Senadores de EU piden a Biden defensa de mina clausurada con potencial de litio en México

Miembros del Senado estadounidense denunciaron ante el presidente Joe Biden el cierre de actividades de la mina de piedra caliza Vulcan Materials, que podría contener litio y por tanto enfrenta ya un arbitraje contra el gobierno mexicano bajo el amparo del tratado comercial anterior TLCAN, pero podrá iniciar acciones legales también en el marco del pacto actualizado USMCA, por discriminación y acoso por parte de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador

Y es que las acciones contra está mina de piedra caliza destaca aún más por la reciente aprobación por parte del Senado de México de un proyecto de ley para nacionalizar la minería y extracción de litio. Bajo esta medida proteccionista, las empresas estatales mexicanas tendrán derechos exclusivos para extraer litio, que es un mineral crítico utilizado en la producción de baterías para automóviles eléctricos y otras tecnologías de próxima generación. 

En una misiva dirigida al primer mandatario del país vecino del norte, 10 senadores: Bill Hagerty, Rick Scott, Roger F. Wicker, Ted Cruz, Marco Rubio, Richard Shelby, Tommy Tuberville, Bill Cassidy, Roger Marshall y John Cornyn, expusieron el caso que una vez más representa un desencuentro entre la actual administración y el empresariado estadounidense. 

Le escribimos instándolo a priorizar y abordar la reciente agresión del presidente Andrés Manuel López Obrador y su administración hacia empresas estadounidenses con inversiones y operaciones en México», solicitaron.

Denunciaron que durante más de 30 años, la empresa estadounidense Vulcan Materials Company ha operado una cantera de piedra caliza en tres terrenos contiguos en Quintana Roo y esta instalación ha traído inversiones y empleos bien remunerados a la región. Pero en la administración del presidente López Obrador, el gobierno mexicano ha tomado numerosas medidas arbitrarias y punitivas contra está firma lo que ilustra políticas cada vez más proteccionistas y anticompetitivas que ignoran el estado de derecho.

Así que desde el 2018, Vulcan inició procedimientos de arbitraje en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) contra México debido a acciones que consideró arbitrarias al tener la prohibición de operar en dos de las tres parcelas que posee en Quintana Roo. Y en enero de este año, el presidente López Obrador comenzó a intensificar las hostilidades, interfiriendo directamente con la capacidad de Vulcan para exportar materiales y haciendo numerosas declaraciones públicas abogando por que Vulcan concluya sus actividades extractivas. Entonces, el 5 de mayo, el gobierno mexicano presentó a Vulcan órdenes de cierre para cesar de inmediato todas las operaciones de explotación y extracción en su única parcela minera activa, a pesar de que Vulcan es dueño total de esta propiedad y posee todos los permisos necesarios para operar, denunciaron.

«Un cierre continuo de las operaciones de Vulcan en México tendrá un impacto directo y negativo en los Estados Unidos, ya que la instalación de Vulcan en México es un componente crítico de la cadena de suministro de agregados para la construcción en el sureste de los Estados Unidos. Esta mina proporciona la construcción agregados para proyectos de infraestructura en mercados costeros que no cuentan con la geología necesaria para producir localmente agregados de construcción de calidad», explicaron. 

Mencionaron  que a lo largo de dos siglos, Estados Unidos y México han desarrollado profundas relaciones culturales, económicas y diplomáticas que han sido fundamentales para crear prosperidad en América del Norte. Por tanto, un componente central de esta relación es la integración económica que fomenta la inversión estadounidense y el comercio con México, que, en 2021, generó más de 661,100 millones de dólares en comercio total. 

Por tanto, consideraron que medida que el mundo emerge de la pandemia y reevalúa el reequilibrio global de las cadenas de suministro, América del Norte se encuentra en una posición única para reforzar su liderazgo como potencia manufacturera a medida que las empresas buscan fortalecer sus cadenas de suministro frente a Asia y el resto del mundo.

Sin embargo, las acciones recientes del presidente López Obrador y los funcionarios de su gobierno amenazan con socavar la confianza de las empresas estadounidenses en México como un mercado y destino de inversión col certidumbre», aseveraron.

Finalmente, señalaron que Vulcan Materials no es la única entidad estadounidense que sufre hostigamiento por parte del gobierno mexicano y la que llamaron y retórica antiempresarial de AMLO

Entre otros, destacan los actos ya denunciados por parte del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, la Alianza para la Aplicación del Comercio, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, y la Asociación Nacional de Fabricantes

«Si se permite que estas violaciones continúen, socavarán la cooperación económica crucial y mutuamente beneficiosa entre nuestras naciones y alentarán a las empresas a buscar mercados más predecibles y adecuados en otros lugares», concluyeron. 

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

México envía carta a EU por una disputada votación de contrato laboral en planta GM

México envió a Estados Unidos una carta con la que inició formalmente una negociación para resolver una queja estadounidense sobre la votación de un contrato laboral en disputa en una planta de General Motors dijeron funcionarios mexicanos.

Los trabajadores habían votado en abril sobre la conveniencia de mantener su contrato actual pero, a mitad de camino, los funcionarios mexicanos detectaron «graves irregularidades», como papeletas destruidas, y descartaron la votación.

Los hallazgos llevaron al Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) a realizar la primera solicitud de revisión de posibles violaciones laborales en el marco del TMEC, un pacto comercial que reemplazó al TLCAN.

La Secretaría del Trabajo dijo la semana pasada que el sindicato de la planta, que emplea a unas 6,000 personas en la ciudad central de Silao, debe realizar una nueva votación antes del 20 de agosto o perderá el contrato por completo.

La carta a Estados Unidos, que marca el siguiente paso en el proceso formal de quejas del TMEC, reiteró esos términos, dijo la Secretaría del Trabajo a Reuters. La Secretaría de Economía confirmó que la misiva había sido enviada.

También afirmó que el objetivo es garantizar que la mayoría de los trabajadores de la planta de GM Silao puedan votar libremente y sin intimidación, dijo la Secretaría del Trabajo, que se negó a compartir la carta original.

Tanto el gobierno de Estados Unidos como el de México tendrán al menos diez días para llegar a un acuerdo sobre un plan para solucionar las diferencias.

Las compensaciones laborales bajo el TMEC incluyen revocar el acceso libre de aranceles para los bienes de la fábrica infractora.

En el caso de GM, eso podría significar aplicar un arancel de importación de camionetas pickup de Estados Unidos del 25% a las camionetas fabricadas en Silao, una medida que podría agregar miles de dólares al costo de cada vehículo.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA