Diputados, listos para dictaminar reglas en outsourcing

Los trabajos para aprobar la reforma en materia de subcontratación se mantienen en dos pistas; por un lado los legisladores de las Comisiones de Trabajo y Hacienda y Crédito Público se dicen listos para presentar el dictamen, luego de que la Comisión de Seguridad Social diera “Vista”, en sentido favorable, a la propuesta que presentó el Ejecutivo Federal.

Por otro lado, está un compacto grupo de trabajo -empresarios y gobierno- afinando los cambios que se pretenden realizar, en materia fiscal, a la propuesta que llegó a la Cámara de Diputados el pasado 13 de noviembre y que busca penalizar las malas prácticas en el uso de la subcontratación y evitar que las agencias de colocación se conviertan en patrones. Consultado al respecto, el diputado Isaías González Cuevas afirmó que “somos mayoría de los legisladores que apoyamos la iniciativa de reforma tal y como está; pero esperaremos las observaciones que presenten los empresarios. Lo que es muy importante es que la Comisión de Seguridad Social, quien sólo emitiría su opinión, ya lo hizo en sentido favorable”.

El abogado laboral de la firma Mowat-Deloitte, Germán de la Garza de Vecchi, comentó que es evidente que debe haber un trabajo fino en la revisión de la propuesta, sobre todo si lo que se busca es frenar las malas prácticas.

Lo anterior, dado que actualmente hay esquemas muy variables en el concepto de pago y contrato con el empleado.

De ahí que, coincidieron, se debe tener cuidado con la redacción de la reforma, pues tal y como se encuentra hoy, se prohibiría la subcontratación para las empresa que se han dedicado a ello pagando sus impuestos; mientras que las empresas factureras mantendrán sin dificultad sus operaciones.

El diputado comentó que se espera que la próxima semana quede aprobado el dictamen, “es una reforma que se necesita y seguramente quedará aprobada en este periodo de sesiones que concluye el 15 de diciembre”.

Con información vía El Economista

Suprema Corte avala constitucionalidad de la reforma laboral derivada del T-MEC

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró constitucional la reforma laboral aprobada por el Congreso en mayo de 2019, misma que tuvo el propósito de cumplir con los compromisos en esa materia dentro del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Por unanimidad, los ministros de la Segunda Sala aprobaron el proyecto del ministro José Fernando Franco González-Salas, en el cual se negó cuatro amparos a la Unión Sindical de Trabajadores de las Fábricas de Aparatos y Material Eléctrico, Electrónicos e Instalaciones en el Distrito Federal.

La reforma laboral del año pasado, promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, contempló esquemas de democracia sindical y combate a la corrupción.

Por ejemplo, garantizar el derecho de los trabajadores a participar en actividades de negociación colectiva y a formar o afiliarse al sindicato de su elección. Establecer órganos independientes e imparciales para registrar elecciones sindicales y resolver disputas relacionadas con contratos colectivos. Establecer requisitos para el registro de contratos colectivos, y garantizar la transparencia de los contratos colectivos negociados.

En ese marco, la Unión Sindical de Trabajadores de las Fábricas de Aparatos y Material Eléctrico, Electrónicos e Instalaciones en el Distrito Federal promovió recursos legales que llegaron a la Corte, “contra actos del Congreso de la Unión y otras autoridades, consistentes en la expedición, aprobación y publicación del decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, de la Ley Federal de la Defensoría Pública, de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y de la Ley del Seguro Social, en materia de justicia, libertad sindical y negociación colectiva”.

El proyecto aprobado en la Segunda Sala declaró la constitucionalidad de los artículos 110, 371, 371 Bis, 390 Ter, 399 Ter y 400 Bis, de la Ley Federal del Trabajo; así como Décimo Primero, Vigésimo Segundo y Vigésimo Tercero transitorios del decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, de la Ley Federal de la Defensoría Pública, de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y de la Ley del Seguro Social, en materia de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 1 de mayo de 2019.

Con información vía El Economista

Comisión en Diputados aprobó el dictamen de reformas sobre home office

La Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados aprobó, por unanimidad y con modificaciones, el dictamen a la minuta que reforma la Ley Federal del Trabajo en materia de teletrabajo o home office, como se conoce por su concepto en inglés.

El diputado Jesús Baldenebro Arredondo, presidente de la Comisión de Trabajo, señaló que con el propósito de contar con una regulación jurídica más amplia, en el primer considerando del dictamen se hizo mención de las iniciativas presentadas sobre el tema por diputados de Morena, PAN, PRI, Encuentro Social, MC y PVEM, que proponen modificaciones relevantes para la protección al trabajador.

Refirió que los cambios son al artículo 330 A son para dejar en claro “que la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo es quien preste sus servicios personal, remunerado y subordinado, en un lugar distinto a la instalación de la empresa o centro de trabajo del patrón, y utilice las tecnologías de la información y la comunicación. Cuando el 40 por ciento de cumplimiento de la labor sea fuera del centro de trabajo será considerado como teletrabajo.

Con la modificación avalada, el artículo 330 B quedaría de la siguiente forma: “que las condiciones generales de trabajo señaladas en el artículo 25 de la Ley Federal del Trabajo deberán estar establecidas, así como la figura de teletrabajo, lo que permitirá garantizar que no se establezcan diferencias en los derechos laborales regulados en el marco jurídico”.

El diputado Baldenebro explicó que en el artículo 330 C se especifican las disposiciones para que la modalidad de teletrabajo esté considerada en el contrato colectivo, así como la garantía que los trabajadores en esa figura tengan conocimiento del procedimiento de libertad sindical y negociación colectiva.

En caso de que no exista un contrato colectivo, en el artículo 330 D se establece que las disposiciones deberán incluirse en el reglamento interior correspondiente, agregó.

Expuso que en el artículo 330 E se incorporan las obligaciones especiales para los patrones, a fin de aportar los medios, recursos y herramientas necesarias para cumplir con el trabajo, los cuales incluyen, entre otros, asumir gastos derivados de la jornada laboral, respeto al derecho a la desconexión, mecanismos y capacitación adecuada para el uso de las tecnologías de la información y comunicación.

El artículo 330 F contempla las obligaciones especiales para los trabajadores en la modalidad de teletrabajo, como el cuidado, guarda y conservación de los insumos proporcionados para realizar sus labores; respetar las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, y la protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, subrayó.

Se establece, en el artículo 330 G, la garantía de cambio de modalidad de presencial a teletrabajo, a fin de asegurar los derechos de los trabajadores bajo esta modalidad en relación a la presencial.

Añadió que en el artículo 330 H se incorpora que el empleador deberá promover el equilibrio en las relaciones laborales, de conformidad con la ley, así como observar la vida personal con la jornada laborar con perspectiva de género.

En el artículo 330 I se ubican disposiciones para garantizar el derecho a la intimidad, respetando los datos personales y acotando las circunstancias bajo las cuales se podrán utilizar cámaras de video y micrófono, señaló.

Resaltó que el 330 J se incluye que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social elabore una Norma Oficial Mexicana relativa a las condiciones especiales de salud y seguridad que se desarrollen en la modalidad de teletrabajo.

En el artículo 330 K, explicó, están las atribuciones y deberes especiales a la inspección en el trabajo para revisar medidas sobre el debido cumplimiento de las obligaciones especiales derivadas del teletrabajo.

Consideraciones de diputadas y diputados

De Morena, el diputado Marco Antonio Medina Pérez propuso adicionar en la primera consideración del dictamen las aportaciones de los legisladores que presentaron iniciativas a fin de ampliar la descripción del teletrabajo. Esta reforma es fundamental para regular las relaciones laborales, con lo que se atiende una realidad vigente desde hace mucho tiempo y que con la pandemia se hizo evidente con el trabajo a distancia. 

Por el PT, la diputada Margarita García García celebró el consenso en torno al dictamen, sobre todo porque los trabajadores tendrán reconocidos sus derechos laborales en la figura de teletrabajo ante la pandemia. 

El diputado de Morena, Alejandro Viedma Velázquez, afirmó que el dictamen es una evolución en las relaciones laborales porque permite que el empleado desarrolle sus actividades en un lugar distinto a su centro laboral con mayor equilibrio entre la vida laboral y personal sin demeritar la productividad. La pandemia recalcó la urgencia y necesidad de legislar el teletrabajo, consideró.

Del PT, la diputada María de Jesús Rosete Sánchez apuntó que debido a las condiciones de la pandemia, el dictamen sobre teletrabajo es fundamental para lograr avances importantes en beneficio de los trabajadores y las familias. “Se da un gran paso en México para lograr las mejores condiciones para el trabajador”. 

La diputada Anita Sánchez Castro (Morena) secretaria de la Comisión, afirmó: “Estamos actuando con mucha responsabilidad con los trabajadores del país con esta propuesta”. La pandemia obligó a regular el teletrabajo y asumir esta responsabilidad como representantes populares. Destacó la importancia de ayudar a que se capacite a los trabajadores, porque se han perdido esas grandes luchas de clase en materia laboral y sindical.

De la misma bancada, el diputado Eleuterio Arrieta Sánchez sostuvo que el dictamen es muy acertado ante la emergencia sanitaria porque los empleados siguen laborando sin perder su fuente de ingreso. Destacó que con esta modalidad las mujeres trabajadoras están más al pendiente de sus hijos y familia.

Con información vía El Economista

Parlamento contribuirá a perfeccionar la iniciativa sobre subcontratación laboral

El debate y el análisis colectivo pueden perfeccionar aspectos de la iniciativa de reforma en materia de subcontratación para que cumpla su cometido de impedir la sustitución, la simulación y la suplantación patronal en detrimento de los derechos laborales, concluyó el Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral, luego de conocer que la Cámara de Diputados realizará un Parlamento Abierto para discutir la propuesta enviada por el Ejecutivo.

Luego de la reunión plenaria del Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral informó que en la realización de Parlamento Abierto en la Cámara de Diputados este lunes y martes, el debate y el análisis colectivo pueden perfeccionar algún aspecto de la iniciativa para que sirva mejor a: impedir la sustitución, la simulación y la suplantación patronal en detrimento de los derechos laborales.

Coordinado por Alfonso Bouzas, abogado que participará también en el Parlamento, dijo que “el Observatorio considera que la iniciativa ayudará a impedir las prácticas más nocivas que se han amparado en las disposiciones legales relativas a la subcontratación; y procurará un mejoramiento del mercado de trabajo promoviendo la creación de empleos decentes o dignos de acuerdo a la definición de la OIT.

Por ello, el Observatorio resolvió apoyar la iniciativa para reivindicar el interés social, abandonado en las reformas a la LFT de 2012 y que la iniciativa que ahora presenta el PAN reitera la visión del trabajo como mercancía.

Consideraron que es equivocado decir que la iniciativa presidencial prohíbe tajantemente la contratación de trabajadores para que presten sus servicios o realicen obras por una empresa contratista en favor de otra empresa beneficiaria. “Una revisión del artículo 14 de la iniciativa referida desmiente esa aseveración. Por ello, advierte el Observatorio que la posición patronal busca injustificadamente atemorizar a los trabajadores que prestan sus servicios bajo estas modalidades”.

Bouzas destacó que más adelante se requerirá una mejor regulación de las relaciones laborales para abarcar otras formas de subcontratación o de relaciones laborales que igualmente vulneran gravemente los derechos laborales.

“Entre ellas, en primer lugar, el servicio por medio de plataformas digitales por las cuales se contrata el transporte de pasajeros, la entrega de paquetes o de alimentos a los clientes que lo solicitan por medio de teléfonos celulares o de los portales de internet. En estos casos, las empresas no reconocen ninguna obligación patronal y han dejado completamente desamparados a los trabajadores. Igualmente, el Observatorio ve con agrado que el Congreso avance en la regulación del teletrabajo”, indicó.

Con información vía El Economista

Gran avance, nuevo modelo de justicia laboral: especialistas

El arranque del nuevo modelo laboral, tanto en materia de justicia como de conciliación y registro sindical, representa avances importantes, donde la clave será la rapidez con que el personal de las nuevas instancias pueda adoptarlo, explicó Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral en el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY)

Aunque no resolverá el problema por completo, ayudará a romper vicios y cadenas de corrupción presentes hasta hoy, consideró Luis Montaño Rendón, abogado laboral, quien encabeza el sitio Despido Injustificado.

En tanto, Pedro Américo Furtado de Oliveira, director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba, respaldó el nuevo modelo, cuyo inicio se anunció ayer en Palacio Nacional. Estoy convencido de que esta reforma es la más ambiciosa en la historia reciente de México y significa un paso fundamental hacia la #justiciasocial y laboral en el país, indicó en redes sociales.

La primera etapa del nuevo sistema, que entró en vigor en ocho entidades del país, contempla la operación de los tribunales laborales, los cuales sustituyen a las juntas federales y locales de Conciliación y Arbitraje. En paralelo, comienza funciones el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (Cfcrl), encargado de verificar los procesos de democracia sindical y validar los depósitos de contratos colectivos bajo la reciente reforma en la materia.

Aunque lo calificó como un paso correcto, Delajara estimó que el Cfcrl arrancará muy lentamente por la falta de experiencia en democracia sindical en el país.

México lleva décadas rezagado con esta legislación, comparado con el convenio de la OIT, que tiene 60 años. No hay esa disciplina, primero en los sindicatos, que todavía no son suficientemente libres y no han estado en esta tendencia de elegir representantes y tener contratos colectivos de trabajo modernos. Todo eso irá muy lento, explicó.

A la par, el nuevo sistema de justicia laboral se perfila como un avance importante en la materia, señaló Montaño Rendón. Fue evidente que no funcionaban las juntas de conciliación. Para lograr ser notificados y que los procesos avanzaran, dijo, sus integrantes volvieron costumbre la solicitud de sobornos.

Parte del problema, agregó, fue que las juntas representan una autoridad administrativa que cayó en vicios de origen, por lo que al ser ahora parte del Poder Judicial, se prevé que los procesos avancen de manera más ágil y apegadas a derecho.

Con información vía La Jornada

El nuevo modelo laboral, enorme esperanza para concretar un México moderno: OIT

La entrada en vigor de la primera fase del nuevo modelo laboral representa un avance no sólo para los derechos de los mexicanos en esta materia, sino también es un adelanto para esta región del mundo, indicó ayer Pedro Américo Furtado de Oliveira, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba.

Al estar respaldado por organizaciones sindicales y empleadores, el nuevo sistema da una enorme esperanza para concretar un México moderno en este tema, subrayó el representante de ese organismo dependiente de Naciones Unidas.

Furtado de Oliveira, uno de los invitados al acto realizado el miércoles en Palacio Nacional con el que entró en funcionamiento el nuevo modelo, que se aplica ya en ocho entidades, sostuvo que esto representa un hito cuyo precedente más cercano podría ser la serie de avances en derechos laborales ocurridos tras la Revolución Mexicana.

Aunque recordó que la reciente reforma laboral se desprende en parte de los acuerdos pactados en el contexto del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sostuvo que el espíritu de la nueva legislación materializa al mismo tiempo los compromisos asumidos por el país en la Declaración de 1998 de la OIT.

En particular, la reforma cumple con los compromisos en materia de negociación colectiva, libertad sindical, eliminación de condiciones precarias de trabajo, en especial con las personas trabajadoras del hogar, y la erradicación de la discriminación en el empleo, señaló.

Si bien será un proceso de implementación gradual, Furtado de Oliveira insistió en que los distintos sectores harán un nuevo paradigma, en el que la OIT en México los acompañará.

Con información vía La Jornada

STPS: conciliación, apuesta de la justicia laboral

La conciliación es la apuesta que privilegiará la solución de conflictos laborales en el país y serán 45 días el tiempo que lleve dirimir el conflicto entre patrones y trabajadores al lograr acuerdos pero en caso de que no suceda así pasarán al tribunal laboral donde se pronostica que en seis meses se resuelva el conflicto. En un acto protocolario el gobierno federal dio el banderazo de salida a ocho entidades de la República Mexicana para empezar operaciones con el nuevo modelo laboral, para lo cual establecieron los Centros de Conciliación y Registro Laboral, así como el inicio de los Tribunales Laborales, dependientes del Poder Judicial.

“La apuesta es por la conciliación, y en un periodo de 45 días se pueden lograr acuerdos y solo aquellos que no puedan resolver sus diferencia, a través del diálogo, pasará a través de tribunales laborales con juicio de no más de seis meses”, dijo Luisa María Alcalde Luján, secretaria de Trabajo y Previsión Social.

Agregó  que “hoy inicia un proceso histórico, después de años de espera y décadas de lucha. Vemos implementada la primera etapa del nuevo modelo laboral, un modelo que rompe con paradigmas y vicios del pasado e inicia una transformación, haciendo realidad la libertad, democracia y el acceso a la justicia en el mundo de trabajo”.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que se hace realidad un cambio profundo y estructural en la justicia laboral. Durante la presentación de la primera etapa del Nuevo Modelo Laboral, en Palacio Nacional, el mandatario destacó que esta reforma, además de coincidir con los ideales de su gobierno, es una respuesta a la petición que se formuló desde Canadá y Estados Unidos como requisito para la firma del nuevo tratado de libre comercio.

Arturo Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia, describió como histórica a la forma al Sistema de Justicia Laboral y Negociación Colectiva, ya que marca la transición a un modelo de resolución de disputas laborales en sede jurisdiccional en el que, “por primera vez, jueces, juezas independientes e imparciales, serán los encargados de adjudicar los derechos de las partes desde una perspectiva normativa constitucional”.

Los principales elementos de esta transformación son que el proceso de conciliación queda en manos del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) y los centros de conciliación de los estados. Los tribunales laborales realizarán juicios orales, ágiles, modernos, expeditos y en presencia de un juez. Además, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así como las Juntas de Conciliación locales, de dichas entidades, cierran sus ventanillas, ya no recibirán nuevos casos y solo se dedicarán a terminar sus asuntos pendientes; se establece la democracia sindical como la vía para la aprobación de las principales decisiones de un sindicato; y se privilegia el voto personal, libre, directo y secreto de los trabajadores.

Con información vía El Economista

En marcha, el nuevo modelo de justicia laboral exigido en T-MEC

Desde Palacio Nacional, ayer se puso en marcha la primera etapa del nuevo modelo laboral, el cual representa un cambio profundo, estructural, porque la justicia en el sector va a depender ahora del Poder Judicial, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esto también implicará mayor énfasis en la conciliación entre las partes y la democratización sindical, y aunque en principio hubo dudas y objeciones de representantes de trabajadores y empleadores, al final avalaron por consenso la reforma, agregó.

Ante la mayor parte de los gobernadores de los ocho estados donde entró en vigor la primera fase, el mandatario reconoció que estos cambios fueron demandas que Estados Unidos y Canadá formularon en las negociaciones del tratado de libre comercio. Sin embargo, afirmó, la reforma coincide con nuestros ideales de transformación en este ámbito y responde también a la petición que se formuló para firmar el acuerdo comercial, por lo que no hubo objeciones.

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, calificó de histórica la reforma que concreta una añeja demanda. Su aplicación en los juzgados favorecerá una justicia laboral expedita, imparcial y profesionalizada que brinde certeza y seguridad jurídica tanto a trabajadores como a empleadores, y genere un clima de confianza que sea propicio para las inversiones necesarias en México.

Con este nuevo modelo, añadió, se salda una deuda en el acceso a la justicia laboral, porque implica transformar el paradigma en el que los derechos de los trabajadores son plenamente exigibles, con juicios sólidos y una doctrina jurisprudencial que brinde seguridad legal y previsibilidad en las relaciones de trabajo.

López Obrador confió en que uno de los ejes principales: la conciliación, tenga eficacia, buscando, como establece la Constitución, el diálogo entre las partes; que haya este periodo de armonización entre trabajadores y empleadores. Esto es muy importante; si no se logra, entonces se acude a los tribunales en la materia; es un cambio profundo, estructural.

Destacó el papel que tendrá el Poder Judicial en la aplicación del nuevo modelo, pues asumió el reto. No es tener más atribuciones, más poder, sino más responsabilidad o todas las facultades, pero también la responsabilidad que implica hacerse cargo de impartir la justicia laboral.

Al considerar que habrá un cambio estructural en la materia, enfatizó en que la justicia ya no dependerá de la participación de los sectores obrero y empresarial, o del Ejecutivo, que a veces era el poder de los poderes; ahora es un tribunal independiente del Poder Judicial, lo que fortalece la división y el equilibrio entre los poderes.

Zaldívar aseveró que los tribunales laborales estarán encabezados por operadores especializados que por primera vez accedieron a sus cargos mediante concursos abiertos de oposición. Admitió que implicará un esfuerzo institucional del Estado mexicano en términos de capacitación, infraestructura, tecnologías de la información, logística, administración y coordinación.

En nombre de los gobernadores de los estados donde arrancará la reforma, Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí, planteó que desde las administraciones estatales se respaldarán estos cambios. Estamos transitando a un sistema en el que muy posiblemente los juicios laborales sean la excepción y la regla general sea la conciliación.

En su primera etapa, el nuevo modelo operará en Campeche, Chiapas, Durango, estado de México, San Luis Potosí, Tabasco, Zacatecas e Hidalgo, y en unos mese se empatará a escala federal. La reforma se basa en tres ejes: nueva justicia laboral, democracia sindical y negociación colectiva.

Para eliminar los largos juicios, que implican hasta cuatro años, se establece un nuevo procedimiento que apuesta por la conciliación, que incluye un periodo de 45 días para lograr un acuerdo, y sólo aquellos que no puedan resolver sus diferencias mediante el diálogo pasarán a los tribunales, con juicios de no más de seis meses, explicó la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde. Se crean los tribunales laborales dependientes del Poder Judicial, con juicios orales en presencia de un juez proactivo.

Sobre la democracia sindical, la elección de dirigentes o aprobación de decisiones será con voto personal, libre, directo y secreto; habrá proporcionalidad de género en las directivas gremiales; transparencia y rendición de cuentas, y verificación por la autoridad de los procesos democráticos.

Con información vía La Jornada

Gran avance, nuevo modelo de justicia laboral: especialistas

El arranque del nuevo modelo laboral, tanto en materia de justicia como de conciliación y registro sindical, representa avances importantes, donde la clave será la rapidez con que el personal de las nuevas instancias pueda adoptarlo, explicó Marcelo Delajara, director del Programa de Crecimiento Económico y Mercado Laboral en el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY)

Aunque no resolverá el problema por completo, ayudará a romper vicios y cadenas de corrupción presentes hasta hoy, consideró Luis Montaño Rendón, abogado laboral, quien encabeza el sitio Despido Injustificado.

En tanto, Pedro Américo Furtado de Oliveira, director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para México y Cuba, respaldó el nuevo modelo, cuyo inicio se anunció ayer en Palacio Nacional. Estoy convencido de que esta reforma es la más ambiciosa en la historia reciente de México y significa un paso fundamental hacia la #justiciasocial y laboral en el país, indicó en redes sociales.

La primera etapa del nuevo sistema, que entró en vigor en ocho entidades del país, contempla la operación de los tribunales laborales, los cuales sustituyen a las juntas federales y locales de Conciliación y Arbitraje. En paralelo, comienza funciones el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (Cfcrl), encargado de verificar los procesos de democracia sindical y validar los depósitos de contratos colectivos bajo la reciente reforma en la materia.

Aunque lo calificó como un paso correcto, Delajara estimó que el Cfcrl arrancará muy lentamente por la falta de experiencia en democracia sindical en el país.

México lleva décadas rezagado con esta legislación, comparado con el convenio de la OIT, que tiene 60 años. No hay esa disciplina, primero en los sindicatos, que todavía no son suficientemente libres y no han estado en esta tendencia de elegir representantes y tener contratos colectivos de trabajo modernos. Todo eso irá muy lento, explicó.

A la par, el nuevo sistema de justicia laboral se perfila como un avance importante en la materia, señaló Montaño Rendón. Fue evidente que no funcionaban las juntas de conciliación. Para lograr ser notificados y que los procesos avanzaran, dijo, sus integrantes volvieron costumbre la solicitud de sobornos.

Parte del problema, agregó, fue que las juntas representan una autoridad administrativa que cayó en vicios de origen, por lo que al ser ahora parte del Poder Judicial, se prevé que los procesos avancen de manera más ágil y apegadas a derecho.

Con información vía La Jornada

Comienza hoy en ocho estados la primera fase de la reforma laboral

A partir de hoy comienza la primera fase de la reforma laboral en ocho entidades del país en las que entrarán en funciones tanto los nuevos tribunales laborales que sustituyen a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, como el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (Cfcrl), encargado de la validación de los procesos sindicales.

La nueva fase representa un avance inédito que abona a la democracia sindical, sostuvo Alberto Ramírez, especialista en justicia laboral de la Universidad Obrera de México (UOM), pero alertó que el aspecto de conciliación que establece el nuevo modelo podría presentar riesgos y deficiencias en los casos antes de llegar a los tribunales.

A la par, se requiere una vigilancia para comprobar la aplicación de los nuevos órganos para no caer en una simulación, agregó Hugo Mendoza, coordinador de procesos organizativos del Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal).

En esta primera etapa se inicia un nuevo sistema con la operación de tribunales laborales especializados dependientes del Poder Judicial, que comenzarán sus funciones tanto en casos federales como en sus instancias locales en Campeche, Chiapas, Durango, estado de México, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas, mientras en Hidalgo arrancarán los tribunales federales, quedando pendiente para 2021 la instancia estatal.

Procesos sindicales

También comienza funciones el Cfcrl que está encabezado por Alfredo Domínguez Marrufo. Su función será verificar los procesos de democracia sindical y validar los depósitos de contratos colectivos bajo las leyes en la materia reformadas en 2019.

Con el Cfcrl se hará realidad que en el aspecto sindical en el país haya una verdadera libertad de negociación colectiva, así como una rendición de cuentas y transparencia, explicó el académico de la UOM, pero acotó que la ley actual ya establece mecanismos de conciliación, por lo que la parte conciliatoria del nuevo modelo puede representar un elefante blanco.

Además, señaló que a los conciliadores se les permite no ser abogados, lo cual podría generar desconocimiento de las leyes en la materia.

Por separado, Mendoza apuntó que más allá de la entrada en operaciones de las nuevas instancias, el tema a revisar será la forma en que sean aplicadas. La cuestión es cómo garantizar que se están aplicando de manera adecuada las instituciones o que aterricen de manera efectiva las nuevas leyes en la materia.

Indicó que la reforma laboral no estableció mecanismos de vigilancia para el funcionamiento de los nuevos órganos, por lo que instó a las autoridades laborales a implementarlos.

Con información vía LaJornada