Solo 6% de los trabajadores del hogar tienen acceso a seguridad social en el mundo: OIT

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó el informe, “Haciendo realidad el derecho a la seguridad social para los trabajadores del hogar: Una revisión global de las tendencias políticas, estadísticas y estrategias de extensión”, del que reveló que sólo 6% de los trabajadores en todo el mundo tienen acceso a una protección social integral. 

Así, más del 94% de los trabajadores del hogar no tienen acceso a la gama completa de protecciones, que abarca atención médica, enfermedad, desempleo, vejez, accidentes de trabajo, familia, maternidad, invalidez y prestaciones de supervivencia.

Incluso donde están legalmente cubiertos, solo uno de cada cinco trabajadores domésticos está realmente cubierto, pues la gran mayoría están empleados de manera informal.

La OIT destacó que a pesar de su vital contribución a la sociedad, apoyando a los hogares con sus necesidades más personales y de cuidado, la mayoría  de los 75.6 millones de trabajadores del hogar del mundo enfrentan múltiples barreras para disfrutar de cobertura legal y acceso efectivo a la seguridad social y a menudo están excluidos de la legislación nacional de seguridad social. 

Asimismo, reveló el 76.2% de los trabajadores del hogar (57,7 millones de personas) son mujeres, estas brechas en la protección social dejan a las mujeres particularmente vulnerables.

En el caso de México existe un programa que cuenta con más de 49,000 personas registradas como trabajadores del hogar activos, desde que inició la prueba piloto en marzo de 2019.

No obstante, solo 8,000 de quienes se han incorporado al programa han logrado juntar y reactivar sus periodos cotizados para alcanzar las semanas necesarias a fin de tener derecho a una pensión, según informó el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Cabe la prensa resaltar que en las próximas semanas se espera que se anuncie el esquema de seguridad social como parte de una ley. 

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Importante, dignificar labor de trabajadoras del hogar: ONU e Inmujeres

En el contexto del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y ONU Mujeres destacaron la relevancia de dignificar estas labores, tanto con un pago justo, seguridad social y jornadas laborales apegadas a la ley.

Nadine Gasman, presidenta del Inmujeres, señaló en sus redes sociales que “desde @GobiernoMX e @inmujeres reconocemos la importancia de dignificar su trabajo, brindarles condiciones de igualdad laboral, seguridad social y una remuneración justa para vivir con bienestar, porque #EsLoJusto”.

Recordó en el país nueve de cada 10 empleados del hogar son mujeres; 90 por ciento carece de acceso a la seguridad social; 91 por ciento ganan hasta dos salarios mínimos mensuales y 97 por ciento no cuenta con acceso a instituciones de salud.

Aparte ONU Mujeres México destacó que el trabajo del hogar es un empleo y, por lo tanto, debe ser digno. “Las personas trabajadoras del hogar prestan servicios para el cuidado de otras personas, como niñas y niños o personas enfermas, y realizan tareas que contribuyen al mantenimiento de los hogares, incluyendo la limpieza o la preparación de alimentos. Esto permite a quienes les contratan cumplir con sus obligaciones laborales y personales o contar con tiempo de descanso, por ejemplo”.

No obstante, “a pesar de su contribución a la economía y a la sociedad, el trabajo doméstico remunerado, el cual es realizado en mayor proporción por mujeres, es poco valorado”.

Detalló que en México, existen más de 2.2 millones de personas trabajadoras del hogar y 95 por ciento labora en condiciones de informalidad (Inegi 2021); cifra que supera el promedio en América Latina, en donde el 77.5 por ciento de las trabajadoras del hogar lo hace en estas condiciones, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“En el marco de Cerrando Brechas: protección social para las mujeres en México, implementado por ONU Mujeres, FAO, OIT y el trabajo conjunto con grupo IMER, se busca llevar a la audiencia de IMER mensajes para visualizar y promover la igualdad de género”.

Por ello se realizaron cuatro cápsulas enfocadas en los testimonios de las trabajadoras del hogares México, para esto se contó con el apoyo y voces del Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (Sinactraho) y del Centro Nacional para la Capacitación Profesional y Liderazgo de las Empleadas del hogar (Caceh-Nacional).

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

PERSPECTIVAS_ Trabajadoras del hogar: de eso no se trata

La negativa de algunos “patrones” a reconocer a las personas trabajadoras del hogar como sujetas de derechos, al tiempo que las mantienen en condiciones como ausencia de contratos, prestaciones, descanso y salarios justos, equipara esos abusos con la trata de personas en su modalidad de explotación laboral.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en 2021 el total de empleados en el servicio doméstico era de 2.2 millones, de los cuales 90.6 por ciento era mujer; corresponde a 9 por ciento de la fuerza laboral de este sexo. Alrededor de 300 mil fueron despedidas durante la pandemia.

Tendencialmente, trasladaron a los estratos más desfavorecidos el costo económico del confinamiento.

Según datos del IMSS, para febrero de este año solo 43 mil 823 personas trabajadoras del hogar habían sido afiliadas a la institución. Es decir, menos de 3 de cada 100 trabajadoras y trabajadores del hogar tiene seguro social. Ignoramos, además, cuántas personas no han podido defenderse laboralmente ante la desigualdad con que se impuso la distribución de aquel costo pandémico y la lenta rehabilitación del sistema de justicia laboral.

El salario que perciben es de 254 pesos diarios en promedio y sus jornadas laborales exceden las 12 horas con mucha frecuencia. Es un tema de desarrollo, desigualdad, clasismo y racismo.

Desde la época colonial, indígenas y esclavos africanos recibieron una escasa o nula remuneración por la labor doméstica —pagada la mayoría de las veces en especie u obligados a abastecerse de productos de las tiendas de raya—, sin horario y sin cubrir necesidades básicas de alimento y salud. Estamos ante vestigios de esa época 200 años después de la Independencia.

Según la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 (Enadis), elaborada por el Inegi, la mitad de ellas asegura que el principal problema radica en la falta de prestaciones y 9 de cada 10 considera que su trabajo no es valorado.

Podríamos estar ante una de las más ignoradas modalidades de la trata de personas, la de explotación laboral. Hay personas retenidas en casas clasemedieras y acomodadas donde se contamina su consentimiento y se les niegan derechos.

En deuda histórica con las personas trabajadoras del hogar tenemos la oportunidad de impulsar su justa valoración. Desde Ciudad de México, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, modela ese avance con iniciativas como la app “Dignas” y la presentación, este domingo, de la Cooperativa para el Desarrollo Integral de las personas trabajadoras del hogar, un proyecto concebido por la activista Marcelina Bautista con el respaldo de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo de la capital nacional, a cargo de José Luis Rodríguez Díaz de León.

La trata de personas se combate visibilizando todas sus modalidades. Si hay sospechas de maltrato, abuso o franca explotación, se puede reportar de forma anónima y gratuita a la Línea y Chat Nacional Contra la Trata de Personas que opera 24/7 el Consejo Ciudadano de la capital, a través del 800 5533 000. 

Salvador Guerrero Chiprés** Presidente del consejo ciudadano para la seguridad y justicia de ciudad de méxico. twitter: @guerrerochipres

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Garantizan derechos a través de IMSS y seguros para empleadas del hogar

La senadora por el estado de Hidalgo, Nuvia Mayorga Delgado, destacó que el trabajo del hogar nunca se termina, de ahí la importancia de que se reconozca la dignidad, la protección social y los derechos de las personas que se dedican a ello.

En tribunal legislativo, resaltó la aprobación de la reforma para establecer mecanismos en materia de derechos de las personas trabajadoras del hogar y se refirió que quienes se dedican a esa labor serán beneficiadas por las prestaciones que brinda la Seguridad Social, pues tendrán derecho a los seguros que la Ley del IMSS prevé, y que son, el seguro de enfermedades y maternidad, de riesgos de trabajo, de invalidez y vida, de retiro, cesantía de edad avanzada y vejez, además de servicios de guarderías y prestaciones sociales.

Mayorga Delgado subrayó que la reforma representa un gran paso hacia la no estigmatización del trabajo doméstico, en donde predomina la participación de la mujer, pero no es determinante ni una actividad única y exclusiva de este género.

La senadora hizo un balance de la situación de incertidumbre que han vivido las personas trabajadoras del hogar ante el impacto de la covid-19 en donde se perdieron miles de estos empleos, cuyas principales actividades son de limpieza y orden en hogares particulares, de cuidado de personas, lavanderas y planchadoras, cocineras y vigilantes de hogar. 

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Comisiones del Senado aprueban reforma para reconocer derechos de trabajadoras del hogar

Las Comisiones Unidas del Trabajo, Para la Igualdad de Género y Estudios Legislativos Segunda del Senado aprobaron por unanimidad reformas a la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para reconocer los derechos sociales y laborales de 2.5 millones de trabajadoras y trabajadores del hogar.

Los trabajadores del hogar tendrán derecho a los cinco seguros que la Ley del IMSS establece: Seguro de Enfermedades y Maternidad; Seguro de Riesgos de Trabajo; Seguro de Invalidez y Vida; Seguro de Retiro, Cesantía y Vejez y Seguro Guardería y Prestaciones Sociales.

El propósito del dictamen es que las personas trabajadoras del hogar se incluyan como sujetas de aseguramiento al régimen obligatorio previsto en la Ley del Seguro Social bajo un esquema simplificado.

Con estas reformas se mejoran los mecanismos legales con el propósito de establecer condiciones dignas que amplíen la cobertura social de este gremio.

El presidente de la Comisión del Trabajo, el morenista Napoleón Gómez Urrutia, destacó la urgencia de reconocer los derechos sociales y laborales de las trabajadoras del hogar, toda vez que existe discriminación que va desde las remuneraciones salariales hasta la incorporación a la protección de la seguridad social.

Indicó que la actividad de las trabajadoras del hogar debe ser reconocida y remunerada de manera digna. Pero también, debe contar con seguridad social para eliminar esta discriminación.

“Esta sesión es de gran trascendencia en la vida pública nacional, pues es un paso muy grande para saldar la deuda histórica que tenemos con las personas trabajadoras del hogar, a las que se les negaba el acceso a los mismos derechos y oportunidades que al resto de la población trabajadora.

“Esto se refleja con los datos arrojados por el Inegi, que señalan que el 96 por ciento de las mujeres que realizan actividades domésticas se encuentran en la informalidad y únicamente el 2.1 por ciento tiene acceso a los servicios de salud”, expresó.

Con estas reformas, se establecen las características de las cuotas a aportar, el número de días por vacaciones y la forma en qué se computarán y lo más importante las y los trabajadores del hogar tendrán derecho a ser registrados ante el IMSS, señalando los días que laboran y el salario que perciben.

En tanto la senadora del PRI, Claudia Ruiz Massieu, señaló que “no hay más que festejar y celebrar que estemos hoy discutiendo, y seguramente aprobando por unanimidad, este dictamen. Seguramente, estoy convencida de ello, marcará un antes y un después en la vida de millones de mexicanas y mexicanos que tras años de lucha hoy ven cristalizado un anhelo, porque hay que decirlo: las y los trabajadores del hogar habían vivido en situaciones de invisibilidad que contribuía a sembrar la precarización”.

Hasta diciembre de 2021 hubo una afiliación de 41 mil 173 personas trabajadoras del hogar. De estas, 67 por ciento son mujeres, entre 50 años y el 33 por ciento son hombres entre 54 años.

El proyecto se envió a la Mesa Directiva para que sea puesto a consideración del pleno para su discusión y eventual aprobación en los próximos días.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Sistema nacional de cuidados, pieza clave para impulsar la creación de nuevos empleos

Si el valor económico del trabajo del hogar y de cuidados no remunerado, que realizan principalmente las mujeres, equivale a más de 6.4 billones de pesos, eso nos da un parámetro del potencial que tendría crear nuevos empleos dedicados al bienestar de otras personas y mejorar los que existen, sostuvo Mónica Orozco, investigadora visitante del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

Además del trabajo sin remuneración que se hace en los hogares, está aquel por el cual las personas sí reciben un salario, recordó la economista y actuaria en una conferencia virtual organizada por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza (ACFP). “El trabajo dedicado al cuidado de la salud física y mental, la nutrición, el cuidado de la infancia y el de las trabajadoras del hogar”.

En México, nueve de cada 10 personas empleadas del hogar son mujeres. El empleo doméstico comprende el 10% de la fuerza laboral femenina del país, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Sin embargo, las mujeres que se dedican a ese trabajo “se caracterizan por carecer de seguridad social y son las trabajadoras que menos reciben ingreso, a pesar de que su contribución es sustantiva para el sostenimiento de los hogares”.

Por ello, dijo, el sistema nacional de cuidados debe contemplar el trabajo remunerado para dignificar las condiciones de quienes ya lo realizan. También permitiría pueden crear nuevos puestos de trabajo.

El Senado tiene entre sus pendientes la reforma para crear dicho sistema, la cual ya fue aprobada en la Cámara de Diputados desde noviembre de 2020. Hacerlo mejoraría el cuidado de las personas, liberaría el tiempo de millones de mujeres y permitiría que más de ellas accedieran a un trabajo con salario.

El trabajo de cuidado en números

De acuerdo con el Inegi, las labores domésticas y de cuidado aportan a la economía nacional el equivalente al 27.6% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que casi ninguna industria. Y son las mujeres quienes aportan mucho más, el 73.3%, mientras que los hombres, el 26.7 por ciento.

La desigual carga de trabajo del hogar, que se le consigna a las mujeres por roles de género, mantiene a muchas en la pobreza. Este problema además afecta en general la economía del país.

Más de 14.5 millones de mujeres no pueden buscar un empleo porque no les tiempo después de todo el trabajo sin paga que hacen en casa, indicó Paulina Gutiérrez, de ACFP, citando datos del Inegi. Esa cifra representa el 95% del total de la población que se dice no disponible para laborar porque se dedica a las tareas de cuidado.

Por lo tanto, sólo cuatro de cada 10 mujeres en condición y edad de trabajar lo pueden hacer. De esas cuatro mujeres, algunas tienen empleo, otras están desempleadas y en busca de un trabajo. Pero obtener uno “no les garantiza salir de la pobreza y vivir dignamente”.

Su poca disponibilidad de tiempo por el trabajo de cuidados lleva a muchas a aceptar empleos precarios, por lo que seis de cada 10 trabajan sin seguridad social y sin contratación estable. Con lo que gana el 70% de las trabajadoras, no pueden salir del umbral de la pobreza, apuntó Paulina Gutiérrez.

¿Qué implica la reforma en el tintero?

Un sistema nacional de cuidados “es un conjunto de acciones, políticas y programas para garantizar el derecho al cuidado”, tanto de quienes lo reciben como de quienes lo proveen, explicó Mónica Orozco, directora de la asociación Género, Desarrollo, Economía, Rendición de Cuentas y Sustentabilidad (Genders).

Y la reforma que impulsaron diputadas feministas en la legislatura anterior reconoce ese derecho y lo eleva a rango constitucional, al modificar los artículos 4º y 73 de la Carta Magna para establecer que el Estado garantizará el derecho al cuidado digno, con base en el principio de corresponsabilidad entre mujeres y hombres, las familias, la comunidad y el mercado.

También se reconoce que las personas tienen derecho al tiempo propio, pues al encargarse de alguien más, sin un equilibrio justo ni la ayuda del Estado, dejan de cuidarse a sí mismas. Ordena también expedir la ley del sistema nacional de cuidados, pero prohíbe que se creen nuevas dependencias o instituciones y tampoco le dota de presupuesto.

Hay una preocupación por los recursos que se necesitan para echar a andar el sistema nacional de cuidados y, “efectivamente, necesitamos invertir una cantidad importante para consolidarlo”, dijo la investigadora. “Y digo invertir porque es eso, invertir en el bienestar y desarrollo de capacidades de las personas para que puedan desarrollarse en los distintos ámbitos de la vida”.

Pero también es necesaria la participación del sector privado, “porque no todo tiene que ver con presupuesto. Las empresas tienen flexibilizar las posibilidades de cuidado”, ya sea con jornadas más cortas y trabajo efectivo.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Trabajadoras del hogar ganan hasta 63% menos que el resto de personas asalariadas

El empleo para las trabajadoras del hogar en toda Latinoamérica se caracteriza o por subocupación o por jornadas que superan las 60 horas semanales, informalidad y bajos salarios. En promedio, por cada 100 pesos que una persona asalariada recibe, a ellas les pagan 37 pesos; en México esta proporción es de 60 por cada 100 pesos, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De abril a mayo de 2020, el 54% de las empleadas del hogar en este país fue despedida o suspendida, y la gran mayoría sin indemnización. El reporte El trabajo doméstico remunerado en América Latina y el Caribe, a diez años del Convenio núm. 189, elaborado por el organismo, indica que el 14% siguió laborando, pero con un deterioro de sus condiciones laborales.

Hace 10 años los estados miembro de la OIT aprobaron crear el Convenio 189 para las empleadas del hogar. A partir de entonces, países como México han legislado para proteger sus derechos. “Hemos sido buenos para hacer reformas, pero no tanto para hacerlas valer”, dicho pacto no se ha traducido en mejoras reales, señaló Vinícius Pinheiro, director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, en la presentación del documento.

El informe indica que ha habido avances, “pero también es fuerte la herencia de un pasado que por décadas —e incluso siglos— despojó de derechos a las trabajadoras del hogar”.

Necesitamos “un cambio cultural, pero que sea sistemático, para que las trabajadoras del hogar accedamos a nuestros derechos”, señaló Marcelina Bautista, directora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), en el encuentro en línea.

“Es hora de sentarnos los sindicatos, empleadores y Estado para sacar el trabajo del hogar de la informalidad y llevarlo hacia la igualdad», agregó. Según la OIT, de las más de 14.8 millones de trabajadoras del hogar en la región, apenas 4 millones pueden acceder a sus derechos laborales y de seguridad social.

En México, una de cada 10 mujeres que laboran lo hace en el empleo doméstico remunerado. Antes de la pandemia de covid-19 había alrededor de 2.4 millones de trabajadoras del hogar, de ellas, 28% era de origen indígena. Es el segundo país con el mayor número de empleadas de este sector. El primero es Brasil, con más de 6.2 millones.

A nivel regional, el 13% del total de las trabajadoras labora en una casa haciendo limpieza, cocinando y cuidando de las personas e incluso de mascotas. Trinidad y Tobago es donde hay una mayor porción, llega a 18 por ciento.

Avances y retos en la materia

Luego de nueve años de exigencia de las trabajadoras del hogar y organizaciones sociales, México ratificó el Convenio 189 el 3 de julio de 2020. Pero para entonces el Congreso ya había reformado la ley Federal del Trabajo (LFT) e integrado varias de las disposiciones del convenio en abril de 2019.

Por primera vez, la legislación mexicana estipuló jornadas de máximo 8 horas y la obligatoriedad de un contrato por escrito. Se les reconocieron derechos antes vedados, como las vacaciones y licencia de maternidad pagadas, el aguinaldo y la seguridad social. “En 2018 veíamos imposible la ratificación del convenio”, dijo Marcelina Bautista. Al final, se logró, “pero ahora hay que hablar de cómo implementarlos”.

Aún hace falta una reforma a la Ley del Seguro Social (LSS) para que sea efectiva la obligación de afiliar a las trabajadoras del hogar. Por ahora, sigue siendo voluntaria a través del programa piloto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Éste es un avance muy relevante”, destaca el reporte. No obstante, observa limitantes: “Las cotizaciones se realizan de forma anticipada” y si no se cubre en el plazo establecido, “la trabajadora pierde la cobertura durante el mes siguiente. No existe además ninguna sanción para los patronos que no realizan el pago”.

Otro pendiente en la legislación es avanzar en los derechos para las trabajadoras del hogar migrantes. En la región, el 35% de las mujeres que emigran se dedica a esta actividad. Chile, Argentina, República Dominicana y México son los principales países receptores de esa fuerza de trabajo, según el reporte.

“En el sur de México, el trabajo doméstico es una de las principales fuentes de trabajo” para esa población. “Es la ocupación del 43%” de quienes cruzan desde Guatemala.

Salarios bajos, entre los más bajos

A los retos que ya se tenían y que quedaron pendientes de resolver en la reforma a la LFT, se sumó la pandemia de covid-19. En toda la región sus condiciones laborales empeoraron, apuntó Mayra Jiménez, presidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Debido a la crisis económica, los despidos sin indemnización aumentaron, muchas sufrieron disminuciones salariales —principalmente las trabajadoras de planta— y restricciones para salir, así como encierros. También tuvieron carencia de equipo de protección personal, señaló.

Y aunque a partir de 2021 ingresaron al listado de Salarios Mínimos Profesionales, el tope más bajo de sus remuneraciones quedó muy bajo: 154 pesos diarios. Debido a que el 98% labora en la informalidad, una gran parte gana mucho menos que esa cantidad.

“La brecha entre el ingreso mensual de quienes se dedican al trabajo doméstico y las personas asalariadas en otros sectores es aún considerable”, dice el informe. República Dominicana es donde la disparidad es más amplia, ellas ganan apenas el 20% de lo que les pagan a otros trabajadores y trabajadoras. En Argentina, su ingreso es del 33% del resto de la población trabajadora y en Uruguay, el 43%, por mencionar algunos países.

En México, los salarios de las empleadas del hogar son el 63% de lo ganan otros sectores, es el tercer país con la menor brecha. El primero es Perú (70%) y el segundo, Venezuela (67%). Sin embargo, una explicación para esta situación es que en estas tres naciones en general los salarios son bajos, apunta el reporte.

La subocupación es otro problema. De las 2.4 millones de trabajadoras en México, 54.2% labora menos de 34 horas a la semana. Para ser más específicas, el 26% se emplea entre 20 y 34 horas y el 28.2% no supera las 20 horas semanales. El informe indica que el 32% está ocupada entre 35 y 48 horas.

Del otro lado de la situación, el 9% trabaja entre 49 y 60 horas, es decir, más de 216,000 mujeres, y 4.1% labora más de 60 horas a la semana, o sea, más de 98,000 empleadas.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

TENDENCIAS_ En el mundo, 52.6 millones de personas se dedican a labores del hogar remunerado, 83% son mujeres: OIT

El Instituto Nacional de Migración (INM) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), coordinan el grupo de migración laboral en la vigésima sexta Conferencia Regional sobre Migración, en la que participan representantes de Belice, Canadá, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Los once países y México intercambiaron experiencias a fin de promover políticas públicas que permitan visibilizar, reconocer y fortalecer los derechos, garantías y protección de quienes laboran en hogares.

En la mesa “Diálogo social para la implementación de políticas de derechos laborales de mujeres migrantes en el trabajo del hogar remunerado” que organizaron el INM y la STPS, se dio a conocer que de 52.6 millones de personas que se dedican a ese oficio en el mundo, 83% son mujeres, con base en informes de la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

Y en América Latina y el Caribe, el número de trabajadores del hogar remunerados oscila entre 11 a 18 millones de los cuales 93% son mujeres, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Durante los trabajos en esta mesa de diálogo, se advirtió que a pesar de que existe intensa movilidad laboral entre estos países, no hay mecanismos que logren aprovechar las competencias de las y los trabajadores del hogar, de manera que se reconozcan y certifiquen, para brindarles mejores oportunidades laborales.

Alertaron que las migrantes trabajadoras de hogar remunerado enfrentan una débil regulación y protección laboral, lo que provoca un trato desigual, las expone a mayores riesgos y a un trabajo precario.

Además, plantearon que esta situación si bien debe atenderse a nivel nacional, puede sostenerse y reforzarse desde el nivel regional mediante la activación de mecanismos de cooperación entre países que requieran y demanden esta mano de obra.

En el momento actual, muchas personas que se dedican a este trabajo del hogar y de cuidados, se vieron impactadas por los efectos de la pandemia de Covid-19, por lo que se hace necesaria la promoción de políticas públicas que atiendan la vulnerabilidad en que se encuentran, sobre todo en aquellas naciones donde no se contempla su afiliación a la seguridad social.

La Conferencia Regional sobre Migración se creó en febrero de 1996 para la discusión vierta de temas migratorios regionales y el intercambio de información y experiencias entre los 11 países que la integran.

En diciembre pasado, México asumió la presidencia Pro-Témpore 2021 de este mecanismo de la región.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

En dos años suman más de 27 mil trabajadores del hogar afiliados al IMSS: STPS

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social, informó que en dos años, de haber iniciado con la incorporación de las Personas Trabajadoras del Hogar al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se tiene un registro de 27 mil 295 personas, lo que representa siete veces más de quienes fueron afiliados bajo la modalidad 34 “Trabajadores Domésticos” en abril de 2019.

En el marco del Día Internacional de las Personas Trabajadoras del Hogar, celebrado cada 30 de marzo, en conjunto con el IMSS, recordaron que este ramo laboral tienen derecho a los cinco seguros que da el Instituto: de Enfermedades y Maternidad; Riesgos de Trabajo; Invalidez y Vida; Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez; y Guarderías y Prestaciones Sociales. 

“En este sentido, los trabajadores tienen derecho a atención médica, farmacéutica y hospitalaria; pago de incapacidades por enfermedad general o riesgos de trabajo; generar ahorro para el retiro o pensión en caso de invalidez para el asegurado y sus beneficiarios legales; y prestaciones como estancias infantiles y actividades de esparcimiento”, señalaron las dependencias. 

Además, precisaron que los beneficios se extienden a los miembros de la familia de los trabajadores, donde al mes de febrero se han registrado 22 mil 673 beneficiarios, de los cuales 20 mil 7 son hijos, 7 mil 465 cónyuges, concubina o concubinario, y 4 mil 775 madre o padre, de acuerdo con lo establecido en la ley vigente. 

Estos trabajadores fueron afiliados con un salario diario de 210 pesos, informaron en un comunicado de prensa, lo cual significa siete veces más que el número de puestos registrados en el esquema anterior en 2019, cuando éste registró un máximo histórico. 

Recordaron que, de acuerdo con la distribución a nivel nacional, el 63 % de las Personas Trabajadoras del Hogar laboran en la Ciudad de México, Estado de México, Sonora, Jalisco, Nuevo León, Veracruz, Sinaloa, Coahuila, Baja California Norte y Chihuahua.  

Dentro de la numeraria de las dependencias, destacaron que, de los más de 27 mil trabajadores del hogar vigentes, el 68 % son mujeres de 49 años en promedio, mientras que los hombres representan el 32 % en un rango de edad de 54 años. 

“De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el 88 % de las personas trabajadoras del hogar ganan dos salarios mínimos o menos, respecto a la jornada de trabajo; 42 % trabaja más de 35 horas a la semana; el 96 % labora sin contrato y el 69.5 % no tiene prestaciones”, precisó.

Comentó que, por motivo de las condiciones laborales de las Trabajadoras del Hogar, es importante contar con el apoyo de las personas empleadoras, quienes constituyen una pieza fundamental para dignificar las condiciones laborales de este grupo, toda vez que no puede hablarse de trabajo decente si no se cuenta con salarios remuneradores, condiciones de seguridad y salud en el trabajo, sin prácticas
discriminatorias, entre otras.

Con información vía El Universal

STPS_Día internacional de las personas trabajadores del hogar.

Hoy celebramos el Día Internacional de las Personas #TrabajadorasDelHogar. En la #STPS trabajamos por generar las condiciones que les permitan gozar de un #TrabajoDigno.