Mexicanas padecen rezago en lo laboral

De acuerdo con datos de la organización estadounidense Our World in Data, México se encuentra entre las naciones del continente que presentan menor fuerza laboral femenina, tan solo por debajo de países como Estados Unidos, Canadá, Perú, Colombia, Brasil, Uruguay y Chile.

Según las estadísticas, la tasa de participación laboral femenina en México fue en 2019 de 44.12 por ciento de la población de 15 años o más que es económicamente activa, esto es 25 puntos por debajo de Perú, la nación latinoamericana que registra la mayor tasa de participación laboral de mujeres (68.99 por ciento).

Sin embargo, nuestro país registra un incremento de 15 puntos porcentuales en la participación de las mujeres en la fuerza laboral con respecto a diez años antes, indica la organización.

El informe destaca que la mayor parte del aumento a largo plazo de la participación de las mujeres en los mercados laborales, durante la última década, se puede atribuir específicamente a un aumento en la participación de las mujeres casadas.

Asimismo, subraya que en la mayoría de los países de la región, la tasa de desempleo es más alta para las mujeres que para los hombres y que los países con muy baja participación femenina en la fuerza laboral tienden también a tener un alto desempleo.

“En muchos países con baja participación femenina en la fuerza laboral, la gente piensa que cuando los trabajos escasean, los hombres deberían tener más derecho a un trabajo”, destaca el informe.

En México, 28 por ciento de los encuestados por Our World in Data estuvo de acuerdo con la afirmación: “Cuando los trabajos escasean, los hombres deberían tener más derecho a un trabajo que las mujeres”.

Nuestro país, según la organización estadounidense, también es de las naciones en la región en las que mujeres suelen trabajar pero no se les considera “económicamente activas” a los efectos de las estadísticas de oferta de mano de obra.

PANDEMIA LES PEGÓ A ELLAS

Desde hace un año, otro de los factores que afectan a las mujeres en el mercado laboral es la pandemia. En la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición (ENOEN) del Inegi, publicada el 17 de mayo, se indica que 2.1 millones de personas perdieron su empleo en el país.

El sector más afectado fue el de las mujeres, ya que 1.5 millones de los empleos perdidos era de ellas, sobre todo las que laboraban en el sector del comercio.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

PERSPECTIVAS_ “Desolador”: el panorama electoral para las mujeres en México

Las mujeres salen a las calles para exigir al gobierno un alto a la violencia de género.

Ante la ola de violencia que viven las mujeres en México, los candidatos políticos han incluido en sus discursos propuestas feministas rumbo a las elecciones intermedias. Proteger a las mujeres y disminuir las agresiones en contra de ellas son las principales promesas. Sin embargo, la mayoría muestra poco entendimiento sobre el tema y peor aún, su carrera política no es congruente con su discurso.

“El panorama es desolador, estas elecciones son patéticas en todos los sentidos. La manera en que los candidatos hacen campaña es completamente arcaica y es una muestra más de misoginia, pues instrumentalizan la lucha de las mujeres. Vemos políticos agresores y partidos que hacen la vista gorda; se nombran feministas”, dice para DW Arussi Unda, vocera de Las Brujas del Mar, colectivo responsable de la convocatoria al paro nacional #UnDíaSinNosotras.

Las mujeres feministas se unen a las manifestaciones latinoamericanas para exigir un mejor gobierno.

¿Proteger a las mujeres o ganar votantes?

Las mujeres llegarán a las urnas, el próximo 6 de junio, sin propuestas francas a favor de su seguridad y hoy se cuestionan si algún candidato, en realidad, velará por sus intereses. “El feminismo no es aplaudirle a nadie; al contrario, es sumamente crítico. En tiempos electorales los candidatos se ponen esta etiqueta, pero los partidos políticos, en sí mismos, son estructuras que oprimen a las mujeres. A veces apoyan las causas, pero nunca dan seguimiento a la implementación. El movimiento feminista ha tomado las calles y es el responsable de poner en la agenda pública los temas prioritarios, ya que el gobierno no lo hace”, comenta para DW Paulina Zepeda, socióloga e integrante del Frente Nacional para la Sororidad.

Mientras que la violencia a las mujeres aumenta tanto dentro como fuera de casa, alcanzando la cifra de 11 feminicidios diarios, ningún candidato quiere asumir el costo político de dar a las mujeres sus derechos humanos. Sus posturas son ambivalentes y parecen definirse de acuerdo con los votos, en los discursos públicos prometen defenderlas y en entrevistas se pronuncian en contra de sus derechos reproductivos. “El gobierno de turno, supuestamente de izquierda, ha hecho alianzas con un partido evangelista. Tenemos a una derecha católica aliada con sus adversarios políticos. Esto confunde a las votantes, pues no hay siquiera un partido que tenga una postura política firme”, dice Arussi Unda.

A pesar de los avances, los retrocesos son muchos

El próximo proceso electoral será histórico por el aumento en el número de mujeres que buscarán un cargo público. Sin embargo, los colectivos feministas temen que las mujeres en el poder reproduzcan las mismas acciones machistas y hagan a un lado las necesidades del género. “En este gobierno tenemos paridad en el gabinete, pero eso no se traduce en una mejor vida para las mujeres. Es un logro que haya más mujeres candidatas y es gracias a la lucha feminista, no es algo que nos hayan regalado. Hubo mujeres que lucharon e incluso dieron la vida por crear esos espacios”, comenta Paulina Zepeda, activista e impulsora de la Ley Olimpia contra la violencia digital en México.

A pesar del oscuro panorama, ambas especialistas aseguran que hay avances sustantivos en el tema. Cada vez más se habla de manera abierta sobre los problemas que atraviesan a las mujeres: hay foros sobre la violencia obstétrica y el movimiento de menstruación digna gana relevancia. Incluso muchas mujeres han encontrado las fuerzas necesarias para denunciar a sus agresores. “Estamos alzando la voz, pero al mismo tiempo el patriarcado avanza y evoluciona. Lo hace de formas muy perversas. Por ejemplo, tenemos a los 18 candidatos que al no cumplir la cuota de género para registrarse, se identificaron convenientemente como mujeres y así fueron inscritos. Estos sujetos les quitaron el espacio a 18 mujeres”, agrega la abogada Arussi Unda.

Carteles en protesta contra el acoso por parte de los profesores y alumnos dentro de la Universidad Nacional de México (UNAM).

“Hay esperanza en México y somos las mujeres”

Bajo la consigna ‘Lo que no fue para nosotras, que sea para las que vienen’, las mujeres feministas salen a las calles a exigir sus derechos al poder político. Consideran este un momento histórico en el que el feminismo ha retomado fuerza en México y ven con admiración a las nuevas generaciones que tienen el valor de cuestionar la educación machista que recibieron. Algo impensable en el pasado.

Para la activista Paulina Zepeda, aún faltan por derrumbar muchos estereotipos y estructuras que oprimen a las mujeres: “nuestros políticos no nos han representado antes ni lo harán en las siguientes elecciones. Nosotras somos las que nos hemos abierto las puertas, a partir de nuestro trabajo y las protestas en las calles. Así lo hicimos con la Ley Olimpia y lo mismo lograremos con el aborto. No es normal ni correcto la violencia que vivimos todos los días. Hay esperanza en México y somos las mujeres”.

CON INFORMACIÓN VÍA Deutsche Welle DW

Destaca la Canacope rol de la mujer en el sector comercio y servicios

En la capital del país, 24 por ciento de las mujeres que laboran en establecimientos mercantiles son dueñas o copropietarias de pequeños negocios y servicios, mientras 21 por ciento son encargadas, de acuerdo con la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la Ciudad de México.

Al referirse a algunas de las características del perfil de la mujer empresaria y emprendedora en la capital, indicó que cuatro de cada 10 mujeres del sector son jefas de familia, nueve de cada 10 aportan al gasto familiar y siete de cada 10 consideran que deben capacitarse sobre el manejo de su negocio para aumentar sus ingresos.

En el contexto del mes de la mujer, Eduardo Daniel Contreras Pérez, presidente del organismo, aseveró que en el sector comercio cada vez más juega un importante papel, convirtiéndose en mejor emprendedora y administradora de negocios.

“La importancia de conmemorar esta fecha nos hace recordar que la mujer juega un valioso papel en la vida social y económica, sorteando las barreras que, por la educación y las costumbres, han hecho más difícil su desarrollo en nuestro país.

“Estamos conscientes de que uno de los factores principales que frenan el libre desarrollo de las mujeres es la inseguridad y, particularmente, la violencia que se ejerce hacia ella, tendencia que, por desgracia, se ha incrementado en los años recientes y refleja un quebranto en la sociedad.”

En muchas ocasiones, por la sola condición de ser mujeres, sufren con las barreras que impiden el libre desarrollo, frecuentemente se enfrentan a casos de violencia verbal y violencia física, como en los meses recientes, que se ha reflejado con la ola de casos de maltrato, apuntó.

Consideramos que es de suma importancia que las autoridades presten atención a este movimiento y las necesidades que deben ser atendidas dentro de nuestra sociedad, creando políticas y proyectos que impulsen la mejora de cada una de las problemáticas que se manifiestan, apuntó.

Con información vía La Jornada

Crece participación de la mujer en el mercado de trabajo formal del país

En el último lustro, las 32 entidades del país presentaron avances en la participación de la mujer en el mercado laboral formal.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), a nivel nacional, 6.53 millones de mujeres se registraron como trabajadoras aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) al cierre de enero del 2016, cifra que representó 36.4% del total general, mientras para el mismo periodo del 2021, ascendió a 7.61 millones de personas del género femenino, con una participación de 38.4%, es decir, un aumento de 2.0 puntos porcentuales.

Por entidad, los mayores avances en los últimos cinco años se dieron en Durango, de 32.4% de contribución de la mujer en el sector del trabajo formal en el primer mes del 2016 a 35.9% en igual lapso de este año, con un incremento de 3.6 puntos porcentuales; en Aguascalientes, de 33.9 a 37.4% (+3.5 puntos); en Guanajuato, de 34.8 a 38.0% (+3.2 puntos); en Coahuila, de 32.1 a 35.3% (3.2 puntos), y en Tlaxcala, de 35.9 a 39.0% (3.2 puntos).

Con crecimientos entre 3.0 y 2.0 puntos porcentuales se ubicaron Zacatecas, Querétaro, San Luis Potosí, Campeche, Sinaloa, Hidalgo, Puebla, Michoacán, Colima, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León, Estado de México y Guerrero.

En tanto, en el rango menor a 2.0 puntos y mayor a 1.0, se colocaron Chiapas, Yucatán, Nayarit, Morelos, Quintana Roo, Sonora, Veracruz, Tamaulipas, Baja California, Ciudad de México, Oaxaca y Baja California Sur. El último lugar fue para Tabasco, con un ascenso de 0.5 puntos porcentuales.

En términos nominales, el mayor incremento en el último lustro se observó en Jalisco, con 132,538 mujeres que se integraron como trabajadoras aseguradas en el IMSS; le siguieron Nuevo León (96,377 altas), Estado de México (96,296), Baja California (79,623), Guanajuato (78,321), Ciudad de México (66,240) y Querétaro (61,597).

Resaltan los casos de Campeche, Guerrero y Tabasco, que en el periodo de análisis dieron de baja a 334, 874 y 1,982 mujeres, respectivamente. Lo anterior significa que los porcentajes de participación aumentaron debido a que mermó todo el mercado laboral de estas entidades, aunque las pérdidas en el género femenino fueron menores en relación a la de los hombres.

Por su parte, la Ciudad de México es la entidad con la menor brecha laboral de género en el país. Al cierre de enero del 2021, registró a 3.22 millones personas como trabajadoras aseguradas en el IMSS, dato del cual, 1.33 millones corresponden a mujeres, dando una contribución de 41.5%; continuaron en la lista Baja California (41.3%), Chihuahua (41.1%), Morelos (40.5%) y Jalisco (39.4 por ciento).

Al otro extremo, con la mayor brecha, se posicionaron Coahuila (35.3%), Nuevo León (34.6%), Campeche (30.8%) y Tabasco (30.3%); gran parte de la economía de estos dos últimos estados depende de la minería petrolera, por lo que su mercado de trabajo se enfoca principalmente en la especialización de este sector.

Salarios

Al primer mes de este año, la Ciudad de México ostentó el mayor salario diario asociado a trabajadoras aseguradas en el IMSS, con 510.55 pesos; otros estados sobresalientes fueron Veracruz (443.57 pesos), Querétaro (423.01), Nuevo León (422.08) y Campeche (411.90).

Además, sólo en Veracruz las mujeres ganan más que los hombres: 443.57 pesos para el género femenino y 433.16 pesos para el masculino. Mientras la mayor brecha salarial fue en Campeche: 411.90 pesos ingresan las mujeres y 525.23, los hombres, una diferencia de 113.34 pesos.

Con información vía El Economista