El trabajo y las horas

Es verdad: los usos y costumbres laborales son distintos en cada sector, hablando de horarios.

En muchas empresas e instituciones, la gerencia cree que hay que trabajar de sol a sol. Hasta hay competencia: yo llego más temprano, yo soy el que apaga la luz, yo no salgo ni a comer.

Las horas trabajadas no reflejan productividad. Es lo contrario, sobre todo si ese número de horas trabajadas no se traduce en ingresos, ventas, más y mejores productos. Si las ventas de un negocio permanecen constantes cuando la gente de esa empresa trabaja menos horas, entonces el trabajo no es muy productivo.

Por eso, entre los países de la OCDE, la mayoría más productivos, la gente trabaja menos horas que nosotros. Normalmente fraccionan el trabajo en horas, no en días. De esa forma, la seguridad social cara para una persona de bajos ingresos no sería la excusa para que esté condenada a una jornada larga. Una persona de altos ingresos, que cuesta mucho, podría reducir las horas que vende a una empresa de manera exclusiva. Así, un mayor número de empresas pueden aprovechar su experiencia, y ella tendría menos dificultades para encontrar un empleo en la edad madura.

Carlos Slim sugirió que los mexicanos trabajáramos menos horas. Tiene razón. Muchas horas de un trabajador subordinado antes de la pandemia, se iban en hacerse visible, no tanto en trabajar. La pandemia cambió esto, y hay un problema de supervisión del uso del tiempo. Por ello, las empresas en el mundo buscan medir los resultados de la gente, y no sus hábitos de asistencia a un lugar de trabajo.

Si trabajas en el gobierno, el promedio de horas que le dedicas a eso son 41.3 semanales (IMCO, con datos de ENOEN 2021, 1T). Ah. Pero la variabilidad es casi el 65%. En la semana que levantaron la encuesta, algún abnegado burócrata dijo haber trabajado 68 horas. En el sector privado formal, se trabajan en promedio 45.5 horas semanales. El error estándar es de 14.5%. Es decir, el trabajador que menos trabaja lo hace casi 39 horas a la semana, el que más, 52. En rango con lo que dice la Ley Federal del Trabajo.

Si tu empleo está en el sector informal, el promedio de horas dedicadas a la semana es 37.9. La volatilidad es de apenas un 22%. Cuando se puso intensa la jornada, le entraste con 46 horas.

Si tienes más educación, tus horas estarán mejor pagadas. Por ello, especulamos que las empresas formales y el gobierno están llenos de gente con nivel educativo alto, que tienen un costo de oportunidad elevado de sus horas de ocio, y que sacrifican esparcimiento y tiempo familiar por trabajo. Del otro lado, en la economía informal, el valor agregado es bajo, los grupos de producción pueden remunerar menos al capital y al trabajo, entonces el precio del ocio baja. No es sorpresa que mucha gente quiera ser informal, ya que son menos horas y el nivel educativo requerido es bajo.

En el trabajo doméstico, la variabilidad de las horas es del 51%. El promedio de horas trabajadas es 34.7, pero es posible que una semana haya que dedicarle 53 horas, y a la siguiente no haya más que 15 horas para trabajar. Algo muy parecido ocurre en la agricultura de subsistencia. Las horas trabajadas semanalmente son casi 19, pero el error estándar es 135%. Hay semanas en que hay que más que duplicar el esfuerzo, y otras en las que de plano no hay nada. Eso es ser pobre: no saber cuántas horas de trabajo puedes vender en el día, y que tu existencia dependa de ello.

Todos deberíamos tener los estándares de los empleados privados formales. La universalización de la seguridad social puede ser una manera de lograr esto. También, fraccionando el trabajo en horas, no en bimestres cotizados al IMSS, o en días trabajados en la fábrica o el rastro. De esa manera, cada uno de nosotros cuidará la productividad de cada hora, y nadie tendrá que obligarnos a trabajar más.

CON INFORMACIÓN VÍA EL FINANCIERO

ASPA vende su claim a Barclays como parte de reestructura de Aeroméxico

La venta de una porción de los derechos de acreedores de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA) a Barclays Bank, como parte de la reorganización financiera bajo el Capítulo 11 de Grupo Aeroméxico es parte del proceso normal de una reestructura y una prueba del trabajo de reconocimiento de las aportaciones laborales de los trabajadores de la aerolínea, señalaron fuentes con conocimiento del tema.

Recientemente, ASPA informó de una transferencia por una parte de sus derechos de acreedores a un precio no especificado, pero que fue calificado de “castigadísimo” por diversos especialistas. Sin embargo, “este tipo de transacciones son totalmente comunes y esperadas durante un Capítulo 11, y existen un poco más de 30 antecedentes en las que esto ha sucedido, y de manera específica, durante bancarrotas del sector aéreo”, indicó una fuente que solicitó el anonimato.

Por su parte, ASPA señaló que se concretó la venta de una parte del claim (deuda) que los pilotos tienen reconocido como acreedores en el proceso de Capítulo 11 que lleva Grupo Aeroméxico.

“Respecto del porcentaje restante, nos encontramos estudiando los escenarios con el objetivo de proteger los intereses de nuestros pilotos, pero manteniendo el respaldo que hemos dado a nuestras aerolíneas en este proceso del cual, estamos seguros, saldrán fortalecidas”, añadió el sindicato a pregunta expresa de A21.

El monto vendido es parte del claim laboral de la deuda que Aeroméxico reconoce con ASPA y que se deriva de los convenios firmados entre ambas partes durante 2020 y 2021 y que ayudaron a la reestructura de la aerolínea del caballero águila.

Lo que hizo ASPA fue vender una parte de ese reconocimiento de la deuda a Barclays con el fin de recuperar una parte de lo que se cedió durante la negociación con Aeroméxico y repartirlo entre los pilotos, señaló la fuente. ASPA mantiene como posibilidad vender más parte de su deuda reconocida. 

Asimismo, el único claim laboral reconocido en América Latina es el de los pilotos de ASPA y gracias a lo que nosotros lo conseguimos se le cedió a otros sindicatos en México.

“Fuera del claim laboral de ASPA, no hay otro entre las aerolíneas de América Latina. Esto surge gracias a que se dieron cuenta de que lo que aportan los trabajadores debe ser reconocido. Esto es algo que no sucedía en prácticas anteriores”, indicaron.

En los procesos de Capítulo 11 de Avianca y LATAM, ninguno de los grupos de trabajadores fueron mencionados durante la petición, ni sus contribuciones para la reorganización de las aerolíneas fueron reconocidos.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Confirma SEP recorte de personal “a la brevedad”

Como parte de la política de austeridad que promueve el gobierno federal, en la Secretaría de Educación Pública (SEP) se prevé una reducción de personal, la cual se busca hacer a la brevedad posible.

En un oficio dirigido a subsecretarios, directores generales y titulares de órganos administrativos desconcentrados, así como entidades paraestatales, la titular la SEP, Delfina Gómez Alvarez, pidió a los mandos directivos de la dependencia reconsideren el número de personal a su cargo, solicitando atentamente me presenten en los próximos días su propuesta de reducción de personal.

Tras hacerse pública dicha misiva, la misma dependencia confirmó la veracidad del escrito y añadió que con ello se buscará principalmente la reubicación del personal en tareas sustantivas, priorizando la educación a distancia.

Será una restructuración administrativa paulatina, muy cuidada, sin afectar derechos, en particular cuidando los empleos de los niveles más bajos, precisó la SEP.

Con fecha del 10 de marzo, Delfina Gómez informa a los altos mandos de la dependencia que próximamente serán convocados para atender una reunión presencial con el propósito de que me presenten su propuesta, la cual deberá entrar en vigor a la brevedad posible.

Explica que esta política de austeridad se debe al complicado contexto por el que estamos pasando en esta pandemia.

Además, exhorta a los trabajadores de la SEP a evitar actos de opulencia y desempeñarse con medianía. Esto luego de citar algunas frases de Benito Juárez en las que señala que los funcionarios públicos no pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrosa medianía que proporciona la retribución que la ley haya señalado.

Con información vía La Jornada

TENDENCIAS. Uber pierde batalla en Reino Unido; Tribunal dictamina que los conductores son empleados

Es una decisión que va a sacudir y transformar a Uber y probablemente a otras empresas que también trabajan vía una aplicación. El Tribunal Supremo británico rechazó este viernes una apelación del gigante estadounidense de servicios de transporte y estimó que sus conductores pueden ser considerados empleados.

La justicia, por unanimidad, consideró que Uber no tenía razón y zanjó este asunto que comenzó en el 2016.

Su decisión significa, por ejemplo, que los conductores, hasta ahora considerados trabajadores independientes, tendrán derecho a un salario mínimo o a vacaciones pagadas. Esta decisión podría sentar jurisprudencia y afectar a otras plataformas digitales.

Ha sido una larga batalla pero terminó con una histórica victoria”, se felicitó Mick Rix, del sindicato británico GMB.

Uber, que reivindica 45,000 conductores y más de 3.5 millones de clientes en la capital británica, había apelado ante el Tribunal Supremo tras haber perdido en dos ocasiones ante la justicia, en 2017 y 2018.

El Tribunal Supremo da por tanto la razón a un grupo de una veintena de conductores de Uber, que estimaban que merecían el estatuto de empleados, visto el tiempo que pasan conectados a la aplicación y al control que ejerce el grupo, por ejemplo, sobre su evaluación.

Uber declaró este viernes que respeta la decisión de la justicia británica y que va a iniciar consultas con sus conductores en el país.

Vamos a consultar a todos nuestros conductores en el Reino Unido para entender qué cambios desean”, dijo en un comunicado Jamie Heywood, responsable del grupo estadounidense para el norte y el este de Europa.

Uber mantuvo, a lo largo de esta larga batalla judicial, que los choferes son trabajadores independientes, que eligen sus horarios y lugares de trabajo y forman parte de varias aplicaciones al mismo tiempo.

A partir de ahora, quienes presentaron la denuncia podrán acudir ante un tribunal para obtener una indemnización y otros conductores podrán también pedir ante un juez que se les reconozca como empleados.

Una mancha de aceite 

Por tanto, la plataforma, que no es rentable en términos mundiales, podría verse obligada a aumentar sus tarifas en el Reino Unido, con el riesgo de perder clientes si sus competidores no se ven sometidos a las mismas reglas.

La decisión podría tener el efecto de una mancha de aceite que se extiende y afectar a otras plataformas digitales del país. Por ejemplo, los repartidores de la plataforma de entregas de comida Deliveroo ya están intentando beneficiarse de un convenio colectivo ante el Tribunal de apelación de Londres.

Por su parte, Uber ya explicó que ha cambiado ciertas maneras de operar desde que comenzó este asunto y que ahora, por ejemplo, los conductores, sin dejar de ser independientes, pueden elegir cuándo y donde trabajan y también acceder gratuitamente a una cobertura de salud así como a indemnizaciones durante sus bajas por maternidad o paternidad.

El lunes, el director general Dara Khosrowshahi detalló varias propuestas a los gobiernos y sindicatos de Europa. El objetivo es garantizar una remuneración transparente y justa de los conductores y darles más beneficios sociales.

Por ejemplo, la compañía desea crear un fondo financiado por el sector que permitiría a los trabajadores una mayor protección social, por ejemplo a tener vacaciones pagadas.

La idea es aplicar en Europa lo que se propuso en California, en Estados Unidos, aunque la tarea se prevé complicada.

En este estado norteamericano, se propuso una ley que forzaría a la plataforma a contratar a miles de conductores. Pero en un referéndum, los electores aprobaron el pasado noviembre otra solución presentada por Uber: que los conductores fueran independientes pero reciban compensaciones.

Con información vía El Economista