Delta y Ómicron propician nueva recaída en la recuperación del mercado laboral

Las nuevas olas de la pandemia de Covid-19 han puesto en jaque la recuperación del mercado laboral a nivel global, el cual se espera que regrese a sus niveles prepandemia recién hasta el 2024, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

De acuerdo con el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2022, a dos años de la pandemia, las condiciones para el empleo se mantienen inestables, lo que no permite proyectar una recuperación sólida en el corto plazo.

El organismo estima que este año se perderá el equivalente a 52 millones de puestos de trabajo de tiempo completo a nivel global, el doble de lo considerado en el reporte anterior. En tanto, la proyección para la tasa de desempleo es de 5.9%, 0.5 puntos por arriba de lo registrado en 2019.

“En cierta medida, la rebaja de las previsiones para 2022 refleja el efecto que las variantes recientes del virus de la Covid-19, como Delta y Ómicron, está teniendo en el mundo del trabajo, así como la significativa incertidumbre respecto del curso futuro de la pandemia”, se destaca en el reporte.

Las mujeres han sido las más afectadas por el desempleo, en un “impacto desproporcionado” que se mantendrá en los próximos años, cuya tasa de participación laboral se estima que será de 43.8% en 2022, 1.4 puntos porcentuales por debajo de lo registrado en 2019.

Otra secuela quedará entre quienes actualmente se preparan a nivel profesional debido al cierre de centros educativos por la contingencia. Esto, advierte el organismo, generará consecuencias a largo plazo en el empleo y la continuidad de la educación, así como en la formación de las personas jóvenes, en especial de aquéllos con acceso limitado o nulo al aprendizaje en línea.

“Tras dos años de crisis, la perspectiva sigue siendo frágil y la vía hacia la recuperación es lenta e incierta”, destacó Guy Ryder, director general de la OIT. “Ya estamos observando daños potencialmente duraderos en el mercado de trabajo, junto con un preocupante aumento de la pobreza y la desigualdad. En muchos casos, los trabajadores se están viendo obligados a cambiar a un tipo diferente de trabajo, por ejemplo, en respuesta a la prolongada caída de los viajes y el turismo internacional.”

Ante este contexto, la OIT proyecta que el desempleo se mantendrá hasta 2023 por encima de los niveles anteriores a los de la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus, “como mínimo”. Y además reconoce que estas proyecciones se podrían quedar cortas ante la realidad del mercado, ya que muchas personas han salido de la fuerza laboral hacia la inactividad en los últimos años, lo que no se refleja directamente en las tasas de desocupación.

“No puede haber una verdadera recuperación de esta pandemia sin una amplia recuperación del mercado del trabajo. Y, para ser sostenible, esta recuperación debe basarse en los principios de trabajo decente, con inclusión de salud y seguridad, igualdad, protección social y diálogo social”, expresó Guy Ryder.

Esta situación se espera que se extienda hasta 2023 en todas las regiones del mundo y que el mayor rezago se observe en América Latina y el Caribe y en Asia Sudoriental. Europa, por su parte, sería la que más pronto regresaría a sus niveles de ocupación prepandemia. En suma, se estima que el próximo año se perderá el equivalente a 27 millones de empleos de tiempo completo.

“Las perspectivas del mercado de trabajo mundial se han deteriorado desde las últimas proyecciones de la OIT; es probable que en los próximos años siga siendo difícil para gran parte del mundo volver al rendimiento previo a la pandemia”, se puntualiza en el documento.

En el recuento de las afectaciones laborales por la Covid-19 a nivel global, el año de mayor impacto fue en 2020 debido al cierre masivo de actividades económicas no esenciales para frenar los contagios, espacio en el que se perdieron 258 millones de empleos de tiempo completo; en 2021 esta merma fue de 125 millones de plazas.

México autoriza tratamiento oral de Pfizer contra covid-19 para uso de emergencia

Ciudad de México, 15 ene (Sputnik).- El ente regulador sanitario del Estado mexicano autorizó el viernes el uso de emergencia del tratamiento paxlovid de la farmacéutica Pfizer, e informó que es «la primera agencia de regulación sanitaria de América Latina en aprobarlo».

«El medicamento que combina nirmatrelvir y ritonavir en presentación tabletas, será destinado para atender pacientes adultos con covid-19 leve o moderado y con riesgo de complicaciones», informó en un comunicado la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Este es el segundo tratamiento oral para covid-19 autorizado en México para uso de emergencia controlada.

El ente regulador explicó en un comunicado que este tratamiento «no sustituye a la aplicación de vacunas contra SARS-CoV-2 ni debe ser utilizado sin indicación médica»

La habilitación para uso de emergencia se emite de manera controlada y requiere prescripción médica, «considerando los factores de uso y riesgo detallados en el oficio de autorización para evitar mal uso de este medicamento, automedicación y/o su venta irregular», dice el anuncio oficial.

El titular de Cofepris, Alejandro Svarch Pérez, dijo en una declaración escrita que «esta segunda aprobación representa una nueva herramienta en la estrategia de combate contra covoid-19, que, junto con la vacunación y las medidas de protección, crean un triángulo para cerrar el paso al virus SARS-CoV-2».

El primer tratamiento que el Gobierno de México autorizó para su uso de emergencia contra el nuevo coronavirus fue la combinación de los fármacos bamlanivimab y etesevimab , en solución inyectable.

«Estos tratamientos serán clave para reducir las hospitalizaciones en México, por lo que celebramos ser el primer país de América Latina en autorizar su uso de emergencia», expresa el anuncio oficial.

FÁRMACO CON DOS COMPONENTES

Los dos componentes de paxlovid trabajan en conjunto para reducir hasta 88 por ciento la tasa de hospitalización y mortalidad a causa de este virus, detalla el informe oficial.

El primer componente es el nirmatrelvir, que «inhibe una proteína del SARS-CoV-2, impidiendo que el virus se replique»

Mientras que el segundo, ritonavir, «desacelera la descomposición del medicamento para ayudar a que este permanezca en el organismo más tiempo».

Esta autorización para uso de emergencia controlada se emite después del análisis técnico realizado por personal especializado de Cofepris, quienes examinaron la evidencia científica presentada por la farmacéutica Pfizer.

Previamente, expertas y expertos del Comité Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación en Salud Pública del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y el Comité de Moléculas Nuevas del regulador sanitario, emitieron opiniones favorables unánimes sobre paxlovid.

La evidencia se basa en el ensayo clínico aleatorio, doble ciego y controlado con placebo EPIC-HR, el cual estudió en más de 20 países, incluyendo México, el tratamiento en personas de 18 años en adelante.

Paxlovid ya ha sido autorizado por agencias regulatorias de Estados Unidos, Reino Unido, España y Corea, entre otros; mientras que en países como Japón y Canadá se encuentra en proceso de análisis.

Su libre venta al público está prohibida, ya que su consumo irregular constituye un riesgo a la salud por ser de dudosa procedencia.

La autorización fue anunciada después de dos días consecutivos con más de 40.000 contagios diarios, récord en toda la pandemia, por la mayor velocidad de transmisión de la variante ómicron. (Sputnik)

Ómicron ya es la variante dominante a nivel mundial: OMS

La variante ómicron se ha coronado como la cepa dominante de coronavirus a nivel mundial, informó la Organización Mundial de la Salud este martes.

A través de su informe semanal, la OMS dio a conocer que de las 357 mil 206 secuencias registradas por la organización de investigación GISAID, 208 mil 870, el equivalente al 58.5 por ciento, correspondían a ómicron.

Una diferencia de 10 puntos porcentuales en comparación con la variante delta que obtuvo 147 mil 887 secuencias, el equivalente al 41.4 por ciento. Le siguen las variantes Alfa con 12; Gamma con dos; Beta con uno y otras variantes de interés como Mu y Lambda, con seis.

Los resultados de la prevalencia se obtuvieron a partir del cálculo de la proporción de las secuencias de variantes de preocupación (VOCs, por sus siglas en inglés) entre las secuencias totales registradas por GISAID en muestras de los últimos 30 días.

GISAID ha trabajado de la mano del organismo internacional de salud en el monitoreo de las variantes de preocupación, de interés y bajo supervisión, para crear la base pública de datos más grande disponible.

Situación mundial

De acuerdo con la OMS, hasta el 9 de enero se tienen registrados 15 millones 154 mil 666 nuevos casos, es decir, 55 por ciento más que la semana pasada.

La región que ha presentado el mayor incremento en la última semana ha sido la del sudeste asiático, con 418 por ciento. Mientras que la región africana ha mostrado un decrecimiento de menos 11 por ciento en casos de COVID.

Estados Unidos encabeza la lista de contagios con 4 millones 610 mil 359 casos positivos, le sigue Francia con un millón 597 mil 203; Reino Unido con un millón 217 mil 258; Italia con un millón 014 mil 358 e India con 638 mil 872.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

AMLO está bien, sin síntomas graves y al frente del gobierno, informa Segob

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se encuentra estable y sin síntomas graves tras dar positivo a Covid-19, informó el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Adán Augusto López Hernández.

“Como están informados , el señor presidente fue diagnosticado positivo de covid, está afortunadamente bien, sin síntomas graves, son síntomas leves, está guardando el reposo que se requiere clínicamente. Esperemos que se mejore en los próximos días”, informó el secretario en conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, la que emcabeza ante la ausencia del presidente.

El funcionario afirmó que López Obrador conduce los trabajos de su equipo de gobierno, pero resguardado en su domicilio.

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, agregó que la noche de este lunes habló con López Obrador.

“Ayer que recibí la llamada de él, en las horas de la noche noté, el sesgo médico, noté que tenía un proceso de vías respiratorias altas. Las causas ya se saben, el virus SARS-CoV-2, causante de covid”, expuso el estratega federal contra la pandemia, a su regreso al evento tras una semana de ausencia por una infección en las vías respiratorias.

AMLO informó la tarde de este lunes 10 de enero que dio positivo a Covid-19, luego de que se presentara por la mañana ronco y mormado a su rueda de prensa diaria y a unos días de haber tenido contacto con la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, quien confirmó su contagio el pasado viernes 7 de enero.

CON INFORMACIÓN VÍA LA LISTA/THE GUARDIAN

México evalúa medicamento contra covid-19 de Pfizer: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que las instituciones de salud ya están evaluando la adquisición del medicamento contra el covid-19 fabricado por Pfizer.

En la conferencia mañanera de Palacio Nacional, explicó que los responsables del sector salud serán los encargados de realizar las compras eventualmente.

«Ayer se habló sobre este medicamento de Pfizer y el doctor Reyes Terán dio su opinión favorable para que se haga la evaluación y de ser posible se adquiera. Se habló sobre este medicamento pero son los responsables de salud los que deciden sobre estas adquisiciones», explicó.

Comentó que mientras tanto la población debe seguirse cuidando frente a la pandemia y recordó que el país tiene suficientes vacunas para aplicar refuerzos a los diferentes sectores de la población.

«Se está dando a conocer que comenzamos vacunas de refuerzo con maestros, personal de salud que atiende covid, ya iniciamos y no es la mitad de los estados es general», agregó.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Brasil detecta cuatro casos de ‘flurona’, la infección dual de influenza y covid-19

Río de Janeiro (Brasil), 4 ene (Sputnik).- Las autoridades sanitarias brasileñas detectaron el lunes cuatro casos de «flurona», la infección dual de influenza y covid-19 que fuera descubierta en Israel el pasado sábado, y son los primeros casos en América.

Según publica el portal G1, los estados de Río de Janeiro (centro este), São Paulo (centro) y Ceará (Nordeste) detectaron pacientes que dieron positivo a covid-19 e influenza al mismo tiempo.

La nueva enfermedad fue descubierta el pasado sábado en Israel y los especialistas aseguran que existe una tendencia en aumento sobre la incidencia de infecciones duales.

En Río de Janeiro, se detectaron dos casos, un adolescente de 16 años que comenzó a tener síntomas de gripe la semana pasada.

«Es un deportista y ya ha sido vacunado, tanto contra covid-19 como contra la gripe. Está bien, sin síntomas, pero puede pasar. Así que tenga cuidado porque ambos virus pueden existir en nuestro cuerpo al mismo tiempo», recomendó la madre de la adolescente, Adriana Soutto Mayor en declaraciones que recoge G1.

Un segundo caso fue confirmado por la Secretaría de Salud Municipal de Río.

En Fortaleza, Ceará, son tres los positivos, entre ellos dos bebés de un año.

La Secretaría de Salud de Ceará (Sesa) informó que los niños fueron hospitalizados en unidades privadas, y ya fueron dados de alta del hospital.

El tercer paciente es un hombre de 52 años que no necesitó hospitalización y se encuentra en aislamiento.

São Paulo reportó el contagio de la periodista Giulia Fernández, quien recibió la confirmación de covid-19 e Influenza en la misma ocasión tras pruebas que se realizaron el 20 de diciembre en un hospital privado. (Sputnik)

TENDENCIAS_ Cómo la vida en la ciudad nos puede ofrecer el poder vital de la conexión

Durante la pandemia, los países de todo el mundo se dispusieron a reforzar enérgicamente las fronteras a su alrededor, y dentro de ellos mismos, ya que los estados restringieron las entradas. Durante los primeros confinamientos, según ACNUR, 168 de los 195 países del mundo cerraron parcial o completamente sus fronteras. Esto afectó especialmente a los refugiados. “El movimiento es vital para las personas que están huyendo”, dijo Filippo Grandi, el director de ACNUR. “Salvan sus vidas, huyendo”.

El virus no conoce fronteras; es el máximo globalizador. El Covid-19 acabó con la idea de que el Estado-nación europeo del siglo XIX es el acuerdo político al que todos deberíamos aspirar. El Estado-nación es un concepto obsoleto y no es útil para la emergencia actual. Los países desarrollados paralizaron la inmigración. Pero cuando la gente no se puede desplazar, tampoco puede ganar dinero. Las remesas globales -el dinero que envían a sus familias las personas que trabajan en el extranjero-, que suponen cuatro veces todo el volumen de ayuda exterior que los países ricos dan a los países pobres, han disminuido dos años seguidos. Los países pobres serán más pobres.

El sistema de inmigración de Estados Unidos básicamente quedó paralizado, tanto para los inmigrantes indocumentados como para aquellos que ya tenían la visa para entrar al país, y para las personas que huyen de la guerra o de la devastación provocada por el clima. En 2020, las visas para inmigrantes disminuyeron un 45% con respecto al año anterior. El gobierno avivó el miedo a los migrantes considerándolos una muchedumbre plagada de enfermedades.

“Tenemos gente que está siendo liberada en la frontera en este momento porque tiene Covid-19”, anunció la presentadora de Fox News Jeanine Pirro. “Tienen todo tipo de enfermedades. Los están liberando en los Estados Unidos”

Los gobiernos de todo el mundo han utilizado al Covid-19 como una excusa para retrasar o negar la entrada a su país. Se impusieron prohibiciones de viajes por motivos políticos, mientras que la pandemia brindó una nueva coartada a los xenófobos que querían demonizar a los inmigrantes. Una actriz kuwaití exigió que arrojaran al desierto a los inmigrantes (que constituyen el 70% de la población kuwaití) para liberar espacio en los hospitales para los kuwaitíes nacidos en el país. (Cuando las palabras de la actriz suscitaron el repudio en las redes sociales, respondió: “Mis palabras no salieron como pretendía… No los arrojaré al desierto. Pero tal vez se pueda construir algo en el desierto, de forma rápida y en pocos días”). Los sudafricanos atacaron a los migrantes de otras partes del continente. Colombia cerró su frontera con Venezuela, cortando una cuerda salvavidas para cientos de miles de personas desesperadas.

Mientras se cerraban las fronteras, se reflejaba la desigualdad del orden económico mundial en la brecha de las vacunas. Aunque la investigación y la fabricación se realizaron en todo el mundo, el suministro no ha sido equitativo. A fecha de 15 de diciembre, el 61% de los estadounidenses estaban completamente vacunados; el 62% de los indios y el 98% de los nigerianos, no lo estaban. Nunca he visto al mundo tan dividido, pero tampoco he visto al mundo tan unido. Nunca la ayuda médica extranjera fue un acto tan sumamente interesado. Como señala Grandi: “No estaremos seguros hasta que todos estemos seguros”.

El Covid-19 hizo que el gobierno volviera a ser central. El gobierno salvó la economía estadounidense: envió cheques para apoyar a sus ciudadanos. El gobierno fue el que movilizó a las empresas farmacéuticas, y las financió, para que crearan vacunas. Lo que ahora sabemos: no puedes combatir un virus a través de la empresa privada. Es la prueba suprema del gobierno.

La mejor lotería es la de la ciudadanía. Si uno es lo suficientemente afortunado como para nacer en un país con un buen sistema de salud pública y un gobierno funcional, como Taiwán o Nueva Zelanda, tiene mucha suerte. Si eres lo suficientemente desafortunado como para nacer en India, cuyos líderes mintieron sobre el alcance de los contagios, así como sobre su gravedad, estás arruinado. El gobierno ahora es una cuestión de vida o muerte. Del mismo modo en que el mundo está empezando a aceptar la noción de “refugiados climáticos”, podríamos imaginar una nueva categoría de refugiado: ¿una persona que huye de un mal, muy mal, mal gobierno que pone en peligro su vida?

En una época de crisis económica mundial, necesitamos más migración, no menos. Una de las características de un buen gobierno es la apertura a la inmigración y la resistencia al populismo impulsivo. Si las fronteras estuvieran realmente abiertas, el PIB mundial se duplicaría. De acuerdo con The Economist, seríamos más ricos gracias a 78 billones de dólares al año. El Occidente necesita trabajadores migrantes jóvenes y enérgicos para revivir sus ciudades. El último censo de Estados Unidos muestra un descenso de las cifras de población. Durante la última década, Estados Unidos creció al segundo ritmo más lento desde su fundación: hay más estadounidenses mayores de 80 años que menores de dos años. La gente creyó que los confinamientos por Covid-19 llevarían a un aumento de la natalidad; en cambio, los nacimientos en febrero de 2021 disminuyeron un 10% con respecto al mismo periodo del año anterior. ¿Cuál es la solución? No es incentivar a los estadounidenses para que tengan más bebés, lo que sería catastrófico para el planeta, ya que la población estadounidense, que representa alrededor del 4% del total mundial, es responsable de aproximadamente el 20% de todo el consumo energético del planeta. La solución es hacer espacio para los que ya nacieron en otros lugares.

Para el año 2030, uno de cada cinco estadounidenses estará en edad de jubilarse. Estados Unidos se está convirtiendo en un país de ancianos; no sobrevivirá si no tiene trabajadores jóvenes (el inmigrante promedio tiene 31 años, siete años menos que la edad promedio de los estadounidenses) y trabajadores (los inmigrantes forman parte de la fuerza laboral en mayor porcentaje que los nativos) que paguen impuestos para que los jubilados puedan disfrutar de su juego de tejo. Las personas mayores deberían encabezar la demanda de más inmigración, por puro interés propio.

Cuando nos confinamos, no fueron los descendientes del Mayflower los que mantuvieron la economía en funcionamiento. Los inmigrantes constituyen el 14% de la población estadounidense, pero el 29% de los médicosEl 40% de los científicos médicos y biólogos -los que trabajan en las vacunas- son inmigrantes. Más de la mitad de los doctorados otorgados en ingeniería e informática en Estados Unidos fueron obtenidos por estudiantes que no nacieron en el país. Los dos científicos que inventaron la vacuna de Pfizer son una pareja turca que emigró a Alemania. En el Reino Unido, el 15% del personal del Servicio Nacional de Salud, elogiado por su actuación durante la pandemia, es inmigrante.

Pero no solo se trata de los médicos. Las enfermeras y otros auxiliares del hospital -aquellos que vaciarán tus bacinicas y te bañarán cuando tu familia no tenga permitido hacerlo- son igualmente esenciales para nuestra supervivencia. Alrededor de la mitad de los 2.5 millones de trabajadores agrícolas de Estados Unidos son inmigrantes indocumentados, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), aunque los productores y contratistas de mano de obra calculan que la cifra se acerca al 75%. Los inmigrantes no cualificados se quedarán y harán el tipo de trabajo que uno no puede hacer de forma remota.

Sin embargo, nuestra ganancia puede ser su pérdida: desde que los talibanes tomaron el poder, Afganistán perdió un enorme número de intelectuales, profesores, tecnócratas y otros miembros de la sociedad civil que ahora son más necesarios que nunca para mantener al país funcionando frente a la catastrófica sequía y la continua lucha civil. La libertad de circulación no tiene por qué ser en una sola dirección, de los países en desarrollo a los desarrollados. Tomemos el ejemplo de los inmigrantes cualificados. Un inmigrante pakistaní en el Reino Unido puede aprender medicina y después regresar cada año para ayudar en alguna clínica rural, o regresar por completo y dirigir un hospital, como hacen muchos médicos.

Los gobiernos que reconocen la necesidad de la inmigración y la movilidad, consagrada en las leyes contra la discriminación, crean una sociedad más abierta que nos beneficia a todos. Unas fronteras más abiertas conducen a unas mentes más abiertas: abiertas a los flujos de conocimientos, a las diferentes formas de pensar, de adorar, de ser. Si reconocemos que nos necesitamos los unos a los otros, resulta mucho más fácil incorporar más gente a nuestras ya densamente pobladas ciudades.

Amo las ciudades tanto como odio las fronteras. No obstante, los habitantes de las ciudades sufrieron el año pasado: las órdenes de quedarse en casa y la escasez de viviendas agravaron algunos problemas que ya existían desde hace décadas. Tengo tres ideas para mejorar nuestras ciudades, corroboradas por la experiencia de la pandemia: aumentar la diversidad y promover la migración; darles a todas las personas acceso a un espacio de naturaleza; y crear espacios comunes para que las comunidades se expandan, colaboren e interactúen.

Las ciudades no son fijas. Una ciudad vital también es una ciudad en movimiento. El dinamismo puede revivir los vecindarios en dificultades con dinero, talento y energía renovados. No tienes derecho a vivir para siempre en la casa de tu infancia, pero sí a vivir en algún lugar de la ciudad donde puedas crear un nuevo hogar para tu hijo. Una ciudad justa y equitativa debería garantizar esto para cada ciudadano.

Para aquellos que dijeron: “¿Podrá Nueva York sobrevivir a la pandemia?” Tengo dos palabras como respuesta: “Jaikishan Heights”, la forma sudasiática de pronunciar Jackson Heights, un vecindario de Queens. Cuando mi familia llegó por primera vez a Nueva York en 1977, nos encontramos con una ciudad peligrosa y en bancarrota. Me asaltaron dos veces cuando era adolescente. Con frecuencia nos robaban el carro. Jackson Heights no era glamuroso ni acogedor.

Cuando estuvimos ahí, la mayoría de los sudasiáticos del vecindario eran indios, beneficiarios de la Ley de Inmigración de 1965, que suprimió las cuotas raciales y fomentó la reunificación familiar. Eran profesionales: ingenieros, médicos. Ahora, es una mezcla mucho más diversa de sudasiáticos: bangladesíes, nepalíes, tibetanos, butaneses. Son propietarios de tiendas, taxistas, trabajadores de fábricas de ropa. Muy pocos de los indios que conocí cuando crecí aquí en los años 70 todavía viven en este vecindario. Ahora estas calles atraen a gente de todas partes. La diversidad es fundamental para atraer al tipo de personas que crean riqueza, y reactivan la ciudad.

Durante el año de la epidemia, la naturaleza ha sido la única vía de escape permitida: los parques, las caminatas, la casa de verano para aquellos que se la podían permitir. En este sentido, es necesario revivir y ampliar los huertos, como los que visité en Leipzig, Alemania. El movimiento de los schrebergarten comenzó en 1864 para que los habitantes de las ciudades, incluso los pobres, pudieran disfrutar de la naturaleza. (Su homónimo, Moritz Schreber, afligió a generaciones de niños alemanes con sus teorías sobre la crianza). Se pagan mil euros por adelantado y 150 euros de arrendamiento anual por una de estas parcelas, un pequeño terreno que se alquila, pero nunca se posee. Cada parcela tiene una cabaña, en la que se puede dormir en caso de necesidad, pero no se trata de una casa para pasar las vacaciones: son más bien para dormir una siesta que para pasar la noche. Cada colonia tiene una pequeña casa club donde puedes tomar cerveza con tus vecinos, un club de campo para los trabajadores. Y, por supuesto, puedes cultivar algo. En la actualidad existen 1.4 millones de estos schrebergartens en toda Alemania.

¿No sería maravilloso que todas las familias de clase trabajadora de las ciudades de todo el mundo tuvieran sus propios schrebergartens? ¿Que un trabajador de la industria de la comida rápida o un taxista tuvieran acceso a una parcela con una casita, justo al otro lado de la frontera de la ciudad, a la que pudieran ir con sus familias y cultivar pimientos y tomates y disfrutar del aire primaveral, y despertarse con el canto de los pájaros en lugar de las sirenas? El acceso a la naturaleza debería ser un derecho humano, y no solo para los ricos.

En el Reino Unido, la demanda de huertos aumentó durante la pandemia, y las solicitudes para inscribirse en las listas de espera se incrementaron hasta en un 300%, ya que la gente pedía un lugar en uno de los 330 mil huertos de Gran Bretaña, que en su mayoría son administrados por los ayuntamientos. La gente quería cultivar su propia fruta y verdura, de forma parecida a los “jardines de la victoria” que cultivaron una quinta parte de los productos del país durante la segunda guerra mundial. Uno de cada cinco londinenses tiene acceso a un jardín; los otros cuatro solo pueden contemplar con envidia.

Cuando salimos de nuestras casas, lo hicimos para protestar. Toda la ciudad se convirtió en un rincón de oradores. Hubo muchos gritos, aunque, a decir verdad, no hubo muchas conversaciones reales sobre la división política. ¿Podemos imaginar un espacio público en el que realmente se produzca un diálogo inesperado? ¿Donde un policía hable de verdad con un activista del movimiento Black Lives Matter? ¿Se puede diseñar eso?

Necesitamos un nuevo espacio común. ¿Dónde nos podemos reunir? ¿El bazar, la biblioteca, el parque? En las ciudades de todo el mundo, cada vez se privatiza más el espacio exterior, como los parques privados anexos a los departamentos costosos, supuestamente abiertos al público, pero provistos de guardias intimidantes que mantienen a los pobres a distancia.

En Nueva York, el nuevo parque más exitoso que conozco no es el High Line -que al parecer se utiliza sobre todo para transportar a los turistas desde los condominios excesivamente costosos de Hudson Yards hasta los restaurantes excesivamente costosos del Meatpacking District-, sino el Diversity Plaza, en Jackson Heights, donde, por simple conveniencia de prohibir el paso de los carros en la calle frente a la entrada del metro, nació un espacio común. Si uno desea enterarse de los debates sobre las elecciones en Bangladesh, o escuchar la disputa entre chinos y tibetanos, puede tomar una de las antipáticas sillas o bancos de metal que la ciudad pone a disposición, comprar un té chai en uno de los pequeños locales que dan a la plaza y acomodarse. Aquí encontrarás gente con tiempo libre e historias para contarte.

Cuando era adolescente y crecía en Jackson Heights, el lugar donde mis amigos y yo pasábamos el tiempo, coqueteábamos con las chicas, leíamos las noticias del mundo y tomábamos libros en 30 idiomas -porque pocos de mis compañeros inmigrantes podían permitirse comprarlos- era la sucursal de la Biblioteca Pública de Queens en la calle 81. Una biblioteca es, en palabras del sociólogo Eric Klinenberg, un palacio para el pueblo.

Ahora más que nunca necesitamos las bibliotecas porque, tras la pandemia, constituyen un lugar de trabajo o estudio para aquellos que no tienen espacio o acceso a internet en casa. Lo que no necesitamos son tonterías épicas como el proyecto del primer ministro indio, Narendra Modi, denominado Central Vista Redevelopment en Nueva Delhi, una extravagancia futurista de 3 mil millones de dólares. “Es como un antiguo barrio pobre, es como un pequeño pueblo”, dijo el arquitecto del proyecto, Bimal Patel, a CNN, explicando por qué pretendía demoler las estructuras patrimoniales existentes, y otros edificios que a lo largo de los años fueron reutilizados, como establos y barracas que hoy se usan como oficinas. Es el arma más antigua y pesada en la jerga de los urbanistas: “barrio pobre”. Robert Moses utilizó esa palabra en el sur del Bronx, el lobby inmobiliario la utilizó en los bastis de Mumbai, y la policía la utiliza contra las comunidades de Río.

Los magnates como Patel creen que la arquitectura urbana debe ser monumental e impresionante, para que los plebeyos se queden boquiabiertos al entrar y recuerden que existe una conexión directa entre Dios y su gobernante. La arquitectura se convierte en otro medio para recordarles a los seres humanos comunes su impotencia. Sin embargo, toda ciudad tiene pueblos.

La mejor forma de entender a las personas que son diferentes a ti es vivir entre ellas, incluso si eso provoca un conflicto, e incluso si llegan como antagonistas. Las Cruzadas enfrentaron a los cristianos con los musulmanes, pero también propiciaron la mayor transferencia de conocimientos entre el mundo árabe y Europa: el Occidente se familiarizó con Ptolomeo, el número cero y la arquitectura islámica.

Mi preocupación como escritor, en el nivel más esencial, es esta: el ser humano como individuo que lucha bajo el pie de la historia, personal y política. En la mitología hindú, Shiva baila sobre un pie con un círculo de fuego a su alrededor, y debajo hay un enano que lucha por salir de debajo del enorme pie de la historia. La historia está bajo su control y fuera de su control, y es esta lucha la que nosotros, como escritores, presenciamos y documentamos.

En la actualidad, la humanidad se ha fragmentado en una división tan absurda y arbitraria como un volante a la izquierda y a la derecha. Hemos perdido la capacidad, que nos regala la gran literatura, de diferenciar a los seres humanos individuales de un grupo o clase. Clasificamos a las personas en enormes categorías: negros, blancos, migrantes, trans, feministas, policías, demócratas, republicanos. Y entonces cada miembro de esa categoría tiene que caminar con el pesado peso de esta clasificación sobre su cabeza. Dentro de cada grupo, se supone que somos intercambiables. El ser humano como individuo es complejo, mucho más complejo que el virus. La diversidad, o la heterogeneidad, nos salvará. La imprevisibilidad, o incluso la excentricidad, nos ayudará. Somos criaturas de complejidad moral.

Una vez escribí un artículo en la sagrada ciudad india de Benarés, estudiando un brutal brote de disturbios entre hindúes y musulmanes. La principal industria de la ciudad son los exquisitos saris de seda. Los musulmanes los tejen y los hindúes los venden: ambos han coexistido durante siglos. Sin embargo, a principios de la década de 1990, ese pacto se rompió y la ciudad estalló. Decenas de musulmanes fueron asesinados por hindúes afiliados al BJP.

Así que solicité una cita con el líder hindú del BJP, un hombre que fomentó los disturbios, y me pidió que fuera a su casa una mañana. Al entrar, me encontré con dos ancianos musulmanes en su porche, hablando entre ellos. Entré y hablé con el comerciante hindú, y él vomitó odio contra los musulmanes, diciéndome nada que no hubiera escuchado antes en la India: que los musulmanes son forasteros, que debieron irse a Pakistán en la época de la partición, etc.

Cuando estaba terminando esta entrevista poco valiosa, le pregunté qué hacían los dos viejos musulmanes en su porche. “Oh, vinieron a verme para resolver una disputa de propiedad entre ellos”, respondió. “¿Por qué usted?” le pregunté. “Pensé que los odiaba”.

“Sí, pero los odio a todos por igual”, respondió. Si los musulmanes acudían a una persona de su propia comunidad para que resolviera la disputa, esa persona probablemente sería pariente o estaría predispuesta en contra de uno u otro. Pero como sabían que este comerciante hindú los odiaba a todos por igual, podían confiar en que emitiría un juicio justo en el asunto de la disputa por la propiedad. Con razón la India vuelve locos a los periodistas extranjeros. La gente puede compartimentar diferentes partes de su mente, en este sentido no se considera que la hipocresía sea un vicio. En la filosofía india no existe la ley del tercero excluido. Algo puede ser verdadero, falso, ambas cosas o ninguna.

Mientras que la lógica aristotélica solo admite dos estados posibles de una premisa -que es verdadera o falsa, y no hay un término medio-, la lógica jainista los amplía a no menos de siete posibilidades. El nombre otorgado a esta concepción exquisitamente predicada de la verdad es syadvada: “La ciencia de la posibilidad”.

Para progresar, a todos nos convendría un poco de posibilidad. Desterrar lo binario. Incluir el término medio. Y la franja, y la parte superior e inferior. El universo no es una lucha maniquea a muerte eterna. El virus está en nuestra contra, pero, desde el pasado febrero, cuando me vacuné, también vive en mí. Forma parte de mí, y me defiende contra los suyos que pretenden invadirme y matarme.

Para vencer al virus, tenemos que unirnos como un solo super organismo. No solo para esta pandemia, sino para todas las pandemias que con toda seguridad llegarán. ¿Qué nos une y qué nos separa? Y ¿realmente queremos estar todos juntos, o muchos preferirían permanecer separados? El coronavirus -más que el 11 de septiembre de 2001, más que la crisis financiera de 2008- ha sido una prueba para la humanidad. Sin embargo, la prueba más importante está por llegar, para las naciones y las ciudades: el colapso climático. El Covid-19 no es más que un ensayo general.

CON INFORMACIÓN VÍA LA LISTA/THE GUARDIAN

Las fiestas de Fin de Año en medio del temor por la variante ómicron: América Latina prioriza la vacunación y aplica algunas restricciones

En América Latina y el Caribe, al igual que en gran parte del mundo, impera el temor por el avance de la nueva variante del coronavirus, denominada ómicron, y más en medio de las acostumbradas celebraciones de Navidad, Fin de Año y Año Nuevo.

Por ello, ante el contagio a nivel comunitario con esta nueva variante, varios países de la región han tomado medidas en torno a estas fiestas, con el objetivo de frenar el avance de esta y otras cepas; aunque la mayoría ha optado por reforzar la vacunación contra el coronavirus, incluso adelantando la aplicación de la tercera dosis.

Cancelaciones en Brasil

En Brasil se han tomado algunas medidas a nivel estatal y municipal para disminuir los contagios. Tanto el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, como el de Sao Paulo, Ricardo Nunes, han anunciado la cancelación de las celebraciones oficiales de Año Nuevo.

Otras capitales brasileñas que han cancelado estas fiestas de Fin de Año son Aracaju, Belém, Brasilia, Campo Grande, Cuiabá, Fortaleza, Joao Pessoa, Maceió, Manaus, Natal, Palmas, Porto Alegre, Río de Janeiro, Salvador, Sao Paulo, Sao Luis y Vitória.

En Florianópolis y Recife se anunció que habrá fuegos artificiales, pero todas las actuaciones previstas fueron canceladas.

Sin concierto en Ciudad de México

En México, el Gobierno de la capital informó que hay un ligero incremento de casos confirmados de covid-19, por lo que decidió posponer el concierto de Fin de Año que se realizaría el 31 de diciembre, desde las 18:00 horas, en la Glorieta de la Palma, en Paseo de la Reforma, en el que estaba previsto que actuara la popular agrupación Los Ángeles Azules.

Además, se determinó adelantar para el jueves —un día antes de lo programado— la clausura de la Verbena Navideña, que se realiza en el Zócalo desde el 16 de diciembre.

«Es una cuestión de precaución al ver que hay un incremento de casos, pero no es una alarma, sino una medida para evitar mayor número de contagios», dijo la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Aforos y muestra de carnet en Ecuador

En Ecuador, hasta el lunes 27 de diciembre se confirmaron 24 casos positivos de la variante ómicron, 18 en la provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, y los seis restantes en Pichincha, donde se encuentra Quito. De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública (MSP), hay 27 casos pendientes por confirmar.

No obstante, también aumentaron los casos de coronavirus en general. En la semana del 19 al el 26 de diciembre, el MSP registró 5.309 diagnósticos positivos, mientras que en la semana previa fueron 3.575.

Desde el MSP y el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional ya anunciaron medidas previas a la Navidad, que se extienden hasta Año Nuevo. Entre otras, se estableció desde el 23 de diciembre, y por un mes, la presentación del carnet o certificado de vacunación contra el coronavirus para ingresar a lugares e instituciones públicas a hacer actividades no esenciales, como restaurantes, centros comerciales, patios de comida, cines, discotecas y centros de tolerancia.

La determinación de los aforos quedó en manos de los municipios y COE cantonales. Por ejemplo, en Guayaquil, que desde el lunes subió a 2 el nivel de alarma en el sistema de gestión de la pandemia, estableció en 50 % el aforo máximo en establecimientos de atención al público y el horario de operación hasta las 00:00; mientras que en Quito, el aforo varía entre 30 % para bares y discotecas a 80 % en auditorios y centros de convenciones.

Además de todo esto, el MSP declaró como obligatoria la vacunación contra el covid-19, con excepción para las personas que presenten alguna condición médica o contraindicación; y se adelantó la aplicación de la dosis de refuerzo para los mayores de 60 años, quienes podrán recibirla cinco meses después de cumplir con el esquema completo de dos dosis, manteniendo los seis meses para el resto de la población.

Toque de queda en Perú

En Perú, hasta el 26 de diciembre el Ministerio de Salud informó sobre 71 casos de la variante ómicron. Desde que se confirmaron los primeros casos, se adelantó la aplicación de la tercera dosis de la vacuna contra el covid-19, pasando de cinco a tres meses el rango de espera desde que fueron aplicadas las primeras dos.

En este país, las autoridades decidieron ampliar por un mes más, a partir del 1 de enero del 2022, el estado de emergencia nacional para enfrentar la pandemia. Por tanto, se mantienen algunas medidas, como el toque de queda, que en provincias con nivel de alerta alto va de 11:00 de la noche a 04:00 de la mañana y las que tienen nivel de alerta moderado, de 02:00 a 04:00.

Se estableció «la inmovilización social obligatoria de todas las personas en sus domicilios» desde las 11:00 de la noche hasta las 04:00 de la mañana entre el 31 de diciembre y 1 de enero. Además, para Año Nuevo «está prohibido todo tipo de reunión y evento social», dice un Decreto Supremo.

Se prohibió la venta y consumo de alcohol y comida en playas, ríos y piscinas públicas el 31 de diciembre y el 1 y 2 de enero próximos.

Además, desde el pasado 10 de diciembre es obligatoria la presentación del carnet de vacunación para ingresar a espacios cerrados, como centros comerciales, restaurantes, teatros, cines o centros de trabajo en actividad presencial con más de 10 personas. También es solicitado para entrar al país.

Certificado de vacunación en Colombia

En Colombia, el 20 de diciembre el Ministerio de Salud y Protección Social informó sobre los primeros tres casos de ómicron en el país; señalando que todos corresponden a viajeros, dos provenientes de EE.UU. y uno de España.

Asimismo, en la última semana han aumentado los diagnósticos positivos en general de covid-19, pasando de 1.766 nuevos casos en 24 horas el 21 de diciembre a 4.306 el 28.

En este país, las medidas van en torno a la inoculación. El 28 de diciembre entró en vigencia la exigencia del carnet de vacunación a toda la población mayor de 12 años para acceder a eventos o sitios de ocio.

La presentación del documento es obligatorio en eventos masivos como conciertos, ferias y sitios como restaurantes, bares, gastrobares, cines, discotecas, lugares de baile, conciertos, casinos, bingos, estadios, parques de diversiones y temáticos o museos.

Previamente, desde el 14 de diciembre, ya regía la presentación del carnet para el ingreso al país a viajeros internacionales, por vía aérea.

Aumento de casos en Argentina

Argentina registró el martes 28 de diciembre un total de 33.902 nuevos casos de coronavirus, la cifra más alta en los últimos siete meses; el día previo fueron 20.263, frente a los 7.623 confirmados el domingo.

Ante el aumento que se publicó el lunes, el mandatario del país suramericano, Alberto Fernández, manifestó su preocupación, pero descartó por el momento nuevas medidas restrictivas; en cambió apuesta por profundizar la campaña de vacunación.

«A todos nos preocupa [la suba de casos], porque quisiéramos no tenerlo; pero, en la medida en que nos vacunemos todo va a ser más fácil de llevar», dijo.

El domingo, el Ministerio de Salud informó que se acordó reducir de seis a cuatro meses —tras haber completado su esquema de vacunación inicial— el tiempo para la aplicación de la dosis de refuerzo contra el coronavirus a personal de salud y mayores de 60 años.

Ya el pasado 23 de diciembre, mediante un decreto, Fernández prorrogó la emergencia sanitaria en el país hasta el 31 de diciembre de 2022.

Panamá acelera inoculación

En Panamá, hasta el martes 28 de diciembre se registraron 26 casos de la variante ómicron del coronavirus y otros 46 sospechosos están bajo análisis, informó el Ministerio de Salud.

La semana pasada, cuando se conocieron los primeros casos de esta cepa en el país, la cartera de Salud anunció la reducción de seis a tres meses el plazo para administrar la dosis de las vacunas de refuerzo contra el coronavirus a los mayores de 16 años. La medida entró en vigencia desde el 28 de diciembre.

Las autoridades de Panamá han descartado aplicar medidas de restricción a los ciudadanos; aunque sí han cancelado fiestas públicas, entre ellas las que estaban previstas en Las Tablas, capital de Los Santos, que eran la famosa parranda de Fin de Año y el tradicional desfile de las Mil Polleras, programado para el 15 de enero de 2022.

Cuarta dosis en Chile

En Chile, uno de los países con la mayor tasa de vacunación del mundo, las autoridades de salud pidieron a la población reforzar las medidas de autocuidado para las fiestas de Navidad y Fin de Año.

Estas autoridades lanzaron la campaña ‘No invites al covid’, que «busca intensificar las medidas sanitarias para prevenir el aumento de contagios durante las celebraciones de fin de año y la temporada estival, a través de tres ejes: fiscalización, testeo preventivo y comunicación de riesgo», dice una nota de prensa del Ministerio de Salud.

Sobre la vacunación, el lunes, el ministro de Salud, Enrique Paris, informó que hay 1.627.165 personas con riesgo de sufrir restricciones desde el 1 de enero de 2022, si no se aplican la dosis de refuerzo. De acuerdo con el funcionario, a estos ciudadanos se les inhabilitará el Pase de Movilidad, una acreditación gubernamental que permite eventos con mayores aforos y ser atendido al interior de bares y restaurantes.

Por otro lado, Paris anunció la semana pasada que tienen previsto comenzar a aplicar la cuarta dosis a partir de la segunda quincena de febrero de 2022, siendo el primer país de la región en confirmarlo y el segundo en el mundo, después de Israel.

CON INFORMACIÓN VÍA RT-NOVOSTI

Reforma de pensiones podría salir cara en México, advierte la OCDE

La reforma de pensiones realizada en México en el último año fue la más integral entre los países de la Organización para el Desarrollo y Cooperación Económica (OCDE), con un aumento en las contribuciones relacionadas con los ingresos, así como los beneficios de actuales y futuros para los trabajadores de la base de la pirámide.

Sin embargo, estas medidas podrían implicar mayor gasto público al motivar un retiro anticipado, alertó el organismo.

“Los incrementos en los beneficios de primer piso implican un mayor gasto público y debilitarán significativamente la relación entre beneficios y contribuciones”, señala en su informe Pensions at a glance, publicado este miércoles, en el que considera que los cambios en los requisitos de cotización para merecer la pensión pueden fomentar la salida anticipada del mercado laboral “y crear un costo neto para las finanzas públicas”.

Concretamente, para una persona de 65 años que devengaba el salario promedio y cotizó durante al menos 24 años, el monto de la pensión mínima mexicana se ha duplicado del 30 al 63 por ciento del salario promedio bruto, mientras que la pensión mínima no supera el 40 por ciento del salario promedio en ningún otro país de la OCDE. Un nivel tan alto de pensión mínima implica que para muchos pensionistas el nivel de pensión ya no dependerá de los activos acumulados financiados con contribuciones pasadas, y que el presupuesto estatal proporcionará un suplemento.

“Cuanto menor sea el rendimiento financiero futuro, mayor será el costo fiscal, que será visible solo con el tiempo porque los subsidios estatales financian las pensiones mínimas una vez que se agotan los activos”, expone.

A implementarse de manera gradual entre 2023 y 2030, el acceso a la pensión mínima antes de la edad legal de jubilación sin sanción o con una sanción limitada es inusual entre los países de la OCDE.

La tasa de contribución del empleador en el esquema obligatorio comenzará a aumentar en 2023 de 5.15 por ciento a 13.87 por ciento en 2030, al nivel del salario promedio, lo que llevará a un aumento de la tasa de contribución total de 6.5 a 15 por ciento, aumento que va en línea con las recomendaciones del organismo internacional a México.

México, entre los países con la tasa más alta de muertes por COVID

México estuvo entre los países de la OCDE con las tasas más altas de mortalidad excesiva en lo que va de la pandemia del COVID-19, con un porcentaje de 35 por ciento entre enero de 2020 y agosto de 2021, más del doble de la tasa promedio de 12 por ciento en la región, lo que significa que un 12 por ciento más de personas murieron en este período de lo esperado.

En Australia, Dinamarca, Islandia, Irlanda, Nueva Zelanda y Noruega, el exceso de muertes no superó el 3 por ciento, según el informe de la OCDE.

Como resultado de la mortalidad excesiva, la esperanza de vida (al nacer) disminuyó en 24 de los 30 países de la OCDE en 2020.  La población ha envejecido en todos los países de la OCDE. La edad promedio fue de 41 años en 2020, ocho años más que en 1990 y se espera que aumente aún más en seis años para 2050 lo que significa que la mitad de la población será menor de 47 años y la mitad más viejo.

Este rápido aumento se debe a que las personas viven más tiempo en promedio y tienen menos bebés. Se espera que la edad media aumente en más de 10 años en Chile, Colombia, Corea, México y Turquía y en menos de tres años en Dinamarca y Suecia.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

TENDENCIAS_ La nueva amenaza de ómicron: disparidad en vacunas podría generar variantes más peligrosas

La variante ómicron amenaza con ampliar una brecha ya enorme en el acceso a las vacunas contra el COVID-19, ya que los científicos se están preparando para la posibilidad de que se necesiten dosis readaptadas y que los países ricos una vez más se apresuren para conseguirlas primero. La disparidad de las vacunas podría generar variantes más peligrosas, advierten.

Ómicron surge justo cuando los suministros de vacunas destinados a los países de bajos ingresos comienzan a repuntar. Al comienzo de la pandemia, los gobiernos ricos acapararon la mayor parte de las dosis iniciales, dejando atrás a vastas regiones del planeta.

Ahora el objetivo es evitar otro episodio de inequidad. El Reino Unido ya está actuando rápidamente para asegurar vacunas de ARN mensajero adaptadas a ómicron y otras posibles variantes si estas son desarrolladas como parte de nuevos acuerdos con Pfizer y Moderna. El reciente descubrimiento de la variante en Estados Unidos podría suscitar una medida similar.

Variantes más peligrosas

“Esa es la gran preocupación: que se repita lo que ocurrió en el último año y medio”, dijo Ellen ‘t Hoen, directora de Medicines Law & Policy, un grupo de investigación con sede en los Países Bajos. “Si no es esta variante, será otra”.

Incluso si las vacunas mantienen su potencia, los grupos de salud que presionan para proteger a las regiones vulnerables están bajo una presión cada vez mayor. Cerca de 100 nacionesno han alcanzado el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para vacunar al 40 por ciento de sus poblaciones, y más de la mitad corre el riesgo de no alcanzarlo para fines de 2021.

A los científicos les preocupa que las disparidades en las vacunas y la continua propagación del virus generen variantes más peligrosas que representen un riesgo tanto para las naciones ricas como para las pobres.

La desigualdad se deriva de la escasez, y cuando hay escasez, quienes tienen recursos, los utilizarán para satisfacer sus propias necesidades primero”, señaló Richard Hatchett, titular de la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés). “Entonces, la pregunta sería: si esta resulta ser una variante realmente peligrosa, ¿se apresurarán los países a conseguir suministros?”.

CEPI está discutiendo el posible despliegue de vacunas modificadas con otros socios en Covax, el programa global de distribución de vacunas, dijo. Covax está en una posición más ventajosa de lo que estaba al principio de la crisis, cuando aún se estaba formando, y una escasez de vacunas no debería durar tanto esta vez, pero la preocupación “es real”, indicó.

“Si los datos sugieren que realmente necesitamos introducir una vacuna contra la variante ómicron, vamos a actuar lo más rápido posible para asegurar las dosis para reducir la inequidad que pudiera surgir”, dijo.

Hasta ahora, hay poca evidencia de que la variante recién descubierta afecte la protección que brindan las actuales vacunas, y es probable que evite cuadros graves de la enfermedad, dijo el miércoles el científico jefe de la OMS. Sin embargo, el director ejecutivo de Moderna, Stephane Bancel, sacudió los mercados a principios de esta semana cuando dijo que la sorprendente cantidad de mutaciones de la variante ómicron sugiere que se necesitarían nuevas vacunas para evitar contagios. Quedan muchas preguntas.

Gobiernos ricos intentarán acaparar el mercado

Pero los fabricantes de vacunas no están esperando las respuestas. Ya han empezado a trabajar para adaptar sus vacunas. Pfizer y BioNTech señalaron que estarán listos con una vacuna dirigida a ómicron en 100 días, si es necesario. Pfizer espera datos para dentro de dos o tres semanas sobre hasta qué punto su vacuna se mantiene firme.

Ómicron podría desencadenar una nueva búsqueda de limitados suministros, y no se producirán dosis suficientes para un despliegue global hasta fines del próximo año, según Airfinity. En el mejor de los casos, se podrían producir 6 mil millones de dosis para octubre de 2022, estima la firma de datos con sede en Londres. Pero los gobiernos ricos intentarán acaparar el mercado, dijo Shabir Madhi, vacunólogo de la Universidad de Witwatersrand que dirigió ensayos para las vacunas de AstraZeneca y Novavax en Sudáfrica.

“Podemos observar el comportamiento de los países ricos en el pasado”, dijo. “Sería muy sorprendente que hayan desarrollado algún tipo de conciencia social”.

Eso podría conducir a nuevos retrasos en el esfuerzo por superar la brecha de las vacunas, según Thomas Bollyky, director del programa de salud global del Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos.

“Provocará una fuente de demanda para la fabricación de vacunas que se esperaba que cambiara en algún momento para satisfacer las necesidades globales”, dijo Bollyky. “Si tuviéramos que desarrollar una vacuna modificada para abordar esta nueva variante, existe la posibilidad de que parte de esa capacidad se dedique a producir esas vacunas, presumiblemente, en un principio, para países de ingresos altos”.

Objetivo: aumentar tasas de vacunación

Es un escenario que podría repetirse a medida que el coronavirus continúe evolucionando. Algunos investigadores prevén que podrían ser necesarias actualizaciones de vacunas si estas se vuelven obsoletas lentamente con el tiempo debido a variantes.

Frente a esa amenaza, los grupos detrás de Covax, respaldado por la OMS, están haciendo un llamado para una serie de medidas con el objetivo de aumentar las tasas de vacunación. Las donaciones de gobiernos ricos han llegado con mucha lentitud y solo un país, Suiza, ha respondido a los llamados de Covax.

Se han entregado más de 90 millones de dosis donadas a África a través de Covax y el African Vaccine Acquisition Trust, y millones más a través de acuerdos directos entre países y fabricantes. Sin embargo, la mayoría de esas vacunas han llegado sin previo aviso y con una vida útil corta, lo que dificulta que los sistemas de salud, que ya están bajo presión, las usen, dijeron a principios de esta semana los grupos de salud.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO