Agencia laboral de EU denuncia que Starbucks amenazó a sus empleados por organizarse en sindicatos

La empresa de cafeterías envió una carta a los empleados para advertirles que si se unían a un sindicato, las negociaciones de su contrato colectivo podrían prolongare hasta un año y mientras tanto sus salarios quedarían «congelados».

La Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, por sus siglas en inglés), una agencia independiente del Gobierno de Estados Unidos, denunció que la empresa Starbucks amenazó a los empleados de diez de sus tiendas en los estados de Washington y Oregón por el hecho de estar sindicalizados.

La dirección de la NLRB explicó que las cartas que recibieron los empleados de esta cadena de cafeterías presionándoles para que renunciaran a la posibilidad de sindicarse violan las leyes federales.

En ellas, se les advertía que si se unían al sindicato, las negociaciones con la empresa, si es que llegaban prosperar, podrían prolongare hasta un año y mientras tanto sus salarios quedarían “congelados”.

La empresa “ha estado interfiriendo, restringiendo y coaccionando a los empleados en el ejercicio de sus derechos, garantizados en las leyes laborales”, señala la denuncia de la NLRB, según cuenta la agencia de noticias Bloomberg.

La congelación de los beneficios durante las negociaciones contractuales ha sido un punto importante en la lucha entre la empresa y los sindicatos. En mayo, Starbucks anunció un paquete de nuevos aumentos salariales y beneficios que entran en vigor en agosto salvo para aquellas cafeterías que dispusieran de un sindicato, lo que supone una medida intimidación según estas organizaciones de trabajadores.

No obstante, los establecimientos en los estados de Washington y Oregón no son los únicos afectados, según denunciaron empleados de otras cafeterías en varias partes del país. Es el caso de Michelle Hejduk, una trabajadora de Arizona, que a través del Starbucks Workers United señaló que este tipo de cartas han sido enviadas a otras partes del país.

No es la primera vez que la NLRB pone el punto de mira sobre Starbucks por sus prácticas contra los sindicatos y el derecho de sus trabajadores a organizarse. A falta de acuerdos, las quejas pueden ser apeladas ante un juez federal. La empresa, que puede ordenar cambios en las políticas de la empresa, no puede hacer que los empresarios compensen los daños anteriores causados.

Por su parte, la empresa, que siempre ha negado estas prácticas, ha acusado esta semana también a la NLRB de confabularse en secreto con uno de los grupos que organiza a los trabajadores, el Starbucks Workers United, sindicato elegido en más de 220 de las 9 mil cafeterías que administra la empresa en Estados Unidos.

Starbucks Workers United, que ha ganado cerca del 80 por ciento de las elecciones en las que se ha presentado, calificó estas acusaciones de “absurdas” y como una forma de distraer la atención de las campañas antisindicales de la empresa.

CON INFORMACIÓN VÍA ARISTEGUI NOTICIAS

SINDICATOS_ EU experimenta el auge de los sindicatos

Tras años de declive, el movimiento obrero estadounidense está experimentando un resurgimiento, con el aumento de la popularidad de los sindicatos y de la organización de los trabajadores.

No obstante, la oposición de las empresas en Estados Unidos ha sido intensa y se ha producido en medio de acusaciones de destrucción de sindicatos y de brutales campañas para intentar disuadir a los trabajadores de sindicalizarse.

Una encuesta realizada por Gallup en agosto de 2021 reveló que el apoyo a los sindicatos se situaba en su punto más alto en Estados Unidos desde 1965, con un 68% de apoyo en este país. Los sindicatos fueron la única institución cuya aprobación por parte de los estadounidenses no disminuyó en el último año, en una encuesta realizada en junio sobre la confianza en 16 importantes instituciones estadounidenses.

Durante los primeros trimestres del año fiscal, la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) informó sobre el aumento de las peticiones de elecciones sindicales en un 58%, aumentando de mil 197 a mil 892.

La NLRB actualmente está ejerciendo presión para que se aumenten los fondos para hacer frente al aumento de la actividad laboral. Sin embargo, la reforma de la legislación laboral no ha podido ser aprobada por el Senado de Estados Unidos, a pesar de haber sido aprobada en la Cámara de Representantes.

Algunas de las principales empresas y marcas estadounidenses han visto cómo los trabajadores se sindicalizan por primera vez.

Después de que la primera tienda de Starbucks en Estados Unidos ganara las elecciones sindicales en Búfalo en diciembre, alrededor de 200 tiendas han votado desde entonces a favor de la sindicalización, liderando el resurgimiento de las presentaciones de peticiones de elecciones sindicales.

Estas victorias han ocurrido a pesar de la agresiva oposición de Starbucks.

A principios de junio, Austin Locke, barista de Starbucks desde hace aproximadamente seis años, tres de ellos en el establecimiento de Ditmars, en Queens, Nueva York, denunció que un gerente lo golpeó para que completara un registro de Covid-19 antes de empezar su turno. Reportó el incidente a recursos humanos, quienes, afirmó él, se mostraron despectivos y a la defensiva.

Unas semanas después, poco después de que su establecimiento votara a favor de la sindicalización, le informaron sobre su despido, alegando que no había completado el registro de Covid-19 y que la denuncia del incidente que hizo ante recursos humanos en relación con el gerente era falsa.

Locke está tramitando un expediente de prácticas laborales injustas ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales. Es uno de las varias docenas de trabajadores que lo han hecho en medio del aumento de la organización sindical en las sucursales de Starbucks.

El despido de Locke ha incitado a varios grupos locales, trabajadores y miembros de la comunidad a protestar contra su despido y a conseguir apoyo público a favor de los esfuerzos de organización sindical en Starbucks.

“Básicamente salimos a la calle todos los días para repartir folletos, para que todos los miembros de la comunidad y los clientes que entran en la tienda –los habituales que solía ver todos los días– sepan que fui despedido de forma ilegal”, añadió Locke.

Starbucks ha negado todas las acusaciones sobre el empleo de represalias contra los trabajadores implicados en la organización sindical, e indicó que no se produjo ningún altercado físico entre Locke y el gerente.

El primer almacén de Amazon ganó sus elecciones sindicales en Staten Island, Nueva York, en abril de este año, y las campañas de organización sindical se volvieron públicas en otros almacenes de Amazon en Carolina del Norte, Kentucky y el norte del estado de Nueva York.

Heather Goodall, comenzó a trabajar en un almacén de Amazon cerca de Albany, Nueva York, en febrero. “Al cabo de una semana, me sorprendió lo que encontré. No había suficientes arneses para las personas, no se podían ajustar, había lesiones, y simplemente era abrumador”, explicó Goodall.

Comenzó a preguntar a sus compañeros de trabajo qué opinaban sobre la formación de un sindicato, y descubrió que existía un gran interés, pero también miedo. Sin embargo, ese miedo comenzó a disiparse después del triunfo en el almacén de Staten Island y de que otros trabajadores vieran su éxito al defender a sus compañeros de trabajo respecto a sus problemas en Amazon.

Después de unirse al Amazon Labor Union, el sindicato independiente que ganó las elecciones sindicales en Staten Island, Goodall está ejerciendo presión para reunir suficientes firmas que permitan la celebración de elecciones sindicales ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales en las próximas semanas. Amazon se opone a que los trabajadores hagan esto.

Por otra parte, la primera tienda minorista de Apple en Estados Unidos ganó sus elecciones sindicales en junio. Los trabajadores de dos tiendas Trader Joe’s, dos establecimientos de Chipotle y una tienda minorista de Lululemon recientemente presentaron solicitudes para realizar elecciones sindicales, en las que, si tienen éxito, serían los primeros establecimientos de estas empresas en sindicalizarse.

La primera tienda minorista de REI se sindicalizó con éxito en la ciudad de Nueva York en marzo, y una segunda tienda ubicada en Berkeley, California, llevará a cabo sus elecciones sindicales el 27 de julio.

Jules Gerlitz, empleada de la tienda que se encuentra en Berkeley, comentó que los clientes con frecuencia se sorprenden por la falta de representación sindical en REI, ya que la empresa es una cooperativa y se autodenomina progresista.

Gerlitz comentó que un argumento antisindical habitual de los directivos de REI consiste en afirmar que un contrato sindical no garantiza nada y que podría reducir el salario y las prestaciones de los trabajadores, lo cual, según indicó Gerlitz, era un argumento ilógico porque los trabajadores nunca aceptarían que eso formara parte de las negociaciones.

REI publicó información que pretende partir de una postura neutral. Pero su intención es evidentemente antisindical, en términos de generar este miedo o incertidumbre sobre todas estas cuestiones”, señaló Gerlitz.

Poco después de que la sucursal de Nueva York ganara las elecciones sindicales, la empresa REI anunció una serie de nuevos sueldos y prestaciones en toda la empresa, aunque REI ha negado que esta medida sea una respuesta a la victoria en las elecciones sindicales.

Los trabajadores también aseguran que los gerentes de otras tiendas trasladados a la tienda de Berkeley han estado proporcionando desinformación a los empleados respecto a los sindicatos.

REI ha negado las afirmaciones relativas a su oposición al sindicato. La empresa indicó que los gerentes de las tiendas externas fueron incorporados para apoyar en las funciones de la tienda y cubrir el tiempo libre de los gerentes. REI también afirmó que se habían resuelto los problemas de falta de personal de recursos humanos y que no tienen registro de quejas no atendidas procedentes de la tienda de Berkeley.

“Apoyaremos por completo el proceso de petición en Berkeley, incluyendo el derecho de cada empleado de votar a favor o en contra de la representación sindical”, indicó un vocero de REI en un correo electrónico.

El almacén de Amazon en Staten Island, Nueva York, ganó sus elecciones sindicales en abril de este año, no el año pasado como se indicaba en una versión anterior.

CON INFORMACIÓN VÍA LA LISTA/THE GUARDIAN

Sindicatos, tema de otro planeta para los jóvenes

Graciela Bensusán conversó alguna vez con un gerente de la automotriz Volkswagen, quien antes de llegar a México había tenido trato con sindicatos españoles. El ejecutivo alemán fue claridoso: “Me dijo que en este país nadie habla por los trabajadores, que los mexicanos tienen ‘lo que nosotros queremos que tengan’, porque su sindicato no tiene poder de negociación”.

Con esta anécdota, la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco aborda una de las aristas de la reforma laboral en curso, un proceso muy complejo del que se esperan resultados de manera inmediata, aunque se trata, dice, de desmontar una maquinaria construida durante largas décadas de control corporativo.

Autora de varios libros y de decenas de artículos sobre el mundo del trabajo, Bensusán es además integrante del panel del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida previsto en el tratado comercial de América del Norte (T-MEC). Según la Secretaría de Economía, dicho panel está integrado por expertos en derecho y práctica laboral, y en la aplicación de normas internacionales del trabajo, que cuentan con una trayectoria profesional caracterizada por su objetividad, confiabilidad e independencia.

En entrevista, Bensusán se remonta a la historia del sindicalismo mexicano, a partir de la consolidación del corporativismo durante el régimen de Miguel Alemán, cuando los sindicatos cumplían su papel de control, pero conseguían algunas ventajas para sus agremiados.

La adopción por México del modelo exportador dio un vuelco. Los sindicatos dejaron de conseguir ventajas y se concentraron en ser útiles a los intereses del Estado (paz laboral) y de las empresas (mano de obra barata).

El cambio desde arriba

Las condiciones para el cambio en el mundo del trabajo vinieron con la renovación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.

Vencimos finalmente las resistencias, dice la investigadora. Y en seguida se pregunta: “Pero ¿dónde las vencimos? Arriba. No fue que tuviésemos un millón de personas en la calle cuestionando el arreglo corporativo. Esto (el nuevo modelo laboral) fue un diseño de arriba, un cambio de arriba hacia abajo. Y hubo un cambio a nivel del Congreso, con la reforma, etcétera, pero los actores involucrados, los dirigentes del sindicalismo tradicional, se resistieron, hicieron de todo –incluyendo muchos amparos– para que esto no funcionara”.

La reforma laboral se ha traducido en la creación de instituciones como el Centro Federal de Registro y Conciliación Laboral y los tribunales del ramo. Pero no es sólo eso, cambian las estructuras, los procesos, los incentivos, es un proceso complejísimo de cambio social.

En 2019 una reforma a la ley incorporó los cambios constitucionales aprobados dos años antes.

Para enfrentar un mundo de corrupción y simulación se crearon cinco procesos de democracia sindical: elección de representantes, constancia de representación para el sindicato negociador (cuando hay dos o más), aprobación del resultado de la negociación, aprobación de las revisiones contractuales y legitimación de contratos colectivos.

Estos procesos, en conjunto, se proponen, sostiene la investigadora, revertir gradualmente la más injusta distribución funcional del ingreso entre trabajo y capital (que actualmente es de 30 por ciento para las personas trabajadoras y de 70 por ciento para el capital).

La democratización de los sindicatos debe acompañarse de una restructuración de las organizaciones y de un camino que apunte a negociaciones sectoriales, centralizadas, que den mayor fuerza a las personas trabajadoras y sus organizaciones. La democracia es el mecanismo sine qua non para dejar atrás el viejo modelo totalmente autoritario, oscuro, de cero transparencia, sin rendición de cuentas, con una distancia enorme en la identidad entre líderes y bases.

Bensusán sostiene que las luchas sindicales de las décadas pasadas costaron mucho y dejaron una lección amarga: No se puede, no podemos con las amenazas, con las listas negras. Esas derrotas se tradujeron en cultura de la pasividad entre los trabajadores.

“Ese modelo terrible, precarizador, de salarios de hambre, tuvo un éxito tremendo, no sólo porque nos volvimos exportadores, sino porque quitó a los trabajadores, a los jóvenes, la idea de que los sindicatos sirven para algo. Hoy que tenemos un nuevo andamiaje institucional, positivo, dime cómo hacer para que los trabajadores realmente se apropien…”.

–¿Hubo una suerte de victoria cultural del neoliberalismo?

–No sólo. El modelo neoliberal supone la ausencia de poder colectivo, y en ese sentido coincidiría, pero aquí va más allá. Es el triunfo de un modelo exclusivamente basado en los bajos salarios de los trabajadores. Hay países con filosofía muy neoliberal, pero que pagan salarios dignos. Teníamos éxito como modelo exportador, un sector automotriz muy poderoso que logra sobresalir a nivel mundial, pero trabajadores empobrecidos. (Lograron) quitar del imaginario social el papel del sindicato como un instrumento igualador.

Fetichismo institucional y fe en el poder presidencial

El arribo a un nuevo modelo laboral requirió de muchas reformas y muchos años. “No es que soplo y ya. Pero hay mucho pensamiento mágico en este mundo del trabajo, que hace que se vea lo que ocurre como muy lento. Es una especie de fetichismo institucional, porque le ponen a la ley un valor que no tiene, ‘ya cambió la ley y ya se cambió la realidad’, y no. Es mucho más fácil cambiar la ley que la realidad”.

Frente a las críticas que apuntan a un cambio demasiado lento con la reforma laboral, Bensusán plantea una pregunta: ¿Se puede desarmar en tres años algo que se anudó en las últimas ocho décadas?.

–¿El fetichismo institucional se combina con la fe en las decisiones del poder?

–Los líderes se molestan porque el presidente no va a tal o cual reunión. Pero es lo peor que puede suceder. Los representantes del gobierno no tienen nada que hacer con el movimiento sindical, en la vida de los sindicatos.

Bensusán sostiene que es preciso ver el conjunto, a riesgo de no entender nada. “Vemos el caso de Pemex y algunos dicen: ‘ya fracasó la reforma’. Hay líderes que se quejan: ‘es que el presidente no nos recibe’. Hay muchos que tienen esa expectativa (frente al poder presidencial), líderes que se vuelven aparentemente héroes y que quieren ser el sustituto de Fidel Velázquez”.

Los riesgos

No es en la legitimación de contratos o en el remplazo de las juntas de conciliación donde Bensusán ve los mayores riesgos para el nuevo modelo laboral, sino en la intención empresarial de instaurar aquí un modelo importado.

Hay un riesgo fuerte de que lo que predomine sea un modelo como el de Estados Unidos, donde las empresas se van a dedicar a impedir que se formen sindicatos.

El riesgo es que con relaciones individuales no podremos corregir el desbalance entre empleadores y trabajadores, y no podremos vincular salarios con productividad, que es lo importante. Para no depender debemos desarrollar un mercado interno, y para eso tienes que pagar mejores salarios.

Desde hace más de diez años, recuerda la investigadora, ella alertó sobre la posibilidad de que la reforma laboral llegara demasiado tarde, que la cultura de la pasividad se impusiera. Hoy que tiene contacto con trabajadores por aplicación se ha topado con una dura realidad: Para los jóvenes, el tema de los sindicatos es de otro planeta.

La cultura de la pasividad, sostiene, debe combatirse con una difusión mucho más amplia del nuevo modelo laboral. Es algo totalmente nuevo. Los trabajadores ni sabían para qué servía el contrato colectivo, menos van a saber para qué sirve un proceso de legitimación.

En esa línea, el riesgo es que los empleadores vuelvan a ganar. Ya ganaron corrompiendo completamente al sindicalismo, que se dejó corromper, y ahora quieren ganar convenciendo a los trabajadores de que no se organicen. En eso estamos.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Sindicato de la CTC pierde contrato en Saint Gobain

Trabajadores de la empresa de capital francés, Saint Gobain, en su planta de Cuautla, Morelos; optaron por no legitimar el contrato colectivo de trabajo, el cual representaba el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Vidrio, afiliado a la Confederaciones de Trabajadores y Campesinos (CTC).

Luego de la votación de dos días, el “No” obtuvo 814 votos; mientras que los trabajadores que votaron por mantener intacto su contrato sumaron 700 sufragios; este es un proceso que se realizó bajo una importante presión y la presencia de dos organizaciones sindicales.

Con la decisión de los trabajadores, el contrato colectivo de trabajo se dará por concluido, aunque los trabajadores conservan sus mismos derechos, hasta que una nueva organización sindical demande la titularidad del contrato y se firme uno nuevo.

De acuerdo con el reporte entregado al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCRL), había un total de 1,920 trabajadores con derecho a voto, por lo que participó el 80% de los trabajadores, hubo 25 votos nulos y 381 boletas inutilizadas.

Cabe recordar que en marzo el Sindicato Independiente de las y los Trabajadores Libres y Democráticos de Saint Gobain obtuvo su registro como organización e inició un proceso de afiliación; “tuvimos intensas jornadas informativas para detallar la importancia de la reforma laboral que permite el voto libre, secreto y directo”, dijo el secretario general, Joaquín Guzmán Ángel.

Asimismo, recordó que el Sindicato de la Confederaciones de Trabajadores y Campesinos pretendía dar por válido un contrato colectivo sin que hubieran votaciones de los trabajadores, hecho que se impidió hasta lograr que se llevará a cabo el proceso de legitimación.

El líder del Sindicato Independiente sostuvo que las nuevas posibilidades que da la reforma laboral para buscar la titularidad de contrato colectivo de trabajo, así como de ejercer la libertad sindical, los llevó a conformar una nueva organización sindical; luego de ver el triunfo de organizaciones como las de General Motors, Tridonex o Panasonic, en donde se han logrado cambios importantes en la representación.

El proceso de legitimación de contrato es una obligación que deben cumplir todas las organizaciones sindicales. La planta de Saint Gobain se encuentra en el Parque Industrial de Cuautla.

Con información de El Economista

Los trabajadores salen a enfrentar la inflación y la precarización laboral

Nos llegan noticias de todo el mundo sobre la crisis, la guerra, la inflación… pero lo importante es que la clase trabajadora de Estados Unidos, Europa y América Latina, empieza a dar pelea para ganarle a la inflación y a la precarización del trabajo. Acá te lo contamos.

En el Reino Unido empezó la mayor huelga de los últimos 30 años. 50.000 ferroviarios arrancaron un paro de 3 días por salarios, y se sumaron los trabajadores del subte de Londres. Recibieron el apoyo de grupos ecologistas y varios aeroportuarios ya votaron ir a huelga.

Bélgica tuvo su cuarta huelga general y más de 70.000 manifestantes y trabajadores del subte, aeronáuticos, portuarios, postales, de comercio y recolectores de residuos hicieron sentir su fuerza en las calles al grito de “Bloqueen los precios, no los salarios”.

En Francia, trabajadores del aeropuerto efectivos y tercerizados de 800 empresas hicieron una huelga histórica que unificó a más de 90.000 trabajadores en este sector clave.

En Italia, los pilotos y tripulantes de avión hicieron paro por mejoras salariales y condiciones de trabajo.

En Estados Unidos, donde es muy difícil tener sindicatos, la juventud precarizada está peleando para organizarse en empresas como Starbucks, Apple y Amazon. En algunos lugares ya lo lograron.
Esta ola de sindicalización se suma a las luchas que las trabajadoras de la salud y la educación vienen dando desde la pandemia.

En Ecuador, estudiantes confluyen en las calles con el movimiento de indígenas campesinos contra las políticas de ajuste impulsadas por el FMI. Están movilizados hace más de 10 días resistiendo la represión del gobierno.

Los empresarios, con la complicidad de los Gobiernos, aumentan sus ganancias con las crisis y la guerra a costa del pueblo trabajador. Estas luchas pueden ser una inspiración para trabajadoras y trabajadores de todo el mundo.

CON INFORMACIÓN VÍA LA IZQUIERDA DIARIO

Renuencia de Teksid a cumplir la ley laboral puede llegar a panel del T-MEC

El Sindicato Minero y otras organizaciones gremiales independientes denunciaron, en la 29 Convención de la mayor central estadunidense AFL-CIO, la renuencia de Teksid Hierro, ubicada en Frontera, Coahuila, a cumplir la legislación laboral mexicana.

Imelda Jiménez, secretaria de Asuntos Políticos del Sindicato Minero, señaló que aunque ya ganaron el recuento por la titularidad del contrato colectivo (CCT), la empresa, junto con la Confederación de Trabajadores de México (CTM), insiste en obligar a los empleados a afiliarse.

Recalcó que en 2020 se emitió el laudo que reconoció la titularidad del contrato al sindicato que encabeza Napoleón Gómez Urrutia y que ratificó la Suprema Corte de Justicia de la Nación un año después.

“La CTM obligó a los trabajadores a entregarles la identificación del INE y llenar hojas en blanco para afiliarlos, a pesar de que ya estaba en marcha la queja laboral de Estados Unidos, interpuesta por la presunta denegación de derechos a la libertad de asociación y negociación colectiva, y que México aceptó revisar”, comentó la líder minera.

Esta lucha, que lleva ocho años, “y en la que no se respetan las decisiones incluso de los tribunales, porque Teksid sigue sin aceptar al Sindicato Minero”, fue expuesta ante varios gremios, como United SteelWorkers, el United Automobile, Aerospace and Agricultural Implement Workers of America, el Centro de Solidaridad y la Federación de Sindicatos Independientes de las Industrias Automotriz, Autopartes, Aeroespacial y del Neumático (Fesiiaaan), indicó Héctor de la Cueva, asesor de los obreros en General Motors Silao.

Apuntó que corresponde a las autoridades mexicanas presentar un plan de remediación que atienda la queja; de lo contrario –advirtió, “conduciría al primer panel de controversias del T-MEC, lo que podría derivar en determinadas penalizaciones”.

Jiménez lamentó que mientras el mecanismo laboral establece sanciones que obligan a los patrones a respetar la decisión de los obreros, la reforma laboral mexicana no. Sostuvo que además de la AFL-CIO, estos sindicatos “siguen de cerca la reforma laboral” y respaldan la lucha en Teksid.

Relató que los líderes sindicales se mostraron sorprendidos al identificar que en todos los casos en los que se ha activado el apartado laboral del T-MEC “aparece la CTM, ellos tienen la perspectiva de que no apoya a los trabajadores y es un sindicato patronal”.

Por su parte, Víctor Martínez, representante de la Fesiiaaan, señaló que acudieron al Departamento del Trabajo estadunidense, donde abogaron por que el mecanismo laboral dé respuesta rápida y “siga siendo un instrumento para que los trabajadores consigan una representación auténtica y democrática”, y no sea aprovechado por “sindicatos charros para simular consultas”.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

SINDICALISMO_ Apple y los sindicatos: en un audio filtrado, una vicepresidenta de la empresa disuade a empleados de unirse a un sindicato

Para nadie es un secreto que algunas tecnológicas están enfrentando corrientes internas a favor de crear o unirse a sindicatos, en busca de mejores condiciones laborales. Apple ha visto esa tendencia en algunas de sus tiendas y ahora, en un audio filtrado, se escucha a la vicepresidenta de retail, Deirdre O’Brien, disuadir a los empleados de sindicalizarse.

El audio proviene de un video que circula entre empleados en Estados Unidos y que fue filtrado a The Verge y a Motherboard, este último incluso subió una porción del audio a YouTube.

En el audio se escucha a O’Brien decir: «me preocupa lo que significaría poner a otra organización en medio de nuestra relación, una organización que no tiene profundo conocimiento de Apple o de nuestro negocio«.

Tres tiendas de Apple han buscado sindicalizarse, una en New York, una en Georgia y otra en Maryland

Una lluvia de argumentos contra la sindicalización

la ejecutiva de Apple dijo a sus empleados que la relación de la empresa con sus empleados «está basada en una participación abierta, colaborativa y directa, que creo que podría cambiar fundamentalmente si una tienda está representada por un sindicato bajo un acuerdo de negociación colectiva«, según se escucha en el audio filtrado. En el video de duración aproximada de seis minutos, O’Brien insinuó que los esfuerzos de sindicalización podrían retrasar mejoras laborales que Apple podría implementar por su propia cuenta.

«Apple se mueve increíblemente rápido» nuevamente se escucha decir a la ejecutiva, en referencia a que Apple podría mejorar condiciones laborales sin necesidad de uno o varios sindicatos de por medio.

«Estoy comprometido y orgulloso de nuestra capacidad de actuar rápido para apoyar a nuestros equipos, para apoyarlos a ustedes. Pero no sé si podríamos habernos movido tan rápido bajo un acuerdo de negociación colectiva, eso podría limitar nuestra capacidad de hacer cambios generalizados inmediatos para mejorar su experiencia, y creo que eso es lo que realmente está en juego aquí»

Deirdre O’Brien

Los empleados de Apple que han buscado sindicalizarse han coincidido en que las tareas que realizan en las tiendas se han visto aumentadas a raíz de la pandemia, pero no así sus sueldos. Los trabajadores enumeran entre sus razones para sindicalizarse la búsqueda de mayores beneficios y la normalización de horas de trabajo, pues aseguran que con cada lanzamiento las jornadas laborales suelen incrementarse, lo que no sucede con las compensaciones.

En el audio se escucha decir a O’Brien que es derecho de los trabajadores formar un sindicato, así como es igualmente su derecho no unirse a uno. «Quiero animarles a consultar a una amplia variedad de personas y fuentes para asegurarles de que entiendan qué significa trabajar en Apple bajo un convenio colectivo«, detalla.

Amazon es otra empresa que ha sido muy vocal respecto a que sus trabajadores «están mejor sin un sindicato«, según ha dicho su CEO, Andy Jassy. El tema escaló cuando The New York Times reportó en marzo pasado que Amazon habría despedido a un empleado en la organización en pro de un sindicato, lo que resultó en que la Junta Nacional de Relaciones Laborales demandara a Amazon y el empleado tuviera que ser restituido.

Hasta ahora, el caso de Apple había sido mucho menos ríspido, debido en parte a que la empresa ha tenido un perfil mucho más bajo al emitir postura en torno a los intentos de sindicalización.

CON INFORMACIÓN VÍA XATAKA MÉXICO

Día del trabajo: Sindicatos independientes llaman a la unidad y piden diálogo con el gobierno

“Vamos a unirnos todos los sindicatos, sino no lo hacemos, no vamos a lograr nada en materia laboral con este gobierno”, alertaron organizaciones independientes que salieron a marchar este 1 de mayo, Día Internacional de Trabajo.

Mientras que los sindicatos tradicionales se ausentaron un año más de las concentraciones masivas para conmemorar el Día del Trabajo, en el zócalo, rechazaron los enconos que dividen al país.

El Secretario de Gobierno, Martí Batres Guadarrama dio a conocer que este 1 de Mayo, Día del Trabajo participaron 30 mil personas a través de ocho movilizaciones.

El desfile obrero que encabezaron sindicatos de la Unión Nacional de Trabajadores estuvo muy festiva; los telefonistas estuvieron acompañados por 5 bandas sinaloenses que deleitaron a los marchistas con los acordes de la trompeta, trombón, saxofón, tambora, platillos y tuba de pecho al ritmo de “Juan Colorado”, “El Sinaloense”, así también con grandes mojingas, figuras gigantescas del diablo, muertes y calaveras que mostraban la inanición de los trabajadores ante los salarios y falta de empleo.

En sus demandas más sentidas, los sindicatos piden diálogo con el gobierno federal, las autoridades del trabajo, ya que no atiende al sector laboral ni voltea los ojos para atender sus requerimientos.

Lamentaron que hayan colocado la réplica de la capilla Sixtina, lo que le quitó un gran espacio al mitin de los sindicalistas.

Foto: Sergio Vázquez | La Prensa

En el mitin obrero, los oradores de la UNT resaltaron que los trabajadores mexicanos conmemoran este primero de Mayo con más trabajo que antes de la pandemia, pero sin una recuperación plena del empleo, lo que mantiene a millones en la pobreza laboral. Por ello exigieron mejores condiciones laborales y que se escuche la voz de las y los trabajadores gritando ¡Ya basta de ignorarlos!

Por tercer año consecutivo que las confederaciones integradas al Congreso del Trabajo – CTM, Ferrocarrileros, COR, CROC, CROM– cancelaron su movilización, por no haber condiciones sanitarias. El dirigente del Congreso del Trabajo, Reyes Soberanis, convocó a la Unidad Nacional y demandó mayor participación en la toma de decisiones.

Desde temprana, hora, el Eje Central, Avenida Juárez, se comenzó a llenar de trabajadores vestidos de blanco, azul, rojo, naranja, entre otros colores con las siglas de sus sindicatos afiliados a la UNT.

Los contingentes más numerosos fueron los telefonistas, universitarios, de parte de la UNT; en tanto que del lado de la Nueva Central de Trabajadores que marchó desde el Monumento a la Revolución fue el Sindicato Mexicano de Electricistas.

En su participación, Francisco Hernández Juárez, dirigente de los telefonistas, demandó el respeto a los contratos colectivos de trabajo, atención a las huelgas de Notimex, Sutin, a conflictos laborales que no les dan solución. Se quejó de la presencia de la réplica de la capilla Sixtina a la cual llamó “esas palapas”, el 1 de mayo, pues es una plaza que ocupan los trabajadores.

En su opinión, “es una falta de respeto para los trabajadores, para los mexicanos que creen en el mundo del trabajo en México”. Fustigó que el cambio que presume la 4T no ha llegado a los asalariados, no entiende que sin la participación de la sociedad, de los sindicatos, ese cambio se va a ver frustrado.

Reyes Soberanis señaló que el Movimiento Obrero refirió que ante los momentos delicados que vive la clase trabajadora a nivel mundial, hace vigente a la organización sindical como herramienta de empoderamiento y unidad necesaria para proteger y mejorar las conquistas sociales en búsqueda mejores condiciones de vida, que

En el mitin, los oradores resaltaron que la pandemia provoca dolorosos estragos con la pérdida de millones de empleos y del poder adquisitivo de los salarios.

“Las y los trabajadores del mundo no podemos seguir igual, contemplando el desastre, divididos, desmovilizados y ajenos a lo que nos depare el futuro.

Tenemos que construir un proyecto alternativo de vida para las personas y nuestro hábitat, el planeta tierra. Tenemos que dotarnos de un programa de acción que permita una amplia convergencia de todas las luchas de resistencia, que posibilite la unidad de todas y todos y perfile el nuevo mundo que con nuestro esfuerzo conjunto es posible, indicó la Nueva Central de Trabajadores.

Agregó que se debe escuchar la voz de los de abajo, de pueblos originarios, campesinos sin tierra, por las mujeres que a diario son hostigadas y asesinadas sin ser escuchadas, por las y los jóvenes sin escuela y sin futuro, por todos lo que se autoemplean porque no encuentran trabajo, por todos los oprimidos que habitan en el planeta sumidos en la miseria, el despojo y la desesperanza.

Los maestros democráticos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que reivindican la defensa de la educación pública; hoy, no solo no se ven resueltas sus peticiones sino que los maestros democráticos son víctimas de una campaña de linchamiento mediático que, desde los gobiernos más represivos del país, los acusan de conservadores.

Los electricistas en resistencia del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), que lucharon frontalmente en contra de la privatización de la industria eléctrica y pese a ello no han sido reintegrados a la empresa pública Comisión Federal de Electricidad y, peor aún, hoy los electricistas en resistencia son víctimas de constantes ataques de algunos funcionarios del gobierno federal en contra de su autonomía.

La Huelga de Notimex que después de dos años no encuentra una solución a sus demandas a pesar de que las autoridades del trabajo les han dado la razón jurídica.

Es el caso del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), cuya empresa, TELMEX, pretende modificar su régimen de jubilación en detrimento de sus trabajadores y trabajadoras.

Entre los distintos contingentes que marcharon se encontraron: el Sindicato Independiente de Trabajadores del Colegio de Postgraduados (SINTCOP), el Sindicato de Trabajadores del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (SitIMTA), o el Sindicato Independiente de los Trabajadores en Investigación de Ciencias de la Salud, el CNTE, UPREZ, el SUTIN y organizaciones campesinas como la UNTA, además, de agrupaciones sociales y populares.

CON INFORMACIÓN VÍA LA PRENSA

México tiene hoy un terreno fértil para la sindicalización: Alcalde

No sólo porque el 90% de los contratos colectivos de trabajo podrían desaparecer en un año, si no porque la tasa de sindicalización en el país es apenas de 13%; la secretaria de Trabajo y Previsión Social (STPS) Luisa María Alcalde Luján, afirmó que las organizaciones sindicales tienen “un gran terreno fértil” para crecer, pero deben convertirse en organizaciones que estén cerca de los trabajadores y que convenzan sobre las ventajas de formar parte de ellos.

En entrevista, destacó que “nuestro país estaba con una altísima presencia de contratos de protección, que no es otra cosa que contratos que no se revisaban”; por eso estiman en el gobierno federal que en el último año, para realizar las legitimaciones de contratos vigentes, sólo se llegue a 10,000 o 15,000, de un universo de 550,000 que se tenían detectados.

“Muy probablemente se habrán de legitimar, entre 10,000 y 15,000 contratos; yo creo que esa es más o menos la previsión que se tiene, aunque ha venido aumentando en estos meses, se han legitimado un poquito más de 4,000; pero muchos se esperan al final; y la lectura de ello es que era mucha la simulación; el propio sistema apostó por los contratos de protección”, destacó.

En ese sentido agregó que lo que sucedía “es que estos contratos se iban prorrogando año con año, y no significaba ninguna mejora para los trabajadores y si no hay mejoras, qué sentido tiene que se paguen cuotas sindicales”, de ahí que aquellas organizaciones que no sometan a votación sus contratos, dejarán de existir.

Asimismo, a pesar del llamado que hicieron la Confederación de Trabajadores de México (CTM), en voz de Fernando Salgado; de la Unión Nacional de México (UNT), con Francisco Hernández Juárez, o de la Confederación de Regional Obrera Mexicana (CROM), Tayde Alejandra; para que se acordara una prórroga o ampliación para las legitimaciones de contrato, que concluye en mayo de 2023, la titular del Trabajo sostuvo que se debe cumplir con el plazo marcado en la Ley Federal del Trabajo.

Inmejorables tiempos para el sindicalismo

En los últimos días la secretaria de Trabajo ha sostenido encuentros con los sindicatos de todas las corrientes, por lo que afirma que “lo interesante y lo que se planteó con las organizaciones, es que estos son tiempos inmejorables para demostrar que la organización es mejor que la defensa individual, que la defensa colectiva va a significar resultados y mejoras en un corto plazo, más que si se le apuesta a la defensa individual, donde difícilmente se tiene resultados; pero los sindicatos y trabajadores, deben hacer suya la reforma laboral”.

Luisa María Alcalde explicó que “si los sindicatos siguen pensando que es una reforma excluyente, entonces van a quedar excluidos de la enorme posibilidad de fortalecerse. Hay un universo, la tasa de sindicalización es arriba del 10%, falta 90% para que haya esta posibilidad, una vía de negociación y respeto a los derechos de los trabajadores”.

Destacó como los grandes retos que vienen en los próximos meses son tanto la implementación de la reforma laboral en su tercera y última etapa; así como el cambio de la justicia laboral, “estamos vigilantes”, para que los Estados con mayor conflictividad entren sin ninguna dificultad a atender los temas laborales bajo el nuevo modelo.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Sindicalismo en México, una realidad sólo para 14% de las personas trabajadoras

El 86% de la población asalariada en México no está afiliada a un sindicato, según el Observatorio de Trabajo Digno (OTD). El resto, 14%, está en medio de una lucha para democratizar la organización sindical a la que pertenece, o para soltarse de ella y crear una nueva e independiente. También habrá una parte que simplemente esté ratificando su apoyo a la agrupación a la que está adherida.

La reforma laboral de 2019 estableció nuevas condiciones para los sindicatos, requisitos que podrían parecer ahora obvios, pero con los que no se contaba. Uno de ellos es la prohibición a las dirigencias de eternizarse en el poder. Pero también incorporó el impedimento expreso a la parte patronal de obstaculizar o coaccionar la vida sindical en sus centros laborales, lo cual quedó plasmado en el artículo 133 de la Ley Federal del Trabajo (LFT).

La expulsión de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) de la planta General Motors (GM) en Silao, Guanajuato, es quizá uno de los principales ejemplos del funcionamiento de las reglas actuales. Pero no es el único centro de trabajo que ha ido perdiendo, recientemente Panasonic rechazó su pertenencia a esta agrupación mediante el voto libre, directo y secreto, una medida nueva para el sindicalismo mexicano. A lo largo del país, otras organizaciones obreras enfrentan problemas para transitar a la democratización y los obstáculos no sólo vienen del charrismo obrero.

En la planta ZF Suspension Technology Guadalajara “la empresa intervino en las elecciones para renovar la dirigencia del sindicato independiente” y asumió funciones sindicales, dice Enrique Valdez Florez, quien contendió para la secretaría general en noviembre de 2021. Luego de ese proceso fue despedido.

“Nosotros somos el contraejemplo de lo que está pasando en otros centros, la CTM tiene sindicatos que están a la altura”, sostiene Alejandro Martínez Araiza, dirigente del Sindicato Nacional Alimenticio y del Comercio (SNAC). Esa organización, que agrupa a más de 25,000 trabajadoras y trabajadores de Grupo Bimbo, Ricolino, Barcel, El Globo, Hershey’s, o Comex, entre muchas otras empresas, legitimó su contrato colectivo de trabajo (CCT) en 2020 “sin ninguna contrariedad”, asegura.

Muchos líderes “se alejaron de las bases y de la razón de ser de los sindicatos. Están cosechando lo que sembraron”, apunta en entrevista.

Intervención en la vida sindical

El conflicto con el Sindicato Independiente de Trabajadores de ZF Suspension Technology Guadalajara  “empezó entre Recursos Humanos y el líder sindical, Erick Reyes”, cuenta Enrique Valdez. Es que antes, “el fundador del sindicato, Jorge Reyes, no quiso aplicar la reforma laboral y dejó a su hijo Erick, eso desató todo”.

ZF es una planta de amortiguadores que le provee insumos a GM, Honda, Nissan, Volkswagen, Audi y Toyota. “Después de que la empresa sacó a Erick Reyes, tomó las funciones sindicales y organizó nuevas elecciones para la dirigencia, a las que nos presentamos dos trabajadores afiliados y una candidata que renunció al sindicato hace varios años. A ella la puso Recursos Humanos”.

El día de las elecciones hubo enfrentamientos entre el personal y, al final, la compañía no ha reconocido a nadie como titular de la dirigencia, apunta. Erick Reyes sigue asumiéndose como secretario general, pero está fuera de la empresa.

“El local sindical está cerrado. Desde diciembre de 2021 nos siguen descontando las cuotas sindicales y una más por defunción, pero no las entregan al sindicato”. Cada mes se acumulan entre 45,000 y 50,000 pesos, dice.

Pronto, Valdez también fue cesado bajo el argumento de recorte de personal. “Pero eso no ha podido ser demostrado ante las autoridades conciliadoras porque la empresa y el puesto que ocupaba subsisten.”. De 40 capturistas, sólo él fue despedido.

Tal como sucedió en GM, éste también es un caso en el que se debe hacer el valer el Tratado entre México Estados Unidos y Canada (T-MEC), exige, pues ZF Suspension Technology Guadalajara “exporta a esos países”. Y subraya: “no queremos quitar al sindicato, queremos libertad sindical”.

“El contraejemplo”

Más de 29.5 millones de personas asalariadas no están integradas a un sindicato, lo que representa el 86% de este grupo de la población ocupada, según el Observatorio de Trabajo Digno (OTD). Eso significaría que sólo poco más 4 millones sí pertenecen a uno y contarían con un contrato colectivo de trabajo (CCT) con mayores beneficios. Pero la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) calcula que el 85% de esos CCT son de protección a las empresas.

El porcentaje de personas sin afiliación sindical se eleva en la población joven, renglón en el que llega al 93 porciento. “En México, la experiencia del sindicalismo ha sido muy negativa por organizaciones corruptas que no defienden a las y los trabajadores. La corrupción sindical y el bajo nivel de organización y afiliación explican en parte el deterioro del sistema laboral”, señala el OTD.

“La CTM es la central más histórica. No fue este movimiento el que alejó a los jóvenes del sindicalismo”, dice Alejandro Martínez, dirigente del SNAC. Hace unas semanas, “acudimos a una empresa de call center y de casi 2,000 trabajadores sólo 30 no se quisieron afiliar”, el 85% de ese personal es de la generación centennial, explica.

“Lo que vimos es que los jóvenes tienen hambre de justicia laboral. Esa generación regresará al sindicalismo, un movimiento que acogió grandes cambios en el mundo, como la Revolución Rusa, para bien o mal”, agrega.

La CTM “tiene los contratos más ricos del país, es la central que por décadas le ha dado estabilidad a los mexicanos. Pero como es muy grande, siempre habrá gente que no hace bien las cosas”. 

El también líder de la sección 11 de la CTM reconoce que los sindicatos tienen “una deuda histórica con los trabajadores”, por ello, “cerca del 98% está a la deriva de la voluntad de las empresas”.

Muchos empresarios “no han entendido que el viejo modelo se acabó. Lo disfrutaron y lo exprimieron, pero se acabó”. Si no quieren comprenderlo, “van a poner en riesgo la estabilidad de la compañía, como pasa en GM y en maquiladoras. Una cosa es cambiar de sindicato, pero cuando explotas una huelga, la empresa no llega a acuerdos y se cierran sucursales, perdemos todos. No se trata de hacer una guerra sindical”, sino de reconciliar y dialogar, opina.

Los procesos que mandata la reforma laboral “no han sido difíciles para el SNAC, nosotros acostumbramos a las empresas a la democracia sindical”. En agosto de 2020, con una participación del 93% del padrón, y con más del 90% de los votos a favor, legitimaron su CCT, afirma Alejandro Martínez.

Es necesario, dice, que los sindicatos “vuelvan a ser el actor relevante de las decisiones del país”. Y recuerda: fueron las organizaciones sindicales las que impulsaron el artículo 123 de la Constitución, dedicado a los derechos laborales, así como la LFT, el salario mínimo y la creación de organismos como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA