América Móvil, de Slim, prevé entrarle a la TV de paga este año

América Móvil prevé que este año el Instituto Federal de Telecomunicaciones le otorgue su licencia de televisión de paga a Telmex, afirmó Daniel Hajj Aboumrad, director general de la compañía.

“Espero que podamos tener la TV en Telmex para este año. Como dijimos, en el mundo, no hay una compañía, una telefónica, que no tenga licencia de TV paga. Espero que podamos obtener esa licencia de TV paga este año”, aseguró el directivo de la empresa en conferencia con inversionistas.

Agregó que la empresa controlada por Carlos Slim ha esperado durante 10 años que el IFT le otorgue la licencia para dar servicio de paga en el país.

El órgano regulador de las telecomunicaciones le ha negado la licencia de TV restringida a América Móvil debido a que es un Agente Económico Preponderante (AEP) en el sector de las telecom en el país.

Por otra parte, Daniel Hajj explicó que para este año su Capex no aumentará y quedará en 8 millones de pesos.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

América Móvil deberá sujetarse a regulación asimétrica en interconexión

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en sesión remota, revocó un amparo otorgado al agente económico preponderante de telefonía móvil, Radiomóvil Dipsa, S.A. de C.V. (América Móvil), en contra del régimen de tarifas asimétricas de interconexión a redes para 2018.

A mediados de marzo pasado, la misma sala confirmó la legalidad del acuerdo emitido por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que estableció las condiciones técnicas mínimas para la interconexión entre concesionarios que operan redes públicas de telecomunicaciones, e impuso tarifas de interconexión a la compañía América Móvil para 2018.

Producto de la reforma en competencia económica y telecomunicaciones del 2013-2014, se determinó que el IFT tenía la facultad de establecer un régimen tarifario asimétrico para los agentes económicos preponderantes, con el objeto de eliminar barreras para la competencia y la libre concurrencia de los mercados. En su condición de preponderante, América Móvil quedó obligado a cobrar a sus competidores una tarifa de interconexión a su red móvil más baja que la que estos pueden cobrarle, con el propósito de contrarrestar su poder de mercado. La Sala consideró que, para determinar las tarifas, el IFT realizó las consultas públicas a las que está obligado.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

PERSPECTIVAS_ Amarrar a Televisa o soltar a Telmex para nivelar la TV de paga, ¿qué será mejor para el IFT?

Transcurrieron ya seis meses desde que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) resolvió, a través de su Autoridad Investigadora (AI), que Grupo Televisa es un agente con poder sustancial de mercado en la televisión de paga de 35 municipios del país. Es decir, Televisa es una empresa que podría influir en ese segmento de negocio con prácticas comerciales a su favor y presionar las operaciones de todos los otros competidores que también participan en el mismo sector, afectando así la competencia y concurrencia de actores.

El regulador IFT ha confirmado que sería en el primer trimestre del año 2022 cuando presentará la regulación “especial” que aplicará a Televisa en ese particular negocio de esas 35 plazas, pero entonces el mercado de la televisión de paga no será el mismo que en 2019 o 2020, cuando la Autoridad Investigadora comenzó a sospechar el posible poder sustancial de la compañía tras una compraventa de activos de video y fibra de Axtel ocurrida a fines del 2018; ni el mismo seis meses después de aquel 18 de noviembre de 2020 en que se atrevió a señalar otra vez a la televisora con esa denominación.

Esto lo recuerda bien el IFT, porque fue por una argumentación parca en este sentido, entre otros elementos, que el equipo jurídico de Televisa consiguió tirar en marzo del 2018 una primera denominación de poder sustancial de mercado en televisión de paga, pero a escala nacional que el IFT había anunciado una noche de viernes de abril de 2015 y de manera muy discreta a ciertos medios de comunicación.

Grupo Televisa, en lo que toca a esta parte, reconoce que se le viene encima una política regulatoria que impactaría las operaciones de todas sus empresas de televisión restringida —Izzi Sky, principalmente— con cobertura particular en aquellas 35 localidades y por eso se ha adelantado ya con la interposición de recursos legales en contra de la resolución P/IFT/181120/436 del 18 de noviembre de 2020, porque sabe que en la revancha del regulador podría venir, en el peor de los escenarios, una política de revisión tarifaria de sus servicios, como en algunos casos ya padece también el agente económico preponderante del sector; inclusive, que podría obligársele a la separación contable.

Históricamente, Televisa había sido el primer cablero de México con su marca Cablevisión, pero luego de un ambiente cambiante hacia la convergencia que vivió la industria de telecomunicaciones por el que aparecieron nuevos actores como Dish o Totalplay, y la televisión abierta que entró en una etapa de ingreso con altibajos —de los que más se nutría entonces la compañía—, más la reforma sectorial de telecomunicaciones que siete años después de su construcción ha podido agregar más de 5 millones de nuevas suscripciones netas de TV de paga, fue que Televisa se arrojó a comprar varias cableras regionales y a crecer orgánicamente por todo el país a través de la marca consolidada Izzi Telecom, y al mismo tiempo intentó reforzar la operación de Sky con servicios agregados de voz e Internet, porque en los últimos años esa empresa no ha dejado de perder clientes en las mediciones netas.

A excepción de su participación en la cablera TVI, que no está claro en sus reportes financieros cuánto dinero le costó, Grupo Televisa gastó 23,450 millones de pesos en la compra de marcas como Cablemás, Cablecom o Telecable, para crecer en televisión restringida por ese camino; y sólo entre los años 2015 y 2020, invirtió 1,174.4 millones de dólares en la construcción de nuevas redes propias para ofrecer al consumidor desde allí nuevos paquetes de servicios de múltiple play (voz fija, voz móvil, banda ancha, video y streaming), que significaron un susto para Megacable, el otro rival histórico del negocio fijo.

En poco más de una década, Grupo Televisa lleva invertidos, al menos, 2,480 millones de dólares a su brazo de telecomunicaciones fijas, según los informes de la compañía a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Lo anterior y la configuración también de productos innovadores como Izzi TV y otros no tanto como el OTT Blim, dieron a Televisa el resultado de atender más de 13 millones 200,000 suscripciones de televisión restringida, el 64.46% del mercado nacional hasta el tercer trimestre del año 2020, independientemente de las tecnologías o marcas desde las cuales esa empresa se muestra al consumidor.

Y desde la compra nacional de 227,802 clientes residenciales de video, voz e Internet y también de 4,432 kilómetros de redes fijas sobre fibra óptica que fueron de Axtel, la empresa Televisa incrementó notablemente su participación de mercado en 35 localidades del país, colocándose allí con una participación de entre el 64.2 y casi el 80% del mercado de televisión de paga de 35 esas localidades, que son ahora las que acercan a Grupo Televisa hacia una regulación especial y que ponen al IFT ante el aprieto de regular y de qué modo a Televisa o de allanar el ingreso de nuevos actores, por ejemplo, de permitir que alguna empresa de América Móvil ingrese al mercado de la televisión de paga en esos 35 lugares, llamados por el regulador como “mercados relevantes”.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones valorará entonces en su definición de política regulatoria sobre el poder sustancial de Televisa, la conveniencia de imponer lo que significaría una barrera para esa compañía y que ésta se ampare además ante el Poder Judicial contra cualquier resolución del IFT o que, por el contrario, quite la veda y le permita al otro gigante de la industria entrar a competir, por lo menos, donde Televisa es sobradamente dueña del mercado de TV de paga.

El discurso del IFT, dentro y fuera de México, ha sido en lo que va de sus siete años de vida aquél de no imponer, sino de quitar barreras y que sea la misma industria, a través de sus inversiones y productos innovadores, quien habilite la competencia del mercado.

“Cuando existe concentración o demasiado poder de mercado de uno de los agentes, es importante definir si las causas son acciones propias del agente o derivadas de las condiciones naturales del mercado. Y este es el punto focal de las políticas de competencia. A veces, los reguladores intentan colocar restricciones al agente, aunque lo más adecuado es crear condiciones para que otros agentes puedan ingresar y competir en igualdad de condiciones. Esto último, sería lo más adecuado en este caso en particular. Facilitar o permitir la entrada de otros actores traerá beneficios a los consumidores, ya que podrán tener mayores opciones a elegir o mejores precios derivados de la misma competencia. Y este debe ser el objetivo final de cualquier decisión que tomen los reguladores”, platicó Gerardo Mantilla, analista en Artifex Consulting y tiempo más atrás, regulador de telecomunicaciones de Venezuela.

Grupo Televisa no tiene anulada a su competencia, porque, incluso, en materia de inversiones a despliegues de red, Megacable invirtió más dinero en 2020 que esa compañía en fijo: un total de 8,080 millones de pesos, el doble que Izzi Telecom en el año; y también invirtió 500 millones de pesos más a redes que Izzi en el primer trimestre del 2021.

Pero factores como la salida de Axtel del negocio masivo, las dificultades financieras de Maxcom para crecer en el segmento residencial, la estrategia de Totalplay de ir primero hacia las plazas donde pueda conseguir más rápidamente el retorno de su inversión, un StarTV que recién comenzó a operar y un Telmex que tiene impedida la distribución de video, son una combinación de causas que han hecho de Televisa una marca con demasiada participación de mercado, quizá sin esperarlo.

Mientras la Autoridad Investigadora hacía su trabajo de investigar a Televisa, radicada en los expedientes AVC-002-2018 y AI/DC-002-2019, la empresa Claro TV S.A. de C.V. solicitaba al mismo tiempo al IFT la concesión para comenzar a desplegar productos de video por todo México.

Esta compañía —propiedad de América Móvil, sobre la que no pesa alguna política regulatoria conocida por ser AMX empresa preponderante y que hace unos meses se fusionó con Claro Sat y que de paso consiguió una autorización para vender capacidad satelital en el país— tiene prometida una primera inversión de 6,029 millones de pesos (302 millones de dólares) para construir y contratar redes ya instaladas por donde enviar al consumidor productos de video, si el regulador IFT le habilita una concesión para este fin.

En su promesa, Claro TV dijo que contrataría capacidad a la Red Compartida, un proyecto del Estado mexicano que es respaldado por el IFT, y que compraría también capacidad de fibra óptica a Telmex o al brazo mayorista de Telmex, la Red Nacional Última Milla, nueva empresa que igual es resultado de la política regulatoria del IFT para Teléfonos de México.

Telmex, en solitario, insiste cada año en que se le permita ofrecer productos de video al consumidor. Ante la prohibición expresa escrita en su título de concesión y hasta que el regulador defina que esta compañía acreditó la totalidad de obligaciones establecidas en la regulación de preponderancia, la telefónica no ha podido cumplir ese sueño. Sin vulnerar la regulación del IFT, Telmex formalizó en 2019 una alianza comercial con Netflix para meter a ese OTT en sus paquetes de Infinitum y recién hizo lo propio con Disney+.

Teléfonos de México afirmó en su último reporte financiero que cuenta con los recursos suficientes para vender televisión de paga y otros productos de video, además de una red de fibra óptica que supera los 300,000 kilómetros de extensión y resumidamente, la de mayor tamaño en el país. La inversión de esta empresa sumó 16,942 millones de pesos en todo 2020, el doble de lo invertido por Megacable y cuatro veces más que Izzi, pero sólo para poder vender servicios de voz y banda ancha, esto en el mercado masivo.

En el Instituto Federal de Telecomunicaciones se ha considerado recientemente esa posibilidad de permitir a Telmex entrar por fin al negocio de la televisión, por primera vez en 31 años desde que se privatizó esa telefónica. Pero esta determinación no derivaría directamente de una política regulatoria que responda al poder sustancial de Televisa, aunque sí una decisión ayude a la par a equilibrar la competencia en la televisión de paga y que de paso ayudaría a una compañía, Telmex, que lleva un lustro con pérdidas financieras, demostrables con sus reportes en la BMV, al permitírsele acceder a una nueva fuente de ingresos.

Además, en distintas sesiones del pleno del IFT y resoluciones de diferentes años, comisionados de este órgano autónomo explicaron a sus colegas porqué una entrada de Telmex a la televisión volvería más competitivo ese mercado. Incluso, en resoluciones derivadas de revisiones a la política regulatoria que aplica a las empresas de América Móvil se ha comentado cómo pudiera beneficiar al consumidor y al equilibrio del mercado el hecho de que Telmex distribuya contenidos de televisión de paga.

Alrededor de 14 millones de personas habitan en los 35 mercados relevantes donde Televisa fue hallada empresa con poder sustancial. Ellos son los directamente afectados en la calidad de la prestación del servicio y los precios. En caso que la televisión restringida haya perdido su equilibrio allí.

Para el resto de competidores queda valorar qué le convendría más: estirar su cartera de inversiones y mejorar sus ofertas para alcanzar algún día a Televisa o pensar los pros y contras de que Telmex distribuya televisión, aunque eso implique que entonces Telmex, quizá, pueda comprar Dish.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

América Móvil cerraría la venta de Tracfone en tercer trimestre de 2021

El gigante de las telecomunicaciones América Móvil, del magnate mexicano Carlos Slim, informó este miércoles que busca concretar la venta de su subsidiaria Tracfone a la estadounidense Verizon en el tercer trimestre de este año.

Durante una llamada con analistas para presentar los resultados de América Móvil del primer trimestre, el director general, Daniel Hajj, aseguró que espera cerrar la operación en el tercer trimestre.

En el primer trimestre de 2021, América Móvil tuvo unos beneficios de mil 810 millones de pesos (90,9 millones de dólares), mejorando así los resultados del primer trimestre de 2020, cuando tuvo unas pérdidas de 28 mil 862 millones de pesos (mil 450 millones de dólares).

En septiembre del año pasado, la multinacional mexicana anunció un acuerdo para vender el 100% de Tracfone a Verizon, el operador de servicios móviles de prepago más grande de Estados Unidos, por 6 mil 250 millones de dólares.

En el primer trimestre de 2021, América Móvil tuvo unos beneficios de mil 810 millones de pesos (90,9 millones de dólares), mejorando así los resultados del primer trimestre de 2020, cuando tuvo unas pérdidas de 28 mil 862 millones de pesos (mil 450 millones de dólares).

Entre enero y marzo, la compañía tuvo unos ingresos totales de 248 mil 186 millones de pesos (12 mil 472 millones de dólares), un 0.8% menos que en el mismo período del año anterior, y unos costos y gastos de 166 mil 529 millones de pesos (8 mil 368 millones de dólares), una reducción del 3.4%.

El Ebitda (resultado bruto de explotación ajustado) trimestral de América Móvil aumentó un 5.2% para situarse en 81 mil 656 millones de pesos (4 mil 103 millones de dólares), mientras que la utilidad de operación aumentó un 5.7% hasta los 41 mil 147 millones de pesos (2 mil 068 millones de dólares).

La empresa registró en marzo una deuda neta total de 522 mil 323 millones de pesos (26 mil 247 millones de dólares).

En 2020, América Móvil registró beneficios netos por 46 mil 853 millones de pesos (2 mil 330 millones de dólares), un 30.8% menos que el año anterior.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

América Móvil reporta ganancia de mil 810 mdp en primer trimestre

América Móvil reportó una ganancia de mil 810 millones de pesos durante el primer trimestre de 2021, lo que se aleja de las pérdidas por 28 mil 862 millones de pesos que tuvo la empresa durante el mismo periodo del año pasado.

En un reporte a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) detalló que sus ingresos durante el trimestre se redujeron 0.8 por ciento anual; pasaron de 250 mil 62 millones de pesos el año pasado a 248 mil 186 millones de pesos en 2021.

No obstante, el costo del financiamiento —uno de los aspectos que se disparó el año pasado dada la depreciación de las monedas latinoamericanas frente al dólar— se redujo 54.6 por ciento. Pasó de 79 mil 16 millones de pesos el año pasado a 35 mil 849 millones.

América Móvil detalló que en el trimestre sumó 6 millones de adiciones de líneas móviles; 3.3 millones de suscriptores de postpago y 2.8 millones de prepago. Los mayores aumentos se registraron en Brasil para ambos servicios. En total cuenta con una cobertura de 293 millones 538 mil líneas celulares, 3.9 por ciento más que el año pasado.

En la plataforma de línea fija terminaron con 80 millones 680 mil accesos, lo que representa una reducción de 0.9 por ciento. Detalló que aumentaron en 246 mil los clientes de banda ancha, con casi todas las operaciones mostrando un aumento, excepto Austria donde se han dado desconexiones.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

PERSPECTIVAS_Negocios y empresas

Mientras que las telecomunicaciones en el mundo van hacia la convergencia total, en México se separaron los servicios. La razón es que América Móvil (Telcel y Telmex) es preponderante en el mercado y como Televisa no ha podido ganar mercado, presiona a las autoridades para que no le permitan integrar televisión a sus servicios.

En estas condiciones, México avanza lentamente en los servicios de telefonía e Internet, con una baja sistemática de precios, pero en el caso de la radiodifusión y, en especial, de la televisión de paga (en donde Televisa es preponderante) los precios se incrementan en perjuicio del consumidor.

A principios de marzo la Suprema Corte de Justicia de la Nación confirmó en definitiva la preponderancia de América Móvil, por lo que se mantienen 186 restricciones o “medidas asimétricas” contra la empresa de Carlos Slim.

En principio esta medida podría considerarse de justicia social, ya que hay una firma que domina el mercado. Sin embargo, la realidad es que las restricciones a la empresa de Slim a quien perjudican es a los consumidores, porque no se llevan a cabo inversiones suficientes y los servicios que se ofrecen en el país son más caros que en el extranjero.

Después de tres lustros de imponer restricciones legales a América Móvil, se ha comprobado que las medidas no han generado un mercado más equilibrado. Por lo que la conclusión es que, si se mantienen las mismas políticas, es imposible obtener resultados diferentes en beneficio del consumidor final.

Si se quiere reducir la participación de mercado de la empresa de Slim, hay que dividirla en dos o más participantes, como lo hizo el gobierno de Estados Unidos con la Standard Oil de John D. Rockefeller en 1899. Gracias a esa división se acabó con el monopolio petrolero y se logró estimular la competencia.

En el caso de la preponderancia de Televisa en televisión de paga, la solución es más fácil, simplemente con que le quiten los candados a América Móvil se acabará con ese cuasimonopolio, debido a que la firma de Slim cuenta con este servicio en América Latina a precios competitivos.

A los consumidores nos urge que las autoridades cambien de estrategia en materia de telecomunicaciones para generar nuevas inversiones en este sector vital para la economía.

Con información vía La Jornada

América Móvil se alía con AWS para reforzar estrategia de nube en Brasil

Las filiales brasileñas de América Móvil, Claro y Embratel, se asociaron con Amazon Web Services (AWS) para acelerar la adopción de la nube, las soluciones de Internet de las cosas (IoT) y prepararse para la demanda de la tecnología 5G.

Juntas implementarán un Centro de Excelencia en la Nube, cuya misión será apoyar la integración de soluciones en la nube en diversas iniciativas, segmentos y carteras de las empresas, aprovechando la infraestructura de AWS.

Además, las tres compañías trabajarán de la mano en mejorar soluciones de Internet de las cosas (IoT) para distintos segmentos de los clientes con arquitecturas de microservicios. Y Claro se apoyará en la nube de Amazon para agilizar su proceso interno de transformación digital.

Otro punto importante del convenio de colaboración entre las firmas es que les ayudará a cumplir con las crecientes demandas de servicios en la nube que generarán tecnologías como 5G.

Claro ya desplegó 5G en Brasil de manera comercial, pero la expansión del servicio también dependerá de que el regulador licite más espectro radioeléctrico pronto. Asimismo, la empresa está explorando las capacidades de la tecnología de quinta generación en entornos industriales.

Mário Rachid, director Ejecutivo de Soluciones Digitales de Embratel, destacó que “Claro ha ido aumentando su participación en el mercado de la nube a través de Embratel (…). Con la tecnología 5G, cada vez será más necesario procesar aplicaciones de alto rendimiento y baja latencia”.

En tanto, el Director General de AWS en Brasil, Cleber Morais, señaló que la compañía tecnológica se está aliando con un actor muy importante en el mercado, Claro, y para reforzar el acuerdo ya se capacitó a 350 especialistas del operador en los temas de desarrollo de la nube.

Con información via DPL News

Slim cierra año del Covid-19 con mejoría en todas sus empresas

En el cuarto trimestre del 2020 la fortuna del magnate mexicano Carlos Slim registró un fuerte aumento, después de que en los nueve primeros meses del año sufrió cuantiosas pérdidas. El aumento respecto al tercer trimestre fue de 129,280 millones de pesos, incremento que no se veía desde el cuarto trimestre del 2016. Sin embargo, en el acumulado en todo el 2020 el valor de su fortuna no logró sobreponerse a los retrocesos de los tres primeros trimestres y el repunte del cierre del año no alcanzó a borrar las perdidas, dejándole una disminución de 27,138 millones de pesos.

Algo importante a destacar es que en el cuarto trimestre del 2020, Grupo Carso contribuyó con la mayor parte del aumento en el valor de mercado de las empresas de magnate mexicano. La aportación fue de 47,227 millones de pesos, superando la de América Móvil (AMX) que fue por 47,106 millones de pesos, empresa que por su peso en el conglomerado es la que por lo general realiza la mayor aportación, aunque también algo importante a destacar fue que todas las empresas sumaron valor a la fortuna del hombre más rico de México.

El ingreso por la venta de bienes y servicios en las empresas del magnate mexicano de 81 años, resistió la estrepitosa caída de la economía nacional. El 2020 es uno de los años que pasará a la historia con el peor desempeño en casi 90 años, sin embargo, pese a la drástica caída en prácticamente todos los sectores de la economía mexicana, el conjunto de empresas de Carlos Slim registró una baja de apenas 3.2% en los ingresos y un aumento de 67.2% en la utilidad neta en el cuarto trimestre del 2020, respecto al mismo trimestre de un año antes.

Pese a representar solo 10% del valor de mercado de las empresas, Grupo Carso aportó el 37% del aumento en el valor de mercado del conglomerado de empresas. Si bien América Móvil representa poco más de dos terceras partes del valor de capitalización de las empresas de Slim, en el cuarto trimestre no pudo superar la aportación de Grupo Carso, ello se explica por que en el último trimestre del 2020 no registró paro de actividades en ninguna de sus divisiones de manufactura de cable y en la de autopartes, hecho que le permitió mantener su cuota de mercado e incrementar sus ventas.

La operación y finanzas en las empresas

De acuerdo con informes de las empresas, a principios del cuarto trimestre del 2020 la recuperación económica ya estaba en marcha y parecía estar acelerándose en la mayor parte de la región de operaciones de las empresas del magnate mexicano, con niveles de confianza repuntando en noviembre después de realizarse las elecciones presidenciales de Estados Unidos y poco después, los anuncios de aprobación de vacunas contra el virus Covid-19.

En ese contexto, las monedas latinoamericanas, que se habían depreciado fuertemente frente al dólar estadounidense al inicio de la pandemia se fortalecieron notablemente, el peso mexicano, colombiano y chileno subiendo más o menos un 10% frente al dólar durante el trimestre y también se fortalecieron otras monedas, incluyendo el euro y el real brasileño, que se recuperaron 4.0% y 7.9%, respectivamente.

La diferencia registrada entre los aumentos del valor nominal del peso y los de tipos de cambio constantes, tuvieron que ver principalmente con que el peso mexicano se apreció frente a la mayoría de las monedas latinoamericanas, especialmente frente al real brasileño (22.9%), lo que disminuyo el valor en pesos de los ingresos denominados en reales brasileños, esto fue particularmente importante en el lado de América Móvil, dado que ello representó una importante ganancia por fluctuación cambiaria, al compensar el efecto de la depreciación del peso mexicano frente al dólar estadounidense en 6.2%, y el euro 13.0 por ciento.

En el último trimestre del 2020, la recuperación en el empleo en las empresas de Carlos Slim, aunque fue de apenas 0.84% respecto al trimestre previo, muestra un aumento en los niveles de operación al cierre del año, pero la mejor noticia podría ser que en el 2021 se puede recuperar parte de lo perdido en el año de la pandemia y ya con vacunas aplicadas a la mayor parte de la población, la urgente necesidad de echar andar la planta productiva e incorporar a todas las actividades de servicios y sobre todo la fuerte tracción de la economía de Estados Unidos, el 2021 puede ser un mejor año para todos los mexicanos.

El 2020 es uno de los años que pasará a la historia con el peor desempeño en casi 90 años, sin embargo, pese a la drástica caída en prácticamente todos los sectores, de la economía mexicana, el conjunto de empresas de Carlos Slim registró una baja de apenas 3.2% en los ingresos y un aumento de 67.2% en la utilidad neta en el cuarto trimestre del 2020.

Con información vía El Economista

América Móvil propone crear fondo millonario de recompra de acciones

América Móvil (AMX) propuso una serie de iniciativas a sus accionistas, entre la que destaca una que prevé la creación de un fondo para recomprar acciones.

La compañía de Carlos Slim detalló que dicho fondo de compra de acciones propias sería de 25 mil millones de pesos mexicanos.

Se trata del “establecimiento de un fondo destinado a la adquisición de acciones propias por la cantidad de 25 mil millones de pesos, a ser utilizado durante el periodo abril 2021 – abril 2022, cantidad que incluirá el saldo del fondo de recompra de acciones propias de AMX a la fecha de las Asambleas”, detalló la compañía.

Asimismo, propuso a sus accionistas el pago de un dividendo por la cantidad de 40 centavos de peso mexicano por acción, pagadero en dos exhibiciones iguales, a cada una de las acciones de las series “AA”, “A” y “L”.

Detalló que este pago incluye el dividendo preferente correspondiente a las acciones de la serie “L”, y estará sujeto a los ajustes derivados de la recompra o recolocación de acciones propias, entre otros eventos corporativos que varíen, en su caso, el número de acciones en circulación en cada una de las fechas de pago del mismo.

Además, propuso la cancelación de todas las acciones que, a la fecha de las Asambleas, América Móvil mantenga en tesorería, adquiridas como parte de su programa de adquisición de acciones propias (recompra).

Las asambleas tendrán verificativo durante el mes de abril.

Con información vía DPL News

América Móvil concentró 59% del total de suscripciones de telecom en México en 2020

Pese a la crisis derivada de la pandemia de covid-19, la participación de América Móvil en las telecomunicaciones se mantuvo, indica un análisis sobre la preponderancia de la consultora Telconomía. Al segundo trimestre del 2020 concentró 59 por ciento de todas las suscripciones de telecomunicaciones en México.

“Ese nivel se ha mantenido constante durante más de un año y se explica principalmente por el rendimiento de Telcel en los servicios móviles que compensa lo que Telmex y Telnor han perdido en los servicios fijos”, dice el reporte.

De acuerdo con los datos de Telconomía, entre 2013 y 2020, la cuota de suscripciones de América Móvil en servicios de telecomunicaciones en agregado nunca ha bajado del 50 por ciento, proporción relevante para la figura del agente económico preponderante (AEP) establecida con la reforma de telecomunicaciones de 2013.

No obstante, cabe resaltar que esta cuota de mercado del 59 por ciento de América Móvil es la más baja de su historia desde 2013, donde la participación era del 66 por ciento.

En lo que respecta a segmentos, entre el primer trimestre de 2013 y el segundo trimestre de 2020, la participación de América Móvil en las suscripciones de banda ancha fija (donde tiene menor participación) pasó de 74 por ciento a 48 por ciento. El competidor que más se acerca es Grupo Televisa con 25 por ciento.

En el segmento de telefonía fija América Móvil pasó del 72 al 51 por ciento y se mantiene como el principal prestador de servicio, seguido también por Televisa, que concentra un 24 por ciento del mercado.

En servicios móviles, la participación de América Móvil en telefonía tuvo una ligera pérdida del 69 al 63 por ciento en el mismo periodo analizado y en banda ancha móvil del 80 al 71 por ciento, que es donde la empresa de Carlos Slim tiene mayor participación. En telefonía móvil la segunda empresa con más participación luego de Telcel es Telefónica con 21 por ciento de las suscripciones, pero en banda ancha móvil el principal competidor es AT&T con 16 por ciento de participación.

Las telecom durante la pandemia

El análisis de Telconomía estudia justo el periodo cuando el impacto de la pandemia de covid-19 fue más agudo, ya que fue en el segundo trimestre del 2020 (2T20) en México cuando el producto interno bruto se contrajo en más de 15 por ciento interanual y secuencialmente, según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

El encierro por la contingencia tuvo un impacto negativo en las telecomunicaciones móviles, donde hubo pérdida de suscripciones y facturación, particularmente de equipos. Según Telconomía en otras operaciones de telecomunicaciones de América Latina se observó un impacto similar durante ese periodo.

En contraste, permanecer en casa ocasionó que los servicios fijos aumentaran, o se mantuvieran, como es el caso de la televisión de paga debido a la explosión del teletrabajo y la educación en línea.

Con información vía MILENIO