No hay buenas condiciones para un acuerdo: Francisco Hernández, líder de telefonistas

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana está ante la disyuntiva de retirarse de las negociaciones con Telmex y emplazar a huelga o esperar “mejores tiempos”. Pero el dirigente de los trabajadores busca un pronto acuerdo para que las conversaciones no sean utilizadas para otros fines que no sean los laborales, en vísperas de las elecciones del próximo año.

La disyuntiva en el conflicto laboral entre el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) y la empresa Teléfonos de México (Telmex) es: o retira la propuesta de complementar la Afore para que el trabajador se jubile con el salario de activo o de plano se emplaza a huelga o la parte de los trabajadores se retiran de la negociación y “esperamos tiempo mejores”, dijo Francisco Hernández Juárez, el líder de los telefonistas.

La Convención Nacional tendrá que decidir este martes si acepta esta propuesta.

“O de plano nos vamos al emplazamiento a huelga o mejor nos retiramos de la negociación y esperamos tiempos mejores. Parece que ahorita las condiciones no son buenas para un acuerdo; pero eso dependerá de lo que digan mis compañeros”, afirmó el líder del STRM.

Hernández Juárez sostuvo que Telmex magnifica el problema. “Quieren darnos un escarmiento al sindicato que se resiste a lo que ellos quieren. La empresa no está mal económicamente. Sí está apretada financieramente, pero no tanto como para no cumplir sus compromisos”.

Se pronunció: “Es mejor buscar, tratar de llegar a un arreglo para no calentar más los ánimos. Preferiría que se arreglaran las cosas y no llegar a la negociación en abril del próximo año, muy cerca de las elecciones en el Estado de México y Coahuila. Y con un ambiente así, con una huelga nuestra, calienta mucho el ambiente y puede ser utilizada para otras cuestiones que no sean las laborales. Preferiría que se arreglaran ya las cosas”, dijo en entrevista.

En la quietud de su oficina, en el salón que los telefonistas llaman “Los Quijotes”, donde decenas y decenas de figuras del hidalgo de la triste figura engalanan el recinto de trabajo, Hernández Juárez habló de la preocupación porque no hay avances en la Mesa Técnica tripartita que se instaló “para darle una salida, primero al levantamiento de huelga y una solución al conflicto que tenemos con la empresa”.

Y con el propósito de que numéricamente, matemáticamente, se pudiera determinar el peso del problema, el valor del problema. “La empresa argumenta que esas mil 942 vacantes le cuestan 19 mil millones de pesos en 30 años. Y nosotros decimos que cuestan 300 millones de pesos actualmente”.

O sea, en realidad, los cálculos actuariales para determinar el futuro de una prestación como ésta tienen que definirse a valor de precios actuales, no puede ser una proyección de esa naturaleza porque pueden pasar muchas cosas, puntualiza.

Refiere a El Sol de México: La Mesa Técnica definió claramente que el peso de las mil 942 vacantes no es significativo en relación al valor total del pasivo laboral. Es decir, el 97 por ciento del peso lo tienen los que ya se jubilaron y los que todavía faltan de jubilarse, los más antiguos de la cláusula 141.

Otro aproximadamente tres por ciento es de los que se jubilaron con la cláusula 149bis que se hicieron ajustes, antes ya habíamos hecho con la 149 bis y 149 ter. De manera que realmente no es significativo, no va a cambiar.

“Además ya tenemos una propuesta para aligerar ese peso: el cambiar el pasivo laboral por acciones, cambiar acciones por antigüedad, por salario, voluntariamente en el porcentaje que cada quien quisiera.

“Pensábamos que ayudábamos a la empresa, cuando de último momento nos salió con esto: de que el peso de la jubilación recayera sobre la Afore, en la cuenta individual de cada trabajador. Y ahí fue donde nos atoramos definitivamente. Porque la empresa decía que dependía de las mil 942 vacantes. Eso es falso. De un universo de 63 mil trabajadores, mil 942 no son significativos.

“Pero lo que vemos en la práctica es que la empresa quiere acreditar que este tipo de prestaciones no son válidas para los trabajadores. Es un beneficio que la empresa no puede soportar. Todo su futuro depende de esto, según dice”, comentó.

E insistió: “Si cayeron los ingresos de Telmex de 26 mil millones de pesos en 2004 a nueve mil millones en la actualidad, fue porque sacaron las empresas que más dinero le dejaban”.

Luego, fue por la afectación de la regulación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) que obligó a la empresa Telmex a subsidiar a la competencia, subrayó.

HOY DISCUTEN LA PROPUESTA EMPRESARIAL

Refirió que la Convención Nacional Ordinaria Democrática de los Telefonistas, que está en sesión permanente, ya había autorizado incluso negociar una jubilación menor, pero sin tomar en cuenta la Afore. “Si la empresa quita eso y tiene una propuesta que está dispuesta a aportar la jubilación y me dijeron ‘sí’. Y a la hora que nos presentan la propuesta, todo es igual: vuelven con la Afore como la parte fundamental”.

– ¿Qué hará?

-Presentarla a la Convención Nacional y tendrá que decidir si acepta la propuesta. Si la rechaza o de plano nos vamos al emplazamiento a huelga. O mejor nos retiramos de la negociación y esperamos tiempos mejores. Parece que ahorita las condiciones no son buenas para un acuerdo. Pero eso dependerá de lo que digan mis compañeros.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

Acuerdo laboral en EU evita huelga ferroviaria

Tras más de 20 horas seguidas de negociaciones, quedó conjurada la huelga de trabajadores ferrocarrileros de Estados Unidos, luego que las empresas ferroviarias y los sindicatos llegaron a un “acuerdo de principio”, para evitar la protesta que amenazaba con interrumpir los viajes y las cadenas de suministro, y que incluso orilló al presidente Joe Biden a recibir a los negociadores en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

El acuerdo se logró después de conversaciones maratónicas en el Departamento de Trabajo en Washington, que comenzaron el miércoles y se prolongaron hasta altas horas de la noche, pues existía la posibilidad de que el viernes se iniciara una huelga que habría paralizado el transporte en las líneas férreas de todo el país.

Los trabajadores lograron un aumento salarial de 24 por ciento en los próximos cinco años, una mejora de sus condiciones de trabajo y un tope en el costo que los empleados del sector pagan por la asistencia sanitaria.

“Fueron más de 20 horas de negociaciones. En ningún momento nadie pudo irse a casa», dijo un alto funcionario a los periodistas. «A las 9 de la noche del miércoles, Biden llamó y su mensaje fue que había que llegar a un acuerdo, que un cierre era inaceptable, y que había que responder de buena fe».

El presidente pidió a los negociadores que tuvieran en cuenta los perjuicios a las familias, los agricultores y los negocios si se producía un paro.

Biden advirtió que una huelga nacional de los sindicatos ferroviarios paralizaría las cadenas de suministro y Estados Unidos enfrentaría una “verdadera crisis económica”. “Si, de hecho, ellos (los transportistas de carga) se hubieran puesto en huelga, las cadenas de suministro del país se habrían detenido de forma estrepitosa. Habríamos asistido a una verdadera crisis económica”, dijo el mandatario en una entrevista a la cadena CBS.

La huelga amenazaba con interrumpir el transporte de carga, incluidos alimentos y combustibles, así como el de pasajeros. Ello en momentos en que aún no se ha logrado establecer por completo las cadenas de suministro desde la pandemia de covid y cuando el país atraviesa por el nivel de inflación más alto en los últimos 40 años. También cuando faltan dos meses para las elecciones de medio mandato en las que el Partido Demócrata arriesga perder el control del Congreso.

La Asociación de Ferrocarriles Estadunidenses (ARA, por sus siglas en inglés), que representa a los trenes de carga del país, había advertido que la huelga detendría 7 mil trenes, con un costo de 2 mil millones de dólares al día.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Estalla huelga de enfermeras del sector privado en EU

Unas 15 mil enfermeras en protesta por condiciones de trabajo abandonaron sus labores en Minnesotta en la huelga más grande de ese sector privado en la historia de Estados Unidos, mientras que se intensificaron negociaciones con más de 100 mil ferrocarrileros para evitar un paro nacional el viernes y maestros en Seattle continúan en huelga, todo a la vez que la ola de organización de nuevos sindicatos marcó nuevos triunfos en sectores de medios y hasta de jugadores de beisbol.

La huelga de la Asociación de Enfermeras de Minnesotta contra unos 16 hospitales programada para tres días es por falta de una solución empresarial a las condiciones de turnos excesivos y falta de personal que están afectando al sector por todo el país desde la pandemia. Por ello, esta huelga podría engendrar otras en varios puntos del país donde hay múltiples disputas parecidas.

La pandemia impactó a todos los trabajadores de salud abrumados por la falta de coordinación y preparación por empresas y autoridades locales y federales. Durante la pandemia, el sector perdió decenas de miles de trabajadores y según el Departamento del Trabajo, el número de trabajadores del sector salud, incluyendo enfermeras, hoy día es menor por 37 mil comparado con los niveles en febrero de 2020.

Las enfermeras, reconocidas como héroes durante la pandemia, están recibiendo amplio apoyo de sus comunidades como por algunos políticos nacionales. “Estoy en solidaridad con las 15 mil enfermeras en huelga…. son la columna vertebral de nuestro sistema de salud. Saben qué es lo mejor para sus pacientes”, tuiteó el senador federal Bernie Sanders.

Por otro lado, unos 115 mil trabajadores ferrocarrileros agremiados en 12 sindicatos están preparados para estallar en huelga nacional el próximo viernes -la primera en este sector en unas tres décadas- lo cual tendría un efecto masivo sobre la infraestructura nacional de transporte y varias ramas de la economía al congelar alrededor de un 30 por ciento de la carga de bienes en el país. Más aún, podría interrumpir los sistemas ferroviarios de pasajeros ya que, aunque la disputa laboral es sólo con empresas de carga, los trenes comparten las mismas vías.

El gobierno de Joe Biden está participando en las negociaciones y el propio presidente hizo llamadas a líderes de los sindicatos y de las empresas este lunes para impulsar un acuerdo, ya que una huelga de esas dimensiones sería una pesadilla política y económica para la Casa Blanca a un par de meses de las elecciones intermedias.

La disputa no es sólo por salarios, sino por la falta de días pagados por enfermedad o el uso de multas por no asistencia hasta en casos de emergencias familiares.

También, unos 6 mil maestros estallaron una huelga en Seattle siguiendo los pasos de sus contrapartes en Minneapolis, Chicago y Sacramento en las últimas semanas, todas los cuales culminaron en nuevo contratos.

Al mismo tiempo, el sindicato de unos 22 mil estibadores y trabajadores portuarios ILWU -históricamente entre los más progresistas del país- está negociando un nuevo contrato desde mayo en la costa oeste.

Junto con todo esto, continúa la ola de organización de nuevos sindicatos en cadenas como Starbucks (van más de 230 tiendas) y Amazon entre otras que están resucitando al movimiento laboral del país por primera vez en décadas.

El viernes pasado, unos 500 empleados del emporio de medios Conde Nast -que produce revistas como Vogue, Vanity Fair y GQ- ganaron el reconocimiento de su sindicato por la empresa.

Y ese mismo viernes, las Ligas Mayores de Beisbol -la asociación de dueños del beisbol profesional- anunciaron que reconocerán al sindicato de jugadores de las ligas mayores como representante de los más de 5 mil jugadores de las ligas menores.

El movimiento laboral ahora goza con un amplio apoyo: un 71 por ciento de los estadunidenses tiene una percepción favorable de los sindicatos, el nivel más alto registrado por Gallup desde 1965.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Nueva jornada de huelgas en Reino Unido afecta el transporte público

Los transportes públicos de Reino Unido se vieron afectados ayer por una nueva jornada de huelgas, tras las movilizaciones del sector ferroviario del jueves y del Metro de Londres el viernes, para protestar contra la fuerte inflación.

En plenas vacaciones escolares, ayer sólo debía circular un tren de cada cinco en el país, a raíz de la convocatoria a paro que lanzaron los sindicatos Rail, Maritime and Transport (RMT); Transport Salaried Staffs Association (TSSA) y Unite, que reclaman un aumento de sueldos para hacer frente al costo de la vida.

Las negociaciones con la multitud de operadores ferroviarios privados que hay en el país están estancadas. El ministro de Transportes, Grant Shapps, acusado de bloquear la situación, ha culpado a las organizaciones sindicales de negarse a aceptar reformas para modernizar el sector y aseguró el viernes que éstas podrían ser impuestas por la fuerza.

La huelga perturbará los desplazamientos de los turistas, de los aficionados de futbol que quieran ir a ver partidos al estadio y de los asistentes a festivales veraniegos.

Se prevé que la circulación de trenes también se vea perturbada.

“Creo que los británicos están hartos de que este gobierno y los empresarios británicos los estafen con compañías como BP y British Gas, registrando unos beneficios enormes mientras a la gente le cuesta ganarse la vida”, declaró Mick Lynch, secretario general del sindicato RMT del ferrocarril, asegurando que el pueblo británico apoya a los huelguistas.

Se trata del mayor movimiento de huelga en décadas contra la inflación, que en julio alcanzó 10.1 por ciento interanual y que podría superar 13 por ciento interanual en octubre.

Ayer, unos 2 mil trabajadores del puerto de Felixstowe, en el este, el mayor para el flete en el país, comenzaron una huelga de ocho días, lo que podría interrumpir gran parte del tráfico de mercancías.

Por su parte, las autoridades portuarias se expresaron “decepcionadas” de que Unite “no vino a la mesa de negociaciones para una discusión constructiva y para tratar de hallar una solución”.

Felixstowe maneja casi la mitad de la carga que llega al país. La huelga podría obligar a desviar los buques comerciales a otros puertos en Reino Unido o en Europa. En el muelle de la costa oriental británica cada año se manejan unos 4 millones de contenedores de 2 mil buques.

Los trabajadores postales, los abogados, el personal de British Telecom y los recolectores de basura han anunciado huelgas para finales de este mes.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Comienza huelga de 8 días en el mayor puerto de carga de Reino Unido

Una huelga de ocho días comenzó ayer en el mayor puerto de carga de Reino Unido, último episodio de una oleada de paros en varios sectores para pedir salarios más altos frente a una inflación récord de 10 por ciento.

Al cabo de tres días consecutivos de huelgas que perturbaron los transportes, en particular el ferroviario, ahora el afectado es el puerto de Felixstowe.

Es la primera huelga desde 1989 en este puerto del este de Inglaterra, por el que pasan unos cuatro millones de contenedores por año.

Unos 2 mil trabajadores del puerto de Felixstowe, a unos 150 kilómetros al noreste de Londres, abandonaron sus puestos para exigir mejoras salariales, suscitando temores de interrupciones en la cadena de suministros, y en medio de una gran crisis del poder adquisitivo en Reino Unido.

El puerto maneja unos 4 millones de contenedores de unos dos mil buques al año, casi la mitad de toda la carga comercial que entra al país.

La inflación llegó en julio a 10.1 por ciento interanual y podría superar 13 por ciento en octubre, el nivel más elevado de un país del G-7.

“Felixstowe es muy rentable. Las últimas cifras muestran que en 2020 obtuvo beneficios por 61 millones de libras (72 millones de dólares)”, declaró la secretaria general de Unite, Sharon Graham. “La empresa matriz, CK Hutchison Holding Ltd, es tan rica que el mismo año distribuyó 99 millones de libras esterlinas a sus accionistas. Pueden por tanto conceder a los trabajadores de Felixstowe un aumento correcto de salario”, agregó.

La empresa por su lado dice haber propuesto un alza salarial que le parece “justa”, de 8 por ciento en promedio, y cerca de 10 por ciento para los sueldos más bajos. La autoridad del puerto dijo a su vez que “lamenta el impacto de esta acción en las cadenas de distribución británicas” y afirmó estar trabajando con sus clientes “para limitar las perturbaciones”.

También están en huelga los trabajadores de los sistemas de trenes y del metro. Solamente una de las cinco rutas de trenes circuló antier, en la tercera huelga ferroviaria en misma cantidad de días.

El viernes, la mayoría de las rutas del tren subterráneo no circularon debido a otra huelga. También se han anunciado huelgas este mes en los sectores del servicio postal, de los abogados, de la British Telecom y los recolectores de basura.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

Denuncian contrataciones ilegales en Notimex pese a 900 días de huelga

La Agencia de Noticias del Estado Mexicano (Notimex) cumple 900 días de huelga, la más larga en un órgano de gobierno, con la denuncia de unas 200 contrataciones ilegales y sin visos de una pronta solución al conflicto. Por ello, trabajadores del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SUTNOTIMEX) llevaron sus demandas, una vez más, a Palacio Nacional.

“Alguien no le está haciendo caso al Presidente (Andrés Manuel López Obrador), y eso me parece grave porque dejas abierta que cualquiera persona haga lo que quiera”, afirmó Adriana Urrea, secretaria general del SUTNOTIMEX. Y es que en 2020, tras solicitar su intervención, el mandatario aseguró que en diciembre de ese año estaría resuelto el conflicto laboral que dejó sin empleo a más de 200 personas.

En 2019, tras la llegada de Sanjuana Martínez a la dirección de Notimex, fueron despedidos aproximadamente 250 trabajadores. El 21 de febrero de 2020, el sindicato estalló la huelga por violaciones al contrato colectivo de trabajo, acoso laboral, despidos injustificados y violación de derechos laborales. A pesar de esto, a finales de mayo pasado se reportó que la agencia realizó unas 200 contrataciones para reemplazar a los empleados en paro.

“Durante la suspensión de labores, que esa es la huelga, no debe de haber ningún gasto de presupuesto ni ninguna operación. Por tanto, el hecho de que la empresa esté reportando el gasto del presupuesto, que esté contratando o despidiendo gente, va en contra de lo establecido en la ley; por eso hablamos de que estas contrataciones han sido ilegales”, explicó Urrea en entrevista con MILENIO.

Además de estas contrataciones, Sanjuana Martínez y otros directivos continúan recibiendo su sueldo, afirma la líder del SUTNOTIMEX. “Los trabajadores que estamos en huelga no recibimos ni un peso y no hemos recibido ni una parte del salario desde el 20 de febrero de 2020, y algunos más, porque fue desde antes (…) Pero sí, la directora y sus directivos (…) reciben sus salarios semanalmente”.

Eso puede explicar mucho del porqué no quieren sentarse a negociar y quieren resolver el conflicto. Está más padre, ¿no?, cobrando sin operar, sin trabajar, de una manera aunque sea ilegal, porque claramente es una ilegalidad”, dijo la líder sindical.

A 30 meses de huelga y ante la falta de acuerdos con la dirección de Notimex, el sindicato sostiene que “todas las demandas individuales las tenemos ya ganadas, que son de reinstalación”. Y están en espera de que se resuelva una demanda de imputabilidad, la cual establece que al no haber diálogo entre las partes, corresponde a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje dar solución al conflicto.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

SINDICATOS_ BT se enfrenta a una huelga por una disputa salarial

BT se enfrenta a la posibilidad de que miles de empleados se declaren en huelga, después de que el Sindicato de Trabajadores de las Comunicaciones (CWU) dijera que votaría a favor de la acción.

El sindicato, que afirma representar a 60.000 de los 96.000 empleados a tiempo completo de BT, por unanimidad aprobó una moción urgente el miércoles para aprobar la papeleta. La huelga es parte de una disputa salarial, en la que el CWU exige un aumento del cinco por ciento. BT ofreció un dos por ciento más un bono de entre £ 250 y £ 500.

«La huelga es claramente el último recurso. No hemos tenido una huelga nacional en BT desde 1987, por lo que no es algo que demos por sentado. Esperamos que la empresa regrese a las negociaciones y evite la necesidad de una huelga». Andy. Kerr, secretario general adjunto de CWU, en un comunicado.

El sindicato dice que la votación tendrá lugar si BT no revisa su oferta de pago antes del mediodía del 4 de junio. El CWU dijo que no podía decir cuándo se llevaría a cabo una huelga, pero que sería «en semanas, en lugar de días». Un portavoz del sindicato le dijo a Krypton Solid UK que fines de junio podrían ser el calendario, pero no podía decir cuánto duraría la huelga.

Describiendo las afirmaciones del sindicato como «poco realistas», BT le dijo a Krypton Solid UK que su oferta es definitiva. «Estamos decepcionados con la decisión del CWU de llamar a votación, pero nuestra puerta sigue abierta… Seguimos dispuestos a reunirnos con ellos», dijo el comunicado.

La empresa de telecomunicaciones y servicios dijo que su oferta equivalía a un aumento salarial del 5,4% para algunos de los empleados peor pagados. Agregó que el sindicato Prospect, que tiene muchos menos miembros en BT que CWU, aceptó la oferta del dos por ciento.

No nos importa que los altos ejecutivos reciban bonos, pero queremos que todos los empleados participen en el éxito de BT.

– Andy Kerr, Secretario General Adjunto, Sindicato de Trabajadores de las Comunicaciones

El CWU cree que sus miembros tienen derecho a una mejor oferta debido al nivel de bonificaciones otorgadas al personal superior y debido al mejor desempeño financiero de la empresa. El CEO de BT, Ian Livingston, recibió un bono de £ 1,2 millones en el último año fiscal.

«No nos importa que los altos ejecutivos reciban bonos, pero queremos que todos los empleados participen en el éxito de la empresa», dijo Kerr en un comunicado.

«BT puede permitirse un aumento salarial decente para el personal este año… Sus ganancias son extremadamente saludables y el flujo de caja libre es casi el doble del pronóstico de 1.900 millones de libras esterlinas. Con una congelación de salarios el año pasado y una inflación ahora del 5,3 por ciento. «El personal merece más», agregó.

BT tiene ha reducido su número de empleados en un 20% en los últimos dos años.

Cuando se le preguntó si habría una interrupción del servicio si hubiera una huelga, BT se negó a comentar, argumentando que era demasiado pronto para saberlo.

CON INFORMACIÓN VÍA KRYPTONSOLID

El conflicto en Telmex no ha terminado; claves para entender la demanda sindical

“Creo que el ambiente y la relación entre la empresa y el sindicato se han deteriorado de manera importante por el incumplimiento de Teléfonos de México (Telmex) a sus obligaciones”, señaló Francisco Hernández Juárez, secretario general del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) a El Economista.

El conflicto, que derivó en la primera huelga para el dueño de Telmex, el multimillonario Carlos Slim, “lo traemos arrastrando desde hace mucho tiempo y se juntó con la revisión al contrato colectivo de trabajo (CCT)”. En 2019 iniciaron las pláticas sobre el pasivo laboral que, de acuerdo con la empresa, suma más de 270,000 millones de pesos. Ahí empezó el estire y afloje.

Un día después de iniciado el paro en la compañía de telecomunicaciones más importante del país, el STRM y Telmex acordaron levantar el paro y crear una mesa técnica bipartita para analizar los costos de las jubilaciones y las 1,942 vacantes que no se han cubierto, lo que le representa mayores cargas de trabajo al personal activo.

En abril pasado tocó la negociación ordinaria del CCT para el periodo 2022-2024, en la que las trabajadoras y los trabajadores —alrededor de 66,000— demandaron 7.3% de aumento salarial para paliar la inflación, que asciende a más o menos a ese porcentaje.

Ante la negativa de la empresa de incrementar ese monto, el STRM tramitó tres emplazamientos a huelga:

  1. Por violaciones al CCT
  2. Por Incumplimiento de liberación de 1,942 vacantes
  3. Por la revisión contractual, el aumento de salarios

Tras varias prórrogas de la huelga por la intervención de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el 22 de junio alcanzaron un acuerdo de 4.5% al salario de quienes ganan menos de 1,222 pesos al día y de 50.50 pesos diarios si reciben más. Pero los otros dos puntos no se resolvieron.

El origen del conflicto sindical

La escisión de América Móvil desde el año 2000 “cambió substancialmente” las operaciones en Telmex, señala el STRM en un documento entregado a la STPS. “Sus directivos y accionistas diseñaron una estrategia para desmantelar a la empresa y fortalecer” al otro grupo”, apuntan.

Para comprobarlo, citan el informe anual que presentó Telmex a a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en 2001: “En septiembre de 2000 escindimos nuestro negocio de telefonía móvil y la mayoría de nuestras inversiones fuera de México se transfirieron a América Móvil”, explica el documento.

“Debido a que ya no participamos en la telefonía móvil, nuestras operaciones pueden verse afectadas por el desarrollo y éxito comercial de los proveedores de servicio inalámbrico y otras tecnologías, incluyendo a América Móvil. La escisión nos dejó considerablemente con más deudas, menos efectivo y valores negociables que antes”, reconoce la empresa.

Otros motivos de la crisis, dice el sindicato son “el desplazamiento de AT&T hacia la producción de contenidos, retirando en gran medida su inversión en infraestructura; la fusión de Televisa Univisión para competir en video bajo demanda; la quiebra de Altán Redes; la reducción de recursos para la Agenda Digital Nacional; así como la necesidad de mayor alcance de las redes de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”.

Pero desde la creación de Telcel y Prodigy, en 1996, “se limitó arbitrariamente la intervención del personal sindicalizado”, expresan. Desde entonces comenzaron las quejas de violación al CCT por quitarles materia de trabajo. En 2009 el consorcio creó la marca Infinitum para los servicios de banda ancha, con lo que Telmex perdió presencia, sostiene el sindicato.

El tema de las jubilaciones

En las negociaciones, el sindicato ha argumentado que el Convenio de Concertación, por el que se le vendió Telefónos de México a Slim, señala que “los proyectos de digitalización, modernización y nuevos servicios en la empresa no implican reducir el personal sindicalizado o sus derechos, tomando en cuenta la natural expansión de la propia empresa”.

Sin embargo, en 2009 modificaron las cláusulas relativas a jubilación, y aumentaron la edad mínima de 53 a 60 años para hombres y de 48 a 60 años para mujeres. Los años de servicio para iniciar el trámite se pasaron de un mínimo de 25 a 29, y como máximo de 31 a 35 años.  “Esto significó reducciones en los montos de pensión”.

Posteriormente, el sindicato llegó a un acuerdo para que el personal que cubría que tenía la edad y los años de servicio para jubilarse “se mantuviera en sus puestos de trabajo hasta cinco años más”. Esa medida representó “ahorros superiores a 15,000 millones de pesos al cierre de 2019. A la fecha se continúa con la vigencia del plan lo cual sigue generando ahorros importantes”. 

En 2015, aumentaron nuevamente la edad de jubilación de 60 a 65 años para quienes ingresaran a partir de ese año.

“La administración de Telmex ha incumplido obligaciones establecidas en diversos convenios y tomado decisiones en detrimento de su viabilidad económica, operativa y financiera, así como de la fortaleza de la marca, afectando también los derechos y las actividades desempeñadas por los trabajadores y el sindicato”, sostiene el gremio.

Este lunes inician las reuniones de análisis y negociación de la mesa técnica bipartita. Tienen hasta el 17 de agosto para llegar a un acuerdo, el cual todavía tendrá que ser puesto a consideración de toda la base sindical.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

La huelga como herramienta para mantener la dignidad

Por Israel Quiñones

Las huelgas son una herramienta que usan los trabajadores como último recurso ante los abusos patronales. Las grandes movilizaciones de la segunda mitad del siglo pasado que dieron forma a un sindicalismo más fuerte y digno, están envueltas con un halo de misticismo, son adornadas con las anécdotas de camaradería, de solidaridad y también del señalamiento del esquirolaje.

El Sindicato de Telefonistas cuenta con un amplio anecdotario de huelgas. Hace poco más de 35 años que está organización no enfrenta una situación de características tales que le empujara a tomar la decisión de estallar una. El pasado 19 de junio, la Asamblea Nacional de Representantes tomó la decisión de retomar la vieja tradición de lucha por medio de este instrumento jurídico y político que representa un sacrificio, pero también es la mejor oportunidad de conquistar derechos laborales que, de otra forma los dueños del capital le niegan a la clase trabajadora.

Las condiciones de los nuevos procesos de trabajo en la actualidad, independientemente de la empresa o sector productivo o de servicios, depende en gran medida de la digitalización y de la evolución tecnológica, pero estos beneficios que la creatividad y la innovación ponen al servicio de la humanidad son tomados por el capital y lo usan para abaratar y precarizar al empleo.

El sindicalismo ha sido estigmatizado por los grandes consorcios de la comunicación, mismos que dependen de los grandes capitales para subsistir, por ello, todo lo que represente una amenaza para las estrategias económicas y de acumulación son crucificadas en los altares del capital neoliberal; sin embargo, el sindicalismo real y democrático continua siendo la herramienta más efectiva para que la clase trabajadora pueda defender, mantener y conquistar derechos laborales que beneficien el diario quehacer de las y los trabajadores, esto es una amenaza para el capital.

Paul Mason en su libro “Postcapitalismo” relata como un CEO de Samsung en el marco del Foro de Davos en el año 2015, señala enérgicamente que de seguir permitiendo que los trabajadores se organicen en sindicatos o, se continué con la seguridad social tal y como se mantiene, el capital no logrará crecer y desarrollarse como debe. Este pequeño atestiguamiento del pensamiento neoliberal nos deja claro que la estrategia del capital se basa en el sometimiento y explotación de la clase trabajadora, por ello, la automatización es una opción de desaparecer a los gremios y trabajadores.

Con los telefonistas algo similar ocurrió, pues, en síntesis, la empresa quiere desaparecer la jubilación del Contrato Colectivo que ostenta este Sindicato y a pesar de que Grupo CARSO se comprometió a respetar este Contrato Colectivo desde que adquirió Telmex, hoy dice que el costo de dicho Contrato afecta sus finanzas. Solamente que omite una realidad muy oscura y desvergonzada, ya que las decisiones tomadas por la administración de Telmex han ido por el camino del desmembramiento, puesto que antes de la separación funcional impuesta por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, la tenedora de Telmex, el gran gigante de las telecomunicaciones América Móvil, emprendió una serie de escisiones que partieron a la empresa privatizada en 1990, esto con el único fin de quitar a los trabajadores acceso a utilidades, contrataciones por medio del Contrato Colectivo y por ende, precarizar el empleo por medio de la subcontratación de filiales pertenecientes a empresas terceras del mismo Grupo de interés económico o en su defecto, pertenecientes a amigos del dueño.

La decisión de estallar una huelga no es sencilla, es un estresante proceso de análisis y consensos que no tiene otro fin que el bien común de los trabajadores organizados, pero que, para mantener sus conquistas sindicales vigentes tienen que luchar y sacrificarse por medio de esta herramienta.

La retención de pagos, la falta de prestaciones, vacaciones, incapacidades y demás aspectos que vienen con el trabajo son truncados durante la huelga. Lo complicado de una huelga no es estallarla, es levantarla.

La conciencia de clase no se adquiere por generación espontánea y por ende, la decisión de prescindir de salario y prestaciones durante el movimiento de huelga no es cosa fácil, pero este dolor se aminora con la solidaridad y la unidad, por ello, el sindicalismo fortalece al trabajador y lo engrandece.

La mitología que envuelve a los liderazgos sindicales del siglo XX no se construyó de la nada, se produjo a partir de las huelgas, se difundió por el tesón y la resiliencia de los trabajadores, hoy los Telefonistas vuelven a tomar su destino en sus manos, deciden estallar una huelga para defender lo más básico de la dignidad humana, para crear un futuro para los que vienen, para defender una vejez digna de los que fueron y para defender la estabilidad y bienestar de sus familias.

¡Que Viva la huelga!

Trabajadores en huelga de Interjet niegan avance en negociaciones

Trabajadores de la aerolínea Interjet, que pidieron el anonimato, calificaron como «una vil mentira” que las negociaciones con la empresa sobre la huelga vayan por buen camino, ya que incluso, dijeron, el director ejecutivo, Carlos del Valle, no se ha reunido con ellos.

En cuanto a la reapertura del corporativo que anuncio el directivo, los empleados dijeron que tampoco es cierto, porque solamente la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) le dio un permiso a la empresa por 30 días (todo julio) para que fuera por la documentación necesaria para iniciar con el concurso mercantil.

“La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje junto le dio un permiso de 30 días a Interjet para conseguir todo el tema de papeles e iniciar el tema del concurso mercantil, después de eso se vuelve a cerrar el edificio”, señalaron trabajadores de la aerolínea.

«El hecho que el director ejecutivo de Interjet esté en el corporativo no es ni porque vaya a volver a volar la aerolínea, ni porque vaya a trabajar desde ahí, solamente la JFCA le otorgó un permiso temporal para acceder a este espacio», indicaron

Asimismo, los empleados de la compañía señalaron que es mentira que las negociaciones vayan por buen camino, ya que “nunca se han acercado con nosotros, no quiere pagar”.

Ayer, el director ejecutivo de Interjet, Carlos del Valle, afirmó que las negociaciones con el sindicato de trabajadores iban «por excelente camino», por lo que incluso su corporativo ya se había reabierto desde el pasado primero de julio.

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO