ACTUALIDAD_ Los despidos masivos de las grandes tecnológicas dicen mucho sobre la realidad del trabajo

Deshumanizante. Desgarrador. Una bofetada en la cara. Traición. Los trabajadores de tecnológicas utilizan todas estas frases para describir la ola de despidos del sector.

«Es duro sentirse traicionada, pero no puedes dirigir tu ira hacia nadie en concreto. Trabajar para una de las empresas más importantes del mundo no hace que dejes de ser considerado como un número», escribió Katie Olaskiewicz, exempleada de Google.

En las últimas semanas, las tecnológicas hicieron 40,000 despidos

Los sentimientos de dolor y traición no son ninguna sorpresa.

Durante años, la industria tecnológica fomentó entre sus trabajadores la idea de que su trabajo era algo más: «formaban parte de una familia que luchaba por un objetivo común».

Ahora con la primera oleada de despidos, en dos décadas, que golpea a las tecnológicas, los trabajadores —tanto los despedidos como los que se han quedado— se enfrentaron a esa dura realidad: el trabajo no tiene nada que ver con la familia.

Google animaba a sus Googlers a pasar todo el día en su campus

Aunque Silicon Valley no es ajeno a las crisis que ha sufrido la tecnología, en la última década, algunos gigantes del sector, comenzaron a dar a sus empleados algo más que un objetivo: una sensación de seguridad.

En Google, la empresa se refiere a sus trabajadores como «Googlers«, un apodo con el que se les da un sentimiento de pertenencia. En sus inicios, marcó el comienzo de todas las comodidades imaginables en su campus de trabajo, donde los empleados podían pasar todo el día y hasta la noche sin necesidad de salir. 

Además, la compañía animaba a la gente a dar 100% en su puesto de trabajo.

Meta empezó con la sensación de empleados felices

Los primeros días de Facebook, ahora Meta, estuvieron marcados por la disrupción.

Pero en la década de 2010 se convirtió en un gigante por derecho propio. En su campus de Menlo Park, California, los empleados podían asistir a clases colectivas de gimnasia en uno de los gimnasios de la empresa y desayunar en una de las cafeterías. 

Facebook fue votado como el mejor lugar para trabajar en 2018, en parte porque alentaba a las personas a llevar su «yo auténtico» al trabajo.

La percepción externa era que la plantilla se sentía feliz, tenía éxito y había logrado el equilibrio perfecto entre el trabajo y la vida personal. 

Pero empezaron a aparecer grietas: primero, en la propia empresa, que parecía sufrir un escándalo tras otro, y luego, en su cultura interna. «La presión para que actuemos como si todo fuera bien es demasiada», afirmaba una joven empleada en 2019.

«No debería haber esta presión para fingir que me encanta algo cuando no lo siento así».

Ahora, las tecnológicas que fomentaban esa idea familiar, la han hecho añicos con los despidos

Por ejemplo, Marc Benioff fundó Salesforce bajo el lema ohana, término hawaiano que significa familia. Cuando llegó el momento de despedir al 10% de su plantilla a principios de este mes, el propio Benioff se refirió a esta idea de familia.

«Los empleados afectados no son solo compañeros. Son amigos. Son familia», escribió en una carta, comparando los recortes con la muerte de compañeros.

En Meta, el CEO Mark Zuckerberg reconoció haberse equivocado en algunas grandes inversiones, sobre todo en el metaverso. En noviembre, la empresa despidió a 11,000 empleados, alrededor de 13% de su plantilla.

Al anunciar los despidos, Zuckerberg recurrió al lenguaje familiar, dando las gracias a los empleados despedidos por haber puesto «su corazón y su alma en este lugar».

Cuando fueron despedidos 12,000 googlers, estos afirmaron sentirse conmocionados y traicionados.

«Me cuesta creer que después de 20 años en Google me entere de que es mi último día por correo electrónico. Qué bofetada en la cara. Ojalá hubiera podido despedirme de todos en persona», tuiteó un ingeniero de software. 

Otro empleado despedido dijo: «Esto también demuestra que el trabajo no es tu vida, y que los jefes (especialmente los grandes) te ven como alguien 100% prescindible. Trabaja para vivir, no vivas para trabajar». 

La toxicidad de la idea de ‘familia’ rodea los despidos de las tecnológicas

La idea de que tu lugar de trabajo es como familia suena idílica. La familia es leal. Existe un sentimiento de confianza. Hay comunidad.

Sin embargo, difuminar la línea que separa lo personal de lo laboral puede tener un costo.

En su libro de 2021, Out of Office, los periodistas Charlie Warzel y Anne Helen Petersen se oponen al arquetipo del trabajo como familia. «Ya tienes una familia, elegida o no. Y cuando una empresa utiliza esa retórica, está reformulando una relación transaccional como emocional», defienden.

«Puede parecer seductor, pero es profundamente manipulador y, la mayoría de las veces, un medio para justificar que se paga poco por el trabajo. La familia evoca no solo cercanía, sino una devoción y un vínculo duradero, impregnado de sacrificio: la familia es lo primero», añaden.

Tratar a una empresa como una familia puede, en última instancia, obligar a los trabajadores a ignorar su propia explotación, según los autores, y el resultado puede hacer sentir sutilmente a los trabajadores que no deben pedir tiempo libre, más dinero o plantear quejas.

En otras palabras, lo que a primera vista debería ser una relación sencilla se convierte en un mar de culpabilidad

Eden King, profesor de la Universidad Rice especializado en psicología industrial y organizativa, afirma que algunas empresas que predican la mentalidad familiar la utilizan como cortina de humo para obtener más de sus empleados. 

«A veces, los líderes utilizan este tipo de lenguaje de una forma que no es auténtica y, de hecho, hace que la gente se desvincule. La idea de que todos formamos parte de una familia es falsa», indica King.

Ahora imagina lo que ocurre cuando esas mismas compañías deciden que han contratado a demasiada gente al principio de la pandemia, que su cuenta de resultados se ha resentido y que ha llegado el momento de reducir el número de empleados. 

«El despido no solo es impersonal, sino que puede resultar deshumanizante. Es un golpe para los que son despedidos, pero también para los que siguen en la empresa», afirma Sylvia Bonilla Zizumbo, coach de carrera y liderazgo que trabajó 17 años en Google antes de fundar su propia empresa hace 3 años. 

Cuando trabajas tienes 5 factores en juego

Según Bonilla Zizumbo, hay 5 factores en juego en el lugar de trabajo: la inversión de tiempo, la contribución, la propiedad y dedicación personal, el propósito del trabajo y el rendimiento.

Esos son los que nos hacen sentir satisfechos y exitosos en nuestro trabajo y nos impulsan a ser más ambiciosos y productivos. 

Al mismo tiempo, se trabaja con otras personas, se establecen relaciones y se crea confianza.

La parte humana del trabajo es fundamental para la empresa y es lo que mantiene motivados a los empleados. 

«Teniendo todo eso en cuenta, que de repente te despidan es como una traición. Da la sensación de que todo lo que puedes hacer para controlar el resultado (tiempo invertido, contribución, dedicación, alto rendimiento y lealtad) no importa», afirma Bonilla Zizumbo.

Un reinicio saludable, luego de los despidos en tecnológicas

King también asegura que un lugar de trabajo que fomentara un nivel saludable de compromiso, pertenencia y sentimiento de apoyo e inclusión tenía muchas ventajas. 

«Para mucha gente, las relaciones que tienen en el trabajo a nivel individual y la relación que tienen con la organización en su conjunto son muy importantes. Minimizar el impacto de la naturaleza de esas relaciones sería un error», afirma.

Una dinámica de trabajo ideal tiene lo que King denomina «apoyo organizativo percibido», donde los empleados sienten que su empresa se preocupa por sus necesidades, que tienen voz y que se les trata con justicia y respeto.

Se debe separar el trabajo de la identidad

Pero para las personas que están atrapadas en una dinámica laboral poco saludable (o acaban de ser despedidas de una) es hora de replantearse la relación con su trabajo, según Bonilla Zizumbo. 

Separar el trabajo de la identidad es crucial, como lo es tomarse el tiempo necesario para averiguar qué es lo que más te importa, qué cosas te dan más alegría y quiénes son las personas que más te importan. No pospongas las vacaciones ni la salud.

«Suele ser una de las cosas que más lamento: dar todo al trabajo, ser leal y dejar de lado las cosas importantes de tu vida personal, solo para que te despidan. El tiempo perdido no vuelve», reflexiona.

CON INFORMACIÓN VÍA BUSINESS INSIDER MÉXICO

BIG TECH_ Encuesta de Musk muestra que el 57.5% quiere que deje de ser el presidente de Twitter

Los usuarios de Twitter votaron en una encuesta a favor de que Elon Musk deje de ser presidente ejecutivo de la plataforma de redes sociales, en una reacción contra el multimillonario menos de dos meses después de que asumiera el cargo.

Alrededor del 57.5% de los votos fueron favorables al «sí», mientras que el 42.5% se mostró en contra de la idea de que Musk dimita de su cargo al frente de Twitter, según un sondeo que lanzó el multimillonario el domingo por la noche.

Más de 17.5 millones de personas participaron en la votación. Musk dijo el domingo que acataría los resultados de la encuesta, pero no dio detalles sobre cuándo dimitiría si los resultados decían que debía hacerlo.

Las acciones de Tesla, el fabricante de autos eléctricos que dirige Musk, subían cerca de 5% en las operaciones previas a la apertura del mercado.

Musk, que perdió su título de persona más rica del mundo a principios de mes, también fundó la empresa de excavaciones Boring Company, respalda la empresa de dispositivos médicos Neuralink y dirige la empresa de cohetes SpaceX.

A los inversores de Tesla les preocupa que Musk se esté dedicando a demasiados asuntos tras el acuerdo por Twitter.

Las acciones de Tesla ya han perdido casi el 60% de su valor este año, mientras lucha -al igual que otros fabricantes de autos- contra los problemas en la cadena de suministros y la creciente competencia en el espacio de los vehículos eléctricos.

Parece que el reinado de Musk como presidente ejecutivo de Twitter llegará a su fin y, por tanto, será positivo para las acciones de Tesla», dijo Dan Ives, analista de Wedbush, en una nota. «Musk es Tesla y Tesla es Musk».

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

MUNDO LABORAL_ “Operar más eficientemente”, el argumento de las startups ante los despidos

Las startups y las grandes empresas tecnológicas están sintiendo el peso de menores ingresos, más regulaciones e inversionistas más exigentes.

Como cada noche, desde hace tres meses, Anneka Patel se despertó a las 3:00 am para alimentar a su hija Emilia de tres meses. Era la madrugada del 10 de noviembre y Anneka, en su rol del equipo de comunicaciones de Meta, sabía que en ese justo momento miles de sus compañeros de trabajo estaban siendo despedidos vía correo electrónico. El suyo, el que la dejaba sin trabajo, llegó a las 05:35 am.

Así terminaban dos años y medio de carrera en Meta, que la hace un par de semanas pasadas despidió a 11,000 trabajadores, el 13% de su personal.

La historia de Anneka es solo una de las miles que durante las dos últimas semanas se publican a diario en LinkedIn, Twitter u OpenDoor. Todos los casos son similares: personas menores de 40 años, altamente educadas, agradecidas con sus compañeros de equipo. Todos despedidos de improviso y vía correo electrónico.

En el caso de Anneka, de nada le sirvió ser reconocida por Business Insider como una de las mejores relacionistas públicas en Estados Unidos.

“El centro de San Francisco ha pasado de la depresión provocada por la pandemia a un aura de recesión miserable por los despidos masivos”, describe Zach Coelius, quien maneja una firma de capital de riesgo en esa ciudad.

El fantasma de la recesión se extiende por toda la bahía de San José a San Francisco, con Melon Park, sede de Meta, como epicentro. Pero el impacto se siente también en otros lugares, como Nueva York, Londres y Toronto.

En lo que va de noviembre, startups y grandes tecnológicas han recortado casi 40,000 puestos de trabajo, para sumar 128,865 despidos en todo 2022, según los registros de Layoff.fyi Tracker. Unas 48 startups tecnológicas han desaparecido este año, 15 de ellas en San Francisco.

Entre las empresas que siguen en pie, la más agresiva ha sido Twitter, donde los 3,700 despidos comunicados también vía email corresponden a la mitad de su fuerza laboral. Robinhood se redujo en un tercio, Intel y Snap en un 20%. En número de trabajadores, los 10,000 empleos que reducirá Amazon son solo superados por los 11,000 de Meta; y Google podría sumar otro 10,000 a partir del próximo año.

Error de cálculo

La necesidad de “operar más eficientemente” anticipando una próxima recesión es el argumento más citado en las cartas de los CEOs a los empleados afectados. Pero entre ellos, Mark Zuckerberg destaca por ser uno de los pocos en reconocer el error de estrategia.

“Al comienzo de la pandemia de Covid-19, el mundo se movió rápidamente a operar online y el auge del comercio electrónico provocó un crecimiento desmesurado de los ingresos.

Muchos predijeron que esto sería un cambio permanente, que continuaría incluso después de que la pandemia terminara. Yo también lo creí, así que tomé la decisión de aumentar considerablemente nuestras inversiones. Desgraciadamente, no resultó como esperaba”, reconoció Zuckerberg, en su carta el pasado 9 de noviembre.

“Este es un ajuste que se debió realizar hace mucho, especialmente entre las empresas de redes sociales y todas aquellas cuyo modelo de negocio se basa en la publicidad en línea”, explica Laura Petrone, analista temática de Global Data.

El ajuste es también para empresas como Stripe, firma de pagos para el comercio electrónico, y cuyo ingreso depende del volumen de transacciones.

“Los despidos se deben a que los costos de operación crecieron demasiado rápido. Nos equivocamos al juzgar cuánto iba a seguir creciendo la economía digital”, reconoció el CEO de Stripe, Patrick Collison, en el memorándum en que informaba de la eliminación del 14% de su personal, a inicios de este mes.

La creencia de que el boom digital provocado por la pandemia continuaría y la abundancia de liquidez, gracias a las tasas cercanas a cero en Estados Unidos y Europa, alimentaron rondas de financiamiento y planes de expansión no rentables.

Ahí está Bolt. En mayo, la fintech despidió a un tercio de su personal, cuatro meses después de alcanzar una valoración de 11,000 millones de dólares, tras una serie E de financiamiento por 355 millones. “Apenas hace unas semanas, la gerencia general nos decía que todo marchaba bien. Nos engañaron”, escribió entonces un trabajador despedido en el foro de moda: Blind.

Para inversionistas, como los que están presionando a Google para que reduzca su plantilla, el crecimiento no siempre es justificado. “Tengo amigos en Twitter que ganan más de 300,000 dólares por año y trabajan entre 10 y 15 horas a la semana”, se queja un usuario de Blind, donde de forma anónima profesionales pueden intercambiar mensajes sobre sus lugares de trabajo. Un exempleado de Twitter confirma la versión y dice haber renunciado porque pasaba aburrido. Otro afirma que son pocos en la industria que realmente trabajan desde 2020.

“Coasters” (posavasos) es el término que se usa para describir a quienes no hacen ningún esfuerzo por el salario que reciben, incluso por sumas de siete dígitos. La serie Silicon Valley de HBO reveló este secreto a voces de la industria. Una cultura a la que las altas tasas de interés, y la demanda por rentabilidad de los inversionistas, así como una inminente recesión, han puesto fin.

Una tormenta

Para Petrone, analista de Global Data, la desaceleración económica es solo una parte de lo que ella considera una trilogía de factores. “Las empresas tecnológicas, especialmente las redes sociales o las que se basan en datos de los consumidores, enfrentan una crisis de identidad. Tienen que repensar su negocio. Por un lado, tienes un menor crecimiento (de la actividad en línea y la publicidad), pero también tienes más regulaciones y el cambio de Apple IOS está afectando a muchos, incluyendo a Meta”, explica.

Los dos últimos puntos se refieren al aumento de regulaciones en manejo de datos personales, especialmente en Europa, donde el Acta de Servicios Digitales limita el uso de algoritmos e información de los consumidores para publicidad dirigida.

A consecuencia de este cambio, explica Petrone, Apple modificó el año pasado sus políticas de privacidad, permitiendo a los usuarios bloquear el acceso de su información personal y envío de datos de su actividad en línea. Esto supone una doble amenaza para empresas como Meta, que reciben gran parte de sus ingresos, de ofrecer un servicio de publicidad dirigida y de rastreo de la efectividad de esos anuncios.

Para algunos analistas, no es la recesión, sino Apple, la que está golpeando los balances.

Petrone cree que las grandes empresas tecnológicas tienen tecnología suficiente para enfrentar los cambios en la industria, pero deben actuar en reajustar su negocio. Por lo pronto, todo anticipa que aún no hemos visto el final de la tormenta que sacude a Silicon Valley.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

VIDEOCOLUMNA_ ROMPIENDO EL SILENCIO: «De medios, miedos y narrativas»

Por Antonio Delgado

Ciberataques, metaverso, redes sociales, filtraciones periodísticas. Más que una novela de ficción o un thriller policiaco, estos temas son tratados en las últimas semanas  como parte de la información disponible en infinidad de fuentes y medios a nuestro alcance.

El común denominador de estas temáticas que podemos observar. consumir  y tratar en la arena pública del debate hoy día es -efectivamente- el «mundo» de los medios y accesos digitales de información.

Lamentablemente y, como se ha planteado en diversas ocasiones dentro de los espacios del proyecto de STRMnoticias, el discurso y las narrativas encontradas en esta epsecie de «Ágora» contemporánea del debate político-social, está llena de los riesgos que irónicamente pretendían erradicar en sus inicios: la falta de veracidad y rigor metodológico acerca de los temas que se abordan y se mediatizan a diario.

Hemos sido testigos, de como el quehacer periodístico se encuentra en boca de todos y en diferentes grupos, cuestionando su vigencia, sus plataformas y su sentido de valor para la actual Sociedad de la Información.

A lo anterior se suma, como hemos visto en el caso de la empresa Twitter, que el modelo de economía digital  basado en las interacciones entre usuarios de redes sociales está llegando a un punto de agotamiento. Y es precisamente aquí donde el mundo llamado «virtual» y el real se encuentran.

Los derechos laborales de trabajadores en las llamadas empresas «Big Tech» son desplazados por las necesidades financieras y económicas de tales empresas. Despidos masivos, reducción  salarial o de movilidad, incluso  la marcha atrás a modelos híbridos de trabajo para sustituirlos por métodos  de mayor «control» del personal entre otras medidas, tocan la delgada línea del acoso laboral y son la constante en esas empresas que hace una década generaban la falsa expectativa de un mundo más libre y convergente en modelos de creatividad, innovación y productividad. 

Es en este entorno que las organizaciones de trabajadores y sindicatos deben generar redes similares o aprovechar los espacios que las mismas plataformas digitales proveen, y en cuanto a su alcance e interacción (o convergencia), generar una agenda propia que permitirá un mayor alcance en relación a las problemáticas que vivimos la clase trabajadora en México y en el mundo, así como con los consumidores de estas plataformas y redes.

Es de reconocer que algunos grupos han tomado esta trinchera digital para enfrentar «cercos» mediáticos, silencios cómplices y censura que desde el poder político-económico buscan callar las voces de la clase trabajadora y cuyas demandas legítimas son urgentes de atender.

Tal es el caso del STRM, que con iniciativas promovidas por el Co. Francisco Hernández Juárez, acompañadas por la interacción  y el diálogo entre las diferentes comisiones, tanto en los Comités Ejecutivos Locales y en el Comité Nacional, sin dejar de señalar las diferentes iniciativas de grupos como los Jóvenes Telefonistas en Acción y la audiencia misma de los espacios de información de este sindicato democrático, son muestra de la capacidad de trabajo, de la unidad sindical y de la estrategia de lucha frente a las diferentes problemáticas y retos de nuestro tiempo

De continuar por este camino, estamos seguros que  podremos vencer el miedo a no ser escuchados en medio de una tempestad de narrativas sin fin y podremos sortear  las dificultades que como trabajadoras y trabajadores organizados, sindicalizados y amparados bajo contratos colectivos verdaderos tenemos frente a nosotros.

De tal manera es que construiremos nuestra propia narrativa.

PERSPECTIVAS_ Plataformas digitales ¿ángeles o demonios?

Los grandes beneficios que genera la acumulación de datos en una economía digital son innumerables, tanto para consumidores, empresas, como para gobiernos, quienes obtienen desde opciones de entretenimiento y consumo, hasta análisis de tendencias de mercado, monitoreo de infraestructura, e incluso la posibilidad de ofrecer servicios públicos de manera más eficiente y predicciones sobre el clima.

Sin embargo, la acumulación de datos entre grandes plataformas digitales también implica riesgos como brechas de datos; hackeos, venta de información sin consentimiento o conocimiento de las personas, pero sobre todo serias implicaciones en materia de competencia, tales como barreras al acceso de nuevos oferentes de servicios tecnológicos.

La versión del Digital 2021 Global Overview Report publicado por We are Social y Hootsuite, mostró que en México hay más de 92 millones de personas conectadas a internet, las cuales han generado 100 millones de perfiles activos en redes sociales, lo que significa que algunos usuarios poseen más de un perfil por red social, dato que muestra por qué la recolección de datos personales es considerada el petróleo del mundo digital.

En 2021 la población mexicana creció 1.0 por ciento, incorporando 1.3 millones de personas, y aunque se perdieron 407 mil conexiones, un descenso de 0.4 por ciento en conexiones de dispositivos móviles, el porcentaje de internautas aumentó 4.0 por ciento, integrando 3.5 millones de nuevos usuarios.

El porcentaje más alto en el crecimiento digital mexicano lo tiene el uso de redes sociales, con un aumento del 12.4 por ciento, lo que representa 11 millones de nuevos usuarios activos en redes como Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, un dato que debe llamar la atención sobre el doble papel que juegan estas plataformas: “Guardianas de datos personales, pero también agentes económicos que compiten en el mercado.

Cármen Quijano Decanini, Socia Fundadora del Bufete Quijano México, explicó cómo la acumulación de datos genera muchos negocios dirigidos y diferenciados (Product as a Service) hacia los consumidores, así como también alimentando programas de Inteligencia Artificial (IA) se pueden alcanzar eficiencias en el mercado, mantener niveles adecuados de inventarios, manejo adecuado de volumen de recursos humanos, anticipar preferencias de los consumidores.

A través de la publicidad, el manejo y acumulación de datos, también se ha creado un modelo de negocio que permite monetizar la información privada, es decir, de cómo los anunciantes pueden dirigir sus mensajes y captar de mejor manera la atención de los usuarios a través de programas de Inteligencia Artificial y el intercambio de información entre agentes del ecosistema digital.

Sin embargo, también juzgó oportuno recalcar cómo el manejo de grandes cantidades de información y datos personales implican riesgos, por lo que el reto es cómo poder implementar este tipo de programas, pero teniendo un internet seguro y respetando los derechos humanos, lo cual no es “excluyente”, pero sí posible a través de una adecuada ponderación de intereses.

Al participar en el 8vo. Foro Internacional “Retos de la Competencia en un entorno digital 2022, explicó que en el contexto actual, las grandes plataformas tienen una doble función, al erigirse como las guardianas de la información y de los datos personales de los usuarios, pero también como agentes competidores en el mercado.

Luego entonces aquellas plataformas que más datos llegan a acumular són las que tendrán una ventaja competitiva, “lo cual no sólo significa un poder sustancial en un mercado relevante, sino también adquieren, lo que en Europa se denomina, Poder Regulador Privado.

“Con el manejo de gran cantidad de información, llegan a tener una capacidad cuasi legislativa, que impone reglas en forma unilateral en una relación jurídica, que afectarán a otros jugadores, a otra comunidad, entonces se está en presencia de lo que los abogados conocemos como heteronomía, versus autonomía, es decir, que alguien impone reglas y no se puede hacer nada al respecto”, precisó en el foro organizado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Esto es un factor común en muchas de las plataformas como Twitter, Facebook y Google donde aplican reglas que afectan la relación que tienen no sólo con los usuarios, sino también con toda la comunidad, es decir, cumplen la figura de Poder Regulador Privado.

Ello obliga a estas plataformas a ser mucho más responsables en la protección tanto de la información y datos personales que captan, como de los derechos fundamentales de los usuarios, y de las decisiones que asuman y que pueden incidir en la comunidad.

Como ejemplo citó el diferendo de Twitter con el entonces Presidente Trump, que reclamó la afectación a su libertad de expresión por la cancelación de su cuenta, pero que los tribunales decidieron apoyaron esa decisión, dada la incitación a la violencia en la que estaba incurriendo a través de esa plataforma el mandatario estadounidense.

“Hay muchos riesgos en la operación de estas plataformas y donde se debe tener una adecuada ponderación de intereses”.

En materia de competencia lo que ocupa y preocupa a los expertos, es que en el actual ecosistema digital se puede incurrir en prácticas anticompetitivas distintas a las tradicionales, incurrir en las ya conocidas de una manera mucho más fácil, además que la IA se puede utilizar como una herramienta muy eficiente para el engaño.

Estos son tres de los temas que actualmente preocupan en materia de competencia, para los cuales no habrá respuesta sino se parte de la realidad, en lugar de seguir manteniendo la simulación de creer que las leyes vigentes sirven para regular el actual cambiante entorno digital.

Como se ha podido observar hoy se incurren en dos conductas ilícitas muy importantes: ventajas competitivas entre las grandes plataformas, al ser las que manejan la mayor cantidad de datos, así como permitir el sistema perverso de “arrancarle el derecho del consentimiento al usuario”, bajo el supuesto de que está dando su consentimiento libre e informado para que se utilicen sus datos personales, lo cual está muy alejado de la realidad.

En México es imprescindible adaptar la regulación a la realidad actual, lo cual debe iniciar por exigir una rendición de cuentas sobre la gobernanza de internet hoy en posesión de los particulares, así como de sus mecanismos de autorregulación, información que es imprescindible auditar con absoluta transparencia, además de requerir tener autoridades mucho más competentes.

“Que quede muy claro en la ley que cuando un mexicano se vea afectado como consumidor o en sus derechos de privacidad, serán las autoridades mexicanas las que puedan defenderlo si sus derechos fundamentales han sido afectados”, concluyó

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

ACTUALIDAD_ Google, Apple y Meta se dan de bruces con la ley: ya en vigor la nueva normativa que resta poder a los titanes

La regulación de todo lo que sucede a nuestro alrededor es labor de nuestro gobierno y por extensión, también es labor de gobierno que representa a la mayoría de países europeos, la Unión Europea. Por ejemplo, para que nuestra información quede registrada en internet, el máximo organismo tuvo que gestionar una ley que dejase claro, entre otras cosas, que las páginas web que quieran instalar cookies en nuestros equipos deben notificarlo. Ahora, parece que una nueva ordenanza quitará poder a las grandes compañías tecnológicas, para devolvérnoslo.

La Unión Europea quiere igualar el uso de internet, tanto para empresas titánicas como para el usuario individual

La aprobación de la denominada Ley de Mercados Digitales, tal y como afirma la Unión Europea en su página web, nos presenta a los guardianes de acceso. Este término, acuñado por el máximo organismo, es la manera de denominar a las grandes firmas tecnológicas y nos las presenta como servidores de los usuarios. Nosotros somos quienes controlamos lo que queremos consumir, cómo queremos hacerlo, cuando lo haremos y si nos apetece dejar de utilizar los recursos que ponen a nuestra disposición.

Es interesante comprobar cómo esta ley comenzará a atacar escenarios tecnológicos donde los usuarios no teníamos ningún tipo de control hasta la fecha. Por ejemplo, tal y como afirma la Unión Europea en su página web:

Los guardianes de acceso tendrán que garantizar que los usuarios finales puedan cancelar fácilmente su suscripción a los servicios básicos de plataforma o desinstalar servicios básicos de plataforma preinstalados, detener la instalación de programas informáticos por defecto junto con el sistema operativo, proporcionar datos de rendimiento publicitario e información sobre precios de anuncios, permitir a los desarrolladores utilizar sistemas alternativos de pago integrados en las aplicaciones o permitir a los usuarios finales descargar tiendas de aplicaciones alternativas.

Para que una empresa tecnológica sea denominada como guardián de acceso y, por lo tanto, tenga que cumplir por lo dispuesto en la Ley de Mercados Digitales, ésta deberá cumplir los siguientes requisitos:

  • Tener un volumen de negocio anual, en nuestro mercado, igual o superior a los 7.500 millones de euros en cada uno de los tres últimos ejercicios o tener una capitalización media de mercado igual o superior a los 75.000 millones de euros en el último ejercicio. Además, debe prestar servicio básico en al menos tres Estados miembros.
  • Explotar un servicio que tenga más de 45 millones de usuarios finales activos en la UE de media al mes y más de 10.000 usuarios profesionales activos al año en la UE.
  • ‘Ocupar una posición arraigada y duradera’, es decir, cumplir los dos requisitos anteriores en los tres últimos ejercicios.

CON INFORMACIÓN VÍA URBAN TECNO

Entra en vigor la Ley de Mercados Digitales: Así es como el Internet cambiará para siempre en Europa

La ley europea de mercados digitales, que fija nuevas normas antimonopolio para las grandes plataformas de internet, entra en vigor este martes con el objetivo de combatir el abuso de poder de gigantes como GoogleAmazonFacebook Apple.

Sus disposiciones, no obstante, comenzarán a aplicarse en seis meses, a partir del 2 de mayo de 2023 o a más tardar el 3 de julio del próximo año, precisó la Comisión Europea en un comunicado.

El objetivo de la normativa, propuesta en 2020, es poner fin a las prácticas desleales de las plataformas digitales que sirven de enlace entre las empresas y los consumidores.

La ley fija obligaciones previas en materia de libre competencia que las tecnológicas deberán cumplir antes de que Bruselas las investigue y que inciden precisamente en las prácticas por las que en los últimos años las ha multado y las ha llevado ante la Justicia europea.

Así, les prohíbe combinar los datos personales que adquieren de los usuarios a través de los múltiples servicios que ofrecen, por ejemplo, que Facebook cruce la información que obtiene de su red social con la del servicio de mensajería WhatsApp, a no ser que exista un consentimiento previo.

También tendrán que dar acceso a las empresas a los datos generados por sus clientes, permitir que los usuarios puedan desinstalar las aplicaciones que vienen por defecto en los dispositivos móviles o se prohibirá a las tecnológicas favorecer sus propios servicios frente a los de la competencia.

Requisitos que tendrán que cumplir todas las empresas con 45 millones de usuarios mensuales y más de 10,000 usuarios empresariales al año.

Las sanciones a los ‘gigantes tecnológicos’

En caso de que las plataformas incumplan estos requisitos de forma reiterada, la Comisión podrá imponerles multas de hasta el 20% de su facturación mundial y, en último término, forzar a una reestructuración de las empresas.

Esta normativa se completa con la ley de servicios digitales, que obligará a las grandes tecnológicas a eliminar rápidamente el contenido ilegal en internet, siempre que tengan conocimiento de ello, y les someterá a una mayor transparencia en el funcionamiento de los algoritmos que regulan lo que los ciudadanos ven en la red.

Precisamente la ley que el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, recordó el pasado viernes, cuando el hombre más rico del mundo, Elon Musk, culminó la compra de Twitter.

CON INFORMACIÓN VÍA ALTO NIVEL

Oportuno revisar regulación vigente sobre Big Tech y los OTT

La enorme cantidad de contenidos y de información de la que hoy dispone la población muestra el indiscutible beneficio que genera el actual entorno digital, sin embargo, la elevada concentración en las denominadas Big Tech también explica el control y poder que ejercen en la sociedad, por lo que revisar la regulación vigente sobre este sector, nunca fue tan oportuno y necesario.

Al moderar el panel “Regulación de las “big tech” (gatekeepers) y OTT y su posible implicación”, Arturo Robles Rovalo, comisionado del IFT, detalló que datos de consultoras especializadas muestran que antes de la pandemia los ingresos combinados de las denominadas Big Tech crecían a un ritmo de sólo 12 por ciento; sin embargo, para el periodo 2020-2021, sus recursos pasaron de 1.1 billones de dólares, a 1.4 billones de dólares, registrando una tasa de crecimiento del 27 por ciento.

En el sector de las Over The Top (OTT) la tendencia es similar. En el segundo trimestre de 2021, estas empresas sumaban en conjunto 524 millones de suscriptores de pago en el mercado de streaming, con una tasa de crecimiento del 30 por ciento, respecto al 2020. La expectativa para el 2022 es que los ingresos de este sector alcancen 275 mil millones de dólares.

Robles Rovalo detalló que esta dinámica de crecimiento define por qué las Big Tech se han convertido en el intermediario indispensable para las tiendas de aplicaciones, para el posicionamiento de buscadores, en los servicios de almacenamiento en la nube y claves en los canales de distribución digital.

Su incursión en distintos modelos de negocio hace indispensable revisar la regulación vigente, pues la posición dominante que podrían tener las Big Tech en la economía digital ha “encendido ciertas alertas” en el entorno de la competencia económica, particularmente por el acceso que tienen a una enorme cantidad de datos relevantes de las telecom y las TIC, y porque llegan a definir quién puede hacer uso de tal o cuál infraestructura, incurrir en barreras de acceso a nuevos jugadores o tener dominancia de mercado en algún sector.

Maryleana Méndez Jiménez, Secretaria General de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET), destacó el desbalance regulatorio predominante desde hace muchos años entre los operadores telecom y los proveedores de OTT y Big Tech, pues mientras los primeros deben cumplir con licencias de espectro, pago de multas en casos de incumplimiento, obligaciones de servicio universal, integración al Régimen fiscal; en el caso de los segundos, ninguno de estos requisitos son obligatorios, salvo en el tema fiscal que depende de la decisión de cada mercado en Latinoamérica.

La experta llamó la atención para resaltar no sólo la penetración masiva que gozan tanto las Big Tech como las OTT, sino la facilidad que tienen algunas de ellas para hacerse de suscriptores en volúmenes de miles de millones de usuarios por mes, lo que representa un tiempo récord.

Todo ello ha propiciado que en América Latina ya se tengan algunas tendencias en materia de regulación y de carácter fiscal para las Big Tech y los OTT, incluso el inicio de algunas investigaciones por dominio de mercado, en materia de cobros y de información falsa.

La incursión de los OTT en mercados tradicionales como los servicios de TV de paga, aunque aún no se pueden considerar equivalentes, ya empiezan a mostrar una similitud bastante amplia, sin embargo, en materia de Telecom, existe evidencia de un impacto directo de los servicios que ya otorgan estos oferentes.

Méndez Jiménez destacó que ante el claro desbalance regulatorio que hay entre estos sectores (Telecom vs Big Tech y OTT), se hace evidente la necesidad de que los órganos reguladores simplifiquen la regulación hacia los operadores de telecomunicaciones para que de tal forma que faciliten la inversión que realizan.

“La innovación regulatoria será básica para hacer país por país y determinar la regulación que fuese necesaria para los OTT masivos”, concluyó.

La presencia de las Big Tech sin duda ha generado una gran competencia y una constante evolución inacabada, en tanto que las OTT continúan creciendo y expandiéndose de manera acelerada, lo que dificulta saber si es oportuno en este momento -salvo en los casos estrictamente necesarios- regular estos mercados, puesto que aún se desconoce su nivel de madurez, aseguró Miguel Flores Barnes, abogado en Greenberg Traurig LLPL.

Coincidió en el desbalance regulatorio que hay entre estos sectores, pero el nivel de evolución y la rapidez con la que se están expandiendo las Big Tech y los OTT, hace prudente esperar aún para establecer una regulación mucho más puntual, que pudiera restringir o distorsionar la competencia que han generado; “todavía no estamos listos, cuando menos en México”.

Recomendó las investigaciones de mercado que en México se tiene como recurso para evitar barreras al acceso a mercado o a insumos esenciales, mecanismos que se deben de aprovechar y que afortunadamente se tienen en la Ley de Competencia Económica.

Sin embargo, reconoció el gran poder que les otorga a las Big Tech y las OTT el gran volumen de información y datos personales que han logrado acumular y que les ha otorgado un amplio poder, por la variedad, volumen y velocidad que han logrado obtener, con lo cual han llegado a conocer más las preferencias y gustos que el propio consumidor, y que podría representar una barrera para las empresas que carezcan de esta información.

CON INFORMACIÓN VÍA CONSUMO TIC

TENDENCIAS_ Huawei llama a liberar el potencial digital de la tecnología 

Huawei presentó nuevos productos, soluciones y tecnologías TIC avanzadas de extremo a extremo, centrándose en el anuncio de 5.5G, Inteligencia Artificial, energía conectada, ciberseguridad, Nube y aplicaciones industriales diseñadas para transformar diversos sectores como servicios públicos de gobierno, petróleo y gas, transporte, educación y finanzas, todo ello mediante tecnologías sustentables con el medio ambiente.

Durante el evento Huawei Connect 2022, Steven Yi, presidente de Huawei para Medio Oriente y África, recalcó que “la era digital ha traído mejoras sin precedentes a nuestras vidas y continúa revolucionando la eficiencia de las empresas y la calidad de los servicios”.

Huawei está enfocada en demostrar cómo sus tecnologías como 5G, Nube, procesamiento de cómputo, Inteligencia Artificial, almacenamiento de datos y fibra óptica transforman digitalmente varias industrias. 

La empresa china explicó que sus inversiones están dirigidas a impulsar la  economía digital, la ciberseguridad y las tecnologías digitales para llevarlas a la transformación digital de las industrias, ayudar a los gobiernos, crear un mundo digital inteligente y sostenible con el medio ambiente.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

Habilidades tecnológicas en tiempos de crisis: estas te darán un buen sueldo aún con una economía inestable

Las habilidades y los sueldos en las empresas tecnológicas alcanzaron su nivel más alto durante la pandemia, con las Big Tech batiendo récord en bolsa a raíz del aumento en la demanda de sus productos.

Pero esto no duró mucho. El mercado evoluciona a la baja (y con él, los salarios), aunque todavía hay ciertas habilidades que se pagan mejor que otras.

Por ejemplo, competencias en gestión de proyectos o sistemas operativos siguen siendo demandadas; su remuneración ha aumentado ligeramente en los últimos tres meses, según un informe de Foote Partners, una consultora del sector tecnológico.

Los datos revelan que más de la mitad de los puestos de trabajo del sector que requieren habilidades básicas tecnológicas han experimentado un descenso en su remuneración, a medida que la ralentización de la contratación y los despidos se han ido extendiendo por el sector.

Variaciones en sueldo y las habilidades tecnológicas más solicitadas

Foote Partners analizó la variación salarial media en 2022. Puso «el foco» en los empleados de tecnológicas con ciertas habilidades cualificadas y no cualificadas.

Los resultados revelaron que más de la mitad de las habilidades destacadas redujeron sus condiciones en los últimos tres meses; la mayoría evolucionaron a la baja en el último año.

Según los resultados, competencias como desarrollo web; comercio electrónico; sistemas de mensajería, ciberseguridad y desarrollo de aplicaciones experimentaron descensos salariales en los últimos tres meses. 

La remuneración de las habilidades relacionadas con sistemas de mensajería fue la que más cayó en el último año; tuvo una baja de casi 17%, seguida de conocimientos en desarrollo web, que se redujo en más de 12%.

Muchas de las habilidades peor valoradas en los últimos meses se consideran habilidades cualificadas, es decir, aquellas que se pueden aprender a través de programas educativos.

La mitad de las habilidades analizadas son no cualificadas, aquellas que se aprenden durante la experiencia laboral.

Los datos ofrecidos por la consultora muestran que las habilidades no cualificadas están mejor valoradas y dan lugar a salarios más altos.

El descontento

Los trabajadores del sector tecnológico cada vez están más descontentos con el sector, pero el principal analista y cofundador de Foote Partners, David Foote, asegura que la compensación solo representa una parte del sentir de los empleados.

«Cuando hablas con los empresarios, siguen pensando que la razón por la que sus trabajadores están descontentos es el salario bajo», explica Foote. «Pero, cuando hablas con ellos, su respuesta es muy diferente».

Foote indica que la satisfacción de los trabajadores suele reducirse a tres cuestiones.

«El sentido de pertenencia al puesto de trabajo», sentirse «valorado por su jefe» y sentirse «valorado por su organización». 

Sentirse «valorado» no siempre significa un salario más alto, pero las grandes compañías tecnológicas no son lo suficientemente ágiles como para ajustarse a los deseos de los empleados, señala el cofundador de Foote Partners.

CON INFORMACIÓN VÍA BUSINESS INSIDER