“La huelga es una opción a la que nos orillaron las autoridades”: Docentes del Colegio de Bachilleres

El principal motivo es hacer válido el incremento salarial que decretó el presidente. Las banderas rojinegras colgaron de las puertas de los 20 planteles del Colegio de Bachilleres por un cúmulo de atropellos laborales que, aún con diversas reuniones realizadas entre autoridades y sindicatos, no han tenido solución.

“Prácticamente los 20 planteles estuvieron de acuerdo y dijeron sí a la huelga ”, asegura la maestra Josefina Casarrubias Ramírez, quien estuvo presente desde las doce de la madrugada en la puerta del plantel 12 Nezahualcóyotl para iniciar la huelga. Ve a sus compañeros con ánimos de seguir. Cuenta que la decisión se tomó después de un referéndum y después de que el Colegio de Bachilleres se negara al aumento.

Docentes exigen que el 1, 2 y 3% de aumento escalonado que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador para aumentar el salario de los profesores en mayo del 2022  impacte directamente al salario, a la clave 01 tanto para trabajadores administrativos como académicos, que debiera iniciar hoy primero de febrero.

Las maestras consultadas detallan que no se levantará la huelga hasta que se cumplan este y otros dos puntos prioritarios del pliego petitorio, sin dejar de atender las demás exigencias.

En esta huelga los tres puntos del pliego petitorio que imperan son: que el aumento que ordenó AMLO sea directo al salario y no como compensación; la basificación de los trabajadores académicos y administrativos; que se respeten los perfiles con los que fueron contratados los maestros; que los nombramientos sean de seis meses, lo que dura el semestre, y no por 2 o 4 meses como se ha hecho; también exigen la basificación.

Tres exigencias centrales para levantar la huelga

Docentes y trabajadores que participan en el  Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores del Colegio de Bachilleres (SINTCB), contabilizan hasta 60 exigencias. Pero piden que se resuelvan lo antes posible estas tres:

1.- El fortalecimiento del Sistema de Enseñanza Abierta (SEA).

2.- Eliminar la subcontratación, y que se reanude un programa de estímulos (el cual quitaron de la ley en marzo del 2021), denominado K1.

3.- Mejorar la infraestructura de los planteles y eliminar la Unidad del sistema para la carrera de las maestras y maestros (Usicam).

La última huelga en el Colegio de Bachilleres fue en 2009 y duró 44 días. Esto fue hace 13 años.

La maestra Clara Rosas Acosta, del plantel 4 de Culhuacan Lázaro Cárdenas describe que “el Colegio Bachilleres no está respondiendo de forma cabal”. Y asegura que la huelga “se está viviendo con todo el coraje de no ver una respuesta favorable”. La huelga, en sus palabras” es “una opción a la que nos orillaron las autoridades y su falta de sensibilidad”.

A la vez, describe que asistieron la mayoría de los maestros a tomar las instalaciones del plantel 4.

“Hacemos una organización donde planteamos guardias para poder mantener el plantón fuera de cada uno de los planteles. Es sumamente complicado cerrar un plantel, pero está  la convicción y la responsabilidad de mantenerse, pues al pie de lucha”.

Protestas y reuniones con autoridades

Las autoridades del Colegio de Bachilleres y de la Subsecretaría de Educación Media Superior han sostenido reuniones en las que argumentaron que el aumento de salario ya se realizó. Sin embargo, la maestra Josefina explica que no hay tal, ya que incrementaron en la clave 39 y no en la 01, por lo cual no les beneficia, ya que no contempla aguinaldo, prima vacacional y pensión, sino que resulta una compensación.

Las maestras, profesores y trabajadores del Colbach llevan varias protestas en lo que va del año, tanto en la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS) como en Palacio Nacional, antes de que iniciara la conferencia matutina del presidente AMLO. De ello surgieron mesas de negociación en las cuales no ha habido respuesta favorable de las autoridades.

“Con lo que resultó de la protesta en la SEMS pensamos que iba, a ver si no total, sí un avance en respuesta del Colegio a las demandas que tenemos. Pero no fue así”, cuenta la maestra Josefina.

Por la respuesta del Colegio de Bachilleres y la inacción de la Secretaría de Educación, fue que acordaron la huelga, expresa la maestra Josefina, quien además es parte de la organización democrática de la Coordinadora Independiente Nacional de Trabajadores del Colegio de Bachilleres.

Para la maestra Clara, esta huelga ayuda a resignificar la labor docente:

“Hay múltiples pensamientos, hay diversidad de opiniones, pero siempre siempre en busca de conjuntar esfuerzos. En este caso, que se vea que nosotros los docentes sí sabemos qué es la revalorización del gremio y la dignificación de la labor”.

La maestra Verónica de la Fuente Guerra, participó también en la clausura de  su plantel 13 Xochimilco-Tepepan. Asegura que en estos momentos se organizan para la recolección de víveres y de apoyo económico para seguir con la difusión de sus condiciones laborales.

CON INFORMACIÓN VÍA PIE DE PÁGINA

ACTUALIDAD_ Reino Unido. La mayor huelga en décadas: más de medio millón de trabajadores protestan contra el gobierno

Las escuelas permanecieron cerradas, los trenes y otros transportes públicos no se movieron, el personal ausente las oficinas estatales y de varios servicios públicos. Esas son las imágenes que resumen el impacto de lo que algunos llaman una “mega huelga” en Reino Unido.

Se calcula que más de medio millón de trabajadores se unieron al paro para protagonizar la mayor protesta laboral registrada en el Reino Unido en la última década, hay que remontarse a 2011 para encontrar un huelga similar, cuando más de un millón de trabajadores del sector público protagonizaron una huelga de un día debido a un conflicto sobre las pensiones.

Este miércoles se dio un llamado conjunto que coordinó varias huelgas convocadas por distintos sindicatos agrupados en la federación sindical, TUC. El reclamo es por aumento salarial frente a una preocupante alza del coste de vida de un 14% y contra los ataques del Partido Conservador al derecho de huelga, especialmente reclaman una derogación del proyecto de ley laboral para restringir aún más el derecho a la huelga en el país.. Este último reclamo es lo que le da un carácter más político a la huelga.

Entre los sectores que fueron a la huelga están los ferroviarios, maquinistas de trenes perteneciente a los sindicados ASLEF y RMT (Rail, Maritime and Transport Workers), maestros nucleados en el National Education Union (Sindicato Nacional de la Educación, NEU), 70.000 trabajadores docentes, bibliotecarios y de investigación de 150 universidades se sumarán a una manifestación del sindicato University and College Union (UCU).

Aunque cada sector también tiene sus reivindicaciones, se unen en el reclamó de aumentos salariales para ganarle a la inflación que lleva meses por encima del 10% (10,5% en diciembre), lo que lleva a que muchas familias trabajadoras dependan de los bancos de comida para poder alimentarse.

Está situación es la que ha llevado a varios meses de huelgas de varios sectores, incluyendo a las enfermeras que en diciembre realizaron su primera huelga nacional en los más de 100 años de historia de su sindicato.

Las sucesivas huelgas se dan en el Reino Unido desde hace meses, aunque esto afecta en muchos casos la vida de millones que utilizan el transporte público u otros servicios, el apoyo a las protestas sigue siendo mayoritario. El 59% de británicos apoyò la huelga de enfermeras y el 43% respalda a los profesores, según un sondeo de Public First publicado por Politico.

Organizaciones de padres de alumnos afirmaron este miércoles en un comunicado que estaban «apoyando» el movimiento, señalando «las consecuencias de años de financiación insuficiente» en las escuelas.

La respuesta del gobierno del conservador Rishi Sunak sigue siendo la de mostrarse duro en las negociaciones, insistiendo en que no hay dinero para conceder los aumentos salariales exigidos. Por ejemplo, en el sector sanitario se negó a aumentar su oferta de entre el 4,5% y el 5%, mientras que la inflación se ha disparado hasta el 14%. Al sector ferroviario le ha ofrecido un 9% en dos años, propuesta que ha sido rechazada por los trabajadores.

A pesar de la política de las direcciones sindicales que se niega a llamar a una acción conjunta de todos los sectores en lucha y por tiempo indeterminado hasta que se cumpla con sus demandas, las y los trabajadores siguen votando día a día nuevas acciones y en cada una de ellas la solidaridad se hace sentir. La mega huelga de este miércoles fue la expresión de la fuerza que tienen los trabajadores, y que es posible triunfar y conseguir sus demandas.

CON INFORMACIÓN VÍA LA IZQUIERDA DIARIO

El Reino Unido se enfrenta a su mayor jornada de huelga de la última década

Más de 500.000 trabajadores, incluidos maestros, empleados ferroviarios y funcionarios públicos, inician este miércoles una huelga masiva en el Reino Unido, provocando la paralización de las actividades educativas de millones de estudiantes y una interrupción de la producción, informan medios locales.

En la ola de manifestaciones, considerada la más grande en la última década, se prevé que participen alrededor de 300.000 maestros de escuelas y colegios, 100.000 funcionarios públicos, 70.000 docentes universitarios y más de 60.000 trabajadores ferroviarios, entre otros, detalla Reuters.

Se estima que esta paralización le podría costar a la economía 200 millones de libras esterlinas (unos 240 millones de dólares). Además, aproximadamente el 85 % de las escuelas públicas inglesas y galesas, un total de 23.400, se verían obligadas a suspender actividades.

¿Qué reclaman los maestros?

«No recuerdo la última vez que tuve un aumento de sueldo, el Gobierno no valora a los maestros con experiencia. También estoy muy preocupada por los profesores jóvenes con los que trabajo. He visto a muchos ir y venir y eso se debe a que sienten que el bajo salario no vale la pena«, manifestó Yvonne, de 59 años, una profesora de primaria, citada por el Sindicato Nacional de Educación (NEU) de Inglaterra y Gales.

«Una gran parte de mi sueldo se destina a gastos de guardería y, con el aumento del costo de vida, he tenido que pensar en si puedo permitirme comprar dulces para mis hijos, ir de vacaciones o incluso si podré ofrecerles ayuda en el futuro si van a la universidad«, contó Emma, de 40 años, otra maestra de primaria.

Apoyo de los padres de familia

Por su parte, los padres de los estudiantes destacan el trabajo de los maestros y consideran que «han sido recompensados con muchos años de mala paga, malas condiciones y mayores cargas de trabajo». «Es vergonzoso que el Gobierno los haya puesto en una situación en la que están obligando a los maestros a hacer una huelga», dijo Matthew Rodriguez, padre de dos niños, citado por The Guardian.

«Es la pesadilla de todos los padres. Soy una madre soltera que trabaja seis días a la semana. Soy dueña de mi propio negocio y no puedo tomarme el día libre», expresó Marjan Sangsefidi, preocupada por el cuidado de su hijo de siete años durante el tiempo que no irá a la escuela.

A su vez, un padre de dos niños, comentó que tendrá que «perder un día completo de trabajo» por la huelga, pero está «más que feliz de hacerlo para apoyar a los maestros». «Los maestros son mal pagados, no son apreciados y no tienen el apoyo o las herramientas que necesitan«, agregó.

Respuesta del Gobierno

La secretaria de Educación del Reino Unido, Gillian Keegan, dijo que está «decepcionada» de que los sindicatos de maestros hayan tomado la decisión de ir a huelga. Además, sostuvo que la manifestación industrial era innecesaria y que las negociaciones aún continuaban.

La alta funcionaria también dijo que esperan que tantas escuelas como sea posible permanezcan abiertas.

De acuerdo con una carta enviada por Keegan a los centros educativos, se dejó en claro que los maestros involucrados en la huelga no tienen derecho a recibir su pago. No obstante, asegura que es difícil controlar la situación debido a que los docentes no están obligados a declarar su intención de participar en las movilizaciones, y de esta manera reciben su salario tras afirmar que están trabajando.

  • El Reino Unido ha sido escenario de una serie de huelgas desde finales del año pasado por parte de trabajadores de diferentes áreas, exigiendo en su mayoría un aumento salarial.
  • Más de 70.000 investigadores, académicos y administradores universitarios protestaron en noviembre por cuestiones de salarios, pensiones y beneficios contractuales.
  • En diciembre, paramédicos y personal de emergencias de Inglaterra y Gales realizaron una huelga en el Reino Unido para exigir aumento de salarios.
  • Recientemente, unos 40.000 empleados de Network Rail y 14 compañías operadoras de trenes cerraron la mayoría de los servicios ferroviarios en todo el país para reclamar mejores condiciones de trabajo.

CON INFORMACIÓN VÍA RT EN ESPAÑOL

Bachilleres, a huelga; trabajadores exigen diálogo con autoridades

Trabajadores del Colegio de Bachilleres impusieron un paro de labores a partir del primer minuto de este 1 de febrero, ya que exigen ajustes en su contrato, mejora de prestaciones y salario.

Fue en las oficinas generales y en las instalaciones del Plantel 3, en Iztacalco, que los trabajadores colocaron las banderas rojinegras en señal de huelga, además de pernoctar en el lugar y colocar también mantas y carteles expresando sus demandas.

De este modo, la huelga es general en los 20 planteles que tiene el Colegio de Bachilleres, 17 se encuentran en la Ciudad de México y tres más que se ubican en el área conurbada.

Con esta huelga, son alrededor de 2 mil 500 trabajadores los que exigen mejores condiciones laborales, además de que señalaron que acudirán a sus centros de trabajo, pero no atenderán ninguna jornada administrativa.

De acuerdo con versiones de algunos trabajadores, estos exigen el pago de algunas prestaciones y salarios que se les adeuda.

A las afueras del Plantel 3, ubicado en la Unidad Infonavit Iztacalco, los trabajadores colocaron sus mantas, pancartas, las banderas rojinegras y prendieron una fogata para calentarse de las bajas temperaturas de la madrugada, además de proveerse de alguna bebida caliente para mitigar el frío.

Con esta huelga general en el Colegio de Bachilleres, cerca de 100 mil estudiantes de educación media superior que están inscritos en sus planteles se ven afectados.

Los trabajadores señalaron que esperan mantener un diálogo con las autoridades superiores del Colegio de Bachilleres para que se atiendan de manera satisfactoria sus demandas, que consideran justas y apegadas a la ley, de lo contario, no se levantará la huelga.

CON INFORMACIÓN VÍA EL SOL DE MÉXICO

#31E. Segunda jornada de movilizaciones en Francia contra la reforma de las pensiones

Más de dos millones de manifestantes en toda Francia, 400.000 en París, más de 100.000 en Marsella, 50.000 en Nantes y Toulouse, alto seguimiento a la huelga tanto en el sector público como en el privado: la jornada de movilización del 19 de enero impresionó por su masividad. Después de ese gran éxito, la intersindical convocó esa misma noche a «toda la población a movilizarse aún más masivamente el 31 de enero para decir no a esta injusta reforma».

El 31 de enero el camino a seguir es claro: hay que continuar y ampliar la movilización, buscando expresar en las huelgas y en las calles el enfado contra la reforma previsional. Varias encuestas muestran que esta reforma es impopular. También ha arrancado la movilización en muchas universidades, donde esta semana se organizaron asambleas generales y comités de movilización contra la reforma de Macron.

En vista de las manifestaciones del 31 de enero, el Gobierno francés anunció el despliegue de 11.000 policías y gendarmes, incluidos 4.000 en París. Un dispositivo de seguridad de gran envergadura, mientras que la jornada del 19 estuvo marcada por una fuerte violencia policial, con un manifestante al que hubo que amputarle un testículo.

Es importante que la jornada de este martes sea muy masiva. Además, este martes también debe ser la oportunidad de plantear la cuestión de cómo seguir esta lucha y cuál es el plan de batalla para ganar. Eso es lo que plantearon cerca de 200 representantes sindicales -de una gran cantidad de sectores, desde la petroquímica hasta la salud, pasando por el transporte, la aeronáutica, la industria automovilística, la educación y la limpieza- junto a intelectuales y activistas de diferentes sectores en una tribuna abierta publicada el medio de comunicación Le Journal du dimanche el pasado domingo. En particular, plantean que hay que tomar como ejemplo el plan de lucha de las refinerías, que han anunciado una serie de huelgas escalonadas. De este modo, se podría “preparar un 31 de enero aún más fuerte que el 19, que marque el inicio de una dinámica de huelga renovable generalizada para tirar abajo la reforma e imponer una gran derrota a Macron”. Una orientación que no es la que tienen las direcciones sindicales, que sólo han llamado a fechas aisladas de movilizaciones, sin querer ir más allá de una presión controlada.

La intersindical apuesta a una estrategia de presión, hay que discutir un plan de batalla
La intersindical sigue apostando por una estrategia de presión, incluso según algunas filtraciones, la burocracia sindical tiene planteado convocar a la próxima fecha de movilización… un día sábado. Una propuesta que, de concretarse, expresaría esta lógica de la intersindical, de movilizarse sin “molestar” mucho a nadie.

Desde las burocracias sindicales consideran que las jornadas de movilización en fechas aisladas permitirán movilizar ampliamente y mantener el apoyo al movimiento. Y suponen que, ante el rechazo masivo hacia la ley, el gobierno acabará por “entrar en razón”. En este contexto, buscan evitar ir hacia medidas más duras. Esta idea parece predominar, incluso del lado de la dirección de la CGT y de Philippe Martinez. Hasta ahora, la CGT no se ha puesto en marcha ninguna iniciativa para coordinar a los distintos sectores en lucha hacia una huelga renovable. Y el único sector que se ha sumado a la huelga de las refinerías es la CGT Energía.

Sin embargo, el gobierno que la reforma “no es negociable” y Macron sigue decidido a aprobarla, ya que aquí se juega gran parte de su credibilidad política. Por eso quiere aprobar esta reforma lo antes posible.

Para evitar que Macron apruebe la reforma, este 31 de enero debe ser un punto de apoyo para discutir democráticamente el plan de batalla de las próximas semanas. El hecho de que sindicatos de sectores estratégicos como la petroquímica, la energía, los ferroviarios o la educación hayan planteado la cuestión de la huelga renovable es un punto central, en el que todos los trabajadores deben apoyarse.

En este sentido, trabajar por una huelga generalizada y renovable solo puede ir de la mano con el desarrollo de Asambleas Generales en los lugares de trabajo y estudio. Este 31 de enero es una buena ocasión para organizar Asambleas Generales donde sea posible, para anclar el movimiento en la base y fortalecer la actividad propia de los huelguistas, sindicalizados y no sindicalizados.

El desarrollo de la autoorganización sería una herramienta clave para vincular a todos los huelguistas y movilizarlos al servicio de construir y ampliar la huelga desde las bases, impulsando fondos de huelga para prolongar la movilización y llamando a los trabajadores de subcontratas o empresas cercanas a sumarse a la lucha.

Tales acciones deben ir de la mano de la construcción asambleas de coordinación, interprofesionales, que vinculen a las diferentes empresas desde la base. Estas asambleas generales podrían ser el lugar de elaboración de un pliego de demandas que vaya más allá del simple rechazo a la reforma, planteando, por ejemplo, la necesidad de vincular la lucha actual a la de los salarios.

Las refinerías convocan un paro de 72 horas a partir del 6 de febrero, y los ferroviarios de CGT y SUD Rail llaman a la huelga los días 7 y 8 de febrero. Este calendario de huelgas podría permitir avanzar con la autoorganización y la coordinación.

Todos estos elementos deben estar en el centro de los debates del 31 de enero, para que esta nueva etapa de la lucha no solo sea masiva, sino que permita construir las bases de una huelga general combativa y renovable.

CON INFORMACIÓN VÍA LA IZQUIERDA DIARIO

Telefonistas insisten en mejora de jubilaciones

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) espera una nueva propuesta de jubilación para los trabajadores de nuevo ingreso, lo que contribuiría a avanzar en el proceso de revisión de su contrato colectivo de trabajo y evitar una mayor tensión en la revisión salarial de 2023.

En entrevista Francisco Hernández Juárez, secretario general de los telefonistas, explicó que, “después de la instalación de la mesa técnica se demostró que el sindicato tenía razón en cuanto al impacto en las finanzas de la empresa, no es cierto que la entrada de nuevos trabajadores pudiera poner de cabeza a Telmex”.

Se hizo un cálculo actuarial del pasivo laboral que tendría la empresa por la jubilación, “demostramos que la empresa magnificaba el problema y que en realidad ella decía que eran 20,000 millones y nosotros que eran 500 millones y resultaron ser 300 millones el costo de la jubilación a valores actuales; en ese sentido, avanzamos y logramos que la empresa retirara su propuesta de aplicar las Afores a los trabajadores de nuevo ingreso, y estamos trabajando con la empresa de una propuesta de jubilación que no será la misma que antes, pero será una jubilación”, explicó el líder de los telefonistas.

Cabe destacar que este proceso de revisión contractual del Sindicato de Telefonistas lleva ya casi tres años de discusiones, cuyo problema de fondo son las jubilaciones, hecho que significó el estallamiento de huelga el pasado 21 de julio.

En ese sentido, Hernández Juárez no destacó que haya tensión el próximo año en su revisión, “si no logramos que se arregle –en lo que resta del año– seguramente la empresa no nos va a querer cubrir las vacantes, impulsar salarios diferenciados, y afectar otras prestaciones, el problema es que la gente ya no tiene paciencia, y la posibilidad de la huelga, si el problema no se resuelve es altísima a dos meses de las elecciones”.

La Secretaría de Trabajo y Previsión Social, expuso, sigue trabajando en la propuesta como parte del arbitraje que se realiza, y se están afinando los detalles, “han estado trabajando duro y tengo la confianza de que se pueda resolver este problema, para que el sindicato se concentre en otros proyectos y apoyar a Telmex a mantenerse de la menor manera en el mercado”.

Destacó que el STRM ya realizó el proceso de legitimación de contrato, “y la verdad se le preguntó a la gente si está apoyado o no su contrato y logramos participación del 87% de los telefonistas y de ellos 98% estuvieron a favor de respaldar el contrato. Así es que no hay duda de que vamos a defender con todas las fuerzas que como organización el histórico contrato de los telefonistas”.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Personal de enfermería británico emprende huelga histórica para exigir mejores salarios

Luego de la inflación registrada a nivel global y su efecto en Reino Unido con la alza de precios, enfermeras británicas iniciaron una huelga histórica para exigir mejoras salariales.

Hasta 100 mil miembros del sindicato Royal College of Nursing (RCN) de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte dejaron de trabajar de 8:00 a 20:00 horas, tras rechazar una oferta del gobierno.

«Estamos con ustedes», titulaba el izquierdista Daily Mirror, haciéndose eco de una mayoría de británicos que, según los sondeos, apoyan esta primera huelga nacional en los 106 años de historia del RCN, seguida por otra jornada de paro el 20 de diciembre.

Con pancartas que decían «llegó la hora de pagar al personal de enfermería de forma justa«, se organizaron protestas a las puertas de los principales hospitales públicos, como el St Thomas de Londres.

La secretaria de Estado de Sanidad, Maria Caulfield, aseguró al canal Sky News que sólo en Inglaterra se perderían unas 70 mil citas médicas y operaciones a causa de la huelga.

«Como enfermera me he levantado esta mañana con el corazón roto», afirmó la secretaria general del RCN, Pat Cullen, calificando de «trágico que hayamos tenido que llevar a la profesión a la huelga para que se escuche nuestra voz».

Mark Boothroyd, enfermero de urgencias de 37 años, afirma que la carestía de la vida les ha impuesto dificultades para pagar las facturas, el transporte y el alquiler.

Según Boothroyd, que trabaja en el St Thomas’ Hospital, la baja remuneración hace que las enfermeras recién tituladas sólo pasen uno o dos años antes de abandonar la profesión.

Sus vacantes no logran cubrirse lo que pone bajo enorme presión al personal restante ahogándolo en el estrés.

Según el RCN, hay 47 mil puestos de enfermería sin cubrir en Inglaterra, en parte debido a «la mala remuneración».

Muchos enfermeras -mayoritarias- y enfermeros europeos, encabezados por los españoles, abandonaron el Reino Unido a raíz del Brexit, que puso fin al sistema que les permitía contabilizar su experiencia británica en sus países de origen.

Alimentar a sus hijos

Responsables de la sanidad pública británica aseguraron en septiembre que algunas enfermeras comenzaron a saltar comidas para alimentar y vestir a sus hijos.

Y uno de cada cuatro hospitales en Inglaterra creó bancos de alimentos para su personal.

El RCN denuncia que los sueldos de las enfermeras cayeron 20% en términos reales desde 2010, debido a varios años de aumentos inferiores a la inflación, que este noviembre fue del 10,7%, uno de sus niveles más elevados en cuatro décadas.

La huelga llega en un momento en que el venerado Servicio Nacional de Salud (NHS) británico lleva años aquejado de financiación insuficiente. A esto se suma desde la pandemia las largas listas de pacientes que esperan para realizarse pruebas médicas, incluidas las relacionadas con el cáncer.

Los responsables sanitarios advirtieron a los sindicatos de que los tratamientos podrían verse afectados por el paro, en un momento en que las afecciones respiratorias estacionales, como la gripe, añaden presión a unos hospitales ya de por sí saturados.

Pese a su excepcionalidad, la huelga del RCN se inscribe en una creciente ola de paros de trabajadores en múltiples actividades de los sectores público y privado, desde ferroviarios a policías de aduanas, pasando por el servicio de correos o los profesores.

Pero el ejecutivo conservador de Rishi Sunak afirma que las demandas salariales de las enfermeras, que piden recuperar el poder adquisitivo, no se pueden financiar con unas arcas públicas exiguas tras la pandemia.

«Nuestras enfermeras están increíblemente dedicadas a su trabajo y es muy lamentable que algunos miembros del sindicato sigan adelante con la huelga», afirmó el ministro de Sanidad, Steve Barclay. 

Asegurando haber negociado «con personal sanitario exterior al sector público para garantizar niveles seguros de dotación de personal», se declaró «preocupado por el riesgo que las huelgas suponen para los pacientes». 

«Corren tiempos difíciles, pero hemos aceptado íntegramente las recomendaciones del organismo independiente de revisión salarial del NHS de conceder a las enfermeras un aumento salarial de al menos mil 400 libras», afirmó, asegurando no poder hacer más. 

CON INFORMACIÓN VÍA MILENIO

Huelga de trabajadores ferroviarios en GB; exigen aumento salarial

Trabajadores ferroviarios en Gran Bretaña estallaron ayer una huelga en todo el país, en un mes que se espera esté marcado por paros de trabajadores de servicios públicos que exigen aumentos salariales ante una inflación disparada que erosiona el nivel de vida de los ciudadanos.

El Sindicato de Transporte Marítimo y de Ferrocarril convocó a dos paros de 48 horas esta semana que cancelaron la mayoría de los servicios ayer y hoy, y de nuevo el viernes y el sábado. Las huelgas se anunciaron después del rechazo de los sindicatos a la última oferta de condiciones laborales y salariales de Network Rail, que gestiona la red ferroviaria, y 14 empresas operadoras de trenes.

Enfermeras, guardias fronterizos y conductores de ambulancias estaban entre otros trabajadores que preparaban huelgas este mes, lo que obligó al gobierno a plantear una movilización del ejército para operar servicios públicos esenciales este invierno. Las huelgas también amenazaban con complicar la actividad en comercios, hoteles y restaurantes que dependen de la temporada navideña para redondear sus ingresos del año.

Las disputas laborales han aumentado en los últimos meses, después de que el alza en alimentos y energía llevaron la inflación a 11.1 por ciento, récord de 41 años, y los empleadores no siguieron el ritmo del creciente costo de la vida. En octubre se perdieron unos 417 mil días de trabajo por huelgas, la cifra más alta en una década.

El líder del sindicato de transportes Mick Lynch insistió en que sus miembros cuentan con el apoyo del público y culpó al gobierno por el estancamiento de las negociaciones.

“No tengo intención de arruinar la Navidad de la gente”, declaró a la televisora británica ITV. “El gobierno ha provocado estas huelgas al impedir que las empresas hagan propuestas adecuadas”.

Además del aumento de sueldo, el sindicato se opone a propuestas que, afirma, provocarán pérdidas de empleos, obligarán a los empleados a trabajar más noches y fines de semana y comprometerán la seguridad de la red ferroviaria.

Las empresas ferroviarias y el gobierno dicen que deben cambiar la forma en la que funciona la red para controlar los gastos, después de que la pandemia redujo el tráfico de pasajeros.

CON INFORMACIÓN VÍA LA JORNADA

SINDICALISMO_ Un sindicato de Zara convoca una huelga durante el Black Friday en A Coruña, España

La decisión de ir a la huelga se tomó este jueves debido a que no se llegó a un acuerdo salarial, tras una reunión entre el propietario de Zara, Inditex, y los representantes de, al menos, tres sindicatos.

Un sindicato que representa a los trabajadores del minorista de moda Zara ha convocado una huelga de dos días la próxima semana debido a temas salariales en las 44 tiendas de la ciudad de origen de la empresa, A Coruña, en el norte de España, dijo el jueves una dirigente sindical.

La huelga, convocada por el sindicato regional CIG, tendrá lugar durante las rebajas del «Black Friday» los días 24 y 25 de noviembre, dijo la líder sindical de CIG y asistente de ventas de Zara, Carmiña Naveiro.

CIG representa a la mayoría de los 1,000 dependientes que trabajan para Zara en A Coruña.

En los últimos meses han aumentado en toda Europa los conflictos salariales ante la galopante inflación.

La decisión de ir a la huelga se tomó tras una reunión entre el propietario de Zara, Inditex, y los representantes de al menos tres sindicatos el jueves.

La empresa había aumentado una oferta salarial inicial durante las negociaciones, pero fue considerada insuficiente por CIG, dijo Naveiro tras la reunión.

«Queremos un salario similar al de los trabajadores de Inditex en las fábricas y centros logísticos que están muy cerca de aquí».

Los trabajadores de los centros logísticos ganan unos 2,000 euros al mes.

Inditex propuso un aumento del 10% para el próximo año más incrementos anuales menores hasta 2025, lo que en total supondría 200 euros (207 dólares) adicionales en los salarios mensuales de los trabajadores de las tiendas para entonces, según el sindicato.

CIG, que también está planeando protestas cerca de la sede mundial de Inditex en Arteixo, a pocos kilómetros de A Coruña, quiere un aumento de 500 euros al mes para 2025.

Algunos de los otros sindicatos se mostraron a favor de continuar las conversaciones para alcanzar un acuerdo con la empresa.

«Los trabajadores quieren que lleguemos a un acuerdo y valoraremos esta nueva oferta, que parece mejor», dijo Lucía Trenor, del sindicato nacional CCOO.

Inditex, que abrió su primera tienda Zara en A Coruña en 1975, declinó hacer comentarios sobre el conflicto salarial.

Los salarios de los dependientes de Zara oscilan entre 1,058 euros y 1,400 euros al mes en A Coruña, dijo la dirigente sindical.

Inditex emplea a 165.000 personas en 177 países. Alrededor del 86% de ellas trabajan en las 6.477 tiendas de la compañía y al menos siete de cada 10 trabajadores son mujeres, según los últimos informes financieros de Inditex en su página web.

CON INFORMACIÓN VÍA EL ECONOMISTA

Sindicatos celebran una jornada de huelga en Francia reclamando aumento salarial

Sindicatos en París han convocado un día de huelga y protestas exigiendo aumentos salariales y denunciando la respuesta de las autoridades al paro que viven las refinerías desde hace semanas, informa el diario Le Parisien.

«La idea de tener un aumento del salario mínimo (…) Y un aumento de los salarios es más que urgente», afirma Philippe Martínez, secretario de la Confederación General del Trabajo de Francia (CGT), quien hace parte de las movilizaciones de este martes en la capital francesa.

Las protestas, que también tienen lugar en otras localidades del territorio francés, han sido convocadas por varias organizaciones que rechazan la gestión del Gobierno de Emmanuel Macron, entre las que se encuentra el Grupo Francia Insumisa, presidido por Jean-Luc Mélenchon. Sectores como el de la industria petrolera, el transporte ferroviario, los servicios públicos y la salud han sido llamados a participar.

«Los franceses deben unirse contra un Gobierno que no se detendrá ante nada», afirmó Mélenchon, uno de los organizadores de la multitudinaria manifestación antigubernamental de este domingo en París. 

Los manifestantes se pronuncian también en contra del aumento del costo de vida y la subida de los costes, incluyendo el congelamiento de los precios de la electricidad, alimentos e inversión en fuentes de energía renovables. 

Huelgas en las refinerías

Las huelgas emprendidas por los sindicatos en las refinerías de Esso-ExxonMobil y TotalEnergies han provocado el desabastecimiento de combustible en las gasolineras del país. Casi 30 % de ellas afronta grave escasez, lo que ha generado inmensas filas de vehículos para abastecerse, así como protestas y trifulcas.

En la tarde de esta jornada, representantes sindicales de TotalEnergies se reunirán para determina el futuro del paro, que se ha prolongado por tres semanas. «Ya veremos si continuamos o no, o parcialmente. Dependerá en particular del día de hoy (…) Y en última instancia son los empleados los que votarán», manifestó a la agencia AFP Eric Sellini, coordinador de la CGT de TotalEnergies.

CON INFORMACIÓN VÍA RT NOVOSTI