el final, como contemplaba el plan original de todo ese proyecto de telecomunicaciones.

La compañía recientemente consiguió sumar a su cliente número cien y a través de ellos, consiguió atender a 3 millones de mexicanos que tienen contratado algún tipo de servicio de telefonía celular, de Internet móvil o de Internet inalámbrico fijo. Compañías como Izzi Telecom, Megacable, Vasanta o Walmart y sus respectivas marcas comerciales tienen contratado la prestación de alguno de esos servicios para su reventa a los consumidores finales.

Altán Redes ya había desvelado en una entrevista radiofónica de abril que su directiva haría un incremento de 70 millones de dólares a su inversión del 2021 y que buscará la posibilidad de recalendarizar pagos con acreedores, después del año 2020 de pandemia de coronavirus que afectó a toda la industria global de telecomunicaciones.

Entre 2017 y 2019, Altán dirigió 22,000 millones de pesos (1,087 millones de dólares) a la expansión de la Red Compartida y sólo por la explotación de la banda de los 700 MHz, ha pagado 1,816 millones de pesos (89.7 millones de dólares) de marzo de 2017 a enero de 2020; sólo en enero de ese año, pagó 504.4 millones de pesos por usar bandas, unos 25 millones de dólares, según documentos del gobierno mexicano, a través del Promtel, el IFT y la SCT.

Además de la renegociación de su deuda, el problema serio de Altán Redes está en cumplir con su meta de cobertura poblacional del 92% en el año 2024.

Los impactos de la pandemia, la economía que se recuperará 4.5% este año y si no llegan nuevos contratos a los 65 existentes que tienen estos cien clientes, se antoja difícil esa meta.

Expertos de la industria sostienen que el gobierno mexicano debería permitir que la empresa comience a vender directamente al consumidor, como una manera de levantar más rápidamente flujo de recursos.

Con información de El Economista-Nicolás Lucas

Utilidad neta de América Móvil crece 119.6% en segundo trimestre

s

América Móvil reportó una utilidad neta de 42 mil 816 millones de pesos en el segundo trimestre del año, lo que representa un aumento de 119.6% frente a los 19 mil 500 millones de pesos alcanzados en el mismo periodo de 2020.

“Obtuvimos un ingreso integral de financiamiento por 17.2 miles de millones de pesos gracias a las ganancias cambiarias, lo que ayudó a generar una utilidad neta para el trimestre de 42.8 miles de millones de pesos, más del doble que la del trimestre del año anterior”.

El flujo de operación de la empresa aumentó 2.8% en el segundo trimestre del año al sumar 84 mil 947 millones de pesos frente a los 82 mil 648 millones de pesos alcanzados en el mismo trimestre del año pasado. 

En su reporte trimestral, la empresa indica que su utilidad de operación aumentó 9.3% con 44 mil 706 millones de pesos en el segundo trimestre del 2021 comparada con los 40 mil 908 millones de pesos del mismo periodo del 2020. 

Los ingresos totales fueron de 252 mil 507 millones de pesos, esto significa un aumento de 0.4% en el segundo trimestre comparado con los 251 mil 583 millones de pesos reportados en el segundo trimestre de 2020. 

“Los ingresos por servicios disminuyeron 4.6% y los ingresos por equipos aumentaron 34.0% ante una mayor actividad comercial”, detalló América Móvil. 

Por otra parte, destacó que en el segundo trimestre de 2020 los efectos de la pandemia, en términos de actividad comercial como de ingresos fueron más notables, “por lo que la comparación anual puede resultar algo confusa”. PUBLICIDAD

En el caso de México, Telcel tuvo un flujo operativo o EBITDA de 29 mil 450 millones de pesos, lo que significa un aumento de 20.6% respecto al segundo trimestre del año. 

Los ingresos aumentaron 19.7% en el segundo trimestre del 2021, alcanzando los 75 mil 291 millones de pesos. 

“Ya que los ingresos por equipos aumentaron 79.8% y los ingresos por servicios se expandieron 7.4%”, menciona la empresa.

El ARPU o ingreso promedio por usuario aumentó 7.9% y 3.3%, respectivamente, para llegar a 157 pesos en el segundo trimestre.  

“Las mejoras secuenciales están vinculadas a una mayor movilidad y actividad económica”. 

Telcel cerró junio con 78.7 millones de usuarios de telefonía móvil, mientras que Telmex contó con 11.5 millones de usuarios de telefonía fija y 9.9 millones de clientes de banda ancha.

“Los planes de streaming con Netflix y Disney +, así como con HBO Max han sido atractivos para el mercado”, asegura Telcel. 

México se consolida como cabecera regional en la post-pandemia

En materia de producción, Amazon Prime Video confirmó 15 nuevas series locales y 5 películas en los próximos 3 a 5 años; Netflix, por su parte planea invertir 300M de dólares sólo para 2021 en México y decidió mudar oficinas y potenciar su apuesta en el país. Disney+ también apostaría a producir más a nivel local. Otra de las grandes inversiones llega de la mano de Televisa-Univisión para su OTT PrendeTV y Discovery-Warner Media que acaba de lanzar HBO Max, también tiene en sus planes un aumento de producción regional.

Empresas mexicanas líderes en Latinoamérica
En el mapa de tv paga y OTT de BB-New Media Essentials destaca la existencia de un total de 66 millones de afiliados en la región –sería de 84.5 millones agregando la piratería–, tanto Claro como Televisa sobresalen como los grupos líderes con un 18% cada uno del total de suscriptores, seguidos por DirecTV con un 15%, el grupo Telefónica de España con un 6% y Clarín-Telecom, de Argentina, con un 5%.


En OTT/SVOD, Claro también se mete en el top 4 junto con Netflix, Amazon Prime Video y Disney+, que ya estaría superando al anterior, aunque el actual objetivo del servicio de América Móvil ya no es más competir con Netflix, sino tomar el rol de súper-agregador, más allá de la gran nueva apuesta con Claro Sports y Claro Video a los Juegos Olímpicos, en alianza con YouTube, Dish, Megacable y Startv, entre otros.

TV abierta con más cadenas y recuperación publicitaria
En Televisión Abierta, a Televisa y Azteca se han sumado la expansión en todo el país del Grupo Imagen, Radio Centro (La Octava) y Multimedios de Monterrey que ya se ha consolidado como cadena nacional. También se agrega el reciente otorgamiento de 20 licencias al SPR por parte del IFT como una última gran novedad de reactivación.

En materia de inversión publicitaria, Karla Natareno, head of Magna para Latinoamérica, afirmó que hubo un crecimiento del 15% en la inversión apalancada por los medios digitales (Con crecimientos del 26%) y que hoy ya superan a la TV. 

TV de paga en México con más de 20.5 millones de suscriptores
México sigue siendo además el país de América Latina con mayor cantidad de suscriptores de TV paga, 20.5 millones –creció el 1.5% en 2020–, según el IFT. De ellos, el 54.3% recibe servicios satelitales, el 37.2 % por cable y el 8% por IPTV –que creció dos puntos–.

Se estima que con los empaquetamientos de los nuevos servicios OTT podría aumentar más el número de usuarios, ya que algunos multi-agregadores ayudan a cobrar en regiones donde falta bancarización. Según Dataxis, Sky tiene el 38,8% de market share, Izzi el 22,4%, Megacable el 18,1%, Totalplay el 9,5% y Dish el 7,1% –para BB, Dish tiene algunos puntos más– y el resto sólo un 4,1%.

Streaming en crecimiento y Disney+ como tercera fuerza
En México, los servicios de streaming (OTTs), vienen con un buen ritmo de crecimiento, según Dataxis, pasarán de 17,9 millones en 2021 a 34 millones en 2025. Netflix posee el 22,2% de los suscriptores –cerca de 8 millones–, Disney+ 5,7%, Amazon Prime Video 5,3%, Claro Video 3.1% –tenían tres millones de suscriptores el año pasado que hoy son muchos menos por ese cambio de foco- y Blim retiene un 1% del market share. Queda un porcentaje alto para el resto de los 95 OTTs que tiene el mercado según el mencionado mapa de BB.

El último año en México se vieron los primeros buenos resultados en servicios AVOD (Advertising Video on Demand) gratuitos como PlutoTV. Según Eduardo Lebrija del grupo ViacomCBS, estos servicios hacen alianzas con los OTTs para hacer crecer el streaming en  conjunto. Además, los multi-agregadores como Totalplay –de TV Azteca–, Megacable, Izzi –de Televisa–, Dish –de MVS– y la ola amarilla de StarTV amplían la llegada de los nuevos servicios de streaming como HBO Max o Paramount+.

Acortamiento de la brecha digital según la encuesta ENDUTIH
México es uno de los países que cuenta con la mayor provisión de acceso a Internet de la región, a través de las telcos y los ISPs como WISP.MX (que estamos destacando en esta edición), como Comunícalo, de CDMX e Hidalgo; Assetel, de Jalisco; Blacom, de Puebla; o Konecta, de Baja California y Sonora, entre otros. También existe la Red Compartida, concesionada a Altan.

Según la encuesta de ENDUTIH, México tiene 84.1 millones de usuarios de internet, con 21.9 millones de hogares con internet fijo –66%–, que marca un crecimiento del 13.3% respecto de 2019, y una penetración urbana del 78.3% y 50,4% rural, donde todavía hay mucho para desarrollar.  Según el IFT, un 28.3% es con cable de cobre, un 40, 6% con cable coaxial y un 29.1% con Fibra Óptica. Sólo un 0.1% es con satélite.

Con información de Prensario

Juzgado obliga a Telmex a pagar 260 mdp a Bestel, filial de Televisa

Luego de un largo proceso legal, se determinó el fallo a favor de Bestel, filial de internet de Grupo Televisa, para que Telmex le devuelva 199 millones de pesos por tarifas de interconexión que se pagaron en exceso en el periodo comprendido entre 2010-2015.

Dicha determinación fue avalada por el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Civil, en primera instancia; el Tribunal Unitario del Centro Auxiliar de la Séptima Región, en apelación; y el Décimo Quinto Tribunal Colegiado Civil que negó a Telmexun amparo, y por lo que ahora se interpuso un recurso de revisión ante el Tribunal Colegiado para llevar el caso a la Suprema Corte, lo cual se dice que no procederá al no haber ningún tema de inconstitucionalidad.

En un comunicado se informó que el litigio del lado de Bestel fue encabezado por el titular jurídico de Televisa, Luis Alejandro Bustos Olivares y el abogado Ricardo Aguirre, de Aguirre Marín Abogados,quienes están a la espera del pago de casi 200 millones de pesos que Telmex debe devolver, además de una condena de intereses que hoy asciende a 60 millones de pesos, cantidad que puede incrementar debido a los intereses hasta que se liquide el adeudo.

Los voceros de Bestel indicaron que una vez se tenga la determinación del Tribunal Colegiado, “incluso se podrían embargar bienes de Telmex, ante el incumplimiento de pago”.

Cabe señalar que Bestel ha presentado demandas a Telmex desde 2011 por incumplimiento en su título de concesión.

Con información vía MILENIO

TENDENCIAS_¿Por qué es necesario apagar las redes celulares 2G y 3G?

Las redes celulares a las que se conectan diariamente nuestros celulares, tabletas y computadoras, entre muchos otros dispositivos, están compuestas de varias tecnologías de acceso que conviven simultáneamente durante varios años. Históricamente, las tecnologías que emplean los fabricantes de los equipos que componen las redes y de dispositivos móviles han ido evolucionando, pero la transición en las redes que prestan servicios no es rápida ni inmediata.

Con el tiempo, las tecnologías más antiguas van teniendo cada vez menos usuarios y cayendo en la obsolescencia. Su existencia, de prolongarse por mucho tiempo, acrecienta los costos y la ineficiencia de la operación de las redes, además de consumir recursos como espectro radioeléctrico y energía, que podrían destinarse a redes más avanzadas.

Por ello, es aconsejable que se analice su apagado, con una correcta planificación previa que contemple aspectos operativos, económicos, regulatorios y competitivos, entre otros, además de la continuidad de los servicios, para brindar a las personas las mejores prestaciones posibles.

Con información vía Brecha Cero

TENDENCIAS. Orange cubre 295 ciudades españolas con 5G


Orange continúa acelerando su plan de despliegue 5G y, si hace un mes y medio anunciaba 121 municipios con cobertura, actualmente son ya 295 ciudades de 38 provincias las que pueden disfrutar de la nueva red móvil de la compañía. Esta cifra supone alcanzar casi un 23% de cobertura poblacional.

La compañía prevé que su nueva red móvil llegue a más de 400 ciudades a final de año, con una cobertura superior al 51%, cifra que llegará al 90% en 2022, combinando las tecnologías NSA y DSS.

Tras su participación en la subasta de espectro en que se celebró en febrero, la telco se adjudicó una de las dos concesiones de ámbito estatal de 10 MHz que se licitaban para la banda de espectro de 3,5 GHz (3,4-3,8 GHz), considerado prioritario para ofrecer servicios 5G.

Con anterioridad a esta subasta, la operadora ya disponía de 100 MHz en esta banda, adquiridos en los años 2016 y 2018, con los que ya era la operadora con mayor cantidad de espectro en 3,5 GHz. De esta forma, Orange se afianza como el operador con mayor cantidad del espectro en esta banda prioritaria para ofrecer servicios 5G. La telco ha dedicado un total de 173 millones de euros a espectro, lo que implica la inversión más eficiente del mercado para este fin.

La nueva red 5G llega a grandes urbes como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, San Sebastián, Bilbao, A Coruña, Lugo, León o Santander. Además, está disponible en poblaciones costeras de gran importancia turística, desde Cádiz a Ibiza, pasando por Ceuta y Melilla, las Palmas de Gran Canaria, Mojácar o Denia, Formentera o Fuengirola. Otros municipios del interior, también muy turísticos y con gran actividad económica, como Cáceres, Salamanca, Córdoba, Elche, Badalona, Logroño o Valladolid cuentan igualmente con 5G de Orange.

Con información vía Redes & Telecom

PERSPECTIVA. El alto coste de acceso a Internet frena la conectividad universal

La UIT y la Alianza para la Internet Asequible (A4AI) sostienen que los altos costes del acceso a Internet en relación con los ingresos siguen siendo uno de los principales obstáculos al uso de servicios TIC en todo el mundo. Teniendo en cuenta las diferencias de ingresos, una suscripción de banda ancha móvil con al menos 1,5 gigabytes de datos cuesta alrededor de cuatro veces más en los países en desarrollo que en los desarrollados.

Ambas asociaciones han publicado el informe “La asequibilidad de los servicios TIC 2020” en el que analizan cinco categorías: banda ancha móvil, banda ancha fija, datos móviles y voz de bajo uso, datos móviles y voz de alto uso, y móvil de uso bajo. Los precios de los servicios en las cinco categorías continuaron disminuyendo de forma lenta pero constante durante el año pasado.

Aunque las redes 4G cubren el 85% de la población mundial, la mitad de esas personas todavía seguían sin acceso en 2020

Los países en desarrollo fueron los principales motores de esta caída mundial de los precios. Sin embargo, sigue existiendo una marcada brecha de asequibilidad entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Mientras que las redes 4G cubren áreas con alrededor del 85% de la población mundial, casi la mitad de esas personas todavía estaban fuera de línea en 2020.

“La tendencia a la baja de los precios de la banda ancha móvil y fija es alentadora, pero necesitamos fortalecer nuestros esfuerzos para reducir los precios en los países en desarrollo”, sostiene Houlin Zhao, secretario general de la UIT. “Si bien la pandemia Covid-19 ha estimulado la transformación digital, necesitamos conectar a todas las personas con la educación, el trabajo, la salud, los negocios y los servicios gubernamentales. Construimos la infraestructura para un futuro mejor, no sólo para tiempos difíciles“.

El servicio de banda ancha de nivel básico en los países en desarrollo no debería costar más del 2% del RNB o PIB, según Naciones Unidas

Según la Meta 2 de la Comisión de Banda Ancha de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible para 2025, el servicio de banda ancha de nivel básico en los países en desarrollo no debería costar más del 2% del Ingreso Nacional Bruto (RNB) mensual per cápita. El precio medio mundial de los servicios de banda ancha móvil a nivel de entrada en 2020 se situó dentro de ese objetivo, del 1,7%. Sin embargo, el precio medio de los servicios de banda ancha fija de nivel básico (es decir, al menos 5 GB) estaba considerablemente por encima del objetivo, del 2,9%.

La banda ancha en los países en desarrollo tenía un precio medio del 2,5%, en comparación con sólo el 0,6% en los países desarrollados, según el informe. Durante el año pasado, el número de economías que cumplieron el objetivo de asequibilidad del 2% aumentó en seis: de las 190 economías cubiertas en el informe, 106 han alcanzado el objetivo, mientras que 84 tienen precios por encima del objetivo.

Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT, señala: “Los servicios TIC en la mayoría de los países menos adelantados siguen siendo prohibitivamente caros, incluso para los usuarios de nivel básico”.

A pesar de la disminución media de los precios en el último año, la oferta de banda ancha móvil era inasequible en 39 de los 43 de estos países, mientras que la de banda ancha fija era inasequible en 32 de los 33 de los que se dispone de datos.

En el caso de un servicio de banda ancha fija, el precio medio en los países desarrollados se situó en el 1,2% del INB per cápita mensual, mientras que en los países en desarrollo el precio medio fue mucho mayor, del 4,7%. De las 178 economías para las que se recopilaron estos datos, el precio estaba por debajo del 2% en 67 economías y por encima de este umbral en las otras 111.

“Estos datos aclaran que necesitamos acelerar rápidamente los progresos para eliminar las barreras de costes a los servicios de Internet”, apunta Sonia Jorge, directora eEjecutiva de A4AI. “La pandemia no sólo subraya la importancia crítica del acceso a Internet en el mundo actual, sino que ha dejado al descubierto la magnitud de la desigualdad digital que queda. Necesitamos medidas ambiciosas y coordinadas para poner a disposición de todos una conectividad asequible y de calidad, con esfuerzos dirigidos a aquellos que tienen menos probabilidades de estar en línea, incluidas las poblaciones pobres y rurales, las mujeres y las personas que viven en los países menos adelantados. A medida que el mundo se vuelve cada vez más digital, la necesidad de ampliar la conectividad a todos se vuelve cada vez más urgente”.

“A medida que el mundo se vuelve cada vez más digital, la necesidad de ampliar la conectividad a todos se vuelve cada vez más urgente”

Los servicios de banda ancha fija, la categoría más cara estudiada, registraron el menor cambio en el último año. Esta aparente estabilidad de precios, sin embargo, no refleja las recientes y variadas mejoras de calidad. En las economías desarrolladas, la velocidad media de las conexiones de nivel básico aumentó de 30 a 40 megabits por segundo (Mbit/s) el año pasado. En los países en desarrollo, sólo aumentó de 3 a 5 Mbit/s.

África fue testigo de los mayores descensos de precios en las cinco categorías en términos relativos, aunque sus precios medios siguen estando muy por encima de los precios mundiales. En general, las disparidades regionales son menos pronunciadas que la brecha entre las economías con diferentes niveles de ingresos.

Con información vía Redes & Telecom