Bruselas cree que España debería imitar el pacto salarial de Alemania para contener la inflación

La Comisión Europea está muy satisfecha con el acuerdo salarial alcanzado en la industria del metal de Alemania para hacer frente a la crisis de la inflación y cree que puede servir de guía para otros países como España, embarcados en plena negociación colectiva y donde las reivindicaciones de las centrales sindicales albergan pretensiones «muy por encima de lo aconsejable para frenar el crecimiento de los precios», según las fuentes consultadas por OKDIARIO.

En Alemania, la patronal y los sindicatos han suscrito un pacto por el que los salarios crecerán un 8,5% durante los dos próximos años, más una paga lineal de 1.500 euros de una sola vez. De acuerdo con las previsiones de Bruselas, la inflación allí va a acabar por encima del 10% en 2022, por lo que «se ha hecho un esfuerzo de contención considerable. Sería bueno que se imitara en otros países», indicaron los mismos medios.

En España, las negociaciones entre la patronal CEOE y los sindicatos están completamente rotas. Primero, porque la organización empresarial celebra hoy elecciones a la Presidencia, y durante el mes pasado ha endurecido su postura con el Gobierno y las centrales, que presionan insistentemente en favor de un pacto de rentas con un aumento de las retribuciones que en opinión del actual responsable de los empresarios, Antonio Garamendi, son desorbitadas e inasumibles en un escenario de alta inflación, dificultades crecientes para las compañías y aumento de las quiebras y de los cierres de negocio.

Adicionalmente, los sindicatos están en plena cadena de movilizaciones ante las sedes de la patronal para defender sus reivindicaciones, una estrategia que no invita precisamente al acuerdo. «No vamos a tolerar de forma pacífica que la patronal aspire a que la crisis la paguen los trabajadores», han declarado tanto Pepe Álvarez como Unai Sordo, secretarios generales de UGT y de Comisiones Obreras, respectivamente.

Las dos centrales exigen a los empresarios una subida de los sueldos de un 4,5% este año con efectos retroactivos, y entre un 3% y un 2,5% los dos próximos ejercicios -niveles bastante por encima de los acordados en Alemania a pesar de que en estos momentos la inflación española está por debajo-. De lo contrario, apuestan por el conflicto, han dicho. Pero tanto la Comisión Europea como el Banco Central Europeo están muy preocupados por los llamados efectos de segunda ronda, es decir, la traslación de los precios a los salarios, y pugnan para evitar que esto acabe sucediendo.

Los mensajes que lanza el Gobierno español van, sin embargo, en sentido contrario. La vicepresidenta Díaz, que mantiene una alianza férrea con las centrales sindicales -para las que ha aprobado cuantiosas subvenciones a lo largo de toda la legislatura-, sostiene que los sueldos deben tener aumentos sustanciales para paliar el deterioro de los presupuestos familiares, y está empujando un fuerte incremento del salario mínimo interprofesional que rechazan rotundamente los empresarios. De manera que las posibilidades de un acuerdo entre la patronal y los sindicatos es remota, e incluso mucho más lejana la viabilidad de un futuro pacto de rentas para afrontar la crisis.

CON INFORMACIÓN VÍA OKDIARIO

Trabajadores de radio y televisión piden 12% de aumento salarial

Las organizaciones sindicales de la industria de radio y televisión se encuentran en negociación de su contrato ley, a fin de alcanzar un incremento salarial de 12 por ciento. El objetivo es beneficiar a más de 30,000 trabajadores, y cuyo emplazamiento a huelga, para más de 1400 empresas, vence en el último minuto del próximo 31 de enero.

Patricio Flores Sandoval, secretario general del Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de Televisión y Radio (SITATYR), expuso que la demanda por el incremento salarial incluye también la solicitud para que se mejoren las prestaciones laborales en todas las 1,410 empresas del sector en el país; y recalcó que “los trabajadores de la industria se han mantenido en sus labores todos los días que ha durado esta pandemia, dado que la prestación del servicio es prioritario para la población”.

La petición de incremento está por arriba del 9% que se aprobó de manera directa en los salarios mínimos para este 2022 (sin considerar la figura del Monto Independiente de Recuperación); pero está en línea con el comportamiento de la inflación que cerró arriba de 7%; por lo que los representantes sindicales estimaron que la demanda salarial está acorde con los tiempos económicos y de las necesidades de los trabajadores.

Las negociaciones se realizan en la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT) y la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en donde confluyen el SITATYR y el STIRT que encabeza Ricardo Acedo Samaniego, así como los delegados sindicales de todas las regiones del país donde hay estaciones de radio y televisión.

Flores Sandoval expuso que “la negociación ha sido muy complicada, aún no se tiene claridad en el acuerdo que se pueda establecer, pero lo importante y el objetivo siempre será el de preservar las fuentes de empleo”.

Recordó que la dificultad que enfrentan las empresas estriba, entre otras razones, en el hecho de que tienen que pagar al Estado el otorgamiento de la concesión por adelantado, a lo que se suma el hecho de que tienen que otorgar tiempos -que no se comercializan- y que además se enfrentan cambios de impacto en la publicidad, todo ello hace complicado las revisiones, que en este caso es de todo el contenido del Contrato Ley”.

En México sólo existen 7 contratos ley, siendo el de la Industria Azucarera el de mayor representación con 35,595 trabajadores y el segundo lugar lo ocupa el de Radio y Televisión con 31,152 trabajadores.

Contratos Ley se quedaron congelados

A diferencia de los contratos colectivos de trabajo, los contratos ley no tienen ningún cambio o modificación como sucedió con la reforma de 2019 en donde incluso, el gobierno de Estados Unidos y Canadá, introdujeron todo un capítulo laboral para supervisar su cumplimiento.

Al respecto, Manuel Fuentes, abogado laboralista, comentó que “desde 1994 los contratos ley quedaron en una etapa de congelamiento para poder lograr que fuera una vía adecuada para la revisión de las condiciones contractuales de manera generalizada, pero no se ha podido lograr, porque esa forma de contratación no existe ni en Canadá, ni en Estados Unidos, por lo que nunca se ha revisado; se ha ido envejeciendo cómo llevar a cabo la revisión de estos contratos”.

Hay empresas de muchos tamaños que forman parte de una rama industrial, pero finalmente no se ha encontrado una salida sobre cómo resolver una problemática que verdaderamente ayude a todas las empresas, de ahí que no ha habido un crecimiento de los contratos ley.

Por lo que, dijo, “se requiere una reforma y modernizarlos, hoy sólo los líderes sindicales deciden, y se tiene que insertar en el nuevo modelo laboral; incluso hay contratos ley que se han venido disminuyendo, como es el caso del Textil”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

En pandemia 4 de cada 10 personas recuperan su trabajo, pero con menor salario

De cada 10 trabajadores que perdieron su empleo en los últimos meses derivado de la pandemia, cuatro han sido recontratados por sus empresas con un salario o prestaciones inferiores; sin embargo, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ya tomó cartas en el asunto y está exhortando a los patrones a evitar está mala práctica que no ayuda a la recuperación económica y afecta la cotización de sus empleados.

Jorge Díaz Galindo Hurtado, Oficial Mayor de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), señaló que estas condiciones no son las idóneas para los trabajadores, pero si son mejores a las que se ofrecen en la economía informal, donde viven más del 56 por ciento de la población, y no se ofrece seguro social, prestaciones e incentivos.

Asimismo, resaltó que el índice inflacionario, que ha llegado al doble de lo que se tenía en años anteriores, está afectando el poder adquisitivo de las familias y la reactivación de los sectores comerciales.

“La inflación, que anda cerca del 6 por ciento, le está pegando a todos los asalariados del país. Ese es el fenómeno que debe abatirse por parte de todas las autoridades en materia económica. México no debe temer más de 3 por ciento anual para que se no se deteriore la cadena productiva y la capacidad adquisitiva de los trabajadores».

Reforma laboral contribuye a recuperación del empleo

Por otra parte, Díaz Galindo refirió que la entrada en vigor de la reforma laboral en materia de outsourcing ayudará a que 2.5 millones de personas tengan un empleo formal y aumenten 12 por ciento su salario base de cotización en el IMSS, que pasó de 380 a 420 pesos por día.

«De no existir la reforma estaríamos en cifras similares a las de febrero de 2020 en materia de recuperación de empleos. En el Estado de México nos faltan 24 mil plazas para estar como en febrero del año pasado, según el IMSS tenemos hasta julio de este año una cifra positiva de más de 17 mil empleos generados y calculamos que cerraremos 2021 con los mismos números de 2020».

Por último, confío en que la recuperación económica se dé al finalizar el año, especialmente, porque la vacunación contra covid-19 ha ido en aumento; por la expectativa de crecimiento tanto de las calificadoras como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y por el crecimiento de la economía de Estados Unidos, lo cual nos beneficia directamente.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO