TENDENCIAS_ Jóvenes Construyendo el Futuro y sindicatos, la vinculación pendiente

Los sindicatos podrían fortalecer el programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF) vigilando que las empresas respeten los derechos laborales, dando capacitación y, sobre todo, negociando la contratación de aprendices, propone una investigación de la economista y especialista en políticas públicas Renata Turrent Hegewisch.

Hasta ahora, ni la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) ni las propias organizaciones sindicales “han analizado las oportunidades que se pueden generar construyendo alianzas”, señala en el Diagnóstico de Jóvenes Construyendo el Futuro: Avances y desafíos, publicado por la Fundación Friedrich Ebert México (FES).

Este programa de entrenamiento laboral es el “más importante en la historia del país”, sostiene Renata Turrent en entrevista. Hasta esta administración federal, la juventud había sido abandonada por los gobiernos, dice. Y entre esa población quienes por diferentes circunstancias no continuaron estudiando y no tenían un empleo remunerado sufrieron mayor exclusión, agrega.

“Se les llamó ninis para poner en ellos y ellas la culpa por la falta de trabajo y de oportunidades de educación. La narrativa acerca de que son personas flojas y no quieren trabajar sigue tan instaurada en la gente que muchas personas aseguran que les están regalando el dinero”. Pero esto no es verdad, subraya, “todos los días acuden a trabajar y a aprender”.

De acuerdo con los últimos resultados de la Encuesta Nacional de Empleo (ENOE), la población entre 20 y 29 sigue siendo la que mayor número de personas desempleadas por la covid-19. Si bien una gran parte han ido recuperando sus trabajos, todavía casi medio millón que tenía una ocupación antes de la pandemia sigue sin un ingreso laboral.

En el primer trimestre de 2020, antes de la llegada pandemia a México, 12.3 millones de jóvenes de ese rango de edad tenían un empleo. Para el mismo periodo, pero de 2021, eran sólo 11.3 millones. Y según la ENOE de abril a junio de este año la cifra subió a 11.8 millones.

Estrategia de capacitación y de prevención

El programa JCF está dirigido a personas de entre 18 y 29 años de edad. La STPS vincula a las y los becarios con un centro de trabajo cercano al lugar donde viven y en el que reciben capacitación laboral durante por un año. Durante dicho tiempo el gobierno federal les otorgar un apoyo mensual de 4,310 pesos y afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por lo que cuentan con seguro médico, de riesgos de trabajo y de maternidad.

Desde su arranque en 2019, han ingresado casi 1.8 millones de aprendices, el 57.5% es mujer y el 42.5%, hombre. “Muchas jóvenes entraron al programa porque estaban embarazadas y por esa razón nadie las contrataba”, comenta la investigadora feminista.

Esta estrategia gubernamental ha sido una importante oportunidad de reactivación económica para mujeres que de otra manera no podrían acceder a una capacitación o un empleo, dice. “En México, las mujeres en promedio dedican casi 42 horas a la semana al trabajo del hogar no remunerado, mientras que los hombres sólo dedican 14.7 horas a la semana”, recuerda la autora en su publicación.

Y mientras más tiempo pasen en casa, es más difícil que puedan incorporarse al mercado laboral, señala en la entrevista. “Claramente la falta de políticas públicas para las madres trabajadoras es un problema estructural que no resuelve por sí sólo Jóvenes Construyendo el Futuro”. Pero en un sistema en el que la repartición sexual del trabajo sigue imperando, este programa es una opción para ellas, apunta.

JCF también es una medida preventiva para evitar que esta población sea cooptada por el crimen organizado, opina. “No es una respuesta para sacar a quienes están super involucrados. Pero, hay una idea falsa que el factor económico es el más importante para tomar una decisión de vida, eso se ha desmentido en muchas teorías del crimen”.

El programa brinda la oportunidad a jóvenes que no cuentan con redes para entrar a un trabajo, recibir una recomendación para obtener un puesto o acceder a él de manera directa.

La población que atiende JCF está alejada de ese mundo, lo cual también les aleja de toda la experiencia que genera un empleo: “Responsabilidad, saber cómo presentarse, tener un currículum vitae, eso no se aprende en la escuela, sino en el trabajo”.

Así que el sentir que finalmente están siendo atendidas y atendidos les da ya cierta confianza para continuar, considera. De esa manera es que funciona en cierta medida de manera preventiva.

Las ventajas de la sindicalización

“Y claro que hay críticas válidas”, pondera. Se necesita más transparencia en los datos y hace falta una mayor diversificación en la oferta y calidad de la capacitación. El entrenamiento en los llamados trabajos del futuro, como la programación, por ejemplo, podría ser una solución. “Se podrían hacer convenios con compañías de tecnología para vincular a jóvenes y que éstas se comprometan a contratar al menos algunos de ellos”.

La otra observación que hace es que los sindicatos “se están durmiendo”. Podrían impartir parte del curso propedéutico en el centro de trabajo y darles formación sobre los derechos laborales, propone.

En caso de cualquier incumplimiento por parte del centro de trabajo, los y las aprendices tendrían acompañamiento, el sindicato les podría orientar o, en su caso, representar, explica. “Las capacidades institucionales de la STPS son limitadas y los sindicatos pueden convertirse en un importante aliado” para mantener la vigilancia de la debida operación del programa.

En México, casi 9 de cada 10 personas que tienen un empleo no están sindicalizadas, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Pertenecer a una de estas organizaciones ayuda a las personas a negociar mejores condiciones de trabajo, disminuye las restricciones al acceso a la justicia laboral, hay una mayor vigilancia al cumplimiento de los derechos y, en suma, hay más posibilidades de tener un empleo digno, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Pero también ayudaría a los propios sindicatos, dice Renata Turrent. En las últimas décadas “se han hecho de una reputación de corrupción. La gente joven ni siquiera tenemos en la cabeza sindicalizarnos. Claro que esto es resultado de un sistema neoliberal que trató de acabar con esas organizaciones para debilitar las luchas obreras”. Involucrase en el programa podría ser una vía para que se reivindicaran y para que por fin veamos un relevo generacional, señala.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Gobierno de EU recomienda repetir elecciones para crear sindicato en Amazon

El gobierno de Estados Unidos, a través de la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRB, en inglés), recomendó organizar una nueva votación sobre la creación o no de un sindicato en un almacén de Amazon en Alabama, indicó la organización de trabajadores RWDSU.

La RDSWU, que agrupa a empleados de la distribución en Estados Unidos, depositó varias apelaciones en abril acusando al gigante del comercio en línea de “comportamiento ilícito” tras el fracaso de un intento de sindicalización en el lugar.

La responsable de la NLRB a cargo del caso “determinó que Amazon infringió el derecho laboral”, afirmó el RWDSU en un comunicado.

Esta responsable aconseja por lo tanto al responsable local del NLRB “suspender los resultados del voto y organizar un segundo voto”.

El texto de la recomendación no estaba inmediatamente disponible en el sitio de la NLRB.

Tras una intensa campaña, los empleados del almacén de Amazon en Bessemer rechazaron la creación de un sindicato que habría sido el primero en un sitio de esta empresa en Estados Unidos.

La pequeña ciudad de Alabama fue entonces objeto de mucha atención, en medio de la oposición entre respaldos de los empleados sindicalistas – artistas, parlamentarios demócratas y republicanos, e incluso el presidente Joe Biden – y Amazon, cuyos negocios prosperaron durante la pandemia.

El sindicato RWDSU estima que Amazon, vigorosamente opuesta a toda sindicalización, recurrió a prácticas ilegales y a la intimidación para lograr sus propósitos.

Acusa, entre otras cosas, al grupo de haber ubicado una urna de votación fuera de la fábrica para poder vigilar el escrutinio por cámara, de haber amenazado a empleados con despedirlos o con la pérdida de prestaciones sociales y otras tácticas agresivas.

“Nuestros colaboradores tuvieron la oportunidad de hacerse escuchar durante un periodo agitado en donde todos todo tipo de voces pesaban en el debate nacional, y al final, votaron masivamente” contra la creación de un sindicato, reaccionó lunes un vocero de la empresa en un mensaje transmitido a la AFP.

“Sus voces deben ser escuchadas más fuerte que todas las otras y prevemos apelar para estar seguros de que sea el caso”, agregó.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Proceso de legitimación de contratos colectivos debe corregirse; aún presenta fallas

El proceso de legitimación de contrato colectivo de trabajo de General Motors en Silao, Guanajuato, evidenció las lagunas de la reforma y del protocolo que afectaron su desarrollo, por lo que deben corregirse, afirmó la especialista en materia laboral Graciela Bensunsán, quien además forma parte de los expertos de México que pueden ser convocados para conformar el panel laboral dentro del Tratado comercial entre México Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Durante su participación en el webinar “Los retos del sindicalismo y las organizaciones sociales ante el resultado del proceso electoral” que organizó la Unión Nacional de Trabajadores; Bensunsán expuso que los errores que se detectaron el proceso de votación de los trabajadores de GM fueron desde: un líder sindical alejado de sus supuestas bases y excesiva confianza, vacíos en el protocolo, necesidades de mayores poderes para verificadores del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, la importancia de los observadores, peligro de despidos a disidentes por deficientes garantías y necesidad de documentar los casos en los que haya injerencia patronal.

En ese sentido, destacó que hay camino pendiente y ajustes que deben realizarse, sobre todo para que se ejerza una real libertad sindical, pero con unas organizaciones capaces de aplicar los cambios que hoy demanda la reforma laboral y el Capítulo 23 del T-MEC.

“El uso de las tecnologías, como mecanismos de votación electrónica y sistemas de comunicación y gestión de procesos digitales, deberán facilitar los procedimientos de democracia sindical y asegurar una nueva dinámica entre dirigentes y sus bases, garantizando transparencia y rendición de cuentas”; expuso ante sindicalistas afiliados a la UNT, quienes se encuentran en procesos de legitimación y revisiones de contrato.

T-MEC oportunidad que requiere compromiso de los sindicatos

Actualmente, las organizaciones sindicales carecen de credibilidad, después de décadas de desprestigio, entonces, sugirió la especialista, “el primer paso ganar credibilidad y abrir la agenda sindical a la sociedad para asumir el reto de presentar intereses más amplios, especialmente de los trabajadores más vulnerables en la vieja y nueva economía”.

Durante su participación, Bensunsán expuso que “el T-MEC ofrece una enorme oportunidad de recuperación económica y de empleos formales, siendo la fuente principal que se ha venido construyendo hace más de 25 años, resaltando las exportaciones del sector automotriz; si bien existen varias inquietudes sobre cómo se van a implementar específicamente temas como las reglas de origen o el problema de los componentes salariales en el caso de la industria automotriz; así como diversas interpretaciones entre los países respecto a las cláusulas del mismo, el T-MEC ofrece un gran reto, una nueva reestructuración en la economía, en la cual para poder crear cadenas productivas integradas hacia América del norte, un factor fundamental será la participación de los sindicatos y la voz de los trabajadores”.

Con Información de El Economista

TENDENCIAS_ Los trabajadores de Amazon se están levantando en todo el mundo para decir: basta *

Amazon, la corporación más poderosa del mundo, es un iceberg. Los usuarios y los consumidores ven su punta: las tiendas, el servicio de streaming, los paquetes. Pero debajo de la superficie se encuentra una enorme infraestructura, que se extiende a través de los continentes, uniendo producción, distribución y entrega. Un sistema transnacional complejo, poblado por trabajadores de todo el mundo cuyo trabajo impulsa las ganancias de Amazon.

Jeff Bezos, su director ejecutivo y fundador, es el hombre más rico del mundo e intenta disimular este sistema con la comodidad y el entretenimiento que ofrecen sus servicios. La razón es igualmente clara e indignante. Desde las fábricas donde se producen los productos que vende, hasta las puertas donde se entregan, la infraestructura global de Amazon se mantiene unida gracias a la explotación de quienes la operan.

A lo largo de la cadena de suministro de Amazon, el gigante de Bezos viola la seguridad, dignidad y privacidad de los empleados, poniéndolos a trabajar en lugares de trabajo diseñados para exprimirles la mayor cantidad de trabajo por la menor cantidad de dinero posible. Pero los trabajadores no se cruzan de brazos. Con el apoyo de una constelación de aliados progresistas, existe resistencia laboral en todo el mapa global de Amazon, con huelgas y protestas desde España hasta Sao Paulo, desde Delhi hasta Berlín. El Black Friday del año pasado, cuando el escrutinio sobre las prácticas antisindicales de Amazon, el impacto ambiental, la evasión fiscal y la seguridad de los trabajadores se intensificó en Europa y Estados Unidos, UNI Global Union, IndustriaALL, Progressive International, Oxfam, Greenpeace y decenas de organizaciones de la sociedad civil, ambientalistas y observadores fiscales organizaron acciones de protesta en 12 países, unidos bajo el lema Make Amazon Pay.

Con la ayuda de importantes informes en medios sobre condiciones de trabajo peligrosas e incluso inhumanas, este activismo echa luz al trato que Amazon da a los trabajadores que guardan, almacenan y clasifican sus paquetes distintivos. Como resultado de ello, los esfuerzos de la corporación por ocultar su conducta en esta parte de su imperio global están fallando. En Reino Unido, donde la mayoría de los trabajadores de Amazon están empleados en los llamados “Centros de Distribución” de la corporación, un sondeo a fines del año pasado revela que apenas 24% de los encuestados creía que Amazon trataba a sus trabajadores de manera justa. En EU, donde Amazon operó para socavar una campaña gremial en Alabama con tácticas que, según los líderes sindicales, impidieron elecciones libres y justas y violaron la ley federal, casi el 80% de los encuestados apoyó la lucha de los trabajadores de almacén.

También en la parte de entrega del imperio de Amazon, los trabajadores se resisten al maltrato de la empresa. Los trabajadores de reparto en India recientemente hicieron huelga en Bangalore, Delhi, Hyderabad y Pune, exigiendo mejores salarios y beneficios para los empleados. Durante una huelga nacional pionera en Italia, el 75% de todos los trabajadores de Amazon en el país dejaron de trabajar, lo que reunió a los trabajadores de almacén y reparto en un ejemplo inspirador de solidaridad entre cadenas de suministro. Recientemente, la indignación avasalladoramente compartida de los trabajadores que tienen que orinar en botellas debido a la falta de un tiempo de descanso adecuado se volvió viral, lo que llevó a los trabajadores de reparto a un frente común contra Amazon y ayudó a expandir la concepción del público sobre la fuerza laboral de la empresa.

Sin embargo, una parte crucial de la infraestructura global de Amazon permanece en gran parte oculta. La tienda Everything Store no solo vende, almacena y envía productos, sino que también los produce y suministra directamente. La corporación posee más de 400 marcas privadas y vende una amplia gama de productos, desde prendas de vestir hasta dispositivos electrónicos. Desde e-readers de Kindle hasta su creciente imperio de la ropa, Amazon es ahora el principal minorista de moda en los Estados Unidos: las marcas de Amazon se basan en una extensa red de unas 1,400 fábricas en todo el mundo.

Ubicados principalmente en países del sur global, los trabajadores de estas fábricas suelen trabajar en condiciones extremas. En las fábricas chinas que producen dispositivos Amazon como Echo y Alexa, las investigaciones han revelado numerosas prácticas ilegales, desde interminables turnos nocturnos hasta pagos insuficientes. El año pasado, la ausencia de medidas adecuadas de salud y seguridad en una fábrica de Guatemala que produce prendas para las marcas de Amazon provocó un enorme brote de Covid que puso en peligro la vida de cientos de trabajadores. Como reveló un informe reciente del Worker Rights Consortium, Amazon se encuentra entre varias multinacionales poderosas que se niegan a asegurarse de que los trabajadores de las fábricas despedidos durante la pandemia reciban indemnización por despido que aún se les debe.

Amazon es responsable de lo que sucede en los lugares de trabajo que conforman su imperio global, y debe rendir cuentas en todas sus regiones. Los propios trabajadores están a la vanguardia de la lucha para que esto suceda. Al igual que los trabajadores de almacén y reparto, los trabajadores de las fábricas en la última parte no visible de su sistema global de explotación, se enfrentan a la corporación. Los trabajadores textiles sindicalizados que perdieron sus puestos de trabajo en octubre, cuando el proveedor de Amazon Global Garments, cerró, exigen la reapertura de la fábrica, la recontratación de los 1,200 miembros del sindicato y pagos atrasados. En Camboya, extrabajadores del proveedor de Amazon Hulu Garment exigen a Amazon que garantice la indemnización total en adeudos legales.

Los trabajadores de la cadena de suministro de Amazon comparten la misma lucha. Ganarla requiere que se unan en solidaridad y aprovechen su poder colectivo. En noviembre, trabajadores de fábricas en Bangladesh se unieron a las protestas de trabajadores de almacén en muchos países y simpatizantes del público durante la movilización planetaria en el Black Friday. El miércoles, los trabajadores de la fábrica Hulu Garment en Phnom Penh, Camboya, y la fábrica Global Garments en Chittagong, Bangladesh, encabezaron un día de acción mundial para que Amazon pague a todos sus trabajadores.

Amazon debe pagar a todos sus trabajadores, dondequiera que residan, sea cual sea su ocupación. Y, en última instancia, hacer que Amazon pague es parte de una lucha mucho mayor para ganar otro mundo. Uno en el que los circuitos comerciales globales no están orientados hacia la riqueza y el poder de los multimillonarios y accionistas, sino hacia la salud y la felicidad de las personas trabajadoras que los gestionan.

*Con información vía LA LISTA y con la autoría de Valter Sanches (secretario general de IndustriALL Global Union), Christy Hoffman (secretaria general de UNI Global Union) y Casper Gelderblom (coordinador de Make Amazon Pay para The Progressive International)

Contrato colectivo de sindicato de GM Silao, bajo escrutinio internacional

El contrato colectivo de trabajo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Metal-Mecánica, Sidero-Metalúrgica, Automotriz y Proveedoras de Autopartes en General, de la Energía, sus Derivados y Similares de la República Mexicana “Miguel Trujillo López”, será objeto de escrutinio internacional para garantizar su validez, al menos por tres organizaciones internacionales que fungirán como visores externos.

Trabajadores y extrabajadores de la armadora General Motors en Silao, que integran Generando Movimiento, señalaron el interés de organizaciones como Unifor the Union le syndicat con sede en Canadá, United Auto Workers (por sus iniciales UAW) con presencia en los EU y Canadá y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para ser observadores en este proceso.

Israel Cervantes Córdoba, Fernando Moreno, Sergio Contreras y Alejandro Nuno, destacaron el interés que ha causado el movimiento que como trabajadores sindicalizados vivieron los abusos de una organización que por más de once año solo se dedicó a llenarse los bolsillos del trabajo de hombre y mujeres que nunca recibieron beneficios, pero que sí fueron objeto de explotación gracias al contubernio entre el sindicato Miguel Trujillo López y la General Motors a lo largo de 24 años de operaciones.

Ahora las miradas del mundo están puestas en la Silao, para que se garantice el nuevo proceso de votación para la legitimación para el nuevo Contrato Colectivo de Trabajo que será objeto de escrutinio internacional para garantizar su validez.

Los también llamados trabajadores disidentes mencionaron las múltiples acciones de solidaridad que han recibido de países de América Latina y del Norte del continente, para continuar por la lucha por el establecimiento del reconocimiento de los derechos del trabajador, mediante el establecimiento de un sindicalismo libre y transparente.

“Esperamos que de una vez por todas se respete la voluntad de los trabajadores y dejar de lado el sindicalismo viciado y ambiguo que por un lado anuncia beneficios para sus representados y por otra llega a acuerdos con la empresa para solo tener ellos buenos dividendos”, recalcó Israel Cervantes.

Del regreso de la empresa a los EU, es solo una falsa información que se ha corrido por parte del Diputado cetemista Hugo Varela Flores y de otros más que saben que tienen todo en contra ante el hartazgo de los generamos movimiento para el país, pues la GM en Silao “es la gallina de los huevos de oro, en calidad y producción, los trabajadores deben de estar conscientes que no esto no va a pasar, pues es más fácil que se adopten un nuevo sindicalismo, que matar a quien los enriquece” finalizó.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

México recibió petición de EU para indagar violación laboral en planta de GM en Silao

La Secretaría de Economía (SE) informó ayer que fue notificada de la petición de Estados Unidos a México de revisar la supuesta negación de derechos de los trabajadores de una planta de General Motors (GM) en Silao, Guanajuato, la cual es la primera disputa laboral bajo las leyes del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Previamente, el gobierno del presidente Joe Biden pidió a México que examine presuntas violaciones de derechos laborales en la fábrica de GM de Silao. La representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, señaló que su agencia y el Departamento de Trabajo han recibido “información que parece indicar violaciones graves” de los derechos de los trabajadores durante una votación realizada en abril sobre un contrato sindical.

La SE respondió que “a partir de la solicitud recibida, México inicia la revisión del caso en cuestión. En caso de responder afirmativamente, nuestro país compartirá por escrito los resultados de la revisión y cualquier propuesta de reparación”.

Añadió que al margen de la solicitud realizada por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés), la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) comunicó que, entre otras medidas, ha resuelto reponer el proceso de legitimación del contrato colectivo de la planta de GM en Silao.

En un comunicado, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, elogió a México “por intervenir para suspender la votación cuando advirtió las irregularidades en ella”.

Ante el Comité de Finanzas del Senado, Tai aseguró que utilizará las nuevas disposiciones laborales específicas para las fábricas que están contempladas en el T-MEC para abordar los problemas laborales de larga data en la República.

Si Estados Unidos y México no pueden llegar a un acuerdo para resolver el asunto, Tai puede solicitar a un panel de resolución de disputas que revise el asunto, y todo el proceso debe tomar alrededor de 90 días desde la solicitud inicial.

Por otra parte, Katherine Tai pidió que el Tesoro estadunidense suspenda inmediatamente la liquidación final de las cuentas aduaneras para la entrada a la frontera estadunidense de los camiones de GM de Silao, una medida que incluye la opción de aplicarles aranceles más adelante.

Legisladores estadunidenses enviaron una carta a Mary Barra, directora ejecutiva de GM, solicitando explicaciones sobre las quejas violaciones a derechos de los trabajadores en Silao.

En respuesta, Barra aseguró que la empresa automotriz condena las violaciones de los derechos laborales y las acciones para restringir la negociación colectiva.

La firma señaló en un comunicado: “no consideramos que haya involucramiento de General Motors en las presuntas violaciones ocurridas en nuestro complejo de Silao”.

Señaló que contratará los servicios de un consultor externo para realizar una revisión independiente y exhaustiva.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Pide sindicato del STC indagar colusión en contratos con clínica

Trabajadores del Metro solicitaron la intervención de la contraloría interna del Sistema de Transporte Colectivo (STC) para que investigue a la empresa Theraclinic Del Valle SC, que proporciona rehabilitación física a los trabajadores del Metro.

De acuerdo con el Sindicato Mexicano de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (SMTSTC), la citada clínica enfrenta una serie de quejas, debido a que la atención la realizan estudiantes que hacen en ese lugar sus prácticas sociales.

Tiene un contundente conflicto de intereses que involucra a funcionarios públicos del Sistema de Transporte Colectivo y a familiares directos de un representante del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo.

El SMTSTC refiere en particular terminar con los favoritismos en detrimento de los trabajadores, como es el caso de los contratos STC-CNCS-028-2020 y STC-CNCS-091-2020, con montos de $765,702.65 y $3,009,993.00 asignados al proveedor Theraclinic Del Valle.

Asimismo, pidieron a la Gerencia de Salud y Bienestar Social del STC “dejar de lado todas las malas prácticas que por años se han incrustado por medio de la herencia de los grandes negocios en detrimento de la calidad de vida de los trabajadores.

Hacemos un atento llamado a realizar las acciones conducentes que terminen con la corrupción y opacidad que impera en la contratación de servicios médicos, en la compra de medicamentos y en la contratación de médicos especialistas; los trabajadores tienen derecho a un servicio médico eficiente, a un trato digno, humano y de calidad, difundió la organización sindical.

Agregó que espera acciones que se vean reflejadas en favor de la atención médica eficaz que en estos momentos es un imperativo.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

TENDENCIAS_Inicia el recuento de votos sobre creación de primer sindicato de Amazon en EU

El escrutinio de los votos emitidos por los trabajadores de una instalación de Amazon en Alabama comenzó este martes y de su resultado dependerá la creación del primer sindicato de esa empresa en Estados Unidos.

Se espera que el recuento demore varios días a causa de posibles impugnaciones de hojas de votación y Amazon advirtió que buscaría evitar que la formación de sindicatos se afiance en sus operaciones.

“Hemos invitado a todos nuestros empleados a votar y que sus voces sean oídas en los próximos días”, dijo a la AFP una vocera del gigante mundial de comercio electrónico.

“Nuestros empleados saben la verdad: salarios iniciales de 15 dólares por hora o más, seguro de salud desde el primer día y un lugar de trabajo seguro e inclusivo”, añadió.

El recuento de los votos, que comenzaron a ser enviados por correo el 8 de febrero, se realizará a puerta cerrada y bajo supervisión de la agencia de relaciones laborales de Estados Unidos.

Los votos pueden ser impugnados por las más diversas razones como firmas en el lugar equivocado o descripción equivocada de la función en la empresa.

Si la mayoría lo aprueba, el sindicato representaría a los 5,800 empleados del local de clasificación y empaque de Bessemer, Alabama.

En caso de formarse el sindicato, se abriría el camino para formar otros en otras instalaciones de Amazon así como en otras compañías.

Líderes sindicales y políticos alegan que los empleados de Amazon trabajan bajo constante presión, mínima protección laboral y subrayan que precisan negociar colectivamente.

Amazon, que con 800,000 trabajadores es el segundo mayor empleador de Estados Unidos, sostiene que sus empleados no necesitan un sindicato y que ya les paga más que muchas otras compañías.

Con información vía El Economista

SCJN da espaldarazo a nuevas reglas de democracia sindical

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puso fin al capítulo de las impugnaciones contra la reforma laboral de 2019 al emitir 12 jurisprudencias que dan revés a los sindicatos y avalan los nuevos principios de democracia sindical, transparencia, rendición de cuentas y negociación colectiva.

La Corte resolvió que las nuevas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo (LFT), como el voto libre, personal, directo y secreto, la rendición de cuentas detallada del patrimonio de los sindicatos, la negativa de los trabajadores a las cuotas sindicales o las verificaciones del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL) de los procedimientos democráticos, no violan la libertad y autonomía de las organizaciones gremiales.

El mes pasado, el máximo tribunal del país ratificó la constitucionalidad de la reforma laboral al desechar siete amparos de sindicatos que argumentaban que las nuevas reglas de democracia sindical y negociación colectiva iban en contra de la autonomía de las organizaciones y que el voto directo, por ejemplo, iba más allá de la reforma constitucional de 2017 en la materia.

El decreto del 1 de mayo de 2019 que inauguró el nuevo modelo laboral en México fue también la punta de lanza para una ola de amparos promovidos por diversos sindicatos, más de 400 impugnaciones se presentaron contra las nuevas reglas. Las recientes resoluciones de la SCJN son criterios que usarán los tribunales laborales para resolver juicios pendientes vinculados a la violación de derechos en materia de negociación colectiva y democracia sindical.

Además de ratificar que la reforma laboral no infringe la libertad y autonomía sindical, la Corte también determinó que la ausencia de representantes de patrones y trabajadores en la junta de gobierno del CFCRL no vulnera el principio de tripartismo y es constitucional que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) forme parte del órgano rector de esta autoridad laboral.

¿Qué resolvió la Corte?

El máximo tribunal de la nación difundió este viernes en el Semanario del Poder Judicial de la Federación 12 jurisprudencias emitidas por la Segunda Sala.

Sobre la democracia sindical, la Segunda Sala de la SCJN determinó que el voto directo no contraviene a la Constitución, aunque esta sólo considera el sufragio personal, libre y secreto para la elección de directivas sindicales. De acuerdo con la resolución, el término “directo” no rebasa lo establecido en la Carta Magna porque en ella sólo se estipulan las reglas mínimas.

En ese sentido, también se resolvió que el voto directo no viola los principios de libertad y autonomía sindical porque estos principios no pueden interpretarse como un espacio libre de la intervención del Estado cuando se trate de legislar medidas que aseguren la efectiva representación de los trabajadores.

En cuanto a los contratos colectivos, la adecuación de los estatutos de los sindicatos para adoptar las nuevas reglas de negociación colectiva, como el voto personal, libre, directo y secreto no infringe los principios de libertad y autonomía sindical, resolvieron los ministros. En ese mismo tenor, la legitimación de contratos colectivos también fue avalada al desestimar que este procedimiento viole el principio de irretroactividad de la ley.

Sobre las cuotas sindicales, el máximo tribunal ratificó que la negativa de los trabajadores al descuento de su salario por concepto de cuota sindical no es contradictoria a los derechos de libertad y autonomía sindical.

Con información via El Economista

ACTUALIDAD. Sindicalistas denuncian los métodos de intimidación de Amazon a sus trabajadores en EU

“Cuiden de nosotros cuando estén dentro”, lanza un empleado de Amazon a dos sindicalistas con chalecos fluorescentes ubicados a la entrada del depósito de Bessemer, en Alabama, escenario de un intento de sindicalización que el gigante del comercio electrónico combate con uñas y dientes.

El sol aún no ha salido, pero Steve y Syrena levantan sus carteles en dirección de los trabajadores del turno de noche que abandonan el local y de quienes toman su relevo en este sábado brumoso.

“¡Gracias por su valentía!”, pueden leer con sus faros en las pancartas firmadas por el RWDSU, el sindicato de distribución que representará a los 5,800 empleados del almacén si los trabajadores aceptan sumarse a él.

Esta sería la primera vez que un sindicato se instituye en una filial de Amazon en Estados Unidos.

El gigante del comercio en línea emplea a 800,000 personas en el país, principalmente en sitios de clasificación y envasado como este.

Los promotores del sindicato se han turnado durante cinco meses en esta intersección entre una carretera nacional y edificios industriales.

Pancartas pidiendo el voto fueron desplegadas a la entrada del enorme almacén blanco y gris, junto a una flecha luminosa en forma de sonrisa, el logo del gremio.

Steve, el pilar del movimiento, estuvo casi todos los días presente en el lugar entre las 3 de la madrugada y las 15, primero para recoger firmas en reclamo de una votación sobre la constitución de un sindicato, luego para llamar a votar por la afirmativa y finalmente para agradecer a los trabajadores por su movilización.

“Es demasiado modesto para decirlo, ¡pero algunos días recogió hasta 50 firmas él solo!”, dice Syrena.

¡Circulen!

Más de 3,000 empleados han firmado un acuerdo de principio, pero la victoria está lejos de ser segura.

Sin oponerse oficialmente a la formación de sindicatos, Amazon está haciendo campaña —con reuniones semanales, envíos de SMS y carteles hasta en los baños— para disuadir a sus empleados de incorporarse al gremio.

El sindicato sospecha que la firma pidió a las autoridades locales que acortaran la duración del semáforo en rojo en la intersección para evitar que sus miembros charlaran con los conductores durante demasiado tiempo.

“Entre el 20 de octubre y el 25 de diciembre estuvimos allí las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nos familiarizamos mucho con el flujo del tráfico. Y un día la luz roja prácticamente desapareció. Se puso verde casi todo el tiempo”, dijo Joshua Brewer, presidente local de RWDSU.

Según el medio prosindicatos More Perfect Union, el condado confirmó haber cambiado la duración del semáforo en rojo a petición de Amazon, oficialmente para que el tráfico sea más fluido.

Lafonda Townsend, una obrera afroestadounidense, votó sí a la sindicalización para poder negociar mejores condiciones laborales, especialmente en materia de seguridad, protección contra el Covid-19 y ritmos de trabajo.

Según contó a la AFP, durante las reuniones “obligatorias, tres veces por semana” con directivos de la empresa, se les decía a los trabajadores que “no necesitan representantes”, que podrían “contactar directamente” a los jerarcas y que no valía la pena “pagar afiliaciones gremiales que aumentarán a 500 dólares al año”.

“Algo nunca visto”

“Recibimos muchos mensajes de texto de Amazon para que votemos no”, dijo Frances Wallace, una empleada de 20 años que se manifestó en un parque el sábado junto a una docena de personas.

“JC, de 43 años, fue contratado en abril. Le encanta trabajar en Amazon. Su seguro médico le permite ahorrar 800 dólares al mes y lo ha ayudado a pagar el aparato dental de sus dos hijos”, decía uno de los SMS.

La desconfianza reina en Bessemer tras meses de campaña a favor y en contra del sindicato, falsos rumores y tensiones. La atención mediática está centrada en este movimiento que puede llegar a ser histórico.

Los intentos anteriores de organizar un sindicato en Amazon en Estados Unidos fracasaron.

Los empresarios “les decían a los trabajadores que con un sindicato deberían hacer huelga, y que luego ya no podrían pagar sus facturas”, se queja Joshua Brewer. “Algunos empleados tienen miedo a perder sus trabajos, aunque esto no sea cierto”.

“Contratar consultoras especializadas en la lucha contra la sindicalización es bastante típico, pero nunca habíamos visto este nivel de sofisticación y de miedo”, agregó.

Consultada por la AFP al inicio de la votación, en febrero, Amazon recordó la creación de empleos (5,000), el nivel de ingresos (15 dólares por hora, más del doble del salario mínimo en Alabama) y los beneficios sociales de sus trabajadores.

“Más del 90% de nuestros empleados en Bessemer dicen que recomendarían Amazon como un lugar para trabajar a sus amigos”, aseguró entonces la portavoz corporativa Heather Knox.

Con información vía El Economista