El IFT autoriza la fusión de Univision con la división de Contenidos de Televisa

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) informó que su Pleno aprobó la concentración de Univision Holdings II adquirirá indirectamente el capital social de Televisa en Contenidos. Además, la empresa estadounidense hará la fusión o adquisición de las demás subsidiarias de Grupo Televisa que participan en ese negocio.

El Instituto analizó las coincidencias entre Univision Holdings y Grupo Televisa en las siguientes actividades de los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión:

  • Producción, provisión y licenciamiento de programas a programadores de canales para el servicio de televisión de paga
  • También, para proveedores del servicio de televisión radiodifundida digital comercial
  • Canales de programación, paquetes de canales y programas a proveedores vía internet (Over The Top en inglés, OTT)
  • Provisión del servicio de distribución OTT de contenidos respaldados por publicidad
  • Provisión y venta de espacios para mensajes comerciales o publicidad a través de sistemas de provisión de servicios digitales OTT. Estos incluyen plataformas digitales, de distribución de contenidos y sitios de internet asociados a canales y programas transmitidos en televisión abierta y televisión restringida.

El IFT no prevé efectos adversos en competencia por la fusión de Univision con Contenidos de Televisa

Al respecto, el IFT no prevé “efectos contrarios a la competencia derivados de la operación en esas actividades de coincidencia de Univision Holdings y Grupo Televisa”, dijo en un comunicado.

Esto se debe, en gran medida, a la participación marginal de Univision Holdings en México.  Pero, la autorización que otorga el IFT influye en las autorizaciones que las partes deban obtener de otras instancias.

¿Qué es Univision?

Univision Holdings, a través de la sociedad Univision Communications, ofrece en Estados Unidos y Puerto Rico contenidos que se distribuyen en:

  • Televisión abierta
  • Sistema de televisión de paga
  • Radiodifusión sonora
  • Plataformas y sistemas OTT

Tras la operación, Grupo Televisa mantendrá la titularidad de las concesiones de telecomunicaciones y radiodifusión en México.

CON INFORMACIÓN{ON VÍA BUSINESS INSIDER MÉXICO

Utilidades de Televisa crecen 25.4% en segundo trimestre

Pasado el cierre económico del año pasado, las utilidades de Televisa aumentaron 25.4 por ciento anual en el segundo trimestre de 2021, respecto a igual periodo de 2020. La ganancia sumó 2 mil 181.7 millones de pesos, reportó la televisora a la Bolsa Mexicana de Valores.

Detalló que sus ventas avanzaron 10.5 por ciento en el mismo periodo, con un total de 24 mil 753.2 millones de pesos respecto de los 22 mil 407.2 millones de pesos del segundo trimestre de 2020, cuando fue mayor el cierre por la contingencia sanitaria por el Covid-19.

Informó que su negocio de contenidos se recupera, tras levantarse las restricciones de movilidad. Sin embargo, dependemos en parte de la demanda de publicidad de las empresas centradas en los consumidores, y aunque muchos clientes han aumentado sus inversiones en publicidad en comparación al segundo trimestre de 2020, debido a la pandemia, los anunciantes podrían reducir de nuevo o posponer su gasto publicitario en nuestras plataformas, agregó. El reporte financiero muestra que Televisa no es una empresa que a la fecha se sostenga de la generación y distribución de contenidos –su origen como televisora–, al contrario, el segmento de cable –que incluye el negocio de Internet a través de Izzi– representó 45 por ciento de sus ventas.

Con 11 mil 981.6 millones de pesos en ventas por cable en el segundo trimestre de 2021, la televisora tiene su principal fuente de ingresos en Internet, segmento que aumentó 5.9 por ciento respecto de 2020. Su segundo sostén es contenidos, que reportó ventas por 7 mil 856.8 millones de pesos, 16.6 por ciento más que en el periodo comparable de 2020.

A ellos sigue Sky que tuvo ventas por 5 mil 570.1 millones de pesos, uno por ciento más que el año previo, y otros negocios, segmento que aumentó su comercialización 115.2 por ciento frente al segundo trimestre de 2020, pero representó mil 22.2 millones de pesos, una onceava parte de lo vendido en cable.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

PERSPECTIVAS_ Amarrar a Televisa o soltar a Telmex para nivelar la TV de paga, ¿qué será mejor para el IFT?

Transcurrieron ya seis meses desde que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) resolvió, a través de su Autoridad Investigadora (AI), que Grupo Televisa es un agente con poder sustancial de mercado en la televisión de paga de 35 municipios del país. Es decir, Televisa es una empresa que podría influir en ese segmento de negocio con prácticas comerciales a su favor y presionar las operaciones de todos los otros competidores que también participan en el mismo sector, afectando así la competencia y concurrencia de actores.

El regulador IFT ha confirmado que sería en el primer trimestre del año 2022 cuando presentará la regulación “especial” que aplicará a Televisa en ese particular negocio de esas 35 plazas, pero entonces el mercado de la televisión de paga no será el mismo que en 2019 o 2020, cuando la Autoridad Investigadora comenzó a sospechar el posible poder sustancial de la compañía tras una compraventa de activos de video y fibra de Axtel ocurrida a fines del 2018; ni el mismo seis meses después de aquel 18 de noviembre de 2020 en que se atrevió a señalar otra vez a la televisora con esa denominación.

Esto lo recuerda bien el IFT, porque fue por una argumentación parca en este sentido, entre otros elementos, que el equipo jurídico de Televisa consiguió tirar en marzo del 2018 una primera denominación de poder sustancial de mercado en televisión de paga, pero a escala nacional que el IFT había anunciado una noche de viernes de abril de 2015 y de manera muy discreta a ciertos medios de comunicación.

Grupo Televisa, en lo que toca a esta parte, reconoce que se le viene encima una política regulatoria que impactaría las operaciones de todas sus empresas de televisión restringida —Izzi Sky, principalmente— con cobertura particular en aquellas 35 localidades y por eso se ha adelantado ya con la interposición de recursos legales en contra de la resolución P/IFT/181120/436 del 18 de noviembre de 2020, porque sabe que en la revancha del regulador podría venir, en el peor de los escenarios, una política de revisión tarifaria de sus servicios, como en algunos casos ya padece también el agente económico preponderante del sector; inclusive, que podría obligársele a la separación contable.

Históricamente, Televisa había sido el primer cablero de México con su marca Cablevisión, pero luego de un ambiente cambiante hacia la convergencia que vivió la industria de telecomunicaciones por el que aparecieron nuevos actores como Dish o Totalplay, y la televisión abierta que entró en una etapa de ingreso con altibajos —de los que más se nutría entonces la compañía—, más la reforma sectorial de telecomunicaciones que siete años después de su construcción ha podido agregar más de 5 millones de nuevas suscripciones netas de TV de paga, fue que Televisa se arrojó a comprar varias cableras regionales y a crecer orgánicamente por todo el país a través de la marca consolidada Izzi Telecom, y al mismo tiempo intentó reforzar la operación de Sky con servicios agregados de voz e Internet, porque en los últimos años esa empresa no ha dejado de perder clientes en las mediciones netas.

A excepción de su participación en la cablera TVI, que no está claro en sus reportes financieros cuánto dinero le costó, Grupo Televisa gastó 23,450 millones de pesos en la compra de marcas como Cablemás, Cablecom o Telecable, para crecer en televisión restringida por ese camino; y sólo entre los años 2015 y 2020, invirtió 1,174.4 millones de dólares en la construcción de nuevas redes propias para ofrecer al consumidor desde allí nuevos paquetes de servicios de múltiple play (voz fija, voz móvil, banda ancha, video y streaming), que significaron un susto para Megacable, el otro rival histórico del negocio fijo.

En poco más de una década, Grupo Televisa lleva invertidos, al menos, 2,480 millones de dólares a su brazo de telecomunicaciones fijas, según los informes de la compañía a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Lo anterior y la configuración también de productos innovadores como Izzi TV y otros no tanto como el OTT Blim, dieron a Televisa el resultado de atender más de 13 millones 200,000 suscripciones de televisión restringida, el 64.46% del mercado nacional hasta el tercer trimestre del año 2020, independientemente de las tecnologías o marcas desde las cuales esa empresa se muestra al consumidor.

Y desde la compra nacional de 227,802 clientes residenciales de video, voz e Internet y también de 4,432 kilómetros de redes fijas sobre fibra óptica que fueron de Axtel, la empresa Televisa incrementó notablemente su participación de mercado en 35 localidades del país, colocándose allí con una participación de entre el 64.2 y casi el 80% del mercado de televisión de paga de 35 esas localidades, que son ahora las que acercan a Grupo Televisa hacia una regulación especial y que ponen al IFT ante el aprieto de regular y de qué modo a Televisa o de allanar el ingreso de nuevos actores, por ejemplo, de permitir que alguna empresa de América Móvil ingrese al mercado de la televisión de paga en esos 35 lugares, llamados por el regulador como “mercados relevantes”.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones valorará entonces en su definición de política regulatoria sobre el poder sustancial de Televisa, la conveniencia de imponer lo que significaría una barrera para esa compañía y que ésta se ampare además ante el Poder Judicial contra cualquier resolución del IFT o que, por el contrario, quite la veda y le permita al otro gigante de la industria entrar a competir, por lo menos, donde Televisa es sobradamente dueña del mercado de TV de paga.

El discurso del IFT, dentro y fuera de México, ha sido en lo que va de sus siete años de vida aquél de no imponer, sino de quitar barreras y que sea la misma industria, a través de sus inversiones y productos innovadores, quien habilite la competencia del mercado.

“Cuando existe concentración o demasiado poder de mercado de uno de los agentes, es importante definir si las causas son acciones propias del agente o derivadas de las condiciones naturales del mercado. Y este es el punto focal de las políticas de competencia. A veces, los reguladores intentan colocar restricciones al agente, aunque lo más adecuado es crear condiciones para que otros agentes puedan ingresar y competir en igualdad de condiciones. Esto último, sería lo más adecuado en este caso en particular. Facilitar o permitir la entrada de otros actores traerá beneficios a los consumidores, ya que podrán tener mayores opciones a elegir o mejores precios derivados de la misma competencia. Y este debe ser el objetivo final de cualquier decisión que tomen los reguladores”, platicó Gerardo Mantilla, analista en Artifex Consulting y tiempo más atrás, regulador de telecomunicaciones de Venezuela.

Grupo Televisa no tiene anulada a su competencia, porque, incluso, en materia de inversiones a despliegues de red, Megacable invirtió más dinero en 2020 que esa compañía en fijo: un total de 8,080 millones de pesos, el doble que Izzi Telecom en el año; y también invirtió 500 millones de pesos más a redes que Izzi en el primer trimestre del 2021.

Pero factores como la salida de Axtel del negocio masivo, las dificultades financieras de Maxcom para crecer en el segmento residencial, la estrategia de Totalplay de ir primero hacia las plazas donde pueda conseguir más rápidamente el retorno de su inversión, un StarTV que recién comenzó a operar y un Telmex que tiene impedida la distribución de video, son una combinación de causas que han hecho de Televisa una marca con demasiada participación de mercado, quizá sin esperarlo.

Mientras la Autoridad Investigadora hacía su trabajo de investigar a Televisa, radicada en los expedientes AVC-002-2018 y AI/DC-002-2019, la empresa Claro TV S.A. de C.V. solicitaba al mismo tiempo al IFT la concesión para comenzar a desplegar productos de video por todo México.

Esta compañía —propiedad de América Móvil, sobre la que no pesa alguna política regulatoria conocida por ser AMX empresa preponderante y que hace unos meses se fusionó con Claro Sat y que de paso consiguió una autorización para vender capacidad satelital en el país— tiene prometida una primera inversión de 6,029 millones de pesos (302 millones de dólares) para construir y contratar redes ya instaladas por donde enviar al consumidor productos de video, si el regulador IFT le habilita una concesión para este fin.

En su promesa, Claro TV dijo que contrataría capacidad a la Red Compartida, un proyecto del Estado mexicano que es respaldado por el IFT, y que compraría también capacidad de fibra óptica a Telmex o al brazo mayorista de Telmex, la Red Nacional Última Milla, nueva empresa que igual es resultado de la política regulatoria del IFT para Teléfonos de México.

Telmex, en solitario, insiste cada año en que se le permita ofrecer productos de video al consumidor. Ante la prohibición expresa escrita en su título de concesión y hasta que el regulador defina que esta compañía acreditó la totalidad de obligaciones establecidas en la regulación de preponderancia, la telefónica no ha podido cumplir ese sueño. Sin vulnerar la regulación del IFT, Telmex formalizó en 2019 una alianza comercial con Netflix para meter a ese OTT en sus paquetes de Infinitum y recién hizo lo propio con Disney+.

Teléfonos de México afirmó en su último reporte financiero que cuenta con los recursos suficientes para vender televisión de paga y otros productos de video, además de una red de fibra óptica que supera los 300,000 kilómetros de extensión y resumidamente, la de mayor tamaño en el país. La inversión de esta empresa sumó 16,942 millones de pesos en todo 2020, el doble de lo invertido por Megacable y cuatro veces más que Izzi, pero sólo para poder vender servicios de voz y banda ancha, esto en el mercado masivo.

En el Instituto Federal de Telecomunicaciones se ha considerado recientemente esa posibilidad de permitir a Telmex entrar por fin al negocio de la televisión, por primera vez en 31 años desde que se privatizó esa telefónica. Pero esta determinación no derivaría directamente de una política regulatoria que responda al poder sustancial de Televisa, aunque sí una decisión ayude a la par a equilibrar la competencia en la televisión de paga y que de paso ayudaría a una compañía, Telmex, que lleva un lustro con pérdidas financieras, demostrables con sus reportes en la BMV, al permitírsele acceder a una nueva fuente de ingresos.

Además, en distintas sesiones del pleno del IFT y resoluciones de diferentes años, comisionados de este órgano autónomo explicaron a sus colegas porqué una entrada de Telmex a la televisión volvería más competitivo ese mercado. Incluso, en resoluciones derivadas de revisiones a la política regulatoria que aplica a las empresas de América Móvil se ha comentado cómo pudiera beneficiar al consumidor y al equilibrio del mercado el hecho de que Telmex distribuya contenidos de televisión de paga.

Alrededor de 14 millones de personas habitan en los 35 mercados relevantes donde Televisa fue hallada empresa con poder sustancial. Ellos son los directamente afectados en la calidad de la prestación del servicio y los precios. En caso que la televisión restringida haya perdido su equilibrio allí.

Para el resto de competidores queda valorar qué le convendría más: estirar su cartera de inversiones y mejorar sus ofertas para alcanzar algún día a Televisa o pensar los pros y contras de que Telmex distribuya televisión, aunque eso implique que entonces Telmex, quizá, pueda comprar Dish.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

México | Medidas asimétricas de Televisa afectan competitividad en TV

Megacable aseguró que las medidas asimétricas impuestas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a Televisa como preponderante en radiodifusión no cumplen el objetivo de hacer un mercado más competitivo.

“Las medidas impuestas al Agente Económico Preponderante en Radiodifusión no cumplen su propósito de hacer un mercado más competitivo, al no ser medidas equitativas, no discriminatorias y convenientes”, informó Megacable en el comentario enviado a la consulta pública del regulador.

La empresa tapatía indicó que los concesionarios de televisión restringida que forman parte de Televisa adquieren contenidos exclusivos, “dejando en desventaja de competitividad en el mercado, misma que no es regulada por la autoridad”.

A septiembre del año pasado, Televisa contaba con 64.46% del mercado de televisión de paga en el país, mientras que Megacable tenía 16.41% del negocio, indican cifras del regulador.

El IFT llevó a cabo una consulta pública para conocer la opinión de los interesados sobre la efectividad en términos de competencia de las medidas impuestas a Televisa como preponderante en radiodifusión.

En contraste, Televisora de Navojoa, filial de Televisa, opinó que han compartido “diligentemente” los Contenidos Audiovisuales Relevantes con otras concesionarias interesadas.

“Sobre esto no ha habido quejas o reclamos, se evidencia que las medidas impuestas han sido efectivas y se comprueba que el Agente Económico Preponderante en Radiodifusión se ve impedido de adquirir de forma exclusiva contenidos audiovisuales de alta popularidad para audiencias, o que incurra en otra conducta con efectos similares”.

Por otra parte, propuso no imponer medidas asimétricas adicionales a Televisa en tiempos de publicidad o en términos y condiciones de comercialización de esta, porque, de acuerdo con la televisora, esto no asegura mayor competencia ni mayor bienestar a los usuarios finales.

La empresa subrayó que agregar cualquier medida debe evaluarse “cuidadosa y exhaustivamente”, considerando que hasta ahora no hay evidencia de que imponer medidas adicionales en el tiempo de emisión de publicidad a disposición del preponderante o a las modificaciones en los términos y condiciones en los espacios publicitarios que se pueden comercializar, se traduzca en mejora del mercado o de la prestación a servicios como tal.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Televisa perdió 584.4 mdp en primer trimestre: BMV

Televisa perdió 584.4 millones de pesos en el primer trimestre del año, por debajo del colapso reportado en el mismo periodo de 2020, cuando los números en rojo alcanzaron 9 mil 651 millones de pesos, muestra el reporte financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“La pandemia de Covid-19 ha afectado nuestro negocio, posición financiera y resultados de operaciones para el trimestre concluido el 31 de marzo de 2021, y es actualmente difícil predecir la magnitud del impacto que tendrá en el futuro”, explicó la empresa.

Detalló que sus ventas en los tres primeros tres meses de 2021 alcanzaron 23 mil 828 millones, 3.2 por ciento arriba de lo reportado el año pasado. Y sólo el segmento de Contenidos –cuya fusión con Univisión se anunció en días recientes— representó el 36.5 por ciento de ese monto.

Agregó que si bien el negocio de Contenidos se ha recuperado, dado una mayor demanda de publicidad de las empresas centradas en los consumidores, “la pandemia de Covid-19 ha causado, y podría seguir causando, que los anunciantes reduzcan o pospongan su gasto publicitario en nuestras plataformas”.

Detalló que en el primer trimestre del año, las ventas por publicidad aumentaron 28.1 por ciento respecto al año pasado; sumaron 3 mil 374.9 millones de pesos, dado la demanda del sector privado. En tanto los ingresos por venta de canales crecieron uno por ciento, y sumaron mil 344 millones de pesos.

La televisora exhibió que lejos de los contenidos, es el servicio de telecomunicaciones el que se ha vuelto más rentable. Al detallar la utilidad de los segmentos operativos de la compañía reportó que en Cable fue de 4 mil 834 millones de pesos, 7.7 por ciento mayor que el año pasado; de 2 mil 154 millones en Sky y de 2 mil 376 millones en Contenidos, un alza de 47.3 por ciento anual.

La empresa destacó que si bien la mayoría de las actividades no esenciales están en operación “una parte significativa de la población sigue implementando políticas de distanciamiento social y refugio en el hogar”, lo que ha afectado la capacidad de empleados proveedores y clientes para llevar a cabo funciones de manera usual.

Así que la pandemia de Covid-19 se mantiene como uno riesgo central para Televisa, pero también se advierte que “cambios en la legislación actual y la promulgación de nuevas leyes podrían afectar adversamente las operaciones de la compañía y sus ingresos”, entre ellas las modificaciones a la Ley del Seguro Social, Federal del Trabajo; a la legislación fiscal, tanto en México como en Estados Unidos; el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de publicidad y la renovación o revocación de sus concesiones.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Requerirá IFT 1,000 mdp adicionales para el Panaut

Con la misma prisa con la que se aprobó en el Senado el Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, el Ejecutivo publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto para su creación, que entró en vigor este sábado a pesar de que la industria, expertos en telecomunicaciones y defensores de la protección de datos personales se manifestaron en contra.

Habrá, desde luego, litigios contra el Panaut, el cual representa costos muy elevados no sólo para los operadores de telefonía móvil, sino también para el IFT, que es el responsable de su creación y del almacenamiento de la base de datos.

Adolfo Cuevas, presidente del instituto, informó que el Panaut tendrá un costo total  de 735 millones de pesos para su creación y, además, 200 mdp anuales para su operación, lo que implica que la Secretaría de Hacienda tendrá que aprobar una ampliación del presupuesto del IFT, el cual se redujo desde el inicio de la 4T por la “austeridad republicana” y que para este año asciende a 1,480 millones de pesos.

Desde el pasado 6 de abril, Cuevas envió al senador de Morena, Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, una carta con un detalle preciso del costo que tendrá el Panaut, que implica la contratación de al menos 130 personas, habilitación de 32 oficinas, una por cada entidad, compra de equipo de cómputo para el manejo de una base de datos biométricos de 120 millones de usuarios, con una base espejo en otra ciudad, y equipo para enfrentar los ciberataques.

El IFT tendrá, por lo pronto, que emitir los lineamientos para que las empresas recaben los datos biométricos de sus usuarios.  La gran preocupación no sólo es el manejo confiable de nuestros datos, sino también el temor de que se nos pueda responsabilizar si se comete un delito de extorsión si nos roban o perdemos el teléfono.

  • TELEVISA, ACCIÓN GANADORA DE LA SEMANA

El Premio Naranja Dulce es para Emilio Azcárraga, presidente de Grupo Televisa, y para sus copresidentes ejecutivos, Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia, por el convenio con Univision para crear la empresa  más grande de contenidos en español en el mundo: Televisa-Univision, y lanzar una nueva plataforma streaming con el ambicioso objetivo de llegar a un mercado potencial de 600 millones de hispanoparlantes en el mundo.

Las acciones de Televisa subieron tres del anunciado 30.95% y fueron las de mayor ganancia en la semana al cerrar en 52.09 pesos. La operación, en espera de ser aprobada por las autoridades de Estados Unidos y de México, representará para Televisa un ingreso de 4,800 mdd.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Televisa-Univision y el streaming en español

Televisa finalmente comprendió que el presente y futuro del entretenimiento están en Internet y en las plataformas de streaming, pero el auténtico cambio transformacional radica en la cultura de producción, los formatos y las temáticas de los contenidos, lo cual todavía no se vislumbra en la principal productora de contenidos de habla hispana.

El consorcio de medios anunció una nueva empresa combinada llamada “Televisa-Univision”. Las televisoras mexicana y estadounidense de contenidos en español fusionarán sus activos de medios, contenidos y producción para crear una plataforma de streaming audiovisual internacional y diferenciada.

Su mercado será una audiencia potencial de 650 millones de latinoamericanos, incluidos los 126 millones de mexicanos y los 60 millones de hispanos en Estados Unidos. El estudio de mercado de Televisa-Univision es acertado: “el mercado de habla hispana está significativamente desatendido desde una perspectiva de streaming en relación con otros mercados importantes”, como el de habla inglesa.

El comunicado conjunto explica que “el negocio resultante contará con la biblioteca de contenido de formato largo más grande del mundo, un sólido portafolio de propiedad intelectual y derechos deportivos globales, impulsado por la más prolífica infraestructura de producción en español”.

Televisa presume que en 2020 produjo más de 86 mil horas de contenido en todos los géneros (inferior a las 94 mil horas producidas en 2014). Pero el mercado de streaming exige más que cantidad; demanda calidad premium de esos contenidos como un verdadero diferenciador.

Actualmente, el contenido dejó de ser escaso como en la era dorada de la televisión pre-Internet; ahora es abundante con ofertas relevantes y premium de alta calidad, formatos, temáticas e incluso valores morales e ideológicos novedosos (distintos de los tradicionales de la televisión), por las cuales el usuario está dispuesto a pagar una suscripción para ver audiovisuales sobre demanda.

Además de reunir la videoteca en una sola plataforma digital, ¿por qué el usuario consumiría el mismo contenido que a Televisa no le ha permitido conservar sus niveles de audiencia, tampoco revertir la pérdida de rating ni lograr que despegue su OTT Blim TV en México?

Si Televisa-Univision sólo va a ser una plataforma que almacene el catálogo o la librería de ambas televisoras e incluso transmita en directo algunos deportes, será una opción adicional en el competido mercado del streaming en video, pero no ofrecerá algo distinto y de valor en términos de estrategia de nuevo contenido.

Lo interesante sería que Televisa-Univision se convierta en una plataforma de datos que analice las preferencias, los gustos y los hábitos de consumo audiovisual de los consumidores hispano-latinoamericanos, como ocurre con este tipo de soluciones tecnológicas.

La mayor parte del contenido se producirá en México, donde Televisa tiene los estudios y la infraestructura para realizarlos. Pero un contenido audiovisual “mexicano” Made in Televisa no es suficiente para conquistar una audiencia de habla hispana global habituada a los audiovisuales originales de plataformas como Netflix.

Una aplicación de streaming sin fronteras como la que pretende conformar Televisa-Univision, requiere que además del contenido histórico de catálogo que han producido ambas empresas, produzca películas, series y unitarios documentales y de ficción con características globales como Netflix y Apple TV+ (que independientemente del tema, éste pueda ser consumido en cualquier país de América Latina o el mundo) o relevante internacional como Disney+, WarnerMedia o Paramount+.

La plataforma OTT (Over the Top) de Televisa-Univision iniciará operaciones en 2022 y estará precedida por una agresiva campaña de lanzamiento, como ha ocurrido con Amazon Prime Video y Disney+. En ambos casos, el lanzamiento estuvo acompañado de contenidos originales que generan interés y enganchan al usuario. Seguramente, requerirá de alianzas estratégicas con los operadores de telecomunicaciones, sin los cuales no se lograría una penetración rápida de la plataforma y una facturación inmediata del servicio.

Televisa será propietaria de 45% de la nueva empresa combinada. Univision contribuirá con 4.8 mil millones de dólares. ForgeLight y Searchlight son los fondos de inversión y accionistas que en diciembre de 2020 adquirieron el control mayoritario de Univision, 64% de participación; el 36% restante le pertenece a Televisa. El fondo japonés SoftBank Latin American Fund invertirá mil millones de dólares en Televisa-Univision, mientras que Google y The Raine Group contribuirán con 2.1 mil millones de dólares en compromisos de deuda coordinados por el banco J.P. Morgan.

En realidad, hábilmente Televisa logró una inyección de capital por 7.9 mil millones de dólares con la garantía de aportar y producir el contenido para la futura plataforma de streaming de video.

¿Para qué utilizará ese capital? Para desarrollar la plataforma tecnológica, el algoritmo y almacenar el contenido en la nube, siendo Google el socio tecnológico clave, por ser uno de los inversionistas. Para las agresivas campañas de lanzamiento de la plataforma a nivel global (latinoamericano), lo cual incluye operaciones y oficinas en los principales mercados, contratos con agencias de medios y de relaciones públicas. Para financiar las alianzas con los operadores de telecomunicaciones locales y regionales en términos de promoción, integración de la plataforma y facturación. Idealmente, para producir contenidos originales atractivos que enganchen al consumidor y lo convenzan de abonarse.

Televisa-Univision espera ventas por 4 mil millones de dólares. Parece muy ambicioso: sería una sexta parte de los 24.9 mil mdd que obtuvo Netflix de ingresos globales en 2020. Esta última anunció inversiones por 300 millones de dólares (6 mil millones de pesos) en México durante 2021 para realizar 50 producciones originales, abrir una oficina para América Latina en el país y emplear a más de 100 personas. En 2020 la inversión fue de 200 millones de pesos. En 2019, Telefónica y Atresmedia también crearon una empresa conjunta para crear y distribuir series originales y películas en español en el mundo; la serie “La casa de papel” fue un éxito pero no el único.

Televisa-Univision llega tardíamente pero en un nicho de mercado de habla hispana todavía desatendido. Peleará por colocarse como tercera o idealmente como segunda plataforma de streaming preferida por los consumidores hispano-latinoamericanos, por detrás del líder indiscutible Netflix y de los poderosos OTTs Prime Video, Disney+ y Clarovideo.

Televisa atrajo a sólidos inversionistas para re-vender su contenido en una nueva aplicación de video en línea. La alianza se suma a la estrategia de la televisora de promover iniciativas de ley en México que obliguen a las plataformas de streaming a incorporar entre 15 y 30% de contenido nacional, o sea, principalmente de esa televisora.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Televisa formará con Univisión nuevo negocio para crear y distribuir contenido

Televisa anunció que combinará sus activos de contenidos con Univisión, lo que dará lugar a una nueva empresa de producción audiovisual y de streaming que facturará 4,000 millones de dólares anuales, con la mira en un mercado de 600 millones de espectadores hispanohablantes.

El nuevo emprendimiento ─del cual Televisa será el mayor accionista─ será denominado Televisa-Univisión y contará con el respaldo y participación accionaria de empresas especializadas en inversiones tecnológicas como la japonesa SoftbankThe Raine GroupGoogle y Forgelight (esta última ya era socia de Televisa junto con Searchlight, Liberty Global en Univisión).

Televisa-Univisión se dedicará a la producción y distribución de contenidos y lanzará una nueva plataforma de video OTT, apalancada en la biblioteca de programación de Televisa (más de 300,000 horas) y en su capacidad de producción (86,000 horas en el 2020).

“La ‘librería’ de contenidos que suman ambas empresas abarcará más de 300,000 horas de programación, convirtiéndose en el depositario más grande de contenidos y propiedad intelectual en español del planeta”, dijo Televisa en un comunicado.

Como parte del acuerdo, Televisa recibirá de Univisión 4,800 millones de dólares y su participación accionaria en la nueva entidad será de 45% –previamente su participación en Univisión era de 36 por ciento. Televisa utilizará los recursos de la transacción, para reducir sus pasivos (a menos de 2.0x) y continuará expandiendo su negocio de telecomunicaciones.

El pago consta de 3,000 millones de dólares en efectivo, 750 millones en acciones ordinarias de Univisión y 750 millones de dólares en acciones preferentes de la Serie B, con un dividendo anual del 5.5 por ciento. El resto se deriva de otras contraprestaciones comerciales.

Televisa-Univisión alcanzará ventas conjuntas estimadas de unos 4,000 millones de dólares y un EBITDA por 1,600 millones de dólares, con un margen cercano al 45%, tras las sinergias derivadas de la operación.

“La suma de los activos en materia de producción y distribución de contenidos de ambas empresas a través de radiodifusión (TV abierta), televisión de paga, digital y transmisiones por internet (streaming) son altamente complementarios y permiten crear un ecosistema sin paralelo para atender la creciente demanda de contenidos”, afirmó Televisa.

El acuerdo plantea también que Emilio AzcárragaBernardo Gómez y Alfonso de Angoitia formarán parte del Consejo de Administración de Televisa-Univisión y este último será el presidente ejecutivo de su Consejo de Administración. Wade Davis, presidente de Univisión estará al frente de la nueva empresa global de contenidos, una vez obtenidas las autorizaciones.

Sin cambios, y permaneciendo bajo administración directa de Grupo Televisa quedarán las empresas concesionarias de radiodifusión y su infraestructura, las empresas de telecomunicaciones (izziBestelSky y otras), sus instalaciones de producción, PlayCity, Editorial, Intermex, el Estadio Azteca, el Club de Fútbol América y otros negocios, así como la producción de los espacios informativos del grupo.

La familia Azcárraga también perfila la creación de una nueva área estratégica, la cual se dedicará exclusivamente a la creación y producción de contenido noticioso, informativo y cultural. Televisa-Univisión subcontratará servicios a esta nueva área.

Una vez que se cierre la transacción, Televisa dejará de consolidar los resultados de su segmento de Contenidos, que el año pasado generó 32,613 millones de pesos, equivalente a 31.2% de sus ingresos totales del 2020 (en el 2019 esa cifra fue de 33 por ciento).

Digitalización y streaming, la apuesta

La operación de la nueva empresa será financiada, inicialmente, con una aportación de 1,000 millones de dólares de la nueva inversión de capital en las acciones preferentes Serie C por parte de SoftBank GroupGoogle y The Raine Group, junto con el actual inversionista de Univisión, Forgelight.

Televisa-Univisión tendrá como visión estratégica su transformación digital para conquistar el mercado de “streaming” en español, para lo cual lanzará una plataforma conjunta con un mercado potencial de 600 millones de personas que hablan ese idioma, de los cuales 128 millones son mexicanos y 61 millones son hispanos que viven en los Estados Unidos”, agregó Televisa.

Recientemente, Televisa y Univisión ya se habían asociado para la creación de unidades de negocio como TUDN y Televisa Studios, las cuales han sido “rentables y exitosas en términos de audiencia”, de acuerdo con la empresa mexicana.

La operación ya fue autorizada por los respectivos Consejos de Administración, se espera que concluya en 2021, al obtener las autorizaciones oficiales respectivas, en México y los Estados Unidos. Mientras eso sucede, las operaciones de las áreas generadoras de contenidos en Televisa seguirán a cargo de la actual administración.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

IFT realiza consulta pública sobre regulación en radiodifusión para Televisa

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) inicia una consulta pública sobre la efectividad en términos de competencia de las medidas impuestas a Televisa y sus filiales que son considerados agente económico preponderante en telecomunicaciones.

El regulador pone a consulta las resoluciones donde se impusieron reglas asimétricas a Televisa en marzo de 2014 y febrero de 2017.

La consulta pública durará 20 días hábiles, del 12 de abril al 7 de mayo de este año.

“La consulta pública tendrá por objeto, mediante la mecánica que publique la Unidad de Política Regulatoria del Instituto, recabar información, comentarios, opiniones, aportaciones u otros elementos de análisis que puedan ser útiles para evaluar la eficacia, eficiencia, impacto y permanencia de las medidas impuestas al agente económico preponderante en el sector de radiodifusión y, en su caso, propuestas justificadas de supresión, modificación o adición de medidas”, detalla el acuerdo aprobado para realizar la consulta pública.

El año pasado, EL UNIVERSAL dio a conocer que Televisa ganó un amparo que la libera de cumplir con las medidas asimétricas de preponderancia resultas por el IFT en la revisión bienal de 2017.

Esto se debe a que una resolución de la Corte invalida la revisión efectuada en 2017 aduciendo el incumplimiento de un aspecto formal que deriva de la ley que es el haber contado con un dictamen en materia de competencia económica.

Con información vía EL UNIVERSAL

Monreal favorece a Televisa y TV Azteca con cuota de contenidos en plataformas digitales: expertos

La iniciativa para incluir 15% de contenido nacional en plataformas como Netflix, Amazon Prime, Disney+, Claro Video y Blim beneficia a Televisa TV Azteca que dominan la creación de contenido, coincidieron expertos.

Sissi de la Peña, gerente de Comercio Digital y Organismos Internacionales de la ALAI, comentó que esta iniciativa no sólo tiene un impacto negativo en la industria audiovisual mexicana sino también en los consumidores mexicanos por las restricciones a los contenidos a los que se tendrá acceso.

“La regulación prevista en la iniciativa no promueve la producción de contenido nacional independiente e impide la competencia en el sector pues obliga a las plataformas digitales a reducir su catálogo o adquirir el contenido del productor dominante en México”, dijo de la Peña.

Miguel Flores Bernés, abogado experto en competencia económica, destacó que esta propuesta no tiene un análisis profundo de cómo está el mercado en este momento y podría crear distorsiones y violaciones a tratados internacionales como el T-MEC.

“Los únicos que van a poder cumplir con esta regla (del 15%) como está redactada es Televisa, TV Azteca y solamente ellos se van a beneficiar con esta cuota, es muy riesgoso que se quede así”.

Abrir puertas a productores alternativos 

Durante un foro organizado por Centro-i, su directora María Elena Estavillo mencionó que el reto es explorar que existan condiciones de competencia que equilibren la forma, ventajas, aristas, lo que le da relevancia a plataformas de exhibición físicas y digitales.

“Hemos tenido mercados tradicionalmente concentrados, entonces al mismo tiempo que necesitamos reglas específicas para estimular, abrir puertas a los creadores, a los productores alternativos, que generalmente están al margen del mercado, además hay que asegurar que estas reglas estén dirigidas a estas expresiones artísticas que no encuentran de manera natural un espacio o donde los espacios son muy acotados y al mismo tiempo tener condiciones de competencia que empuje a que este mercado esté tan concentrado”.

En febrero pasado, el senador morenista Ricardo Monreal presentó una iniciativa para abrogar la Ley Federal de Cinematografía y expedir una nueva Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual, explica Centro-i.

En el caso particular de la distribución, exhibición y comercialización de los contenidos por parte de las plataformas digitales, se propone que estas reserven el 15% de su catálogo para obras cinematográficas y audiovisuales nacionales, que no hayan sido producidas hace más de 25 años.

Con información vía La Jornada