Proponen legislar para que menores trabajen en el agro

La prohibición de que menores de 18 años trabajen en el campo ha conllevado su participación en actividades ilícitas, por lo que productores y legisladores buscan modificar la ley para que puedan laborar en el sector agropecuario en operaciones no riesgosas, lo cual está permitido en Estados Unidos y Canadá.

Así lo mencionaron en el foro virtual Oportunidades laborales para jóvenes en el sector agropecuario, convocado por el Consejo Nacional Agropecuario, donde el dirigente de la asociación empresarial, Juan Cortina, sostuvo que el organismo está a favor de que se legisle con el fin de integrarlos al sector en trabajos que no impliquen peligros. “Muchos son padres de familia que requieren un sustento, muchos buscan en actividades ilícitas fuentes de ingreso. Se debe reconocer esta realidad”, estableció.

Mariana Menéndez de Save of the children afirmó que en el país hay alrededor de 638 mil jóvenes que trabajan en el sector agropecuario, “la falta de acceso a servicios educativos, así como la falta de empleo, los obliga a migrar o dedicarse a actividades ilegales o informales para apoyar al sustento familiar”.

Consideró que en el agro se debe garantizar que lleven a cabo tareas no peligrosas, insalubres o que les ocasionen efectos negativos. Además, dijo que “la prohibición para que adolescentes trabajen en actividades agrícolas muestra otra realidad: son víctimas de violaciones a sus derechos”. Agregó que se exponen a la informalidad, horarios y jornadas mayores a las permitidas por ley, sin equipo para proteger su salud, sufren intoxicación, insolación, explotación y tráfico, así como abuso de contratistas.

Existe el trabajo infantil en el campo y la escasez de mano de obra ocasiona la pérdida de productos por falta de trabajadores para la cosecha, sostuvo Gabriel Trujillo, líder del sindicato Primero de mayo. Señaló que los padres buscan trabajo para sus hijos en el campo, que no consiguen porque la ley lo prohíbe al considerarlo como una actividad de riesgo.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Piden valets parkings se regularice su actividad ante explotación laboral

Con jornadas laborales de hasta más de 12 horas y salarios “a medias” o atrasados y en ocasiones sin descanso trabajan personas encargadas de estacionar vehículos –llamados valets parkings– en restaurantes y plazas comerciales de la capital.

De acuerdo con entrevistados en las alcaldías Iztapalapa, Cuauhtémoc y Benito Juárez, quienes pidieron el anonimato por temor a represalias, la gran mayoría de las empresas del ramo abusan del empleado, ya que los salarios, que suelen ser por día o quincenales, se pagan de manera parcial o no se cumple con el que se acuerda, con la excusa de que “no hubo suficientes entradas de autos o que se los repondrán posteriormente, cuando el pago debería ser independiente”.

En otros casos, como en taquerías de la colonia Letrán Valle, hay quienes perciben un sueldo quincenal de mil 300 pesos más comisiones que van de 15 pesos por cada auto que entra y “por el momento no se tiene ningún día de descanso, debido a que no hay personal”.

A eso se suma que se trabaje sin tener Seguro Social y los gastos por cualquier enfermedad sean cubiertos por el trabajador, y en caso de que requiera ausentarse de sus labores, sea el menor tiempo posible, pues “si no trabajan no generan”, comentó un empleado de una plaza comercial en Iztapalapa, aunque hay empresas que sí brindan esta prestación, después de tener un determinado tiempo en la empresa.

Mencionaron, además, que el tema de la inseguridad ha pegado también a este sector; por ejemplo en restaurantes de la colonia Roma, donde han sufrido asaltos de forma recurrente.

En la misma zona, en algunos establecimientos el salario es de 200 pesos diarios además de las propinas, “lo que nos hace fuertes”, y en días buenos se pueden ganar 300 o 350 pesos en jornadas de 12 horas.

Refirieron que la mala imagen que se tiene de su trabajo se debe a la falta de regularización de su labor, pues para obtener el empleo, en la mayoría de los casos sólo se pide licencia de conducir vigente, credencial para votar, comprobante de domicilio y el trabajo es apalabrado, “por eso no hay un control y hay personas que abusan de la confianza de los clientes”.

Ante ello, coincidieron en que se debe regularizar dicho servicio y el empleo se dé por medio de contratos para que de esa manera el trabajador tenga responsabilidad y seguridad.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Informalidad laboral, de los retos para este 2022: Conasami

La informalidad laboral impacta a más de 31 millones de mexicanos y va de una tasa de 80.7 en estados como Oaxaca; Guerrero (78.2) y Chiapas (78); mientras que en el norte del país, si bien se reduce, no deja de mantener un nivel alto de trabajadores que no cuentan con trabajos dignos, como es el caso de Coahuila, 36; Baja California Sur, 36.7; y Nuevo León con 37.1, revelan datos del informe técnico de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

De esta manera, la informalidad laboral se ha convertido en un reto para la actual administración que debe incorporar esquemas o políticas que contribuyan a impulsar el empleo informal, destacó Héctor Márquez, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH).

En el informe que presentó la Conasami a los integrantes de los sectores obrero y patronal, destacó que entre el primer trimestre de 2020 y el tercer trimestre de 2021, la informalidad laboral tuvo una variación porcentual de 14.2%; de ahí que los niveles de informalidad impacten a más de 31 millones de trabajadores.

“Por tipo de empleo, al tercer trimestre de 2021 la población formal se encuentra por arriba del nivel prepandemia y 4.8% por arriba del nivel del mismo periodo del año pasado. En el caso del empleo informal, el número de trabajadores se encuentra 2.2% por arriba del nivel prepandemia y 14.2% por arriba del nivel del tercer trimestre del año pasado”, detalla el informe.

Cabe señalar que los trabajadores informales se distinguen por ser laboralmente vulnerables ya que no cuentan con prestaciones como servicios médicos, aguinaldo, vacaciones pagadas, entre otras.

En ese sentido, el informe revela que durante el tercer trimestre de 2021, 30% de los trabajadores informales laboraron en empresas que, aunque contaban con registros contables, no les ofrecían seguridad social.

Asimismo, la informalidad por tipo de unidad económica empleadora disminuyó en Empresas gobierno e instituciones 1.4% y en Trabajo doméstico remunerado en 6.5%.

Lo anterior, se atribuye a la reforma en subcontratación que entró en vigor el pasado mes de abril y que prohíbe la tercerización de personal.

Como dato adicional, la Conasami destacó que la presión sobre el mercado laboral pasó de 19.7% en el primer trimestre de 2020 a 26.4% al tercer trimestre de 2021.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Informalidad laboral repunta; 56 de cada 100 trabajadores se encuentran en este esquema

Aunque en términos cuantitativos el mercado laboral ha mostrado una recuperación importante después de la mayor crisis económica contemporánea por la Covid-19, en materia cualitativa todavía existen algunos retos.

En septiembre del 2021 la Tasa de Informalidad Laboral incrementó 1.3 puntos porcentuales respecto del mismo mes del año previo; esta situación muestra que el sector del trabajo informal también ha ganado terreno durante este periodo de recuperación pospandemia. 

A escala nacional 56 de cada 100 trabajadores son informales, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi. Esta situación refleja que más de la mitad de los trabajadores enfrentan alta vulnerabilidad laboral: sin contratos, sin prestaciones, sin acceso a salud, sin seguridad social o incluso con intermitencia en las remuneraciones.

En términos absolutos, son 30 millones 963,006 trabajadores en este contexto de informalidad laboral. La informalidad laboral incluye a todas las personas que trabajan para unidades económicas no agropecuarias que operan sin registros contables; que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa.

Otro de los indicadores que ofrecen un panorama importante de la calidad laboral en México es la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación, en septiembre del 2021 se ubicó en 24.2 por ciento. 

Esto refleja que 25 de cada 100 trabajadores en el país tienen empleos que no tienen una relación equilibrada entre la duración de la jornada laboral y los ingresos que perciben por su trabajo. 

Aún con el incremento en la informalidad laboral y las problemáticas persistentes en las condiciones del trabajo; el empleo formal remunerado continúa recuperándose. El IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) reportó un nuevo récord de nuevas plazas registradas para un septiembre: 174,000 inscritos. 

El mercado laboral continúa consolidando una recuperación pospandemia, pero persisten contrastes importantes en el análisis por género, regional y sector económico.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA