VIDEOCOLUMNA_ #RompiendoElSilencio “De colectivos e interacciones”

por Antonio Delgado

Los seres humanos producimos constantemente mensajes en diferentes niveles y circunstancias. Esta producción de relatos, simbolismos y contenidos son determinantes para las relaciones o interacciones sociales que permiten que la comunicación de valores y principios se apropien en un común colectivo para cada organización.

De la misma forma, las relaciones de poder entre los distintos actores en las esferas económicas, políticas y sociales crean contextos específicos en común, basados en sus intereses y motivaciones, determinando las diferentes problemáticas y acuerdos que se pueden alcanzar entre dichos actores.

En distintos espacios de STRMnoticias hemos tratado la importancia del uso de los medios de comunicación -principalmente los digitales- ya que las organizaciones sociales y sindicatos requerimos utilizarlos y asi, lograr transmitir nuestros conceptos de lucha, de trabajo y plan de acción frente a los distintos retos y problemáticas que en el mundo laboral nos enfrentamos.

Desde actividades locales o de grupos hacia el interior de las mismas organizaciones, hasta los esfuerzos de colectivos de más alcance como por ejemplo, la UNT, la MDS, entre otros, son muestra de estos esfuerzos que buscan unidad pero también lograr mejores condiciones de vida para las y los trabajadores.

La crisis derivada por la reactivación económica a nivel mundial postpandemia, con la consecuente falta de suministros, han detonado a nivel general -principalmente en Europa- protestas por la necesidad de incrementar los salarios a nivel de la actual inflación que amenaza con alcanzar valores de hasta dos dígitos porcentuales, vemos que de manera apremiante requerimos de mayor trabajo en conjunto, esfuerzo colectivo y mejores caminos para interaccionar y alcanzar los fines .

Frente a esto, la unidad y organización de los gremios de trabajadores es determinante para hacer frente a la actual tendencia por parte de grupos patronales y de empresas que bajo la premisa de romper la organización y negociaciones colectivas exhiben vía el poder de los medios de comunicación las supuestas carencias en términos de organización y convencimiento de la ideología con conciencia de clase  de dichos gremios y, sobre todo, la desacreditación frente a la opinión pública de los sindicatos, asociaciones y grupos de trabajadores.

Lo anterior es importante porque al aceptar que el uso de los medios de comunicación implica la creación de nuevas formas de interacción entre organizaciones y entre los distintos públicos o audiencias,  nuestros mensajes serán parte de la agenda pública, mostrando nuestras principales necesidades y acciones a favor de la clase trabajadora.

Sin duda, esfuerzos como los de grupos o colectivos que van en contra de lo que dictan las reglas actuales de consumo y mercado, definidas por modas y tendencias, serán parte importante de la agenda de los sindicatos en los tiempos que vienen.

Para nosotros como telefonistas, las acciones que vendrán en el corto y mediano plazo se verán aderezadas por la interacción con las plataformas y medios digitales con los que debemos interactuar. De tal forma que será muy importante no sólo atender a los aspectos de lucha tradicionales -y aún necesarios e importantes- como mítines y marchas, sino también al apoyo colectivo que a través de redes sociales daremos como esfuerzo de lucha con conciencia de clase trabajadora.

Rompamos el silencio y confiemos en nuestro esfuerzo y capacidad de organización frente a los retos que tenemos por delante.

VIDEOCOLUMNA_ ROMPIENDO EL SILENCIO: «De medios, miedos y narrativas»

Por Antonio Delgado

Ciberataques, metaverso, redes sociales, filtraciones periodísticas. Más que una novela de ficción o un thriller policiaco, estos temas son tratados en las últimas semanas  como parte de la información disponible en infinidad de fuentes y medios a nuestro alcance.

El común denominador de estas temáticas que podemos observar. consumir  y tratar en la arena pública del debate hoy día es -efectivamente- el «mundo» de los medios y accesos digitales de información.

Lamentablemente y, como se ha planteado en diversas ocasiones dentro de los espacios del proyecto de STRMnoticias, el discurso y las narrativas encontradas en esta epsecie de «Ágora» contemporánea del debate político-social, está llena de los riesgos que irónicamente pretendían erradicar en sus inicios: la falta de veracidad y rigor metodológico acerca de los temas que se abordan y se mediatizan a diario.

Hemos sido testigos, de como el quehacer periodístico se encuentra en boca de todos y en diferentes grupos, cuestionando su vigencia, sus plataformas y su sentido de valor para la actual Sociedad de la Información.

A lo anterior se suma, como hemos visto en el caso de la empresa Twitter, que el modelo de economía digital  basado en las interacciones entre usuarios de redes sociales está llegando a un punto de agotamiento. Y es precisamente aquí donde el mundo llamado «virtual» y el real se encuentran.

Los derechos laborales de trabajadores en las llamadas empresas «Big Tech» son desplazados por las necesidades financieras y económicas de tales empresas. Despidos masivos, reducción  salarial o de movilidad, incluso  la marcha atrás a modelos híbridos de trabajo para sustituirlos por métodos  de mayor «control» del personal entre otras medidas, tocan la delgada línea del acoso laboral y son la constante en esas empresas que hace una década generaban la falsa expectativa de un mundo más libre y convergente en modelos de creatividad, innovación y productividad. 

Es en este entorno que las organizaciones de trabajadores y sindicatos deben generar redes similares o aprovechar los espacios que las mismas plataformas digitales proveen, y en cuanto a su alcance e interacción (o convergencia), generar una agenda propia que permitirá un mayor alcance en relación a las problemáticas que vivimos la clase trabajadora en México y en el mundo, así como con los consumidores de estas plataformas y redes.

Es de reconocer que algunos grupos han tomado esta trinchera digital para enfrentar «cercos» mediáticos, silencios cómplices y censura que desde el poder político-económico buscan callar las voces de la clase trabajadora y cuyas demandas legítimas son urgentes de atender.

Tal es el caso del STRM, que con iniciativas promovidas por el Co. Francisco Hernández Juárez, acompañadas por la interacción  y el diálogo entre las diferentes comisiones, tanto en los Comités Ejecutivos Locales y en el Comité Nacional, sin dejar de señalar las diferentes iniciativas de grupos como los Jóvenes Telefonistas en Acción y la audiencia misma de los espacios de información de este sindicato democrático, son muestra de la capacidad de trabajo, de la unidad sindical y de la estrategia de lucha frente a las diferentes problemáticas y retos de nuestro tiempo

De continuar por este camino, estamos seguros que  podremos vencer el miedo a no ser escuchados en medio de una tempestad de narrativas sin fin y podremos sortear  las dificultades que como trabajadoras y trabajadores organizados, sindicalizados y amparados bajo contratos colectivos verdaderos tenemos frente a nosotros.

De tal manera es que construiremos nuestra propia narrativa.