Por concluir, consulta sobre convenios de interconexión del AEP

La consulta pública sobre las propuestas de Convenios Marco de Interconexión presentados por el Agente Económico Preponderante en Telecomunicaciones (AEPT) que serán aplicables al año 2023, cerrará este martes 24 de mayo luego de 30 días en los que el IFT recibió comentarios, opiniones y aportaciones del público interesado.

El pasado 25 de abril, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) puso a disposición los documentos que contienen las propuestas de Convenio Marco de Interconexión presentado por Radiomóvil Dipsa (Telcel), Teléfonos de México (Telmex) y Teléfonos del Noroeste (Telnor).

El objetivo de este convenio marco es establecer de manera clara y transparente los términos y condiciones para la prestación de los servicios de interconexión, que un concesionario puede aceptar del AEPT.

Ello, sin la necesidad de involucrarse en negociaciones adicionales, evitando de esta manera la generación de disputas en el sector y acortando los tiempos para la prestación de dichos servicios.

Contar con una eficiente interconexión e interoperabilidad de las redes, que manejan los diferentes empresas de telecomunicaciones, así como consolidar la transición tecnológica y de mercado hacia redes de nueva generación, es fundamental para asegurar que todo usuario pueda tener acceso a cualquier servicio, aplicación y tener comunicación con el usuario y red que desee.

Para ello, es imprescindible que las condiciones técnicas mínimas de interconexión establezcan las medidas que permitan a los operadores de servicios de telecomunicaciones utilizar los protocolos de señalización adecuados para que sus sistemas de comunicación operen de manera eficiente y compatible, y que sean capaces de adaptarse a la evolución tecnológica del sector.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

IFT altera la regulación asimétrica de Telmex por primera vez en 7 años y le concede libertad tarifaria en 52 mercados, incluida la CDMX

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) concedió una política libertad tarifaria a Teléfonos de México (Telmex) en 52 municipios del territorio nacional. Entre ellos se encuentra la plaza de la Ciudad de México, dijo una fuente a El Economista. El IFT no ha presentado un comunicado oficial, porque aún se encuentra en el proceso de notificar su decisión a Telmex y Telnor.

Este el mercado más importante del país, después de que los competidores Grupo Televisa y Totalplay ya ha conseguido importantes rebanadas del negocio fijo de telecomunicaciones aquí y posterior también a un reciente arribo de Megacable para hacer más competida esta plaza.

La Ciudad de México concentra el 13.19% de los accesos totales de banda ancha fija a nivel nacional, unos 2.84 millones de accesos y de ellos, Telmex atiende al 44.80%, en tanto que las empresas de Grupo Televisa y Totalplay tienen el 55.20% restante.

El criterio de la tenencia en los accesos de banda ancha fija fue uno de los más relevantes para que el IFT concediera la libertad tarifaria a Telmex y su empresa hermana Teléfonos del Noroeste (Telnor). A nivel nacional, Telmex y Telnor tienen el 45.64% de los accesos de banda ancha fija, factor que también se tomó en cuenta en la determinación del órgano regulador.

En todos los 52 mercados objeto de la decisión del IFT, Telmex y Telnor son los segundos o terceros proveedores de banda ancha fija y tienen menos del 50% de ese negocio.

Libertad tarifaria significa que el IFT dio su aval para que Teléfonos de México pueda determinar libremente las tarifas por el servicio de acceso indirecto al bucle local que se utiliza en la provisión de Internet y telefonía fija.

Esta aprobación significa la mayor noticia del año en la industria de telecomunicaciones en México, después de que por primera vez siete años de regulación de preponderancia que pesa sobre las empresas de América Móvil (Telmex-Telnor/Telcel), una de esas operadoras puede ahora despejarse de una carga regulatoria para compensar costos y financiar proyectos de infraestructura y cobertura.

Telmex liga varios trimestres de pérdidas financieras. En lo que va del 2021, la empresa reporta una pérdida neta de 3,356 millones de pesos (169 millones de dólares).

Para el resto de competidores de Telmex-Telnor, esto es un golpe a la competencia del mercado de telecomunicaciones fijas, que impactará indirectamente al mercado móvil, pues las redes fijas también funcionan como respaldo en las comunicaciones móviles con su infraestructura.

La competencia de Telmex teme que esa empresa establezca precios por debajo del valor real del mercado, con lo que entonces afectará los planes de negocio de las otras compañías del sector.

La determinación del IFT para conceder libertad tarifaria a Telmex y Telnor en 52 mercados deriva de una revisión bienal a su política regulatoria que aplicó desde marzo del 2014.

De su última revisión bienal, el IFT destacó que serían 63 mercados donde Telmex y Telnor tendrían la posibilidad de determinar libremente sus tarifas al resto de la industria, sin pasar obligadamente por el IFT por estar sujetas ambas compañías a la regulación de preponderancia.

El IFT estimaba que en 63 municipios de la República —mercados— existen ya las condiciones de competencia y cobertura de red para permitir que sólo allí, Telmex y Telnor cuenten con la libertad de establecer las tarifas que consideren más apegadas a la realidad del mercado, pero al final resultaron ser sólo 52 municipios.

En el caso de la Ciudad de México, Telmex tendrá libertad tarifaria en las alcaldías de Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Tlalpan, Benito Juárez y Venustiano Carranza.

El IFT determinó entonces que en esos 52 mercados, incluidos aquellos de la CDMX, existen más de tres operadores que ofertan al público servicios a través de infraestructura de fibra óptica, insumo con el que mejor pueden ofrecer servicios de Internet, telefonía y televisión restringida de manera fija.

En su última investigación, la respectiva a los 63 mercados prospecto de libertad tarifaria, el IFT contaba al 28.5% de los hogares en México y al 27.4% de la población, alrededor de 34 millones de mexicanos.

Allí existen 9.5 millones de accesos de banda ancha fija, de los que 41.9% son atendidos por las empresas de América Móvil; 28% por marcas de Grupo Televisa; 15.9% pertenecen a Megacable y 14.2% son de Totalplay.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones adelantó que entre la tarde del jueves y viernes tendrá el informe detallado en el que se indica cómo fue que permitió libertad tarifaria a Telmex y Telnor.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

PERSPECTIVAS_Libertad tarifaria para Telmex y Telnor en 63 municipios, ¿es posible?

Teléfonos de México y Teléfonos del Noroeste están cerca de ofertar servicios mayoristas con tarifas que compensen sus costos operativos y le permitan reinvertir ingresos en el mantenimiento y ampliación de infraestructuras. 

Esta posibilidad  deriva de la intención del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de dejar de lado, por un tiempo, la metodología de costos en la que todavía se basa para establecer las tarifas que Telmex y Telnor deben aplicar a lo largo de un año, cuando terceras empresas les contratan capacidad mayorista.

El IFT estima que en 63 municipios de la República —mercados— existen las condiciones de competencia y cobertura para permitir que sólo allí Telmex y Telnor cuenten con la libertad de establecer las tarifas que consideren más apagadas a la realidad del mercado, y por eso lanzó una consulta pública para que toda la industria se manifieste respecto a esta posibilidad de libertad tarifaria en servicios mayoristas para Telmex y Telnor, por primera vez desde el año 2014 en que fueron señaladas como agentes económicos preponderantes. 

La consulta del IFT —con vigencia entre el 16 de marzo y el 3 de mayo, pero con posibilidad de que se amplíe en tiempo— plantea la posibilidad de establecer zonas geográficas en las que Telmex y Telnor puedan establecer de manera propia las tarifas para el “servicio de acceso indirecto al bucle local”.

En palabras más comunes, esto significa que las empresas puedan fijar tarifas para la conexión de un cable que realicen terceras empresas desde una central de Telmex o Telnor, que luego llevan hasta empresas u hogares. Por ello, esto no significa cabios en la política regulatoria del IFT relacionada con la llamada “última milla”, ni cambios en otras tarifas mayoristas o de interconexión fijas y/o móviles, o de originación y terminación o de tránsito. No significa además que la libertad tarifaria sería aplicada para siempre, pues el IFT puede regresar al siguiente año el modelo de costos para tarifas mayoristas.

Tampoco empata con la posibilidad de que Telmex y Telnor entren al negocio del video y menos tiene que ver con una modificación de tarifas de alcance nacional para esas compañías. Y no significa que desaparece para Telmex y Telnor la obligación de abrir sus redes a terceros operadores de manera no discriminatoria. 

El regulador IFT tuvo esta intención después de hacer un segundo análisis de la política regulatoria que ha impuesto a las empresas del grupo América Móvil para tratar de equilibrar la competencia en el sector de telecomunicaciones. En resumen, la intención del IFT deriva de la medida trigésima novena del anexo tres de la resolución bienal.

Los 63 mercados estudiados por el IFT para que allí Telmex y Telnor ofrezcan servicios mayoristas con libertad tarifaria, están repartidos por toda la República mexicana, y en el caso de la Ciudad de México, la posibilidad de las tarifas libres aplicaría en diez alcaldías. 

Estos son los 63 mercados donde Telmex y Telnor podrían tener libertad tarifaria el servicio de acceso indirecto al bucle local:

  • Aguascalientes.- Aguascalientes.
  • Baja California.- Mexicali, Tecate, Tijuana, Playas de Rosarito.
  • Coahuila.- Saltillo, Torreón.
  • Colima.- Colima.
  • Chiapas.- Tuxtla Gutiérrez.
  • Chihuahua.- Chihuahua.
  • Ciudad de México.- Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Cuajimalpa, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Tlalpan, Benito Juárez, Venustiano Carranza.
  • Hidalgo.- Pachuca.
  • Jalisco.- Guadalajara, Tlaquepaque, Zapopan.
  • México.- Coacalco, Cuautitlán, Ixtapaluca, Melchor Ocampo, Tianguistenco, Tlalnepantla, Toluca, Tultitlán.
  • Michoacán.- La Piedad, Zamora.
  • Morelos.- Cuautla, Cuernavaca, Puente de Ixtla.
  • Nayarit.- Tepic. 
  • Nuevo León.- Apodaca, Guadalupe, Monterrey, San Nicolás de los Garza, Santa Catarina.
  • Oaxaca.- Oaxaca. 
  • Puebla.- Cholula, Puebla. 
  • Querétaro.- Querétaro.
  • SLP.- San Luis Potosí.
  • Sinaloa.- Culiacán, Mazatlán.
  • Sonora.- Agua Prieta, Hermosillo, Nogales, San Luis Río Colorado. 
  • Tlaxcala.- Tlaxcala.
  • Veracruz.- La Antigua, Banderilla, Xalapa, Orizaba, Poza Rica, Veracruz.
  • Yucatán.- Mérida.
  • Zacatecas.- Zacatecas.

Allí, el Instituto Federal de Telecomunicaciones halló que existe competencia en el negocio de la banda ancha fija, pues tanto Telmex como Telnor cuentan con una participación de mercado inferior al 50% de todo el segmento de banda ancha fija y que incluso existen otras compañías con participaciones superiores a las de esas dos compañías.

El IFT también determinó que esos 63 mercados existen más de tres operadores que ofertan al público servicios a través de infraestructura de fibra óptica, insumo con el que mejor pueden ofrecer servicios de Internet, telefonía y televisión restringida de manera fija.

Todos esos 63 mercados aglutinan en conjunto al 28.5% de los hogares en México y al 27.4% de la población, alrededor de 34 millones de mexicanos. 

En esos 63 municipios existen 9.5 millones de accesos de banda ancha fija, de los que 41.9% son atendidos por las empresas de América Móvil; 28% por marcas de Grupo Televisa; 15.9% pretensen a Megacable y 14.2% son de Totalplay.

De acuerdo con el IFT, América Móvil, controlante de Telmex y Telnor, concentra en esos 63 municipios el 40.3% de todos sus accesos a banda ancha fija que al arranque 2021 tenía en México. Grupo Televisa, dueña de Izzi Telecom, tiene en esas plazas, al 52.6% de todas sus conexiones de ese tipo. Megacable, por su parte, tiene el 46.8% de sus accesos allí y Totalplay, el 68.9% de sus accesos.

El 12 de marzo del 2020, Teléfonos de México y Teléfonos del Noroeste solicitaron al IFT el establecimiento de una política regulatoria de libertad tarifaria para las empresas Red Nacional Última Milla, S.A.P.I. de C.V. y Red Última Milla del Noroeste, S.A.P.I. de C.V., las dos nuevas compañías que resultaron de la escisión del brazo mayorista tanto de Telmex como de Telnor y tras la separación funcional ordenada por el regulador en febrero de 2018.

La solicitud de América Móvil se fincó en que una autorización de libertad tarifaria permitiría que Red Nacional Última Milla y Red Última Milla del Noroeste puedan negociar libremente sus convenios de prestación de capacidad mayorista con terceras empresas, a precios apegados a la realidad del mercado y que ello repercuta después en que estas empresas estén en posibilidad de generar ingresos suficientes para cumplir con sus obligaciones regulatorias, con sus plantillas de empleados y también para asegurar en el tiempo un plan inversiones en infraestructura.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones cree que otorgar libertad tarifaria a Telmex en esos 63 municipios, permitirá que la cobertura de fibra óptica, por ejemplo, se incremente de manera notable y que se cree otra dinámica de precios. Para esto, sustenta sus previsiones en experiencias de los reguladores de España y Reino Unido, el CNMC y la Ofcom.

La industria, por su parte, ya ha deslizado que la intención del regulador significa una relajación de las medidas de preponderancia para Telmex y Telnor, y por ello es posible que la polémica por regular servicios específicos, más que todo un sector como es telecomunicaciones, vuelva al centro del debate para el resto de operadores. También teme que Telmex, por su poder de mercado y flujo operativo, pueda con esta libertad tarifaria crear precios artificiales y dañar así el mercado de telecomunicaciones fijas.

Con información vía El Economista

Renueva IFT reglas de preponderancia a América Móvil

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) determinó nuevas obligaciones para las empresas de América Móvil en México en materia de telefonía fija y móvil, tanto frente a sus usuarios individuales como ante sus clientes mayoristas y al propio instituto.

Las nuevas medidas aplican para Telcel (Radiomóvil Dipsa), Telmex y Telnor (Teléfonos del Noreste), empresas de América Móvil en México que forman parte del denominado agente económico preponderante en telecomunicaciones (AEPT), e incluyen la separación de los contratos de servicio y de compra del aparato celular para evitar que los usuarios que desean cambiar de compañía se vean obligados a quedarse por la deuda del equipo.

En otras palabras, las empresas del preponderante deberán desbloquear los teléfonos celulares adquirido a plazos en el esquema de pospago cuando los usuarios cancelen el contrato de servicio, siempre que hayan transcurrido por lo menos 6 meses del contrato del equipo.

Con el fin de evitar el llamado efecto club, la nueva regulación también les impide aplicar tarifas y condiciones de calidad de servicio diferentes en las llamadas de los usuarios en función de si éstas terminan dentro de su red o fuera de ella.

Respecto de la infraestructura que las compañías que conforman el AEPT ponen a disposición de terceros, se incluye la posibilidad de que el IFT modifique las tarifas que cobran para evitar distorsiones a la competencia en mercados donde existen operadores alternativos, además de que deben entregar al instituto los contratos de provisión de servicios mayoristas regulados, para revisar si hay mejores términos y condiciones que deban incorporarse a las ofertas de referencia, o bien, que puedan solicitarse bajo el principio de no discriminación.

El IFT indicó que las nuevas medidas que deberá cumplir el preponderante son resultado de un exhaustivo análisis integral que consideró el impacto en la competencia de las medidas aplicadas a la fecha y los resultados de la implementación de las obligaciones a las que está sujeto.

El órgano regulador se comprometió a realizar una evaluación cada dos años del impacto de las medidas impuestas al AEPT en 2014 en términos de competencia, como mecanismo para mejorar y adaptar la regulación, incentivar una mayor competencia, eliminar posibles barreras y evitar prácticas anticompetitivas.

Luego de conocerse las nuevas medidas, América Móvil expresó su inconformidad mediante un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) al señalar que la resolución del IFT no se basa en una evaluación integral en términos de competencia de los diferentes mercados de las telecomunicaciones, ni considera los profundos cambios ocurridos en ese sector a seis años de la imposición de medidas asimétricas, ni la competencia efectiva existente tanto en servicios fijos como móviles.

La resolución notificada es analizada en sus posibles efectos para América Móvil y sus subsidiarias y será impugnada en su momento conforme a las leyes aplicables, dijo la compañía.

Aun cuando es difícil cuantificar el impacto de esta resolución sobre los resultados de América Móvil, la estimación es que, como ha ocurrido en la aplicación de medidas asimétricas previas, la mayor regulación para el desagregamiento de la red local podría suponer alguna presión sobre los ingresos de la compañía y la reducción de un tercio del flujo operativo (EBITDA) de sus operaciones en México, calculó Grupo Financiero Banorte.

De ser acertada la estimación de Banorte, las medidas dictadas por el IFT costarán a América Móvil 31 mil 333 millones de pesos, tomando como base el flujo operativo o EBITDA de 94 mil 001 millones de pesos obtenido en México el año pasado.

“Esta noticia podría inyectar volatilidad en el precio de la acción de corto plazo”, añadieron los analistas de Banorte.

La acción de América Móvil había perdido 31 centavos en el curso de la jornada del propio martes y a menos de una hora del cierre de operaciones de la BMV.

En telefonía fija, el IFT resolvió que para la determinación de las tarifas del servicio de conexión indirecta al cable que va del usuario final a la central telefónica (última milla o bucle local) se usará un modelo de costos incrementales promedio de largo plazo, donde el IFT podrá determinar zonas geográficas con competencia suficiente y en donde América Móvil fijaría las tarifas libremente.

También podrá el IFT determinar tarifas en el caso de servicio de enlaces dedicados -conexión a Internet que, a diferencia del Internet de banda ancha, no requiere el uso de una línea telefónica y no se comparte con otros usuarios, sino que la conexión es directa y exclusiva entre cliente y el proveedor- con base en zonas geográficas, tipos de enlaces y nivel de competencia.

La resolución establece asimismo diversas modificaciones operativas y de información al sistema electrónico de gestión de los servicios mayoristas fijos.

En servicios móviles, el regulador modificó el detalle de información requerida para el análisis de la replicabilidad económica de las tarifas, las reglas aplicables a la compraventa a plazos de equipos por usuarios de Telcel y la entrega de diversos nuevos reportes de información que se deben entregar al IFT.

El IFT aclaró que la presente resolución debió ser emitida en marzo pasado, pero que el plazo fue suspendido debido a la pandemia por el Covid-19, e indicó que esta regulación responde a las mejores prácticas internacionales y atiende problemáticas planteadas en la consulta pública que fueron validadas por el instituto.

“Esta segunda resolución bienal se basa principalmente en fortalecer tres ejes: la libre elección de los usuarios sobre su operador de servicios de telecomunicaciones, la prestación de los servicios mayoristas y los mecanismos de supervisión y verificación del instituto”, concluyó el regulador.

Con información vía Aristegui Noticias