Cooperación efectiva contra el Covid, pactan AMLO y Biden

Los presidentes de México y Estados Unidos, Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden, acordaron estrechar y fortalecer la relación bilateral “sobre la base del respeto mutuo y la esperanza compartida en beneficio de ambos pueblos” y convinieron en colaborar para enfrentar la pandemia de Covid-19 al coincidir que se requiere una “cooperación efectiva”.

En su primera conversación telefónica, dos días después de la llegada del político demócrata a la Casa Blanca, el mandatario mexicano dijo que Biden “fue amable y respetuoso. Tratamos asuntos relacionados con la migración, el Covid-19 y la cooperación para el desarrollo y el bienestar”.

Desde su cuenta de Twitter y desde Monterrey, donde realiza una gira de trabajo, López Obrador confió: “todo indica que serán buenas las relaciones por el bien de nuestros pueblos y naciones”.

La conversación tuvo lugar alrededor de las 18:30 horas. En el mismo mensaje, el jefe del Ejecutivo publicó una fotografía para ilustrar el escenario del diálogo, en la que aparecen el canciller Marcelo Ebrard, el ex jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo (cuyo despacho fue usado para la ocasión), y la traductora oficial, Lilia Rubio.

Más tarde, la cancillería mexicana indicó en un comunicado que López Obrador y Biden coincidieron en el desafío que representa la pandemia de Covid-19 y concertaron la colaboración de sus países para hacerle frente y encarar los retos derivados de la situación sanitaria global con la convicción de que se requiere de un trabajo efectivo y coordinado ante el fenómeno.

En la conversación, López Obrador felicitó al político demócrata por su reciente toma de protesta y le reiteró la voluntad de su gobierno de trabajar conjuntamente en la amplia agenda bilateral.

Asimismo –estableció la SRE– ambos presidentes acordaron también fortalecer y estrechar la colaboración entre sus gobiernos y, en el tono cordial del diálogo, el mandatario mexicano “celebró el reconocimiento a las aportaciones de la comunidad migrante mexicana en Estados Unidos y reiteró su tesis según la cual la solución de fondo al fenómeno de la migración pasa por la promoción del desarrollo en las comunidades de origen”.

En ese tenor, López Obrador y Biden dispusieron que equipos de ambos países trabajarán en conjunto para avanzar en un planteamiento común de desarrollo y bienestar.

Hace apenas un mes, el 19 de diciembre, el presidente López Obrador habló por primera vez con Joe Biden, en su condición de mandatario electo. A través de sus redes sociales, el jefe del Ejecutivo informó: “desde el histórico ayuntamiento de Valladolid, Yucatán, he conversado por teléfono con el presidente electo de Estados Unidos, Joseph Biden. Reafirmamos el compromiso de trabajar juntos por el bienestar de nuestros pueblos y naciones”.

Ayer, y ya como jefe de la Casa Blanca, ratificaron el compromiso.

Biden habló también ayer telefónicamente con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Con información vía La Jornada

México se quedó corto en combate al tráfico de armas: Landau

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, reconoció que su país debe hacer más para atender el problema del tráfico de armas, aunque acotó que la colaboración para enfrentarlo debe ser recíproca, pues cuando autoridades estadunidenses han ofrecido apoyo para el combate a este delito no ha habido respuesta del lado mexicano.

En una larga y última charla con representantes de medios nacionales de comunicación, a unos días de dejar el cargo, el diplomático subrayó: Es una prioridad para ambos países. Para mí es como si estuviéramos mandando armas a Hitler durante la Segunda Guerra (Mundial). Es un problema para México y para Estados Unidos, es imprescindible que hagamos más.

Se ofreció extraditar a maleantes; AMLO no respondió

Sin embargo, remarcó, durante las visitas que realizó a México el ex fiscal general estadunidense, William Barr, ofreció extraditar traficantes de armas detenidos en Estados Unidos y que son buscados en México, sin que hubiera requerimiento alguno por parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Nunca recibimos una petición de extradición durante mi gestión, que me dio mucha pena porque me hubiera gustado ver una.

Agregó que también se ha ofrecido la donación de equipo no intrusivo (tecnología) para detectar el tráfico de armamento en la frontera común, sin que representantes de la administración mexicana se hayan aceptado. “Para mucha gente en México este punto de las armas es una cosa que se hace para regañar a Estados Unidos. Hay más que podemos hacer nosotros, pero también más que México puede hacer para controlar eso. Debemos seguir colaborando, es un tema de gran importancia. Con el culiacanazo (cuando se intentó capturar a Ovidio Guzmán, hijo del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán) vimos el poder de armas que tiene el crimen organizado, y ése no es sólo un problema de México, sino para nosotros”.

Confió que sea uno de los temas de mayor prioridad en la relación con la administración de Joe Biden.

Landau asumió el cargo de embajador en agosto de 2019 y concluirá su gestión el 20 de enero, con el fin del gobierno del presidente Donald Trump y la asunción de Biden.

En este lapso, admitió, el tema más difícil fue la detención, el pasado 15 de octubre, del ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, el general Salvador Cienfuegos, acusado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos de presuntos vínculos con el narcotráfico.

No haber informado a las autoridades mexicanas sobre la investigación contra el general, reconoció, puso en riesgo la colaboración mutua, pero justificó que se debió a un proceso burocrático en el sistema de justicia de su país y el desconocimiento de los fiscales de los acuerdos bilaterales y de la repercusiones que el secreto pudo conllevar.

Supone que sigue la indagatoria contra el general

En aras de recuperar la confianza y colaboración, enfatizó, Barr decidió enviar a Cienfuegos a México, donde la Fiscalía General de la República abrió una carpeta de investigación. No sé a dónde va esa indagatoria, supongo que sigue. (Pero) es importante destacar que nosotros devolvimos al general sin condiciones.

El embajador aceptó que la demanda de drogas en su país es muy alta, lo que contribuye al poder del narcotráfico, y enfatizó que el gobierno de Trump se decepcionó con los nuevos lineamientos mexicanos para regular la actuación de agentes extranjeros en territorio nacional, tema que, añadió, también preocupa a la administración de Biden.

Mencionó que dos de los mayores logros en la relación bilateral alcanzados durante su gestión como embajador fueron los acuerdos para controlar los flujos migratorios y la entrada en vigor del T-MEC.

Consideró que a ambas naciones les interesa tener flujos ordenados de migración y no crear incentivos para caravanas u otras formas de movilidad irregular.

Interrogado sobre el ofrecimiento del presidente López Obrador de dar asilo político a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, perseguido por la justicia estadunidense, respondió: México tiene derecho a ofrecerle asilo a cualquier persona y nosotros tenemos el derecho a seguir nuestro proceso penal, y esto debe seguir en un marco de respeto y cordialidad.

Con información vía La Jornada