TENDENCIAS_ ‘Los cursos en línea me rescataron del desempleo’: crece la cifra de mujeres que estudian online

Covid-19 golpeó con fuerza a las mujeres en todos los ámbitos de su vida, desde la intimidad de sus hogares hasta en niveles laborales. Liliana Arreola, de 40 años y madre de dos niños de 10 y 14 años, se quedó sin empleo en noviembre de 2020, después de trabajar una década en Aeroméxico.

Aunque sabía que la liquidación era una posibilidad, tenía la esperanza de que no le tocara a ella. No tenía un plan B. Sin empleo y con tiempo libre, en enero de 2021 comenzó a tomar cursos en línea. “Desde entonces me he dedicado a reinventarme y a prepararme con cursos de todo. Pasé de ser godín a estar en casa y buscar qué estudiar y qué hacer”, recuerda. No te pierdas: Atender desigualdades y reducir brechas de género es imperativo para la economía: Inmujeres

En la pandemia, las mujeres vieron en la educación online una alternativa para prepararse. Así lo demuestra el Informe sobre Mujeres y Habilidades, de la plataforma global de aprendizaje Coursera, que indica que las mujeres en México están aprendiendo en línea a tasas más altas que antes de la emergencia sanitaria. En 2021 representaron el 56% de los nuevos estudiantes, cifra mayor a la registrada en 2019, cuando el porcentaje fue de 52%.

“Las mujeres, en general, tienen vidas complicadas con hijos, responsabilidades en casa, labores y múltiples cosas que deben realizar al mismo tiempo. La pandemia ha influenciado negativamente, por lo que muchas se han visto en la necesidad de mejorar sus habilidades y seguir adelante, encontraron en la educación en línea una muy buena opción”, dice Betty Vandenbosch, directora de contenido en Coursera, en entrevista exclusiva para La-Lista.

 ‘Ya no pude parar’

Para Arreola, la experiencia de aprender en línea fue satisfactoria, porque podía estar en la comodidad de su casa con sus hijos. Desde la primera clase en línea ya no se detuvo.  

Hasta ahora ha tomado seis cursos de distintos temas, como marketing digital, reiki, numerología y tarot terapéutico.No te pierdas: La-Lista de recomendaciones de grupos civiles contra el impacto de la pandemia en mujeres

“Pensaba en tomar cursos para trabajar y ganar dinero, después llegó la idea de emprender, pero encontré que mi mejor arma iban a ser los conocimientos que pudiera darle a las personas a través de mis servicios”, afirma Arreola. 

Vandenbosch explica que la tendencia a interesarse cada vez más en la educación en línea generará un círculo positivo: traerá como consecuencia mayor preparación, mayores posibilidades de insertarse en el mercado laboral y autonomía económica. 

Antes de la pandemia, Arreola no hubiera podido tomar estos cursos por su ritmo de trabajo, no le daba espacio ni energía para hacerlo. “Tomarlos en línea se me hacía algo impersonal, hasta que nos alcanzó la pandemia y no hubo otra opción. Estos cursos me rescataron”, señala. Hoy le dedica de dos a cuatro horas diarias por las mañanas para prepararse. “Mi mejor momento para estudiar es cuando ellos (sus hijos) están en clases; a veces es un poco volverte loco pero lo importante es hacer equipo con tu familia”.

De acuerdo con el informe de Coursera, hay una tendencia por aprender habilidades de comunicación, emprendimiento, liderazgo y gestión, además de técnicas empresariales como probabilidad, estadística, finanzas y contabilidad.   No te pierdas: Reducir la brecha digital es clave para empoderar a las mujeres, señala la ONU

“Necesitan un empujoncito para ir hacia adelante, muestra de ello es que las mujeres están tomando certificaciones a nivel básico para trabajos digitales a una mayor tasa que antes de la pandemia, lo que les permite entrar a puestos y participar en la economía sin tener un título universitario o experiencia”, dice Vandenbosch, quien prevé que esta tendencia no será pasajera.

Para la directora de Coursera, el futuro está lleno de oportunidades. “Entre más personas, especialmente mujeres, estén interesadas en prepararse podrán recomendar a otras y, aunque apenas comiencen su carrera o se encuentren al cuidado de las familias, deben tomar el tiempo para sí mismas, porque cuando tienen aprendizaje además de apoyarse a sí mismas también lo hacen a las personas que las rodean”.No te pierdas: La brecha salarial de género: la constante que pone en desventaja a las mujeres mexicanas

Lo que Arreola ha aprendido en los cursos le ha generado ingresos durante el desempleo, pero no deja de pensar en volver al trabajo formal y continuar con su preparación. “A veces es muy difícil buscarnos un tiempo por todas las responsabilidades que tenemos, pero si nos tomamos un espacio para algo que alimenta el alma y el corazón, no solo nos enriquece, sino también a los que están a nuestro alrededor. Fácil no es, pero la vida nos pone estos retos para transformarnos de una forma inesperada”.

CON INFORMACIÓN VÍA LA LISTA/THE GUARDIAN

TENDENCIAS_ Lectura digital en tiempos de pandemia

La época de confinamiento y de restricción de actividades generados por la pandemia de covid-19 disparó el consumo lector en formato digital, pasando de 2016 al 2021 de 6.8 a 25.5%, lo anterior, con base en el estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con esta información, los lectores de revistas aumentaron de 2.6 a 21.6% y los de periódicos digitales, de 5.6 a 21.3%, y el promedio de libros que leyó la población adulta lectora en los últimos doce meses fue de 3.7 ejemplares, récord que no se alcanzaba desde 2017.

Por género, las mujeres declararon haber leído 3.9 ejemplares, que en comparación con los hombres fue menor al promediar 3.5 libros; las personas declararon como principal motivador de su lectura el entretenimiento con el 42.6% y las otras razones fueron trabajo, estudio y por cultura general; entre las lecturas favoritas con el 36.1% destacó la literatura y para un uso universitario, el 30.8 por ciento.

También el Inegi ha compartido información de su encuesta denominada Módulo sobre Lectura (MOLEC), misma que se realizó para recabar información estadística sobre el comportamiento lector de la población adulta que reside en ciudades de 100 mil y más habitantes.

De la población alfabeta considerada por el MOLEC, 3 de cada 4 dijeron haber leído libros, revistas, periódicos e historietas, así como páginas de internet, foros o blogs, de cada 100 personas 42 declararon haber leído al menos un libro en los últimos 12 meses y en el comparativo con el 2015, así lo declaraban 50 por cada 100.

Más de tres cuartas partes de la población lectora considera que comprende “todo” o la “mayor parte” de lo que lee, mientras que el 21.3% comprende la mitad o poco del contenido de la lectura, el motivo principal para la lectura de libros y revistas es por entretenimiento, mientras que la lectura de periódicos se asocia más al interés por la cultura general; los temas más buscados en las revistas fueron los de entretenimiento, 31.1 %, seguidos de los de bienestar o salud y cultura general con un 23.9% y las revistas especializadas, técnicas o científicas con un 22.5 por ciento.

No obstante, al incremento en el uso de las tecnologías de información predomina la preferencia de materiales impresos, sobre todo en temas de literatura con el 42.5%, seguido de libros de texto o de uso universitario con un 34.1 y de temas de autoayuda, superación personal o religioso el 26.6% por ciento.

Sin embargo, esta información revela que existe una tendencia clara sobre la reducción de lectores en México cada año, pero los que se quedan leen cada vez más. La mayoría de las personas que declararon no haber leído en último año, señalaron la falta de tiempo como la principal razón para no hacerlo, pese al confinamiento que se ha vivido por motivos pandémicos y, adicionalmente la falta de interés, motivación o gusto por la lectura, esto ha generado según el estudio un decrecimiento de las librerías en México, ya que los mínimos históricos se han disparado con la falta de ventas de impresos.

El fomento a la lectura en la escuela y en la casa es un camino para el desarrollo social y para incrementar las capacidades, fortaleciendo conocimientos y una conciencia crítica sobre el pasado, el presente y el futuro.

CON INFORMACIÓN VÍA EXCÉLSIOR

Y Mucha información, poca comprensión: un nuevo tipo de analfabetismo

Nicholas Carr, uno de los autores más críticos sobre el efecto de Internet en nuestra mente, plantea en una entrevista reciente en el diario español El País, que cuando nos conectamos “intercambiamos profundidad por amplitud, contemplación por estimulación”, creando desbalances y sesgos en la información que procesamos, con repercusiones individuales y colectivas importantes.

Las redes sociales responden a un diseño industrial de manejo de la información, que privilegia la cantidad y la velocidad de “transmisión” de esta, por sobre la calidad, diseño que se alinea a los principios de eficiencia del cerebro. No obstante, estas no son las condiciones que el cerebro requiere para procesar los fragmentos de información que recoge y convertirlos en conocimiento, estimulando un pensamiento profundo y crítico. La evidencia es abundante: la forma en que navegamos por las redes fomenta un pensamiento superficial, y no promueve el pensamiento conceptual. Paradójicamente, los medios digitales, fuentes vastas de información, no nos están ayudando a conocer más o mejor.

Recordemos que las redes sociales fueron creadas para conversaciones superficiales, sin embargo, hoy, por una mezcla de “pereza personal y manipulación empresarial”, se han convertido en el espacio para el debate público de todos los temas, sustanciales o banales. Políticos, agencias publicitarias (incluyendo las redes), y cualquier grupo interesado en promover su agenda particular, aprovechan este diseño para exaltar “la emoción sobre la razón y el pensamiento grupal por encima del crítico” (de nuevo Carr). Así, las redes actualmente son un fecundo (y barato) medio de propaganda y desinformación.

Las tecnologías no tienen vuelta atrás en la sociedad, y sin duda han demostrado su enorme potencial, pero es fundamental entender a qué nos enfrentamos, para orientar el uso adecuado de estas poderosas herramientas. La gente más joven es especialmente vulnerable pues aún no ha terminado de desarrollar su pensamiento crítico y las herramientas de la lógica para discernir. Incluso la población adulta debe ser guiada hacia un uso de las tecnologías que estimule la construcción de conocimiento y disminuya el riesgo de manipulación.

CON INFORMACIÓN{ON VÍA EL FINANCIERO EN COSTA RICA

TENDENCIAS_ Influencers, con un lugar muy importante para las generaciones actuales: expertos

Ser youtuber parece ser una ocupación sin mayores contratiempos: es divertido y genera buenas ganancias. No obstante la realidad está demostrando que a veces las situaciones son más complejas de lo que parecen, e incluso pueden ser mortales. En fechas recientes una conocida youtuber mexicana fue encarcelada, y otras dos influencers han perdido la vida en busca de likes.

Hace unos días la influencer fisicoculturista Odalis Santos Mena murió, al parecer por una reacción a la anestesia, en busca de promocionar un tratamiento contra la sudoración excesiva.

Esta semana, la instagramer china Sofía Cheung falleció cuando se hacía una selfie en el borde de una cascada a la cual cayó. Era famosa por sus fotos temerarias.

Juan Carlos Huidobro Márquez, profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM, y Manuel González Navarro, académico de la UAM-Iztapalapa, señalaron a La Jornada que situaciones como la de YosStop, que enfrenta un proceso judicial acusada del delito de pornografía infantil, pueden propiciar que algunos de ellos se autorregulen, pues consideraron difícil normar las redes, ya que se topa con la libertad de expresión. Además, indicaron que lo que atrae de estos jóvenes es ser diferentes.

González Navarro, doctor en sicología social, dijo que el comunicador tiene que arriesgar para generar prestigio. Tendrán que arriesgar muchos de ellos, a veces opiniones o valores. Es un mercado de sube y baja, y creo que la vigencia de algunos será breve.

El sicólogo y sociólogo Huidobro Márquez indicó que, “ante la gran diversidad de temas, pueden hablar de lo que se les pegue la gana. Así han asumido ciertos temas un tanto peligrosos en el sentido jurídico, social y político, e hizo referencia a los influencers que promocionaron a un partido político en veda electoral.

“Los influencers piensan que pueden hablar de cualquier cosa con soltura, sin embargo, muchos de ellos ignoran la ley, así como ignoran la lógica política” y entonces pueden incluso incurrir en ilícitos. Sin embargo, no deben ser percibidos como algo intrascendente.

González Navarro destacó que “visto desde el ámbito histórico, los influencers van a ocupar un papel muy importante en la definición de las nuevas generaciones”.

Dijo que frente al desgaste de muchos de los medios de comunicación tradicionales, de los líderes de opinión y la crisis social, los youtubers, influencers, instagramers y tiktokeros son vistos como una opción por las nuevas generaciones.

Ellos parecen más espontáneos, más frescos, y no responder a intereses de poderes fácticos, pero también desempeñan un trabajo y responden a criterios comerciales, hacen publicidad y monetizan transmisiones.

Sí es un negocio, pero más allá de lo comercial, lo importante son los valores que siembran y promueven, son valores de espontaneidad, de inmediatez de la búsqueda de una comprensión del mundo con referentes diferentes.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Por una justicia digital democrática tras la pandemia

A raíz de la suspensión de actividades que impuso la pandemia debido al COVID-19 surgió una nueva realidad: la justicia digital, una estrategia para la modernización del sistema de justicia en el país, teniendo como eje rector las tecnologías de la información y de las comunicaciones.

Por ello, es posible promover una demanda de amparo e interponer recursos, consultar expedientes, celebrar audiencias, comparecencias, recibir notificaciones digitales, preservando la calidad jurídica mediante la implementación de la firma electrónica y el expediente electrónico.

Sin embargo, la ministra Yasmín Esquivel Mossa explica que, aunque exista una justicia digital democrática, existe el reto de romper la brecha digital, hacer efectivo el derecho de acceso universal equitativo, asequible y oportuno a las tecnologías de la información y a los servicios de internet.

“Es fundamental que todo abogado utilice los sistemas de información y digitalización porque a través de ellos puede estar enterado, en comunicación y actualizado en todos los temas”, detalló en conferencia.

La justicia en la sombra durante la pandemia

Otro de los temas relevantes pronunciados fue acerca de los efectos devastadores que ha tenido para las mujeres el encierro por la contingencia, ya que el confinamiento confirmó que el “hogar es el lugar más inseguro para las mujeres y sus hijos”.

La cifra de hechos de violencia que afectaron a las mujeres, a niñas, niños y adolescentes en el país llegó a cerca de 253 mil presuntos delitos, según el reporte al 30 de octubre del 2020 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad. Esto habla de la otra pandemia, “la pandemia en la sombra”, que ha cobrado un importante y lamentable número de víctimas.

La ministra Esquivel explicó que a raíz de la pandemia surgieron juicios como: violencia familiar, divorcios, conflictos laborales, causas penales y despidos, entre otros

“Juzgar con perspectiva de género no implica darle la razón a la mujer, implica ver las circunstancias de la mujer o de la persona que acude a exigir justicia que puede pertenecer a un grupo vulnerable también”, expresó.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se estima que entre enero y septiembre del 2020, nueve por ciento de los hogares experimentaron alguna situación de violencia familiar, advirtiendo un repunte en los meses de junio y agosto, lo cual sugiere que los efectos del confinamiento acentuaron la violencia dentro de los hogares.

Esquivel dijo que las cifras permiten ver que la violencia contra la mujer subsiste, que se ha instalado en la sociedad como el peor de los flagelos que pueden atacar a una comunidad.

“Es un reflejo de las estructuras mentales que venimos arrastrando desde siglos atrás, que justifican y aceptan conductas machistas. Cada vez se presenta en una menor medida y es lo que justifica una perspectiva de género, sustentada en principios de igualdad y no discriminación y que a la postre convoque y provoque un cambio cultural, de ahí nuestra insistencia en introducir la perspectiva de género en el quehacer jurisdiccional”.

CON INFORMACIÓN VÍA REPORTE ÍNDIGO

“Las empresas deben volverse digitales e inteligentes si quieren ser más resilientes”: Huawei

De acuerdo con Huawei, los factores clave para la transformación digital e inteligente de una empresa son: plataformas y digitalización basada en datos, inteligencia habilitada por redes autónomas, agilidad necesaria para el desarrollo interno, organización y colaboración basada en procesos, y eficiencia energética y desarrollo verde.

Así lo describió Ryan Ding, director Ejecutivo de Huawei y presidente del Grupo de Negocios de Operadores, durante su discurso de apertura en la reunión del Grupo de Usuarios 2021 de la compañía.

Ding destacó que Huawei ha implementado más de 100 proyectos de referencia sólo en la industria manufacturera, impulsando la transformación digital e inteligente de varias otras industrias. “Al abordar los problemas que se encuentran en escenarios del mundo real, la innovación digital también debe crear valor social y contribuir al desarrollo económico”.

“La infraestructura de las TIC sustenta la economía digital, y la resiliencia digital se está convirtiendo en una competencia central de las empresas que buscan adaptarse al entorno cambiante”, afirmó Ding. “Las empresas deben volverse digitales e inteligentes si quieren ser más resilientes”.

Para construir nuevas redes que sean confiables y energéticamente eficientes, y que ofrezcan la mejor experiencia posible, los operadores deben innovar en sus redes digitales de extremo a extremo, incluidas las redes inalámbricas, las redes centrales y los centros de datos. Para ayudar a los operadores a lograr este objetivo, Huawei ha desarrollado AAU 64T64R, que contienen algoritmos patentados de múltiples antenas que ayudan a los operadores a mejorar la experiencia y el rendimiento de la red.

La solución, con arquitectura de software y algoritmos mejorados, garantiza la confiabilidad de las redes centrales basadas en la nube. Además, al emplear tecnologías innovadoras como la simulación de eficiencia energética y la optimización de la eficacia del uso de energía inteligente (PUE), Huawei está ayudando a los centros de datos a maximizar su eficiencia energética.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

PERSPECTIVAS_ La revelación del feudalismo digital: ¡Trabajen la tierra que les doy!

La pandemia ha dado pie a una serie de procesos que, o se habían retrasado o, en su defecto, no se tenían contemplados para el año pasado, dejándonos vacunas contra un virus desconocido. Dichos procesos han traído consigo cambios en sectores como el laboral y el de las telecomunicaciones, el aprovechamiento de herramientas antes exclusivas (como las videoconferencias) y el crecimiento de medios digitales mediante la conectividad; de forma que la libre expresión en los medios digitales ha sido una materia fundamental para mantenernos informados más allá de lo dicho por los medios tradicionales.

 

Lo remarcado anteriormente nos indica que la digitalización ha tenido un papel protagónico durante estos meses. Las herramientas digitales y la conectividad han permitido la continuidad del trabajo de millones de personas. Gracias al sector de las telecomunicaciones,hemos podido mantener en movimiento a ciertas industrias y si bien es cierto que no todos los empleos se pudieron salvar por este medio, la realidad nos dice que este momento se iba a dar con o sin pandemia; además, el capitalismo buscaría tarde o temprano la manera de reducir las nóminas empresariales con procesos automatizados para aligerar la renta de inmuebles con el trabajo a distancia.

 

La innovación de productos digitales como aplicaciones que, por ejemplo, permiten medir de mejor forma la productividad de los trabajadores o que se mantenga la conexión constante entre los equipos de trabajo, ha impulsado el incremento de utilidades de las grandes tecnológicas que, de por sí, no sufrían de bajas en sus ingresos, sino todo lo contrario. Sin embargo, este proceso se ha sometido a una discusión sobre el poder que las llamadas “Big Tech” han adquirido en distintos sectores sociales, políticos y laborales.

 

El poderío que han absorbido las grandes tecnológicas ha sido un tema que ha puesto a girar al mundo, literalmente. Desde que en enero de 2020 el entonces Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, emitió un mensaje desde su cuenta haciendo un llamado a sus seguidores a realizar actos contra la toma del poder del hoy Presidente Biden y las redes socio-digitales, como Twitter o Facebook,decidieron suspender sus cuentas (que habían sido el pilar de su discurso y por ende, de sus campañas políticas), líderes políticos de todas las latitudes emitieron su opinión acerca de la decisión tomada por los dueños de las plataformas digitales, pues se dieron cuenta del poder que estas tenían en términos de comunicación, ya que si el mensaje no comulgaba con sus políticas empresariales, cualquiera podría ser silenciado sin importar su posición política.

 

Más allá de preguntarnos, ¿Por qué Twitter o Facebook no habían censurado a Trump anteriormente, si el mensaje era el mismo? ¿Por qué estas compañías definen cuál mensaje o cuál no es dañino para la sociedad? ¿Se debe o no regular a las redes y plataformas digitales? Es necesario comprender que las grandes compañías tecnológicas han comenzado a jugar un papel importantísimo en el ámbito social y político, y no es que realmente les interese que los procesos democráticos mundiales tengan un verdadero y profundo efecto sobre las sociedades, sino que el fin real es la acumulación de capital ante cualquier circunstancia.

 

El capitalismo salvaje ha sabido migrar al mundo digital de forma eficiente. Los intereses creados por medio de la digitalización han adquirido una relevancia primordial; por ello, las grandes tecnológicas han sabido apoderarse del mercado digital en sectores que habrían sido impensables de no ser por la conectividad que las empresas de telecomunicaciones han impulsado, ya sea por necesidad de modernizar sus propias redes o por el impulso del consumo de los usuarios. Sin embargo, la falta de participación de los gobiernos ha sido factor para el crecimiento desmesurado de las grandes empresas de internet.

 

La idea de regulación de los mercados ha sido un modelo fracasado, sobre todo en nuestro país. Derivado de la intrusión de distintos actores económicos, la regulación se ha convertido en un activo que ha expulsado al Estado de su participación en los mercados y, tal vez sería necesario que los reguladores regresaran a leer a Adam Smith, quien hablaba de un libre mercado de rentas, no libre de Estado.

 

La regulación mexicana sólo se ha dedicado a verificar el comportamiento del mercado de los proveedores de servicios de internet y la radiodifusión mientras el mercado digital ha quedado fuera de toda observación en competencia económica, aunque en este caso hay que reconocer que México no ha sido el único en pecar de esta distracción. Regresando a estas latitudes, debemos recordar que el Presidente López Obrador propuso en algún momento que los Organismos Constitucionales Autónomos (OCA) desaparecieran de la estructura del Estado mexicano, ya que no estaban dando resultados convenientes, sobre todo en lo referente a la regulación, y esta propuesta podría mantenerse coherente si tomáramos en cuenta que las grandes tecnológicas, así como las empresas de telecomunicaciones y radiodifusión, dependen de insumos que son mantenidos o fueron creados gracias al dinero de los contribuyentes; es decir, que fue proporcionado por el Estado, y esto daría pie a que en lugar de mantener un Estado regulador, se debería tomar un modelo de “cocreación”, ya que los gobiernos deben y pueden dar forma a los mercados para garantizar el valor creado conjuntamente y que este sirva para el bienestar colectivo de la sociedad, no solamente a los intereses empresariales particulares.

 

Del mismo modo, las políticas regulatorias no pueden guiarse solamente por el tamaño de las empresas. No se puede estar dividiendo empresas, ya que esto no resuelve el problema. Es tonto pensar que muchos Google o Facebook más pequeños dejarán de crear o usar algoritmos intrusivos y que estos funcionarían de manera distinta; lo mismo en el sector de las telecomunicaciones sipensáramos que si divides Telmex este le dejará de dar posibilidades de modelos de negocios a América Móvil, solo les estarías dando mayor posibilidad de modelos de negocios que dejan fuera de la jugada a la fuerza laboral, tal y como ocurre hoy en día.Dicho de otra manera, el neoliberalismo no se frena ante una política regulatoria obsoleta que se acoge a una autonomía del Estado, pero que al mismo tiempo se refugia en un libre mercado privatizado que vive de recursos públicos, una paradoja regulatoria infame.

 

Un reto de los modelos económicos y de las políticas públicas de nueva generación es crear un ambiente que genere valor y no solamente lo extraiga, de manera que el resultado de la innovación tecnológica y la conectividad produzca realmente un bienestar social colectivo, ya quede otra manera continuaremos inmersos en un círculo vicioso en donde aparezcan mayor número de actores que no generan inversión ni empleo, pero sí generan productos que se consumen. Tal es el caso en la web, donde entregamos de forma voluntaria nuestra información, misma que hoy representa un valor fundamental para las Big Tech. De hecho, los datos de cada usuario son su materia prima y estos datos entregados de manera voluntaria se retribuyen con aplicaciones gratuitas, pero solo para los que tienen capacidad de tener conectividad.

 

La innovación debiera tener como objetivo el bienestar social, ya que los algoritmos y la Big Data pudieran ser utilizados para mejorar los servicios públicos o las condiciones de trabajo, pero hoy solo se usan para el mejoramiento del rendimiento de la utilidad de las grandes tecnológicas privadas.

 

Un modelo de cocreación daría un rendimiento distinto a la innovación tecnológica, además de incentivarla de forma pública, reactivando el motor económico y social, dándole un giro de 180 grados a la economía digital en la que no sólo se podría participar como consumidor, sino como un activo, como promotores del proceso progresivo del crecimiento económico colectivo debido a que el esquema neoliberal que promueve la proliferación del libre mercado únicamente busca incentivos selectivos y utilidades privadas. Sin embargo, los proveedores de materia prima, tal y como es el caso de los que somos usuarios de la web y las redes, no somos incluidos en los beneficios totales como usos de teleducación, teletrabajo, telemedicina y demás condiciones que hoy en día son fáciles de brindar; pero como ya existe un mercado fructífero, estos servicios se cobran aparte.

 

El feudalismo digital es una realidad: convive día a día con los usuarios, con los Estados y con incipientes compañías que quisieran entrar al mercado, pero que son conquistadas a punta del algoritmo que las elimina de los grandes buscadores; las grandes tecnológicas no creen en la competencia, creen en la conquista, creen en que son el señor feudal que nos brinda la tierra y nos dice: “¡Ahora siembren y produzcan!”. Así son benefactores de los frutos que se dan en esa tierra digital que los demás trabajamos; a cambio, tenemos acceso a Facebook y Twitter para expresarnos, siempre y cuando no violemos sus divinas y digitalizadas leyes de comportamiento.

 

La digitalización puede ser una herramienta preciosa para el desarrollo de la democracia, el trabajo y la innovación; no obstante, si no buscamos una participación más activa del Estado en su conjunto, las Big Tech seguirán fortaleciendo el monopolio digital y nadie podrá hacerles frente después.

Autor: ISRAEL QUIÑONES.. Comisionado en STRMnoticias

TENDENCIAS_ Empieza en Europa nueva era sobre derechos de autor

Este lunes 7 de junio fue la fecha límite para que los países de la Unión Europea (UE) adopten normas de la propia UE sobre derechos de autor y propiedad intelectual en el mundo digital a sus legislaciones nacionales.

La nueva normativa en la región establece protección a la creatividad en la era digital y aporta beneficios concretos a los ciudadanos, los sectores creativos, la prensa, los investigadores, los educadores y las instituciones del patrimonio cultural en toda la UE.

Asimismo, explicó la Comisión Europea, facilitará a los organismos de radiodifusión europeos hacer que determinados programas de sus servicios en línea estén disponibles a través de las fronteras. Además, hoy la Comisión publicó sus lineamientos sobre el artículo 17 de la nueva Directiva sobre derechos de autor, que establece nuevas normas sobre plataformas de intercambio de contenido.

“La Directiva sobre derechos de autor y la Directiva sobre programas de radio y televisión permitirán que exista más contenido disponible en toda la UE. Los creadores obtendrán una remuneración justa por su trabajo y los usuarios pueden confiar en reglas claras que protegen la libertad de expresión.

“Con la transposición nacional de ambas Directivas, todos se beneficiarán de nuevas oportunidades, para que podamos disfrutar plenamente de lo mejor de Internet y de los programas de radio y televisión. También a través de las fronteras”, comentó Margrethe Vestager, vicepresidenta Ejecutiva de Europe fit for the Digital Age.

Cabe señalar que el artículo 17 establece que los proveedores de servicios de intercambio de contenido en línea deben obtener una autorización de los titulares de derechos para el contenido cargado en su sitio web, explicó la UE.

Agregó que si no se otorga ninguna autorización, deben tomar medidas para evitar cargas no autorizadas. La guía proporciona indicaciones prácticas sobre las principales disposiciones del artículo 17, lo que ayuda a los agentes del mercado a cumplir mejor las legislaciones nacionales en su aplicación.

En septiembre de 2016, la Comisión Europea propuso modernizar las normas de derechos de autor de la región como parte del mercado único digital, asegurando que sean aptas para la era digital. Las Directivas se adoptaron en abril de 2019.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

TENDENCIAS_ Fabricantes de chips y big tech se unen para presionar a EE. UU. y acabar con crisis de producción

Las compañías estadounidenses líderes en la fabricación de chips y las empresas tecnológicas que los utilizan establecieron una coalición para pedir un financiamiento federal multimillonario destinado a la investigación y la producción local de semiconductores en Estados Unidos.

Este martes 11 de mayo, se anunció el nacimiento de la Coalición de Semiconductores en Estados Unidos (SIAC, por sus siglas en inglés), cuya acción inaugural fue la petición de 50 mil millones de dólares al Congreso para impulsar la investigación y fabricación nacional de chips en el país norteamericano.

Entre sus miembros más destacados se encuentran fabricantes de semiconductores como Intel, Nvidia y Qualcomm, y empresas tecnológicas y de telecomunicaciones que dependen de ellos, como Amazon Web Services, Apple, AT&T, Google, Microsoft y Verizon.

La SIAC explicó que su misión es promover políticas federales que favorezcan la fabricación e investigación de semiconductores en Estados Unidos, a fin de fortalecer la economía, la seguridad nacional y la infraestructura crítica.

La coalición surge en el contexto de la crisis global de chips, en la que la escasez en las cadenas de suministro de la industria paralizó, en primera instancia, diversas plantas automotrices alrededor del mundo, y después se extendió a toda la industria electrónica, por lo que ha puesto en vilo la producción global de celulares y computadoras hasta 2022.

El monto de 50 mil millones de dólares forma parte del presupuesto que el Presidente Joe Biden ha destinado a los semiconductores, como parte de su plan billonario de infraestructura para generar empleos y reactivar la economía estadounidense tras la pandemia de Covid-19.

Y añadió que su objetivo específico es asegurar fondos para la Ley Chips para Estados Unidos, promulgada a inicios de este año, la cual autorizó, pero no financió, los incentivos necesarios para la fabricación local de semiconductores y los proyectos de investigación al respecto.

Cabe recordar que la industria de los semiconductores ha sido una prioridad para Biden durante los primeros meses de su gobierno. En febrero comenzó a elaborar una orden ejecutiva para revisar la cadena de suministro, que firmó el 24 de ese mes.

Y en su primera solicitud de presupuesto, que remitió al Congreso a principios de abril, el mandatario pidió 150 millones de dólares para combatir la escasez mundial de chips.

CON INFORMACIÓN VÍA DPL NEWS

PERSPECTIVA_Teletrabajo: qué lleva a los nómadas digitales a abandonar las grandes ciudades y cómo puede afectar a legiones de trabajadores remotos*

*AUTORA: Rachael A. Woldoff es profesora de Sociología de la universidad de West Virginia y Robert Litchfield es profesor asociado de Negocios en Washington & Jefferson College.

Cuando la pandemia obligó a los empleados a quedarse en sus casas y les impidió pasar tiempo de manera presencial con sus colegas, casi de inmediato muchos se dieron cuenta de que preferían el teletrabajo en vez de las rutinas y costumbres de la oficina.

Mientras algunas empresas y escuelas comienzan a reabrir sus puertas, trabajadores remotos de todas las edades analizan su futuro, se preguntan si realmente desean volver a sus vidas anteriores y qué están dispuestos a sacrificar o soportar en los próximos años.

Incluso antes de la pandemia, había personas que se preguntaban si la vida en la oficina coincidía con sus aspiraciones.

Pasamos años estudiando a los “nómadas digitales”: trabajadores que dejaron sus hogares, ciudades y la mayoría de sus posesiones para embarcarse en lo que ellos llaman vidas de “ubicación independiente”.

Con nuestra investigación aprendimos varias lecciones importantes sobre cuáles son las condiciones que alejan a los trabajadores de las oficinas y de las principales ciudades, llevándolos hacia nuevos estilos de vida.

Legiones de personas ahora tienen la oportunidad de reinventar su relación con su lugar trabajo de la misma manera.

El señuelo del cambio y la gran ciudad

La mayoría de los nómadas digitales iniciaron sus carreras laborales entusiasmados por trabajar para empleadores prestigiosos.

Al mudarse a ciudades como Nueva York o Londres, querían pasar su tiempo libre conociendo gente nueva, yendo a museos y probando nuevos restaurantes.

Pero luego llegó el burnout, ese agotamiento que experimentan muchos ante la sobrecarga de trabajo.

Aunque estas ciudades albergan instituciones y espacios que pueden inspirar la creatividad y cultivar nuevas relaciones, los nómadas digitales rara vez tuvieron tiempo de aprovecharlas.

En cambio, el alto costo de vida, las limitaciones de tiempo y las demandas laborales contribuyeron a una cultura opresiva de materialismo y adicción al trabajo.

Pauline**, de 28 años, que trabajaba en el ámbito de la publicidad ayudando a grandes clientes corporativos a desarrollar identidades de marca a través de la música, comparó la vida de la ciudad para los profesionales de su área con una “rueda de hámster”.

“Lo que pasa en Nueva York es como una batalla de los más ocupados”, dijo. “Es como, ‘Oh, estás tan ocupado… No, yo estoy muy ocupada'”.

La mayoría de los nómadas digitales que estudiamos fueron atraídos a lo que el urbanista estadounidense Richard Florida denominó como trabajos de “clase creativa”.

Estos son puestos en diseño, tecnología, marketing y entretenimiento que quienes los toman asumen que resultará lo suficientemente satisfactorio como para compensar lo que sacrifican en términos de tiempo dedicado a actividades sociales y creativas.

Sin embargo, estos nómadas digitales nos dijeron que sus trabajos fueron mucho menos interesantes y creativos de lo que se les había hecho creer.

Peor aún, sus empleadores continuaron exigiendo que estuvieran “dispuestos a trabajar” y que aceptaran los aspectos dominantes de la vida en la oficina sin brindarles el desarrollo, la tutoría o el trabajo significativo que sentían que se les había prometido.

Mientras analizaban el futuro, solo veían más de lo mismo.

Para Ellie, de 33 años, que trabajaba como periodista de negocios y ahora escritora freelance y emprendedora, “mucha gente no tiene modelos positivos a seguir en el trabajo”.

“Entonces es como preguntarte: ‘¿Por qué estoy subiendo esta escalera para tratar de conseguir este trabajo? Esta no parece una buena forma de pasar los próximos veinte años”, afirmó.

Los nómadas digitales de entre 20 y 30 años consultados estaban buscando activamente formas de dejar sus trabajos profesionales en ciudades globales de primer nivel.

Buscando un nuevo comienzo

Aunque abandonaron algunas de las ciudades más glamorosas del mundo, los nómadas digitales que estudiamos no eran personas solitarias que trabajaban en la naturaleza.

Ellos necesitaban acceso a las comodidades de la vida contemporánea para ser productivos.

Al observar el mundo, se enteraron de que lugares como Bali en Indonesia y Chiang Mai en Tailandia tenían la infraestructura necesaria para ellos a un costo mucho menor de sus vidas anteriores.

Dado que cada vez más empresas ofrecen a los empleados la opción de trabajar de forma remota, no hay razón para pensar que los nómadas digitales deban viajar al sudeste asiático o incluso salir de Estados Unidos, para transformar su vida laboral.

Durante la pandemia, algunas personas ya emigraron de los mercados inmobiliarios más caros del país a ciudades y pueblos más pequeños para estar más cerca de la naturaleza o la familia.

Muchos de estos lugares poseen vibrantes culturas locales.

A medida que los desplazamientos al trabajo desaparezcan de la vida cotidiana, estos cambios podrían dejar a los trabajadores remotos con más ingresos disponibles y más tiempo libre.

Los nómadas digitales que estudiamos pudieron ahorrar dinero y disponer de tiempo para probar cosas nuevas, como explorar actividades secundarias.

Un estudio reciente incluso encontró, algo paradójico, que la sensación de empoderamiento que proviene de embarcarse en una actividad secundaria mejoró el desempeño en los trabajos principales de los empleados.

El futuro del trabajo, aunque no del todo remoto, sin duda ofrecerá más opciones a muchos más.

Aunque algunos líderes empresariales todavía se muestran reacios a aceptar el deseo de muchos de sus empleados de abandonar las tareas en la oficina, los gobiernos locales están adoptando la tendencia, con varias ciudades y estados de EE.UU., junto con países de todo el mundo, desarrollando planes para atraer trabajadores remotos.

Esta migración, ya sea nacional o internacional, tiene el potencial de enriquecer a las comunidades y cultivar vidas laborales más satisfactorias.

Línea

**Los nombres que aparecen en este artículo son seudónimos, según lo requiere el protocolo de investigación.

CON INFORMACIÓN VÍA BBC MUNDO