Telefonistas piden a IFT mismo trato que Altán y solicitan acceso de Telmex a TV

El Pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) otorgó una prórroga a Altán Redes para cumplir con sus compromisos de cobertura pero no autoriza que Telmex ofrezca TV de paga en el país, por lo que el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) pide equidad de trato al regulador.

“El no cumplimiento de los parámetros establecidos para la Red Compartida es parte de una etapa perdida en conectividad y transformación digital, lo cual significa un incumplimiento de los objetivos planteados por la Reforma de Telecomunicaciones de 2013, ampliando la brecha digital que actualmente existe en el país”, menciona el documento entregado por el Sindicato al IFT.

La misiva agrega que el proyecto de Altán fue mal diseñado y en consecuencia fallido, más que una aportación real a la transformación integral que necesita México.

La modificación en el contrato de Altán Redes para cumplir con el 92% de cobertura a nivel nacional en 2028 y no en 2024 afecta los objetivos de operadores móviles virtuales que hacen uso de la red de esa empresa, pues tendrían que modificar su plan de inversión, así como su expansión de servicios, ya que su modelo de negocio e incremento de servicios está ligado a la cobertura de la Red Compartida, además de afectar a
las localidades desconectadas.

También se ve impactada CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, quienes se apoyan operativamente en la Red Compartida, con el fin de disminuir la brecha digital, generando incertidumbre y retraso en las inversiones en el sector, evidenciando además la inexistencia de una política digital federal, asegura el STRM.

Asimismo, el Sindicato solicita que Telmex pueda ofrecer el servicio de televisión de paga en México.

“Solicitamos a Usted llevar a cabo el procedimiento administrativo que jurídicamente corresponda para emitir una autorización de servicio
adicional a la concesionaria antecitada con el propósito de que preste el servicio de televisión restringida a través de su infraestructura y medios propios”.

CON INFORMACIÓN VÍA CARLAMTZG (Carla Martínez)

México | Altán Redes está en proceso de reconocimiento de deuda de sus acreedores

El concurso mercantil de Altán Redes se encuentra en una de las etapas más importantes del proceso legal: el reconocimiento de crédito de los 70 acreedores que actualmente tienen algún contrato con la compañía encargada de la Red Compartida.

El 4 de marzo se publicó una lista provisional de reconocimiento de créditos o deuda que tiene Altán Redes con sus acreedores y para lo cual los solicitantes tuvieron un plazo de cinco días hábiles para revisar dicho documento para avalar o en su caso objetar o precisar los montos que la compañía reconoció.

Este lunes, Gerardo Sierra Arrazola, conciliador del concurso mercantil de Altán Redes, recibirá una nueva lista con las objeciones o precisiones de los acreedores para su reconocimiento de créditos, la cual nuevamente deberá revisar para que pueda emitir un documento definitivo en donde la empresa encargada de la Red Compartida reconozca a sus acreedores.

“Los acreedores tienen derecho a cinco días hábiles para revisar la lista provisional para en su caso objetar o hacer precisiones de los créditos. Cumplidos los cincos días, es decir, este lunes, el conciliador tendrá 10 días para emitir una lista definitiva de créditos tomando en cuenta las objeciones, inconformidades que solicitan los acreedores”, explicó Alberto Torres, abogado del despacho GLZ y representante legal de uno de los acreedores de Altán Redes.

Torres explica que este proceso es uno de los más relevantes dentro del litigio mercantil, ya que además del reconocimiento de los acreedores y de su deuda, permitirá saber con exactitud el adeudo de Altán Redes y determinar el orden de prioridad para realizar los pagos a cada una de las compañías con las que tiene algún contrato.

De acuerdo con un documento del cual Expansión tiene copia, American Tower México (MATC Servicios, S. de R.L. de C.V.), empresa de arrendamiento de torres y de infraestructura inalámbrica, expresó su inconformidad sobre la resolución para que el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel) se le otorguen “una serie de medidas cautelares que le permitan obtener el pago preferente de diversas contraprestaciones al amparo del contrato de Asociación Público Privado celebrado con Altán Redes”.

American Tower explica que la resolución beneficia a Promtel por encima del resto de los acreedores.

“(…) No sería posible generar privilegios especiales ni reconocer derechos preferenciales no previstos dentro de la legislación, en beneficio de uno de los acreedores que forme parte de una misma calidad o categoría de acreedores de la empresa concursada (Altán Rdes)”, explica American Tower en el documento. “Hacerlo, implicaría actuar en contra del interés genera”, añade.

Previamente, Promtel, entidad gubernamental coordinada por la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) reclamó a la empresa que dirige Salvador Álvarez el pago de aproximadamente 1,114 millones de pesos por el incumplimiento de obligaciones.

Sin embargo, Altán señaló en un documento del cual Expansión tiene copia, que si paga a Promtel “su operación ordinaria se vería paralizada derivado del alto déficit en su capacidad para seguir con sus operaciones que dicha erogación le causaría, atentando así en contra de su viabilidad y la posibilidad de recuperar los créditos del resto de sus acreedores reconocidos, beneficiando y dando un trato más favorable a Promtel”.

Ante esto, se resolvió que las obligaciones de contrato que tiene Altán Redes con Promtel al ser indispensables para la continuidad de su operación, obligan a la empresa presidida por Salvador Álvarez a saldar inmediatamente su deuda con Promtel en cuanto tenga liquidez.

Torres explica que la ley de concurso mercantil establece el respeto del orden de prelación para que se cumplan los términos y condiciones de los contratos; Promtel al ser un acreedor fundamental para la continuidad operativa de Altán Redes en principio puede recibir un pago preferente.

Acreedores revisan lista de créditos

Torres explicó que su cliente le ha solicitado hacer precisiones del crédito que Altán Redes reconoció en la lista provisional que publicó el pasado 4 de marzo.

“Vamos hacer unas precisiones de una facturas pero estamos dentro del plazo, esto pudo ser porque el conciliador no las tenía a la mano o no las tenía registradas, ahora vamos a presentar frente al juez nuestras objeciones acreditando las diferencias en los montos con los documentos que tenemos”, precisó.

José Sagredo, abogado en el despacho GLZ, explicó que sus ocho representados que se dedican al arrendamiento de redes y equipo para dotar servicios de conectividad, no realizarán objeciones ya que se les ha reconocido los créditos que solicitaron.

Sagredo comentó que el concurso mercantil de Altán Redes se desarrolla de manera transparente, lo cual ha permitido que fluya de manera correcta, a diferencia de otros procesos. Además, destacó que la compañía encargada de la Red Compartida ha continuado con el pago de los servicios esenciales para que pueda continuar con su operación, lo que hace que haya más confianza por parte de los acreedores.

En este sentido, ambos abogados coinciden en que la prórroga que hace unos días le concedió el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) a Altán Redes para aplazar su hito de cobertura de 92.2% de 2024 a 2028 es una señal positiva que le permitirá a la empresa lograr su objetivo de conectividad a la par de reestructurar su deuda financiera.

“Es positivo porque al haber entrado en un proceso de reestructura es de apoyo ampliar el plazo para que cumpla con el objetivo propuesto. Además, claramente se vio retrasado por la pandemia y el trámite de concurso mercantil”, comentó Torres.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Dan prórroga a Red Compartida de México por ‘impedimentos económicos’ hasta 2028

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de México aprobó una prórroga de cuatro años para que Altán Redes cumpla con la cobertura poblacional de 92.2 por ciento de la Red Compartida.

De acuerdo con el órgano regulador mexicano, los argumentos de Altán Redes están relacionados con impedimentos materiales y económicos, por lo que el Pleno del regulador mexicano decidió prorrogar la fecha hasta el 24 de enero de 2028.

Asimismo, decidió prorrogar también la meta que tenían para este 2022 del 70 por ciento de cobertura a más tardar el 30 de noviembre de 2022, cuando el plan era alcanzar dicho hito en enero de este mismo año.

La prórroga fue otorgada no sólamente a Altán Redes, sino también al Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), quien es el socio en la asociación público-privada.

“Altán Redes argumentó impedimentos materiales y económicos para poder cumplir con los compromisos de cobertura, en tanto que Promtel solicitó a la prórroga de la obligación referida, con el propósito de que persista la uniformidad, certeza y coherencia entre los compromisos de cobertura de ambos títulos de concesión.

“Por ello, se aprobó a ambas concesionarias cubrir al menos 70 por ciento de la población agregada a nivel nacional, con base en la distribución de la población correspondiente al Censo Nacional de Población y Vivienda 2010, a más tardar el 30 de noviembre de 2022, así como cumplir el hito de cobertura de 92.2 por ciento de la citada población agregada a nivel nacional a más tardar el 24 de enero de 2028”, señaló el IFT.

El 17 de noviembre de 2021, Altán Redes publicó que se encontraban en ese momento en un avance del 69.58 por ciento de cobertura poblacional a nivel nacional.

Fue en julio del año pasado cuando Altán Redes dio a conocer que solicitó el inicio de “un concurso mercantil, mecanismo con el cual continuará con el despliegue de su red y la operación del proyecto de telecomunicaciones de mayor relevancia en la historia del país, y que permitirá cerrar la brecha digital”.

El 31 de agosto del mismo año reveló que obtuvo un crédito por parte de accionistas bajo la regulación de la Ley de Concursos Mercantiles por 50 millones de dólares, lo que la ayudaría a mantener su operación de red.

“El IFT consideró procedente autorizar la prórroga de la obligación contenida en la condición 10.3 del título de concesión de Altán, así como la obligación contenida en la condición 5 de la concesión de Promtel. El Pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó, en su IV sesión ordinaria, la solicitud de Altán Redes, S.A.P.I. de C.V. (Altán Redes) y del Organismo Promotor de Inversiones de Telecomunicaciones (Promtel) de otorgar una prórroga para el cumplimiento de las obligaciones relacionadas con los compromisos de cobertura”, señaló el regulador en un comunicado.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

México | Promtel reclama a Altán, la empresa de la Red Compartida, el pago de 1,114 mdp

El gobierno presiona a Altán Redes para recibir sus pagos. La empresa encargada de desplegar y operar la Red Compartida enfrenta actualmente una deuda financiera de aproximadamente 17,000 millones de pesos (mdp), por lo que decidió acogerse a la figura de concurso mercantil para reestructurar su adeudo con sus 70 acreedores. Entre ellos está el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (Promtel), entidad gubernamental coordinada por la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) que, sin embargo, ha reclamado a la empresa que dirige por Salvador Álvarez el pago de aproximadamente 1,114 mdp por el incumplimiento de obligaciones.

De esta cantidad, alrededor de 560 mdp se derivan del pago por la contraprestación por el arrendamiento del espectro radioeléctrico y cerca de 555 millones por el fondeo a la cuenta de reserva para la cobertura social del organismo, de acuerdo con un documento relacionado con el concurso mercantil del que Expansión tiene copia.

Altán Redes firmó un contrato de Asociación Público-Privada en 2016 con Promtel y Telecomunicaciones de México (Telecomm) para diseñar, instalar, operar y darle mantenimiento a la infraestructura de la Red Compartida, con la que se pretende conectar la mayor parte del territorio del país.

Pero la falta de liquidez de Altán Redes hace inviable la petición de Promtel. De acuerdo con el documento, al 13 de enero de 2022 la compañía encargada de desplegar la Red Compartida contaba con 1,223 mdp y espera recibir en los próximos tres meses 924 millones, lo que da un total de 2,147 mdp para operar en los próximos tres meses.

Pero Altán necesita 4,972 mdp para seguir operando durante los próximos tres meses de este año, lo que significa que aun, con el dinero que le inyecten, tendría un déficit de 2,825 millones.

Y si la empresa encargada del despliegue de la Red Compartida decidiera saldar el pago a Promtel de 1,114 millones de pesos, sólo tendría 1,033 millones de pesos para cubrir el resto de sus obligaciones durante los siguientes meses, dejándole un déficit mayor de 3,939 millones de pesos.

Por ello, Altán señaló en el documento que si paga a Promtel “su operación ordinaria se vería paralizada derivado del alto déficit en su capacidad para seguir con sus operaciones que dicha erogación le causaría, atentando así en contra de su viabilidad y la posibilidad de recuperación de los créditos del resto de sus acreedores reconocidos, beneficiando y dando un trato más favorable a Promtel”.

La empresa propuso a Promtel que, si por ahora no salda su pago, una vez que su flujo de caja y el proceso de reestructura lo permitan, podría hacer frente a un monto de 2,147 millones de pesos respecto de sus obligaciones indispensables. “Esto en el entendido de que, a diferencia de Promtel, los proveedores y empresas con las que Altán mantiene su relación de negocios han realizado descuentos y ajustes de precio a ésta, lo que le permite continuar con su operación”, detalla el documento.

Además, destacó que el artículo 1 de la Ley de concurso mercantil señala que “es de interés público conservar las empresas y evitar que el incumplimiento generalizado de las obligaciones de pago ponga en riesgo la viabilidad de las mismas y de las demás con las que mantenga una relación de negocios.[…]”,

“Siguiendo ese razonamiento, es claro que la solicitud de Promtel atenta directamente contra el artículo 1° de la LCM y la continuidad operativa de Altán, pues el flujo de efectivo actual de la compañía no permite que se desembolsen las cantidades que el organismo requiere, sin que necesariamente se comprometa la viabilidad y subsistencia de la concursada”, agrega el documento.

Acreedores preparan su reconocimiento de créditos

Al hacerse oficial la sentencia de concurso mercantil de Altán Redes en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el pasado 28 de enero, los 70 acreedores de la empresa que lidera Salvador Álvarez tendrán 20 días (hasta el 17 de febrero de 2022) para preparar su solicitud de reconocimiento de créditos, es decir, precisar quiénes son y a cuánto asciende la deuda que tiene Altán con cada uno de ellos.

La entrega de documentación deberán entregarla ante el conciliador de Altán Redes, Gerardo Sierra Arrazola.

“Tienen [los acreedores] 20 día naturales para que acudan a las oficinas del conciliador para que presenten su solicitud de reconocimiento de crédito, posteriormente, el conciliador emitirá cinco días después una lista definitiva de acreedores”, explicó Alberto Torres, abogado del despacho de GLZ y representante legal de uno de los acreedores de Altán Redes.

Torres señaló que su cliente está preparando el documento que deberá presentar ante el conciliador, pero hasta el momento estima que Altán tiene un adeudo de 20,835 mdp y confían que la empresa saldé la deuda, pues desde que se declaró en concurso mercantil ha mantenido comunicación muy cercana con su cliente.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

PERSPECTIVAS_ México | Altán, la gran apuesta de internet… en la tablita para el compromiso de cobertura

Altán Redes es la red mayoritaria, a la cual se suben otras compañías telefónicas o cableras, y logran dar telefonía e internet en lugares más alejados. El presidente López Obrador vio el tema de Altán Redes con cuidado, sobre todo porque de ahí se deriva el tener internet en todo el país, a sabiendas de que el proyecto de internet para todos se quedó en proyecto en la CFE.

Sin embargo, Altán debe cumplir con una condición impuesta por la ley: lograr la cobertura del 70% de la población para el 24 de enero próximo.

Para Altán, ya lo lograron. Incluso en su página explican que en cobertura ya brindan cobertura nacional al 70.66% de la población a través de infraestructura propia 4.5G, y en el resto del país de manera compartida con otras redes disponibles.

Sin embargo, hubo un cambio en la concesión y en la asociación público privada el 1 de octubre de 2019, mediante el cual se incluía una nueva fórmula de cobertura social que le obliga a alcanzar 98,789 localidades, así como 10,592 localidades de entre 250 y 5 mil habitantes. Y todavía no lo logra.

Salvador Álvarez, director de Altán Redes, ha comentado que la cobertura ya la alcanzaron. Distintos analistas dicen que no es así.

Altán opera mediante los 90 mhz otorgados por el Estado mexicano y su asociación público-privada, en donde se encuentran socios como Morgan Stanley Infraestructura, que es el mayor inversionista del proyecto a través de Marapendi holding. De hecho, Morgan Stanley ocupa la vicepresidencia ejecutiva.

El inversionista español Eugenio Galdón ha apostado fuerte a Altán. Está tanto en el socio nacional, que es Controladora Veta Grande, como en el socio internacional, que es Isla Guadalupe Investments.

También están en menos medida Megacable, Axtel, así como varias afores (XXI Banorte, Sura, Banamex, Pensionissste y Fonadin).

El análisis lo está haciendo el Instituto Federal de Telecomunicaciones, presidido por Adolfo Cuevas. Las versiones son encontradas, esperemos que Altán pueda cumplir con la cobertura social acordada, pues, por lo menos en su forma de medición, sí lo están alcanzando.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

IFT propone a Gerardo Sierra Arrazola como conciliador en el concurso mercantil de Altán Redes

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) propuso la designación del especialista Gerardo Sierra Arrazola como conciliador en el caso del concurso mercantil de la empresa Altán Redes, a su vez operadora de una red mayorista de servicios de telecomunicaciones fijos y móviles con alcance nacional y conocida como la Red Compartida.

Gerardo Sierra Arrazola ya había sido designado como visitador por el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom) en el mismo asunto de Altán Redes, cuando la empresa informó que se acogería a la figura del concurso mercantil con el fin de reestructurar sus deudas con los acreedores.

Sierra Arrazola también fue designado por el Instituto Nacional Electoral (INE) como de los especialistas que participaron en los procesos de liquidación de aquellos partidos que perdieron su registro por no conseguir un porcentaje mínimo de votaciones en las elecciones federales intermedias de junio pasado. Gerardo Sierra Arrazola dirigió la liquidación del partido político Redes Sociales Progresistas.

“Los comisionados integrantes del pleno del IFT, habiendo deliberado este órgano colegiado sobre cada uno de los perfiles de los especialistas, consideran que Gerardo Sierra Arrazola cuenta con el perfil adecuado para fungir como conciliador en el multicitado procedimiento de concurso mercantil y, en ese orden, resulta la opción adecuada para ser propuesta su designación ante la jueza rectora del procedimiento concursal seguido a Altán Redes”, citó un documento del IFT.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones recordó que es una autoridad concedente, de ahí su facultad para proponer la designación de un conciliador para el concurso mercantil de Altán, además de que esta compañía explota un bien de la nación como es la banda radioeléctrica de los 700 MHz, vigilada por ese mismo regulador.

Para llegar a la propuesta de Gerardo Sierra Arrazola como conciliador, el IFT solicitó las recomendaciones del Ifecom de aquellas personas que cubrieran los criterios para convertirse en conciliador, entre ellos aparecer en el listado del Registro de Especialistas de Concursos Mercantiles.

De ratificarse a Gerardo Sierra Arrazola en los próximos días como conciliador en el concurso mercantil de Altán Redes, este especialista tendrá tres días para rendir protesta de su cargo e inmediatamente después deberá publicar un extracto de la sentencia de concurso mercantil para que los acreedores de Altán Redes que se asuman así puedan presentar una solicitud de reconocimiento como tales, que luego serán presentados públicamente en un listado de carácter legal y respecto en qué grado y monto deberá primero Altán pagarles lo adeudado y así esta compañía pueda seguir con su proceso de reestructura de pasivos y sus despliegues de red de telecomunicaciones.

Altán Redes, concesionario del proyecto público-privado de la Red Compartida, emprendió un proceso de concurso mercantil el día 13 de julio con el que pretende ganar tiempo para renegociar su deuda con los acreedores y asegurar con ello la continuidad de los despliegues de red móvil con tecnología 4G-LTE a los que se encuentra comprometida por contrato desde el 25 de enero del 2017 como empresa ganadora de un concurso de licitación internacional que se inició en el sexenio pasado, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Altán no informó por ahora cuánto dinero debe y a qué tipo acreedores, si fabricantes, bancos comerciales, la banca de desarrollo u otro tipo de organización, y tampoco desveló el tipo de activos que utilizará para apalancarse en su petición de concurso mercantil.

La empresa, que entre sus accionistas y respaldos se encuentran otras marcas de reconocimiento internacional como Morgan Stanley, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y operadores mexicanos como Megacable, aseguró en una comunicación que sus negociaciones con los acreedores avanzan de manera positiva para salvaguardar activos, empleos y asegurar también la cobertura con tecnología 4G-LTE Advanced (4.5G) con la que ya cubre a una población de 73 millones de mexicanos, incluidos aquí las 56 ciudades y regiones comerciales más relevantes del territorio nacional y 86,706 localidades consideradas como poco lucrativas para los operadores tradicionales.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Altán nos ha dado la cara y no ha escondido sus deudas: acreedor

José Alberto López-Torres es uno de los socios en la firma GLZ Abogados y su representada es uno de los múltiples acreedores a los que Altán Redes, un operador mayorista de servicios de telecomunicaciones con alcance nacional en México, les debe dinero: unos 40 millones de pesos más intereses a su cliente en particular.

Este abogado, con especialidad en procedimientos de insolvencia y litigios concursales, espera que el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom) designe en muy pocos días al conciliador que será parte del procedimiento de concurso mercantil en el que ahora se encuentra la empresa Altán Redes.

Ese conciliador tendrá después tres días para rendir protesta del cargo e inmediatamente deberá publicar un extracto de la sentencia de concurso mercantil para que los acreedores que se asuman así presenten una solicitud de reconocimiento como tales, que luego serán conocidos públicamente en un listado de carácter legal y respecto en qué grado y monto deberá primero Altán pagarles lo adeudado. 

Todo aquello respecto a quiénes son los acreedores, los montos que reclaman y cómo se les debe pagar, debería conocerse entre los últimos días de diciembre de 2021 y los primeros de enero de 2022. Pero mientras, José Alberto López-Torres, anteriormente coordinador jurídico en Grupo Modelo y socio en White & Case, S.C. y Grepe, Lavín & Zavaleta, S.C., cuenta que Altán Redes ha sido “transparente” con sus acreedores y ha tomado una postura de apertura y escucha desde que anunció su plan de acogerse a la figura del concurso mercantil para reestructurar sus pasivos y poder financiar así los despliegues de la llamada Red Compartida de telecomunicaciones móviles e inalámbricas fijas por todo México.

— De la última vez que usted habló en prensa, hará cuatro meses, su cliente habrá aumentado su volumen de negocios con Altán, por el crecimiento de usuarios o marcas que a su vez esa compañía ha anunciado en recientes semanas…

— Así es, el volumen ha aumentado un poco y el negocio igualmente. Con todo eso, la intención nuestra, la de nuestra representada, es apoyar a Altán. Esto, porque los proveedores podrán cobrar su dinero con el concurso mercantil y podrán continuar creciendo sus negocios también por la creciente demanda de servicio que hagan los usuarios. Pero lo más importante es que Altán pueda cumplir con su misión de dotar de conectividad. Por eso apoyamos el concurso mercantil de Altán.

Con la finalidad de seguir apoyando a Altán, hemos venido prestando todavía otros servicios y la deuda se ha ido incrementando relativamente poco. Es importante decir también que al día de hoy no hemos determinado los intereses correspondientes. Pero sí se han venido prestando los servicios nuestros para que Altán pueda seguir prestando sus servicios y obligaciones a sus propios clientes.

¿Creen ustedes, su representada, en la palabra de Altán de que les pagará? ¿Hay alguna promesa de esa compañía para con su cliente?

— Si bien todavía no ha habido ningún pago, las negociaciones han sido muy intensas y siempre en terreno positivo.  Y conforme ha ido avanzando el procedimiento concursal de Altán, esas negociaciones se han ido intensificando. Confiamos en ellos.

¿Qué podría contar del procedimiento de concurso mercantil de Altán que de alguna manera impacta a su cliente? ¿Qué etapa estamos viendo o qué es lo que viene por delante?

—Se ha publicado ya la sentencia que declara el concurso mercantil de Altán y en cuanto el Ifecom designe al conciliador, ese conciliador va publicar en el Diario Oficial de la Federación un extracto de la sentencia del juez, con la finalidad de que inicia el procedimiento de reconocimiento de créditos.

En ese sentido, Altán se va a apegar con todos los acreedores para que presenten ante el propio conciliador su solicitud de reconocimiento de créditos, y para que el conciliador emita una lista provisional y posteriormente una lista definitiva y con base en ello, el juez concursal emita una sentencia de reconocimiento y prelación de créditos. Una vez que los acreedores estén reconocidos, el conciliador va a elaborar, en conjunto con Altán, una propuesta de convenio de pago a los acreedores. Hasta en tanto, el conciliador haga estas propuestas, vamos a estar en posibilidad de conocer cuál va ser la forma y la manera de pago.

En términos de la Ley de Concursos Mercantiles, la forma en que se debe de pagar o el mecanismo permitido es a través de una quita a la deuda o una espera, que la deuda se pague a ciertos años. O una combinación de quita y espera, es decir que exista la posibilidad de una quita de determinado porcentaje y pagadero a tres, cuatro o cinco años, dependiendo de lo que vayan a proponer.

Entonces, es indispensable conocer cuál será la forma en que proponen el conciliador y Altán reconocer el pago a sus acreedores, para poder finalmente determinar la viabilidad o no de su propuesta de pago.

— ¿Qué postura tomaría su cliente, si de pronto el conciliador y Altán le dicen que le pagarán sus 40 millones de pesos en cinco años, y a otros acreedores cientos de millones de pesos en menos tiempo?

— Una vez que podamos analizar en conjunto esta propuesta que llegase a resultar, con el conciliador y con Altán, vamos a poder conocer si es viable o no, o si la propuesta conviene o no a nuestros intereses y adherirnos entonces a ese convenio de pago.

Pueden haber todavía muchas opciones que pueden proponer tanto el conciliador como Altán, las cuales nos pueden convenir o no; inclusive podemos objetar ese convenio y no sumarnos a él. Todo va a depender del mecanismo y la forma en la cual propongan ellos a los acreedores sus respectivos pagos.

En el estira y afloja con Altán y el conciliador, ¿qué sería más importante en este sentido para su cliente?

— Para nosotros va depender mucho del proyecto de viabilidad que le permita a Altán continuar con la marcha de su negocio y generar ingresos.

La base fundamental que nosotros necesitamos para podernos adherir a ese, en su caso, convenio con acreedores, es la viabilidad o no de su operación, y eso una vez que sea declarada fuera de concurso mercantil.

Estamos convencidos por las comunicaciones que hemos tenido con la propia Altán, de que van a elaborar un convenio que va a ser viable tanto para Altán, como para sus acreedores.  Entonces, ¿qué es lo que necesitamos para aceptar esto? Pues analizar lo que sea propuesto por el propio conciliador y la viabilidad o no de los propios negocios de Altán y en conjunto con la propia propuesta de convenio concursal.

Hay gente en México que abiertamente no quiere a la Red Compartida y sus ataques no se dirigen contra Altán, por lo que escuchar la palabra concurso mercantil es melodía para sus oídos. ¿Qué piensa usted de ello?

— Para nuestro cliente es positivo que Altán haya iniciado un procedimiento concursal y eso no quiere decir que Altán se vaya ir a la quiebra. Un concurso mercantil es todo un mecanismo legal que permite reestructurar sus deudas, todas las que tiene Altán, con cada uno de sus acreedores. Nosotros vemos muy positivo que quiera Altán reestructurar sus deudas, porque a nadie conviene y menos a sus creedores, que ellos sean declarados en quiebra, porque en una quiebra lo único que resulta es vender los activos de Altán y tratar de pagar a los acreedores en la mayor medida posible.

En esta figura a la que se adhirió Altán es para reestructurar su deuda y para que Altán continúe brindando sus servicios y que además pueda dar viabilidad a un proyecto que fue constituido desde el sexenio anterior y que es muy ambicioso, y nosotros, como mexicanos, debemos tener el interés de que siga adelante, porque su finalidad es dotar de conectividad a la mayor parte de la República. Esos mensajes negativos no ayudan a estos procesos. Desde nuestra perspectiva, sí estamos interesados que Altán proponga un plan muy viable tanto para ellos como sus acreedores y que logre prestar el servicio, que es para lo que fue constituida Altán.

Ustedes son acreedores, pero se escuchan con mucha confianza en que Altán les pagará. ¿Tanta confianza le tienen?

Altán nos ha estado dando la cara directamente. No se ha escondido. Cada vez que teníamos una duda sobre su concurso mercantil y hasta que fue finalmente aprobado, no hubo ocasión en la que Altán se escondiera o que no se pusiera al teléfono para alguna comunicación. Oportunamente nos fueron informando  del proceso concursal, desde que lo iniciaron y ahora que lo aprobaron y que acaban de publicar la declaración de sentencia de concurso mercantil. En ese sentido, las comunicaciones que ha tenido mi cliente de manera directa con Altán han sido muy positivas.

Como usted, al parecer, el gobierno federal y en particular el presidente Andrés Manuel López Obrador también empuja un respaldo para esa compañía…

— Nosotros partimos de la base de que el Poder Judicial es totalmente independiente del Poder Ejecutivo. Si bien es cierto, el Presidente ha emitido diversas declaraciones en las cuales manifiesta apoyar que Altán siga operando de manera formal, es totalmente ajeno lo que manifiesta la intención del presidente a lo que en realidad suceda durante el trámite judicial del procedimiento concursal de Altán. ¿Por qué digo esto? Porque si bien es cierto que la intención del presidente es apoyar, también puede ser el caso que durante el procedimiento existan factores que impidan que Altán siga con la marcha de sus negocios.

La realidad se va a ver reflejada durante el desarrollo del propio procedimiento concursal. En ese sentido, nosotros estimamos que será un proceso bastante abierto, que va a permitir a los acreedores opinar respecto la propuesta de convenio y su viabilidad, y sobre todo si se adhieren a esa propuesta de convenio concursal.

Disculpe la burda expresión: ¿Pueden ustedes coordinarse con otros equipos legales para apoyar o echarle montón a Altán Redes?

— En términos de la propia Ley de los Concursos Mercantiles, una vez que el conciliador emita una lista definitiva, vamos a conocer quiénes son los acreedores de Altán, por qué monto y que a su vez serán aprobados por el juez. Y, en su caso, allí sí podremos tener comunicaciones porque no hay impedimento legal de tener comunicación los abogados de los otros acreedores para platicar respecto de la viabilidad del convenio.

Inclusive podemos formar un grupo de acreedores que apoye a la propia empresa Altán a salir adelante con la reestructura. Nuestra intención, la de mi representada, es apoyar a la empresa para que sí salga adelante, porque a nadie nos conviene que vaya a la quiebra. Esperemos que los otros acreedores estén en la misma sintonía.

EXiS escoge a Altán Redes como su proveedor y de inicio peleará mercado a Vasanta y Spica Telecom

EXiS Telecom S.A. de C.V. se convirtió en el nuevo operador móvil virtual en ingresar al mercado de la telefonía e Internet en México y también en la oferta de otras soluciones relacionadas con seguridad.

La compañía contaba desde abril del 2018 con una autorización para revender servicios de video, voz y datos en el país, pero fue recientemente que convino con Altán Redes el uso de insumos mayoristas que provee la Red Compartida.

El concesionario Altán atraviesa por un proceso de concurso mercantil para renegociar deuda con sus proveedores y para mantener los despliegues de inversión.

Altán anunció en los últimos días de agosto que logró un crédito de 50 millones de dólares para ampliar la cobertura de la Red Compartida, red de telecomunicaciones en la que se soportan 27 marcas de telefonía e Internet móviles, así como otras 24 marcas de Internet inalámbrico fijo. EXiS es ahora la marca número 52 que se suma a la Red Compartida de Altán.

EXiS Telecom tiene su domicilio en el Paseo de la Reforma, 199; en la Ciudad de México. Liébano Sáenz es el presidente y cofundador de EXiS.

La compañía venderá servicios móviles 4.5G, con paquetes de 50 a 260 pesos y con capacidades de 6GB a 21.5 GB.

Y, a través de una alianza con la empresa de seguridad ADT, brindará un servicio de botón de pánico por medio de una plataforma que dará asistencia en casos de seguridad, emergencia médica e incendio, todo desde un dispositivo móvil y con otros precios.

EXiS dijo que proveerá conectividad en zonas rurales, empezando con un piloto en Hidalgo y con planes de despliegue para Oaxaca, Chiapas y el sureste del país.

«El objetivo es llevar conectividad Wi-Fi a partir de antenas satelitales en donde no hay actualmente redes comerciales ni servicios, en un esquema escalonado, con servicios gratuitos, patrocinados y de paga a precios bajos», dijo la empresa.

De ser así, EXiS se convierte ya en un competidor directo de Spica Telecom y Vasanta Telecomunicaciones, porque ambas también pelean mercados desatendidos y rurales.

Liébano Sáenz, presidente y cofundador de EXiS, expuso que este proyecto surgió hace dos años con la meta de cubrir las necesidades de las telecomunicaciones de los usuarios en su vida diaria sin complicaciones y a costos accesibles:

“El país ahora tiene un abanico variado de ofertas y los usuarios han sido los más beneficiados. A quienes traemos servicios al mercado nos ha obligado a pensar en más y mejores respuestas para nuestros clientes. EXiS llega puntual a México, en un momento en el que interconectar a todos es la clave para un mejor futuro, y llegamos con una propuesta de dar más y mejores soluciones”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Altán Redes obtiene crédito de 50 mdd para continuar con reestructura financiera

Altán Redes obtuvo un crédito por 50 millones de dólares para continuar con el rediseño de la empresa y reorganizar sus compromisos financieros.

En un comunicado, la empresa presidida por Salvador Álvarez detalló que el crédito fue obtenido por parte de accionistas bajo la regulación de la Ley de Concursos Mercantiles, cuyo dinero es indispensable para mantener la operación de su red y los servicios de telecomunicaciones a clientes y usuarios finales.

Agregó que los recursos se obtuvieron a través de un contrato de crédito DIP (Debtor in Possession, por sus siglas en inglés), que fue autorizado por una Juez de Distrito en Materia Civil en la Ciudad de México.

Cabe recordar que el 2 de agosto Altán Redes fue admitida a concurso mercantil, cuyo trámite es importante para su proceso de reestructura, pues actualmente tiene una deuda financiera de más de 17 mil millones de pesos.

En este sentido, la empresa reconoció que solicitó entrar a concurso mercantil por las complicaciones que tuvo para negociar la reestructuración de deuda con sus acreedores Nokia y Huawei, lo cual impidió inyectar el aumento de capital que acordaron accionistas con la empresa en abril pasado.

Altán Redes es la encargada de desplegar y operar La Red Compartida para dotar de cobertura al 70 por ciento de la población mexicana, incluyendo cobertura social a zonas de alta marginación y exclusión digital nacional para cubrir a 122 mil localidades de entre 250 a 5 mil habitantes.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

¿Por qué Altán Redes solicitó entrar en concurso mercantil?

Con el objetivo de romper la brecha digital en México y acercar los servicios de telecomunicaciones en las zonas más apartadas del país, durante la administración pasada se puso en marcha la empresa público-privada Altán Redes, encargada del despliegue de la Red Compartida; la cual inició una solicitud para un proceso de concurso mercantil.

El 21 de marzo de 2018 Altán Redes inició operaciones con una cobertura del 32.2 por ciento. En mercado, dicha empresa ofrece servicios mayoristas de telecomunicaciones a través de una red inalámbrica 4.5G o superior que utiliza 90 MHz de la banda de 700 MHz, bajo el esquema de banda 28.

Tres años después, la compañía cuenta 3 millones de usuarios y 100 Operadores Móviles Virtuales (OMVs) distribuidos en todo el territorio nacional y una cobertura del 90 por ciento. Su meta al 2022 es alcanzar una penetración del 92.2 por ciento del territorio mexicano y cubrir en forma progresiva a los 132 Pueblos Mágicos para el 24 de enero 2022.

Sin embargo, desde la concepción del proyecto y posteriormente en la implementación del mismo, diversos especialistas del sector dudaron sobre la viabilidad, rentabilidad y soporte financiero que tendría la Red Compartida en México, acusó Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI).

“Secuestro” del espectro radioeléctrico

Tras darse a conocer el proceso de concurso mercantil, Bravo indicó que el principal riesgo en la crisis financiera de Altán Redes es la subutilización del espectro radioeléctrico que está en poder de la empresa.

“La quiebra es lo de menos. Esta quiebra está provocando que no se utilice el espectro radioeléctrico y eso si es preocupante”; mencionó en entrevista con MILENIO.

En julio del 2018, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) otorgó en aquel entonces a la empresa PROMTEL, en su carácter de concesionario, un título de concesión para usar, aprovechar y explotar la banda de frecuencias del espectro radioeléctrico para uso comercial de la banda de 700 MHz.

Crisis financiera genera incertidumbre

De acuerdo con el presidente de la AMEDI, el concurso mercantil es un eufemismo de una quiebra financiera, que compromete toda la operación, modelo de negocio y a sus socios; situación que advirtieron diversos especialistas desde antes de la creación de la compañía.

“El modelo no le ha dado el retorno de capital, porque las inversiones son a largo plazo; tampoco tiene los ingresos para ser sustentable mientras recupera sus recursos. Mete incertidumbre a los operadores móviles virtuales y a los prestadores que dan servicios modelos porque el modelo no está cumpliendo sus expectativas”, agregó Bravo.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO