Baja 40% el envío de recursos en efectivo a familias en México

Luego de que a inicios de este año las autoridades financieras del país pusieron en marcha medidas para facilitar el envío de dinero desde Estados Unidos por canales electrónicos, en los primeros cinco meses de 2021 las remesas en efectivo y especie disminuyeron 40 por ciento respecto de igual mes de 2020, revelan cifras oficiales.

De acuerdo con información del Banco de México (BdeM), entre enero y mayo pasados entraron al país 74.9 millones de dólares por concepto de remesas en efectivo, cantidad que contrasta con los 122.1 millones del mismo periodo del año pasado.

Si bien este tipo de entradas no representa ni uno por ciento de las remesas familiares totales de los primeros cinco meses del año, que ascienden a 19 mil 178 millones de dólares, su flujo es fundamental en pequeñas y recónditas localidades del país, así como en la frontera norte del país.

A finales de 2020 el senador Ricardo Monreal impulsó una iniciativa que buscaba modificar la Ley del Banco de México para obligarlo a adquirir dólares que las instituciones financieras en México aceptan y luego no pueden enviar a Estados Unidos, esto con el argumento de que si los bancos no pueden canjearlos por pesos, se afecta a millones de mexicanos que dependen de esos ingresos.

La medida, inmediatamente fue interpretada en varios círculos como “un traje a la medida” para Banco Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, la tercera persona más acaudalada del país, pues ésta entidad no cuenta con un corresponsal en EU para cambiar sus dólares por pesos.

Inmediatamente, instituciones financieras y especialistas advirtieron que la inciativa podría abrir la puerta a que el BdeM adquiriera dinero ilícito y contagiara sus reservas.

A principios de 2021, bancos y autoridades financieras se unieron para para presentar una serie de acciones para apoyar a los migrantes y a sus familias para cambiar sus dólares a pesos con un mejor tipo de cambio mediante una estrategia que ha consistido en bancarizar migrantes mexicanos en Estados Unidos y a sus familiares en México por medio del Banco del Bienestar.

Al respecto, Marcos Daniel Arias, analista y especialista en remesas de Grupo Financiero Monex, destacó que son precisamente estas acciones de instituciones y autoridades financieras, las que ayudaron a reducir todavía más las divisas que ingresan al país en efectivo o en especie.

“Tras ese intento de reforma al BdeM, hubo un esfuerzo de las embajadas, bancos y autoridades de México para facilitar aún más los envíos de divisas desde el extranjero, parte de la reducción anual de 40 por ciento se debe a este esfuerzo”, apuntó.

Por su parte, Jesús Cervantes, gerente de estadísticas económicas en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), destacó que otro factor que influyó en la caída de remesas en efectivo ha sido la pandemia, pues se trata de dinero que el migrante trae físicamente durante sus visitas al país.

“La pandemia de Covid-19 redujo los viajes, lo que impactó a las remesas en efectivo y no hay que descartar que hayan sido sustituidas por remesas electrónicas”, apuntó el especialista.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Generan mujeres uno de cada 4 dólares de las remesas a México: Cemla

Las mujeres son parte esencial de las remesas familiares que llegan cada año al país, pues de acuerdo con el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla) ellas envían 25 por ciento del monto total; es decir, uno de cada cuatro dólares que llegan a México es producto del trabajo femenino.

De esta forma, revela el estudio elaborado por el Foro de Remesas de América Latina, el cual forma parte del organismo regional, de los 34 mil 465 millones de dólares en remesas que se registraron en el país vía electrónica en 2019 –último dato disponible– 9 mil 146 millones fueron enviados por mujeres mexicanas que trabajan en el extranjero.

El estudio publicado esta semana por el Cemla, pero que retoma datos de 2017 a 2019, enfatizó el crecimiento que han tenido las remesas del género femenino, pues en dicho lapso pasaron de 7 mil 530 millones a 9 mil 146 millones, es decir, un incremento de 21 por ciento.

Lo anterior, dice Jesús Cervantes González, autor del estudio y coordinador del foro, modifica la idea de que el ingreso de divisas a México es por un proceso migratorio de hombres que dejan sus países en busca de mejores oportunidades de empleo y que envían recursos a su esposa e hijos.

“Esa percepción si bien refleja un componente importante del fenómeno migratorio y de las remesas, representa una visión incompleta, pues deja de lado que 48 por ciento del total de migrantes son mujeres y que un porcentaje elevado de ellas trabajan y envían dinero a sus familiares, principalmente desde Estados Unidos.”

Menos migrantes en EU

En 2019, de acuerdo con cifras de la Oficina de Censos de Estados Unidos, el número total de inmigrantes mexicanos en ese país fue de 10 millones 931 mil 939 personas y se integró por 5 millones 612 mil 220 hombres y por 5 millones 319 mil 719 mujeres.

Datos referidos por el Cemla señalan que durante el periodo 2007-2019 se redujo el tamaño de la población mexicana inmigrante en EU en 806 mil 598 personas lo que fue un resultado neto de un aumento de 143 mil 846 en el número de mujeres mexicanas inmigrantes y un fuerte descenso de 950 mil 444 personas en el de hombres.

De acuerdo con el reporte, se estima que las mujeres representan el principal grupo beneficiario de las remesas con 71 por ciento del número total de transferencias y 68 por ciento de los recursos recibidos.

Por su parte, los hombres reciben 28.9 por ciento del número de remesas y 31.9 por ciento del total de recursos enviados. Sólo para un 0.1 por ciento de los envíos y de su valor no es posible identificar el género del receptor.

Según el organismo, la remesa promedio en 2019 fue de 438 dólares; sin embargo, la de las mujeres fue de 380, mientras la de los hombres, de 464 dólares.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

El Salvador es el primer país del mundo en adoptar bitcoin como una moneda de curso legal

El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en adoptar al bitcoin como moneda de curso legal, después de que el Congreso aprobó una propuesta del presidente Nayib Bukele para hacerlo.

Con 62 de 84 votos posibles, los legisladores dieron luz verde después de la medianoche del martes para crear la ley y para usar bitcoin, a pesar del impacto potencial en el programa de El Salvador con el Fondo Monetario Internacional.

El presidente salvadoreño ha promovido el uso de la criptomoneda por sus cualidades para ayudar a los salvadoreños que viven en el extranjero a enviar remesas de regreso a casa, al tiempo que asegura que el dólar también continuará como moneda de curso legal.

Buele, quien envió la iniciativa a los legisladores, dijo que esta ley ayudará a generar empleos en el corto plazo y favorecerá a la inclusión financiera de miles de personas que están fuera de la economía formal.

La norma aprobada establece que todos los precios podrán ser expresados en bitcóin y que todas las contribuciones tributarias podrán ser pagadas en la criptomoneda, pero que para fines contables, se mantendrá el dólar como moneda de referencia.

«La #LeyBitcoin es ambiciosa, pero sencilla, además está bien estructurada para que tenga riesgo cero (…)», afirmó Bukele el martes por la noche en su cuenta de Twitter, y realizó otras publicaciones sobre la principal criptomoneda.

El uso como moneda de curso legal en El Salvador del bitcoin , que cotiza en 36,515 dólares, entrará en vigor en 90 días, con el tipo de cambio bitcóin-dólar fijado por el mercado.

Analistas consideran que la medida complicará las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), donde la nación centroamericana busca un programa de más de 1,000 millones de dólares.

«El mercado ahora se centrará en la adopción a través de El Salvador y si lo seguirán otras naciones», indicó Richard Galvin, del fondo «cripto» Digital Asset Capital Management. «Esto podría ser un catalizador clave para el bitcóin durante los próximos dos o tres años».

Remesas

Las economías emergentes, donde la penetración bancaria es mucho menor que en las desarrolladas y la dependencia de transferencias de dinero desde el exterior es mayor, han estado a la vanguardia durante la bonanza de las criptomonedas.

Fuera de Estados Unidos, las naciones con los mayores volúmenes de comercio y actividad minera son países en desarrollo, según Bank of America (BofA), incluidos China, Colombia, India, Kazajstán, Kenia, Nigeria, Sudáfrica, Ucrania y Vietnam.

Pero el uso de monedas digitales también puede representar riesgos para economías dolarizadas, como la salvadoreña, en materia de estabilidad macroeconómica y financiera, así como para la posible alza del costo de vida, agregó el banco.

«La causa fundamental de la dolarización es la alta inflación local, que también podría empeorar si las monedas digitales resultan inflacionarias», explicó David Hauner, de BofA.

Datos del Banco Mundial mostraron que las remesas a El Salvador representaron casi 6,000 millones de dólares o alrededor de una quinta parte del PIB de 2019, una de las tasas más altas del mundo.

La criptomoneda ofrece, en teoría, una forma rápida y económica de enviar dinero a través de las fronteras sin depender de las empresas de remesas. Bukele dice que alrededor de 70% de las personas en El Salvador carecen de acceso a los servicios financieros tradicionales.

Aún así, el uso de la criptomoneda para las remesas a nivel mundial es irregular. La conversión de monedas locales hacia y desde bitcóin a menudo depende de corredores informales. Los precios son volátiles y la compraventa es un proceso complejo.

El Salvador «promoverá la capacitación y los mecanismos necesarios para que la población pueda acceder a las transacciones de bitcoines», de acuerdo con la ley.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

México, único país de AL sin caída en remesas

La pandemia de Covid-19 provocó una disminución repentina en el volumen de remesas hacia todos los países de América Latina, con excepción de México, donde la depreciación del peso frente al dólar, el trabajo de mexicanos en sectores esenciales de Estados Unidos y un mayor uso de canales formales para su transferencia hizo que aumentaran 9.9 por ciento anual durante 2020, reportó el Banco Mundial (BM).

Contrario a lo que esperaba el organismo un año atrás, con el inicio de la crisis económica y sanitaria, las remesas a escala mundial no se desplomaron en una quinta parte, respecto del nivel de 2019. Los países de ingreso bajo y medio recibieron oficialmente 540 mil millones de dólares en 2020, una baja de apenas 1.6 por ciento anual. La caída es menor a la de 4.8 por ciento registrada durante la crisis financiera mundial en 2009.

“Mientras el Covid-19 sigue devastando las vidas de las familias en todo el mundo, las remesas continúan siendo vitales para las personas pobres y vulnerables”, comentó Michal Rutkowski, director del Departamento de Prácticas Mundiales de Protección Social y Trabajo del BM.

En ese contexto, México permaneció en 2020 como el tercer mayor receptor de remesas a escala global, al ingresar 43 mil millones de dólares, detrás de India y China, que captaron 83 mil millones y 60 mil millones de dólares, respectivamente.

El Banco Mundial consideró que para México “la crisis del Covid-19 aparentemente no tuvo efectos sobre las entradas de remesas”. El fenómeno se atribuye a “una fuerte depreciación” del peso frente al dólar y a que los migrantes fueron empleados en sectores esenciales durante el cierre estadunidense de abril y mayo de 2020.

“Otra razón del aumento en el volumen de remesas es el cambio de los canales informales a los formales”, agregó el organismo en un reporte. Detalló que, debido a las medidas de contención y las restricciones transfronterizas, no fue posible trasladar efectivo físicamente a México y se usaron más canales digitales.

Por tanto “es probable que los datos oficiales registren más envíos, incluso si el tamaño real puede estar disminuyendo”, reportó en su informe Migración y remesas, lo cual coincide con que 35 por ciento de los hogares en México –encuestados en el segundo trimestre del año pasado– dijeron haber recibido menos de estos recursos desde el arranque del confinamiento.

El BM estima que la llegada de remesas a América Latina y el Caribe aumentó 6.5 por ciento en 2020 y alcanzó 103 mil millones de dólares. Si bien el brote de Covid-19 causó una repentina disminución en el segundo trimestre de 2020 los envíos ganaron terreno durante el tercer y cuarto trimestres debido a que se recuperó el empleo en Estados Unidos, agregó.

Esta dependencia de las remuneraciones de trabajadores en Estados Unidos contrasta con una disminución de la remesas intrarregionales; por ejemplo, las de Ecuador a Colombia, México y Perú cayeron en 20 por ciento. Se debe a que la mayoría de los trabajadores migrantes de Colombia, Perú, México, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Haití y Venezuela trabajan en sectores fuertemente afectados por el confinamiento, como servicios, hoteles y restaurantes, explicó el organismo.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Migración y economía en la elección de EU

El futuro de las remesas a México está relacionado con el resultado de la elección presidencial de este martes en EU, consideró BBVA Research. El candidato que sea elegido definirá la futura agenda migratoria que sin duda afectará la migración y las remesas de México, añadió. La construcción del muro fronterizo, una posible aplicación de impuestos a las remesas, las políticas de aprehensiones, el futuro de los dreamers y las solicitudes de asilo serán los puntos a seguir, independientemente de quien gane, afirmó. La política migratoria y económica en Estados Unidos tiene un impacto importante en el flujo de remesas a México. En 2019, cerca de 39 millones de habitantes con origen mexicano residían en EU, apuntó. Esta población es la que ha enviado alrededor de 30 mil millones de dólares por concepto de remesas.